El mercado de libros de segunda mano

La compra-venta de libros usados permite adquirir volúmenes raros y descatalogados, o vender ejemplares que ya no se utilizan y sacar un dinero extra

Si quiere vender la biblioteca que le dejó en herencia su abuelo, está buscando un ejemplar raro y descatalogado, o desea invertir en un libro especial puede acudir a la compra-venta de libros de segunda mano. Los libros usados cuentan con el valor económico que posee el ejemplar en sí, que oscila en función de las manos por las que haya pasado y el tiempo transcurrido desde su fecha de lanzamiento. Son ejemplares difíciles de tasar, y su precio se mueve entre los céntimos de euro a cientos o incluso miles de estas monedas, si se trata de los más buscados y que ya están fuera de circulación. Especificar el precio justo queda en manos de los especialistas en la materia, que son quienes determinan el valor del libro y le asignan un coste determinado. En el sector del libro de segunda mano el negocio puede encontrarse en cualquier sitio: si la biblioteca hogareña está plagada de ejemplares que ya han sido leídos una y otra vez, pueden venderse a las librerías de segunda mano y obtener un dinero extra.


mallix


¿Cuánto vale un libro usado?

Los libros antiguos o viejos tienen un encanto especial. Aunque los coleccionistas son quienes más los demandan, los libros antiguos también conquistan a muchos particulares que desean encontrarse en sus estanterías con estos libros llenos de ‘vivencias’ y de ‘historia’. Se considera “libro usado” a cualquier ejemplar, y de cualquier época. Puede ser un manuscrito, documento, mapa, litografía, grabado y todo lo relativo al papel, la imprenta o las artes gráficas, según se explica en el Codigo de Ética de Conducta Comercial de la Asociación de Libreros de Viejo y Antiguo de Castilla y León (ALVACAL). Pero no todos tienen el mismo valor. Así, se pueden adquirir desde libros por 1,80 euros hasta ejemplares de 600 euros, como tratados de equitación encuadernados en media tela, con sello y firma, y láminas separadas del libro y montadas en dos cuadernillos aparte.

Los más antiguos y valiosos están confeccionados a mano. Su encuadernación es cuidada, ya que están cosidos -en lugar de encolados, como los modernos-, y pueden presentar características como la cubierta de lomo americano. Además de su confección, el valor monetario de un libro usado está determinado por una serie de factores:

  • Su autor.

  • La cantidad de ediciones: No es tan importante su antigüedad, sino el número de ediciones que se imprimieron. Cuánto más difícil sea de conseguir un libro, porque hay menos en circulación, mayor será su valor económico.

Fernando Contreras, secretario del Gremio Madrileño de Libreros de Viejo, explica que algunas primeras ediciones, aunque datan del siglo XX, puede costar miles de euros, mientras que las publicaciones sucesivas tienen un coste accesible a cualquier bolsillo.

Además, para valorar un libro antiguo se ha de tener en cuenta también la temática del mismo. Por ejemplo, los libros antiguos de viajes o de historia con grabados originales, con encuadernación de época, papel antiguo y firmados o escritos por el autor se consiguen a precios desorbitados. Pero, en estos casos se trata de volúmenes a los que, generalmente, sólo acceden los coleccionistas.

Dónde vender y comprar

Si quiere deshacerse de una colección de libros que jamás va a leer y está acumulando polvo en la biblioteca, puede acudir a los mercadillos “de pulgas” como el Rastro en Madrid. Son los lugares idóneos para deshacerse de los libros usados. En este tipo de transacciones realizadas en mercadillos es importante tener cuidado y no aceptar la primera oferta de los compradores, que en ocasiones si no se sabe cuánto puede valer el volumen, pueden aprovechar la situación.

Si los ejemplares de lo que desea deshacerse poseen un valor monetario de consideración, el lugar de venta ideal no son estos rastrillos, sino que es importante consultar con un especialista en la materia, y acercarse a tiendas de libros usados o antiguos, las llamadas librerías “de viejo”. Los libreros pueden llegar a pagar un precio de hasta el 50% del valor original de venta, aunque lo más recomendable es consultar con varios establecimientos y optar por el que pague más.

Con respecto a la compra de libros de segunda mano, se aplica la misma fórmula. Siempre se pueden encontrar libros económicos en los mercadillos o puestos callejeros y en estos casos hay que aprovechar la oferta para adquirir un bestseller, comprar algún cuento para los niños, e incluso material para la escuela.

Pero si se trata de invertir en un libro catalogado como ‘raro’, especial, y generalmente caro, es preferible contar con la garantía de una librería especializada, que responderá de la buena conservación del ejemplar y a quien se le pueda reclamar ante cualquier eventualidad.

El mercado actual

La situación del mercado del libro de segunda mano en España ha cambiado respecto a hace algunos años. Las librerías comercializan las obras usadas a través de ferias, catálogos que envían a sus clientes, y eventos. Pero los compradores están desapareciendo, al menos los más jóvenes. Aquéllos que pasean por las librerías en busca de una reproducción concreta o de la “joya” de ocasión, lo siguen haciendo, pero también de manera más esporádica. En su lugar, se incorporan consumidores diferentes que buscan “el libro usado, y no tanto el antiguo”, según comenta Contreras.

Una de las causas de este cambio puede encontrarse el amplio abanico de ocio que en estos momentos se presenta para los jóvenes. La televisión, los ordenadores, los videojuegos… amplían la oferta, y estos nuevos medios entran en competencia con una de las actividades más antiguas: la lectura. El secretario del Gremio Madrileño de Libreros de Viejo admite que aunque las ferias callejeras de libros usados siguen teniendo éxito, a las librerías acude cada vez menos gente.


Mercado online

Internet constituye un espacio ideal en el que buscar esos libros “inencontrables” tras los que andamos hace tiempo.

Para libros en español existe el portal Iberlibro, donde se pueden hacer consultas por título, autor, fecha de edición e incluso si se trata de una primera edición o si está firmado por el autor, dentro de un extenso catálogo que agrupa a muchas de las librerías de viejo en España y también de Latinoamérica. Para obras en otros idiomas, principalmente en inglés, lo recomendable es visitar Abebooks, donde se puede pasear por numerosas librerías de viejo de Norteamérica y de Inglaterra, así como de otros países.

Otro portal que ofrece un interesante servicio de libros usados, en el que además de librerías, también encontramos particulares, es Amazon. Al realizar una búsqueda de un libro en su base de datos, nos da la opción de si queremos comprarlo nuevo o usado. Amazon dispone de un sistema de votaciones para valorar la fiabilidad de los usuarios que venden sus libros a través de su página.

Hay que tener en cuenta que el precio varía según las librerías, o el particular al que se compre, y un mismo libro en idénticas condiciones puede tener muy distintos precios. Por ejemplo, una primera edición del libro “El bosque de la noche” de Djuna Barnes, del año 1936 puede llegar a costar desde 12 dólares hasta 400.

Fuente:
Consumer

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*