El lector de “la doble hélice”

autor: Miguel Vicente

Watson escribió la doble hélice, ahora Venter nos cuenta cómo la leyó


Dos científicos, dos libros

Siguiendo una pauta iniciada por James Watson, que tras recibir el premio Nobel por el descubrimiento de la estructura del ADN, escribió un libro (“La doble hélice”) narrando su visión personal de la historia del descubrimiento, de las circunstancias y de las personas que lo rodearon, incluídas sus rivalidades y enemistades, es ahora Craig Venter quien nos cuenta cómo se llegó a obtener la secuencia del genoma humano, que si no el premio Nobel, ya le ha reportado otros como el Príncipe de Asturias en 2001. El descubrimiento de la estructura del ADN fue el comienzo de la Genética Molecular, en esos años Watson y Crick competían, sin demasiados escrúpulos como se desprende del libro de Watson, con otros eminentes científicos, por ejemplo con Linus Pauling que había descubierto la estructura helicoidal de algunos segmentos de las proteínas y la estructura en lámina de otros.



Un relato ácido

En la reseña de Fred Guterel en la revista Newsweek (edición internacional del 17 de diciembre de 2007) sobre “A life decoded: my life, my genome” (Una vida descifrada: mi genoma, mi vida) queda claro que Venter no le va a la zaga a Watson en cuanto a narrar las rivalidades y los obstáculos que encontró en su carrera para descifrar el genoma humano. Según Guterel las 390 páginas del libro “tienen suficiente miga para dar cien seminarios sobre cómo gestionar la ira”. Al parecer su crítica alcanza tanto a los rivales en la carrera por descifrar el genoma, como Francis Collins, que lideró el proyecto genoma en su vertiente de investigación financiada con fondos públicos (Venter lo hizo desde una empresa privada, Celera), como a los organismos públicos de gestión de la investigación. Ni James Watson parece librarse de las incisivas críticas de Venter.

Del recortable al ordenador

Al igual que Watson, Venter es, sin lugar a dudas, un científico controvertido. Lo es por su vida (mediocre como estudiante fué reclutado por la marina de los EE UU para la guerra de Vietnam) y por su carrera científica (ya su solicitud para patentar las secuencias de múltiples fragmentos de genes produjo un gran revuelo). E igualmente revolucionario fue su método para descifrar la secuencia del genoma. También Watson sostiene que se dió cuenta, haciendo piezas recortables, de que en el ADN las bases que lo forman tienen que emparejarse de forma específica, aunque esa historia del cartón y las tijeras no parece ser univeralmente aceptada por sus colegas. En el caso del genoma, mientras el procediemiento clásico pugnaba por fragmentar el ADN siguiendo unas pautas que debían estar perfectamente ordenadas, Venter pensó que la capacidad de cálculo de los modernos ordenadores es tal que no hace falta etiquetar a los fragmentos con un número de orden, basta con que los extremos de un fragmento solapen con los de otros. A partir de ahí el ordenador se encarga de que cada uno encaje en su sitio.

El valor de la chatarra

En la actualidad Venter lidera proyectos que ya se han relatado en este foro, mientras que numerosos investigadores prosiguen con la ardua labor de entender qué quieren decir todas esas instrucciones que están codificadas en el genoma y cuyo significado todavía se nos escapa. Como ejemplo de lo que aún desconocemos puede citarse otro artículo aparecido en el mismo número de Newsweek (A changing portrait of DNA), uno de cuyos temas se refiere a la función, que cada vez parece cobrar más relevancia para controlar cómo se regula la información contenida en el genoma, de lo que casi despectivamente se denomina ADN “chatarra”.




Foro del día en notiweb

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

¡Magnífica idea la de iniciar este blog! Acabo de descubrirlo a través de "Small Things Considered" (del que soy un fan), y os animo a que sigáis adelante. También he visitado la web del programa COMBACT: diseño y contenido impresionantes. Ambas cosas (blog y web) son de lo mejorcito que he visto en internet, hecho desde España y en castellano, relacionado con la microbiología.

(Si se me permite hacerme un poco de publicidad, diré que yo también escribo un blog dedicado a la microbiología, aunque en inglés: se llama "Twisted Bacteria")

Firmado: un antiguo "becario de la bicicleta" (alguien del COMBACT sabrá a qué me refiero…)

donde puedo conseguir el libro

Respuesta a Jorge: No se si está traducido, los datos de la edición en inglés son:

A Life Decoded: My Genome: My Life J. Craig Venter. Viking, $25.95 (376p) ISBN 978-0-670-06358-1

Saludos
Miguel Vicente

(requerido)

(requerido)


*