La locura humana (de nuevo y otra vez)

Leyendo un libro de historia (que pretende estudiar la historia desde Sumer hasta nuestros días), leo las frases siguientes:

“…… Darío (el persa) sometió a los indios”

Comenta el autor, C.N. Parkinson, que Darío tenía que someter a los indios para recobrar el coste del camino comercial entre Persia e India, que acababa de montar.

Luego escribe: “Los fenicios extendieron su ruta comercial hasta Cadiz por la ribera sur del Mediterráneo, mientras que los griegos lo hacía por la norte. Naturalmente, cada uno quería el monopolio del comercio…”

Yo me pregunto: ¿Qué ventaja se obtiene con el monopolio? Estudiando la historia se ve que  esas ventajas han sido siempre enormemente limitadas en el tiempo, por una razón básica: El monopolio significa que una persona o grupo quita de enmedio a otros, que evidentemente hacen todos los esfuerzos para quitar ese monopolio al primero, y lo consiguen en unos plazos muy breves, por lo general.

Si en vez de buscar, naturalmente, ese monopolio, lo que uno busca es la cooperación, aquellos otros no tienen interés de quitar nada al primero, pues son todos participantes en la misma aventura.

Aquello deriva del esquema genético de una lucha bastante tonta por unos recursos ya dados que son escasos.

Ahora bien, si en vez de competir por unos recursos escasos cooperamos entre todos para hacer abundantes los recursos, el esfuerzo sigue existiendo, podemos evolucionar, pero no destrozándonos unos a otros periódicamente sin resultados positivos del destrozo.

Lo que yo veo es que esas competitividades no han dado ningún resultado positivo, mientras que el único resultado positivo real que hemos conseguido en la historia de la humanidad ha sido la ciencia en cooperación, el esfuerzo común, no en quitarnos los unos a los otros unos recursos dados y escasos, sino en  hacer que esos recursos dejaran de ser escasos y se convirtiesen en abundantes.

A este mensaje, que debería ser muy sencillo de comprender, le pasa como a la lluvia que cae sobre un impermeable: Resbala en las entendederas de las personas.  La razón de esta impermeabilidad es clara y genética: Los cerebros estan preparados para la “lucha por la vida” y no acaban de entender el esquema de cooperación.

Cuado yo hablo de trabajar para hacer abundantes los recursos escasos, los economistas que me oyen no entienden lo que escuchan: resbala por los oídos sin mojar sus mentes.

La vida se define como una búsqueda constante de energía: Esa es esencialmene la definición de vida.

Durante muchísimo tiempo ( unos mil millones de años) la energía disponible era escasa, porque los mecanismos encontrados para su captura no eran muy eficientes, y porque el esquema genético era de crecer hasta agotar los recursos.

Hoy podemos capturar energía del Sol con un rendimiento unas 15 veces superior al de la fotosíntesis. Si conseguimos limitar el crecimiento de la población para disponer de esa energía para menos de diez mil millones de individuos de la especie humana (¡qué ya está bien!), podemos dedicar nuestros esfuerzos no a combatir unos contra otros por recursos escasos, sino en hacer abundantes esos recursos.

Es claro que si seguimos la tendencia genética (es decir, el interés de nuestros genes, que nos usan de vehículos para su propia propagación) en vez de nuestros intereses como seres inteligentes y pensantes, y crecemos hasta los 70.000 millones de personas, volveremos a estar de nuevo en el mismo predicamento.

Los mensajes genéticos han sido codificados en reglas religiosas, morales y a veces legales. Es preciso desentrañar la maraña, identificar el interés de los genes y separarlo de nuestros propios intereses, y establecer un nuevo sistema de códigos, de lenguajes, de idiomas que nos permitan avanzar en esa dirección, es decir, la dirección de la generación de recursos, de la limitación del número de individuos y de la calidad de vida, frente al robo y el asesinato por recursos escasos y limitados, el aumento sin límites de la población y la vida dedicada a la propagación genética sin atención a la calidad de la vida humana.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

"Hoy podemos capturar energía del Sol con un rendimiento unas 15 veces superior al de la fotosíntesis."

No entiendo su cálculo.

Creía que el rendimiento de la fotosíntesis transformado energía luminosa en energía química de enlace (azúcares) era muy superior al de cualquier proceso artificial (o tecnológico).

¿Estoy en un error?.

Creo que el estimado amigo, con su artículo, se refiere a la tecnología de las células de conversión de luz solar en energía eléctrica y pilas fotovoltaicas, o algo así.

Pero creo que los detalles no son relevantes, sino el contexto del mensaje, que es la locura humana de no ser permeable al concepto de cooperación.

Creo, sinceramente, que si la humanidad entera pusiera sus recursos en una cooperación mutua y recíproca, se iniciaría una nueva edad de oro, de paz y de progreso.

Personalmente he comprometido mi vida y mis recursos en la fundación de una ONG la cual invito a conocer por medio de los enlaces que acompaño y si fuera posible a que unifiquemos nuestros esfuerzos para organizar un mundo mejor.

Atentamente, Guillermo Bermúdez S.

Ver más sobre la ONG en:

http://idebate.org/es/directorio/organicemos-un-mundo-mejor-omm/

Y en: http://ongunmundomejor.blogspot.com/

Su artículo trata el fundamental tema de la cooperación humana como unico camino evolutivo y de desarrollo, estoy completamente de acuerdo con Usted. Siendo así, ahora lo importante es organizarnos, porque como se habrá dado cuenta, los del otro lado ya vienen organizandose desde la Edad de los Metales. Me interesaría comunicarme con Usted. Espero su respuesta

(requerido)

(requerido)


*