La cadena de suministro en el punto de mira de la Responsabilidad Social Empresarial

Imagínese que como ciudadano, ha decidido en su tiempo libre comenzar una labor detectivesca y compleja. Se trata de averiguar la cadena de suministro  de los productos tales como ropa, alimentos, equipos de sonido, etc.). Desde la extracción de sus materias primas,  el lugar de fabricación de sus componentes, quienes intervinieron en su elaboración, su transporte, hasta que usted lo pueda comprar  en diferentes comercios. Y como consumidor comprometido con la sostenibilidad,  ha comenzado a examinar las etiquetas para poder conocer su trazabilidad. Éstas son claves para informar de la trazabilidad, sobre todo para  las empresas que tienen una estrategia de responsabilidad social y de comunicación de la cadena de suministro.

He de comentar que existen dos conceptos dentro de la cadena de suministro. De un lado, la cadena de valor: que está constituida por una serie de procesos que permite a una compañía manejar sus desde su concepción hasta su comercialización de tal forma que en cada una de las etapas añade valor. Y de otro lado, la gestión de la cadena de suministro: que es la planificación, organización y control de las actividades de la cadena de suministro.

Pues bien, he pedido a unos amigos mismos que realicen esta tarea de investigar sobre la información de la trazabilidad de diferentes productos (en principio de grandes marcas). Y las principales conclusiones que me han extraído son las siguientes:

1.- Entre los grupos de interés, están los consumidores que cada vez están más interesados en conocer la trazabilidad a lo largo de la cadena de suministro, pues en este mundo global, es necesario exigir transparencia.

2.- Existe un gran número de ecoetiquetas que nos pueden garantizar su trazabilidad, tales como Forest Stewardship Council (FSC) , Ecoetiquetas de la Unión Europea, Agricultura Ecológica, Textiles, etc. Pero ante esta profusión de ecoetiquetas, sucede que muchos ciudadanos  no conocen su completo significado.

  1. 3.- No se dispone de una información contrastada, que les permita realizar la comparación entre las empresas. Es necesario informar de forma clara y transparente para optar por un producto u otro, en favor de una marca en relación a otra. Este último comentario,  es uno de lo más interesantes porque de acuerdo a los análisis de expertos en responsabilidad social empresarial, los mercados nacionales e internacionales, han llevado a las empresas a la conclusión que para sobrevivir y tener éxito, es necesario ir más allá de las fronteras de la empresa e iniciar relaciones de intercambio de información, materiales y recursos con los proveedores y clientes en una forma mucho más integrada.

Para concluir, me gustaría incluir la afirmación del economista estadounidense y director del Instituto para la estrategia y la competitividad   Michael E. Porter : “En el futuro, la competencia no se dará de empresa a empresa, sino más bien de cadena de suministros a cadena de suministros”. Esperemos que las empresas que afirman ser socialmente responsables lo pongan en práctica y sobre todo lo comuniquen de forma transparente.

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*