Bacterias: el primer regalo de mamá

autor: Miguel Vicente

Nada más venir al mundo, los bebés pasan de un ambiente prácticamente estéril, en el que no han estado en contacto con ningún microbio, a un mundo en el que pululan bacterias, virus y otros microorganismos. El bebé es para ellos como un territorio sin dueño que se apresuran a colonizar. Para el recién nacido es de importancia vital que en su cuerpo se desarrollen las bacterias más adecuadas para ayudarle a vivir y a defenderse de otros microbios que pueden ser dañinos. Según se concluye de una reciente investigación, las primeras bacterias que recibimos al nacer son un regalo de nuestra madre y son diferentes según el parto ocurra de forma natural o por cesárea.

10556-birth-of-st-john-the-baptist-domenico-ghirlandaio

Nacimiento de San Juan Bautista. Fresco de Domenico Ghirlandaio, capilla Tornabuoni, Santa María Novella, Florencia. 1486-1490.

Los resultados se han obtenido amplificando las secuencias de la región V2 del 16S rRNA presentes en muestras que se tomaron de las madres, poco antes del parto, y de los niños poco después del alumbramiento. Esta región es una zona de un RNA de los ribosomas que se usa para identificar la bacteria de la que procede sin necesidad de cultivarla. Los resultados indican que los niños nacidos de parto natural reciben de sus madres bacterias de las que normalmente habitan en la vagina materna, mientras los nacidos por cesárea son colonizados por bacterias de la flora cutánea, no necesariamente procedentes de las madres.

figure Distribución de las poblaciones de bacterias en madres y neonatos. La gráfica muestra de forma abreviada las características filogenéticas de los aislados de madres y neonatos nacidos por parto natural o cesárea. Las bacterias de los niños nacidos por parto natural, color naranja, se encuentran en la proximidad de las bacterias que habitan la vagina materna, color rojo. Por su parte las bacterias de los nacidos por cesárea, color azul celeste, están próximas a las bacterias cutáneas de las madres, color azul marino. Ninguna de ellas está próxima a las bacterias bucales de la madre, color verde. Fuente: publicación referida.

Otra de las observaciones que se han realizado es que en todos los neonatos, independientemente de si nacieron por parto natural o cesárea, la bacterias se aprestaron a colonizar las diferentes zonas corporales de forma que la flora presente en ellas era mucho más homogénea que la que vivía en los cuerpos maternos. Como los niños nacidos por cesárea son más propensos a sufrir algunas infecciones, como por ejemplo las producidas por Staphylococcus, los autores interpretan que las bacterias transmitidas a los niños desde la vagina de las madres bien pudieran ser una forma de protección. Los niños nacidos por cesárea, por el contrario no reciben bacterias procedentes de la vagina, sino que son bacterias que pueblan el ambiente hospitalario, y no sólo no son beneficiosas, sino que, por la frecuencia de estirpes resistentes a los antibióticos que hay en algunos hospitales, pueden ser un peligro para el neonato.

Mencionan los autores el dato de que entre el 64 al 82% de las infecciones cutáneas por Staphylococcus aureus resistentes a meticilina (MRSA) que ocurren en recién nacidos se dan entre los que nacieron por cesárea. También se ha comprobado que son más frecuentes los casos de alergia y asma entre los nacidos por cesárea, en los que además la estabilización de su flora intestinal se retrasa con respecto a los nacidos por parto normal. La flora intestinal de los bebés nacidos por parto natural contiene lactobacilos de procedencia vaginal y aunque no es seguro que perduren, se sabe que también la lactancia materna favorece su desarrollo. Correlacionado con esto, algunos datos también indican que la administración de probióticos a los nacidos por cesárea hasta que cumplen el medio año puede estabilizar su flora intestinal con mayor rapidez e incluso disminuir el riesgo de padecer alergias

REFERENCIA:

M.G. Dominguez-Belloa, E.K. Costello, M. Contreras, M. Magris, G. Hidalgo, N. Fierer, and R. Knight. 2010. Delivery mode shapes the acquisition and structure of the initial microbiota across multiple body habitats in newborns. www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1002601107

suple-noti

Foro del día 29 de junio de 2010 en notiweb

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*