La magia del espacio

Estuve viendo y escuchando algo de un programa de la televisión sobre el telescopio Webb, de la NASA y  quedé alucinado.

En primer lugar, los científicos que lo contaban decían que el Webb trabaja en el infrarrojo. Pero acto seguido sacaban unas fotos del universo, sin especificar que eran una recreación en color visible de las imágenes tomadas por el telescopio. En el infrarrojo no hay colores. Los colores son una creación de los ingenieros o físicos de la NASA, no son los colores del universo. Se debería decir.

Luego hablaban de que una de las imágenes representa una danza de las estrellas, o de las galaxias. Ambas se mueven con velocidades minúsculas, de manera que para verlas moverse se precisan años o décadas, y ninguna imagen estática, ni de algunos días o meses, puede visualizar danza alguna. 

Hablaban de imágenes de los primeros tiempos del universo, pero lo que realmente querían decir era que detectaban señales de estrellas y/o galaxias muy lejanas a la Tierra. De ahí a decir que esas imágenes son de los primeros tiempos del universo hay realmente un acto de fe laica.

Ese discurso crea una idea totalmente falsa, mágica, de lo que se quiere pensar del conjunto de estrellas y sus acumulaciones, las galaxias y los conjuntos de galaxias, 

Sobre lo que hablaban aquellos científicos hay muchísimas dudas, y explicaciones concurrentes o divergentes. Para empezar, ningún científico ha sido capaz de encontrar soluciones a las ecuaciones de la Relatividad General para más de dos cuerpos estelares, ni mucho menos para el conjunto del universo. Hay un término en las ecuaciones de Einstein, que es esencial o clave, que hoy en día se denomina “energía oscura” y sobre el que Einstein no podía aportar información. Unas veces lo incluía en sus ecuaciones, otras veces lo eliminaba. Pero ese término controla la forma y la evolución del universo, si es estático, se expande o se contrae. Cada día aparecen publicaciones que le dan un valor u otro. Es decir, que es una parte de la física que está todavía sometida a estudios e incertidumbres. Por lo tanto, sobre el universo hay que hablar con muchas dudas y con un lenguaje muy cauteloso, evitando cualquier tipo de afirmación tajante. 

En la ciencia hay que dudar constantemente. Es preciso medir casi cada día la aceleración de caída de una esfera pulida en un tubo donde se ha hecho el vacío, para comprobar que se cumple la ley de Newton. Cerca de la Tierra la Relatividad General de Einstein se cumple con alta precisión, pero no sabemos cómo se cumple en un campo de muchas estrellas cercanas entre sí, ni, como acabo de decir,  cómo es el universo que postula. 

Compartir:

3 comentarios

  1. Es que vende mucho mas el mostrar una imagen magica del universo, que mostrar las cosas desde un punto de vista mas cauteloso y especifico, que puede escucharse mas aburrido. Buen post.

  2. Pero en ciertas partes de la vida no se trata de vender, ni siquiera vender la investigación, sino avanzar en el conocimiento.

Deja un comentario