Derribando mitos navideños…

¿Han sido buenos durante estas fiestas pasadas? ¿Han cumplido con todas las tradiciones y preceptos sociales? Eso está bien, pero no vaya a creer que todas las tradiciones o creencias que circulan especialmente a lo largo de estos últimos días son ciertas…

De hecho, científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, en EE.UU., acaban de desmentir en la revista British Medical Journal algunos de los más conocidos mitos navideños

 

Una de esas creencias, que yo también creía, para qué negarlo, era que en Navidad aumentan los suicidios. Hombre, algo de depresión sí pillo en Nochebuena, más cuando me peso, pero de hecho, y al parecer, según el estudio hay más suicidios durante los meses de calor; incluso por encima de los meses de mayor oscuridad…

 

Tampoco es cierto, al parecer, que se pierda más calor por la cabeza que por el resto del cuerpo. Simplemente, y esto me parece de Perogrullo, el calor se escapa… por donde puede; por las partes expuestas al exterior…

 

Tampoco engorda más comer por la noche. Lo que engorda, y no me cansaré de repetirlo, son las calorías de más, las que no gastamos, las ingiramos cuando las ingiramos. En última instancia, el bocado que no engorda, insisto, es el que se queda en el plato…

 

Ah, y algo que aparece en mucha película B americana; hincharse a azúcar no te convierte en un monstruo hiperactivo. Eso sí, de las caries, las indigestiones y, como decía mi pobre abuela, las lombrices (con perdón)… no se dice nada en dicho estudio…

 

JAL

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Pues, con respecto a lo de que si comer con la noche engorda… Habría que ponerse de acuerdo, ¿no? El artículo al que lleva el hipervínculo menciona que la International Journal of Eating Disorders encontró cierta relación entre la obesidad y lo que ocasiona la COMPULSIÓN de comer por la noche, que es muy diferente a las cenas nocturnas de navidad.
Es que 1.5 % de la población general ("normal") padece este trastorno, y de la población obesa, 15 %. ¿De veras no habrá ninguna relación? Además, según sé, los niveles de ciertas hormonas son distintos en la noche que en el día (el cortisol, por ejemplo, controlada por los ritmos cicardianos). Bueno, es posible que no tengan qué ver, era solo una duda de estudiante principiante.

Muy buena pág, la acabo de encontrar. Felicidades.

j/e alcalá

Hola Emmanuel,
tienes toda la razón. He puesto ese link consciente de que tal y como se indica el tema es polémico y ni los científicos se ponen de acuerdo. Me imagino que también habrás hojeado (y ojeado) el link inicial (el hipervínculo de "mitos navideños") del British Medical Journal…

Personalmente, estoy de acuerdo contigo que ni neurológicamente, ni metabólicamente, ni hormonalmente, somos iguales durante la noche que durante el día, pero desconozco la profundidad de los temas investigados.

Una cosa tengo clara… seguiré haciendo caso a mi abuela cuando me decía aquello de… De grandes cenas están las sepulturas llenas…
Un abrazo.

(requerido)

(requerido)


*