Category HITOS Y MITOS

Resumen de lo mejor de cada año; hitos; grandes descubrimientos de la historia. Álguna polémica que otra. Historia de la ciencia…

Novedades en Inmunología y Virología: de la hipótesis de la higiene a la emergencia del schmallenbergvirus…

cuando seguimos inmersos en plena operación “torrijas”, dos noticias me han llamado la atención y, por ello, las refiero a continuación. La primera, hace referencia a la casi mitología popular sobre aquello de que un exceso de higiene podría ser perjudicial para la salud –la denominada hipótesis de la higiene-. Por otra parte, se acaba de confirmar la presencia en nuestra querida “Piel de Toro” de un bichito que ya ha provocado cierta alarma en varios países europeos: el Schmallenbergvirus...

Otros hitos científicos 2011

¿Quién dijo aquello de... “decíamos ayer”? Pues, en el caso que nos ocupa, decíamos la semana pasada que la revista Science publicaba, como todos los años, lo que sus mejores científicos consultados consideraban que habían sido los 10 principales hitos del año pasado. A destacar los nuevos tratamientos combinados contra el Sida, el estudio de más de 700 nuevos exoplanetas, los posibles cruces “de una noche de verano” entre nuestros antepasados y sus primos neandertales y, por ejemplo, la relación entre senescencia celular y el envejecimiento... Sin embargo, además de Science, otras revistas hicieron sus análisis personales –con consulta de científicos incluida- sobre las mejores investigaciones del 2011. Y si no, yo mismo, personalmente, puedo atreverme a hablar de hitos científicos, ¡faltaría más!

Hitos científicos del 2011. Breakthrough of the Year

Como todos los años, la prestigiosa revista de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, Science, publica lo que, según los expertos, constituyen los mejores hitos científicos del ya caduco 2011. Un año más, las investigaciones destacadas tocan todos los palos, desde los confines más recónditos del universo hasta los profundos misterios de la célula. A lo largo del presente largo, intenso –pero espero que no aburrido- post se enumerarán, sucintamente, los 10 estudios destacados por la prestigiosa revista...

¿Homeopatía u Homeosadía?

Hace unos días pude participar en un debate sobre cultura científica –científicos vs periodistas, el eterno dilema... que no es tal- en la Universidad de Extremadura, mi patria chica. Allí, entre crítica a la poca visibilidad de la ciencia y al poco reconocimiento de la labor de los divulgadores, entré en contacto con Alfonso Jiménez, catedrático de genética y apasionado bloguero quien, amablemente, me ha enviado el texto que adjunto a continuación, y que no tiene desperdicio, sobre el siempre boyante negocio de la ya citada homeopatía: una molécula de nada y ya tenemos producto para abastecer a la población mundial durante eones...

A Hombros de Gigantes… más altos todavía

Siempre me ha parecido un lujo aquello de ser “profeta en tu tierra”, pero en el caso que nos ocupa y que mostraré a continuación, además de un lujo, es un honor. Hace una semana, durante mi intervención como colaborador en el programa de RNE –Radio 5 todo noticias-, A Hombros de Gigantes, magistralmente dirigido –y no es pasión de compañero- comentaba que, precisamente, programas como éste sobre divulgación científica son necesarios en un país serio y que quiera estar informado con rigor –y de forma amena- sobre los últimos avances científicos. Una semana más tarde, por supuesto de forma merecida pero independiente de mis elucubraciones mentales, nuestro querido Programa recibe el Premio Especial del Jurado en el certamen Ciencia en Acción...

El ingenio del genio… Albert Einstein

Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera. Esta genialidad lingüística ha sido atribuida al premio Nobel Albert Einstein (1879-1955), según algunos, el mayor genio de la historia. También, al parecer, dijo aquello de... “Dios no juega a los dados”, que tantos enemigos le granjeó. Pero hay más genialidades...

Los hitos científicos del 2010

Como todos los años, la prestigiosa revista Science acaba de publicar su lista de los 10 principales hitos científicos del 2010. Seguramente no estarán todos los que fueron. Esperemos que, al menos, sí sean todos los que están...

Las cartas íntimas de Crick

A pesar de estar hablando de la segunda mitad del siglo pasado y de uno de los países más desarrollados de la época, las condiciones en las que se desenvolvían las mujeres científicas distaban mucho de ser las que hoy día consideramos mínimamente aceptables. Existían, y eso que hablamos del King’s College de Cambridge, salas de café reservadas exclusivamente para hombres. Por otra parte, Watson, a pesar de deberle gran parte de su éxito, se refiere a Franklin como “Rosy” y lo único que parecía preocuparle de ella era “¿cómo sería si se quitase las gafas e hiciese algo distinto con su cabello?” Años más tarde, demasiado tarde, admitiría muchos de sus errores y comprendió “las luchas a las que debe enfrentarse una mujer inteligente”. Sin embargo, como solía decir mi abuela, “la cabra tira pal monte”, y en su último libro de divulgación científica, “ADN”, escribió sobre Rosalind Franklin en los siguientes términos: “Franklin era una científica obsesivamente profesional. Lógica y precisa, era impaciente con los que actuaban de otra manera y era dada a las opiniones duras. En una ocasión tildó a su director de tesis doctoral de estúpido, intolerante, mentiroso, maleducado y tiránico... A veces, al final de un duro día de trabajo, cambiaba la bata por un elegante vestido de noche y desaparecía en la oscuridad”. Cuesta mucho imaginarse a Watson describir en tales términos a compañeros varones, aunque cambiáramos lo del “elegante vestido de noche” por “elegante traje y corbata”. Además, en el libro mencionado anteriormente deja patente su apoyo en todo momento a Wilkins en su lucha sin cuartel contra Franklin. Por desgracia, aunque por morbosa suerte para Watson, Crick y Wilkins, Rosalind Franklin moriría en 1958 en Londres, a la edad de 37 años, cuatro antes de la entrega del Nobel en Fisiología y Medicina a sus tres compañeros. Como norma, la Comisión Nobel no ofrece un mismo premio a más de tres personas. Si Franklin no hubiera muerto, el propio Watson se plantea el dilema de ¿a quién habría dejado fuera del Nobel la Academia sueca? Una posible solución hubiera sido que Wilkins y Franklin hubieran compartido el premio en Química. Otro dato triste, por si acaso no ha quedado convenientemente reflejada la misoginia de la época, es que el nombre de Rosalind Franklin no apareció en ningún momento de la entrega de los Premios Nobel de aquel momento. Por último, y para poner una nota humana a todo este despropósito, Francis Crick y su esposa, Odile, acabaron siendo muy amigos de Rosalind. Tras varias operaciones que no consiguieron reducir el cáncer que padecía, la brillante química-física convaleció en Cambridge junto al matrimonio Crick hasta poco antes de su muerte. Fuera como fuese, el descubrimiento de la doble hélice reveló una drástica realidad para muchos religiosos de la época: “La vida sólo era cuestión de física y química, aunque extraordinariamente organizada”.

Científicos y chapuzas…

Seguro que la famosa frase de “El que tiene boca se equivoca” no salió de la meditación de ningún genio, científico, político o artista, aunque sea completamente cierta. Yo mismo, como cualquiera de vosotros habréis podido comprobar, no estoy exento de dejar escapar algún gazapo gramatical o incluso conceptual en cuanto me acercan un micro a menos de 12 millas terrestres. Los nervios, entre otras circunstancias, es lo que tienen...

Los hitos de la década…

Como cada año por estas fechas, cuando los peces “beben y beben” o “yo me remendaba y me remendé”, los informes sobre las mejores noticias, científicas o no, empiezan a aflorar en los medios. Dentro de poco, las revistas Science…