¿POR QUÉ TENGO UNA BITÁCORA?

Somos muchos los que de una u otra forma participamos de este mundo global con nuestras aportaciones. Creemos,  modestia aparte, que lo de pensamos y decimos puede serles de interés a otros, puede contribuir a generar o cambiar opiniones, tal vez aumentar el reconocimiento propio o de nuestras organizaciones o disciplinas, y, siendo un poco pretenciosos, mejorar este maltrecho mundo.

En nuestro caso la idea de crear una bitácora o blog vino movida por aportar opiniones, sugerencias e informaciones que pudieran ser útiles para otros fisioterapeutas, además de divulgar las mismas entre otros profesionales y público en general. Siempre desde la perspectiva de compromiso con la Fisioterapia como disciplina científica acuciada por problemas compartidos y propios. Además, desde una posición éticamente comprometida con la idea de servicio público de los servicios sanitarios orientada a la prestación de altos niveles de calidad. Por otro lado, imbuida también por una vocación docente, inspirada igualmente en la necesidad de fomentar una formación pre y posgrado tendente a la práctica basada en las aportaciones científicas propias y de otras disciplinas (para ver la aportación de las bitácoras al mundo educativo ver aquí).

Todos estos propósitos pueden calificarse de generosos, altruistas, fruto de un espíritu desprendido, pues normalmente el tiempo dedicado a las contribuciones más o menos periódicas a nuestras bitácoras no conlleva más contraprestación que comentarios alentadores de algún lector. Es la maravilla de  Internet la que nos alienta a pensar que no todo se hace a cambio de algo. Sin embargo, reconocemos o intuimos en los creadores de páginas o publicadores de entradas en blogs, depositantes de contenidos en las redes sociales, bases de datos virtuales, o sitios de intercambio, una cierta vanidad bien entendida. Esa valentía supone la intención de presentar o hacer valer nuestras opiniones o inquietudes, nuestras creaciones, nuestras experiencias, con el ánimo de que alguien o muchos les presten atención.

Más allá de estas consideraciones hay otras de índole práctico que animan a publicar lo que pensamos y conocemos. Las ventajas de internet son muchas. Nos proporciona una plataforma generalmente gratuita para editar los mensajes, de una forma inmediata, con la periodicidad que nos marque nuestra voluntad o disponibilidad, sin filtros ni intermediaciones, con la posibilidad de interaccionar con el lector a través de sus mensajes, o de enlazar con otros sitios de interés. Y todo ello sometido a una suerte de “darwinismo internauta” que nos desplazará de la atención de los buscadores y lectores si no les gustamos o atraemos.

Sin embargo, las ventajas de este formato de publicación no le eximen de peligros. La libertad con la que nos expresamos está marcada por la subjetividad en muchas ocasiones, con el sesgo sobre la realidad que ello puede suponer. Esa vanidad antes aludida puede convertirse en presunción, espoleada por el ansia de lectores, en la necesidad de publicar sin calibrar el alcance ola calidad de lo dicho. Si además ello logra audiencia, se pueden propagar mensajes que confundan al lector.

Creemos firmemente en la bondad de estas herramientas. Como otras muchas cosas todo depende del uso que se le dé. Nosotros, como hasta ahora, seguiremos publicando sobre todo lo que creamos que pueda fomentar una mejor Fisioterapia, una mejor sanidad y, con ello, una mejor sociedad. Además, esta es nuestra particular blogterapia, pues nos hace sentir que aportamos algo a nuestros colegas y a quien quiera escuchar.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Related Posts

No related posts.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*