De cheques restaurantes a los “cheques verdes”: Nuevas formulas de responsabilidad medioambiental

Hace unas semanas me dirigía a un restaurante con una amiga. Ella tiene cheques restaurantes y pagó su menú con ellos. Les cuento esto porque acabo de leer que en Bélgica se pretende contribuir a la lucha contra el cambio climático inculcando prácticas de consumo amigables con el medio ambiente entre su población. Y para modificar los hábitos de consumo de los belgas, el gobierno, en colaboración con la iniciativa privada y los sindicatos, ha puesto a circular los llamados “cheques verdes“, los cuales son una versión ecológica de los actuales bonos de compensación salarial. Se trataría de una nueva fórmula de responsabilidad medioambiental.

   

Es decir, en lugar de recibir cheques de consumo restaurantes, los empleados obtienen una bonificación que servirá exclusivamente para comprar productos ecológicamente sostenibles, desde bombillas de ahorro energético, hasta artículos de jardinería, bolsas biodegradables y mercancías elaboradas con materiales reciclados o de diseño ecológico.

Estos “ecocheques” o cheques verdes” también pretenden ser un estímulo para dejar el coche privado en casa, al estar diseñados para la compra de bicicletas y el pago de transporte público. Kelly Govaert, responsable del departamento de información de Accor Services ha señalado “Estamos convencidos de que aumentará el consumo de productos ecológicos, así como el uso de servcicios amigables con el medio ambiente, porque el trabajador no puede usarlos para otra cosa”.

Los llamados cheques ecológicos han comenzado a circular con un valor inicial de 125 € al año y para el 2010 el monto aumentará a 250 € anuales. En esta primera edición participan aproximadamente un millón de tarbajadores. La tarea logística de emisión y distribución corre a cargo de las compañias Accor Services y Sodexho, y participan sectores como el de la banca, el transporte, el hotelero, el matalúrgico y el químico.

 

No se trata de una norma obligatoria para las empresas, sino de una opción entre emitir cheques ecológicos o continuar con los talones tradicionales de restaurante. Sin embargo, entre los usuarios también han aparecido voces críticas que no ven con buenos ojos que sus empresas fijen el margen de consumo. Así se ha comentado por parte de algunos de los empleados que han recibido estos 125€, que no quieren que les digan en que tienen que gastarlo.

Esta información, me ha hecho reflexionar, que ante la inflación de noticias medioambientales, a veces se echa de menos una campaña de comunicación donde se expliquen los objetivos de estas medidas de una forma clara y concisa. Pues de otra forma estas formulas ambientales pueden generar efectos no deseados e incluso “rechazo” a pesar de su beneficio.

Me gustaría finalizar parafraseando a diferentes pensadores, afirmando que la responsabilidad ambiental es demasiado importante, por ello la información que se transmita debe ser lo más transparente posible para lograr el compromiso de todos.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Just get online today and you will see what is all about, they have the most beautiful stuff that you have ever seen, check it out, you won´t regret it.

Aún siendo una atractiva idea, la falta de comunicación y fijar unas cantidades fijas a destinar a compras sostenibles, puede llevarla al traste. Puede que abrir esta vía, informar, y permitir que cada trabajador o cada empresa fijase las cantidades a incorporar en cheque verde, en función de la concienciación de sus trabajadores, fuera una vía más exitosa para conseguir los objetivos.

Gracias por tu comentario, en mi opinión es clave informar de los objetivos y conocer la concienciación

Saludos, Carmen

(requerido)

(requerido)


*