¿SOY FISIOTERAPEUTO?


Hace unos días se desató una polémica en relación con la utilización de un neologismo inventado por la diputada en el Congreso Irene Montero Gil. A una velocidad de vértigo, como ocurren las cosas ahora, se difundió la noticia. Suponemos que desaparecerá del mismo modo en una sociedad ávida de novedades, pero nos ha suscitado una duda, diríamos que existencial.

El vídeo es fácilmente encontrable en internet. La diputada habla de “portavoces y portavozas”. No queremos ser retorcidos pero, según dice el palabro, esboza una sonrisa sutil, como sabedora de lo que acaba de desencadenar. No somos los más indicados para corregir, aprobar o desaprobar el uso de esa voz. Los análisis ya están hechos. La Real Academia Española (RAE) aclara que “portavoz” es un sustantivo común en cuanto a género. En su sitio web la RAE aclara las cuestiones del genero de los sustantivos y, en nuestra opinión, sus consejos normativos recogen lo más habitual en el habla cotidiano. Así pues, sin entrar en la pertinencia o no de forzar la feminización del lenguaje  más allá del uso de la calle, parece que no es correcto alterar la palabra portavoz.

Pero, ¿por qué usar esta tribuna para hablar de este asunto? Las cuestiones lingüísticas han de estar presentes en cualquier conversación y escrito profesional. La competencia de dominio del idioma, oral y escrito, es transversal a cualquier titulación universitaria. Esto ya justifica la inmersión en estas lides. Cuando leemos historias clínicas, artículos de revistas científicas, blogs, tuits, diarios reflexivos,…vemos faltas inadmisibles para personas que se supone han alcanzado las más altas cotas del sistema educativo. Errores haylos, los nuestros los primeros. Pero la abundancia y la reiteración hastían.

Y volviendo al asunto de la portavocía, Salvador Gutiérrez Órdoñez, catedrático de Lingüística, aclara la realidad mudable del idioma, pero también que no, no es de uso aceptable ni aceptado el órdago lingüístico de la diputada. Al menos de momento.

¿Y qué tiene eso que ver con al fisioterapia? No es la primera vez (y esperamos que tampoco la última) que hablamos de la lengua en esta bitácora. Ya lo hicimos en ¿Fisioterapéutico o fisioterápico? y en Por la corrección del lenguaje entre los profesionales de la salud. La duda que nos invitó a escribir hoy, ajena a cuestiones profesionales o asistenciales, fue si acudir a la llamada de Irene Montero y solicitar la inclusión del término fisioterapeuto en el diccionario.
Seguir leyendo »

Etiquetas:
Categorias: General

GUILLAIN BARRÉ


Hoy hablamos de este epónimo con el que conocemos una polineuropatía que afecta al sistema nervioso periférico, tanto motor como sensitivo. A pesar de ser una afección rara la conocemos desde nuestros tiempos de estudiante y un nuevo caso ha promovido que nos molestemos en repasar un poco el tema.

Se trata de un síndrome, es decir, agrupa síntomas y signos que en conjunto dibujan un cuadro característico. Afecta sobre todo a adultos, más a hombres. Las causas son diversas, pero conducen a una reacción autoinmunitaria que daña la vaina de mielina que recubre los nervios. Afecta tanto a nervios sensitivos como motores. Esto nos indica cuáles van a ser las manifestaciones típicas. Así, aparecen parestesias o pérdida se sensibilidad, aunque lo más llamativo es la debilidad muscular. Esta se acompaña de pérdida de reflejos.

Suelo debutar unos días después de una infección leve, una vacuna o una intervención quirúrgica. Los síntomas son floridos en las 3 o 4 primeras semanas, dejando de progresar tras 8 semanas, pero la mejoría es más rápida si se instaura tratamiento. Esta se prolonga a lo largo de varios meses. No se pueden descartar problemas duraderos, de hecho un 30 % de los adultos tienen debilidad tres años después del comienzo.

La debilidad muscular suele empezar en los miembros inferiores, aunque no es una constante. En su progresión puede comprometer la musculatura respiratoria, facial y deglutoria. Se trata por tanto de un problema que precisa asistencia urgente y hospitalización. Dependiendo de la presentación harán falta medidas de soporte ventilatorio, nutrición enteral por ostomía o parenteral. Cuanto más precoz sea el tratamiento mejor será la recuperación.

El tratamiento médico consiste en plasmaféresis (una especie de “limpieza” de la sangre mediante filtrado para eliminar los anticuerpos que atacan a la vaina de mielina) y la administración de inmunoglobulinas durante varios días. No son útiles los corticoides.
Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,
Categorias: Divulgación, Práctica clínica

#RCMAD17


No somos muy originales con el título de esta entrada. Queremos dedicar unas líneas a lo que alude. Para el que no lo sepa esa fue la etiqueta elegida para el Simposio Internacional sobre Razonamiento Clínico, celebrado el 1 y 2 de diciembre pasados. Lo organizó el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid y reunió a un muy numeroso grupo de profesionales.

Ya ha habido otros colegas que han tratado algunos aspectos del simposio, como Luis Torija en su blog Zienzia y Harte o Pablo César García Sánchez en SlowPT. Otras opiniones se han vertido en Twitter con la etiqueta #RCMAD17. Como participantes de la organización en eventos parecidos, y que el lector de esta bitácora conocerá, no podemos hacer otra cosa que reconocer el esfuerzo que supone tal montaje. Sólo esto valdría para apreciar, felicitar y agradecer el trabajo. Es cierto que un organismo como el Colegio de Fisioterapia de Madrid dispone de medios humanos y logísticos y recursos económicos para solventar todos los aspectos organizativos, pero eso no ha de ser óbice para corresponder con gratitud las labores personales que se congregaron en el simposio.


Seguir leyendo »

Etiquetas:
Categorias: Docencia, Enlace interesante, Formación, Práctica clínica, Profesión

EL PACIENTE DE PLANTA


Uno de los lugares de trabajo del profesional sanitario es el hospital. Es el paradigma de la llamada Atención Especializada, frente a otros tipos de atención como la primaria o la sociosanitaria. Los fisioterapeutas son, en comparación con otras profesiones, un pequeño grupo. Además, la mayoría del colectivo trabaja en otros sectores. Sin embargo, es el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestra formación práctica  de pregrado.

Es en el hospital donde nosotros hemos desarrollado el grueso de nuestra carrera. Por eso es el ámbito que mejor conocemos. Como fisioterapeuta atendemos a personas con procesos más o menos complejos, la mayoría en modalidad ambulatoria. Las menos son pacientes hospitalizados. Estos son los que hoy nos interesan. Pero, además, el hospital es el entorno que, por razones naturales, todos, como pacientes, familiares o amigos de pacientes, hemos habitado. Y, en calidad de una u otra cosa, somos capaces de reconocer lo que supone el proceso de hospitalización.

Efectivamente, serían unos cuantos usuarios de la mayoría de las unidades de fisioterapia hospitalarias los que estarían en régimen de ingreso. Cabe decir que hay variantes en la prestación del servicio. Puede dedicarse una parte de la jornada laboral a la atención en planta, bien de todos los fisioterapeutas o de algunos de ellos. En otros lugares, algunos fisioterapeutas permanecen toda su jornada en planta. En estos casos puede tratarse de servicios dedicados a especialidades concretas, como Traumatología, Geriatría, Neumología o unidades de cuidados intensivos (UCI). En esta última modalidad se consigue, a nuestro entender, una integración efectiva de la fisioterapia en el conjunto de intervenciones. Como excepción a estas situaciones están los hospitales de media estancia, en los que la habitualidad es la asistencia a pacientes ingresados.


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , ,
Categorias: Divulgación, Profesión

CRITERIOS DE ALTA EN FISIOTERAPIA: UN EJEMPLO


La Real Academia Española define alta como ‘autorización que da el médico para la reincorporación de un paciente a la vida ordinaria’. Es un significado social, en el sentido en el que se entiende que, hablando de salud y enfermedad, la autorización y el documento que la acredita son dados por un médico. Pero el concepto en sí se puede asimilar al acto homólogo que realizamos los fisioterapeutas.

Sin entrar en disquisiciones legales ni propiciar diatribas, el cese de la fisioterapia propuesto por el profesional, con total o parcial participación del usuario y/o familia, es parte de nuestra labor. De hecho, la orden que establece los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión recoge entre las competencias que el estudiante debe adquirir “elaborar el informe de alta de los cuidados de fisioterapia una vez cubiertos los objetivos propuestos”.

Es entonces pertinente, oportuno y adecuado tener presentes unos objetivos de la fisioterapia, concertados con los usuarios. Y unos criterios que anticipen el fin de la intervención. Nosotros, junto con otros colegas, participamos en la elaboración de los mismos en algunas patologías y procesos prevalentes en nuestro trabajo cotidiano. Como ejemplo, proponemos la prótesis de rodilla. Tal vez el lector pueda aportar ideas por experiencia o conocimiento de otros datos de la literatura. No obstante, nos atrevemos a compartirlo.

Estos criterios serán puntos de referencia, una guía, que nos permitirán una evaluación metódica y anticipar las necesidades del paciente. En el caso de los criterios de alta se establece con los mismos una lista de objetivos que el paciente debe alcanzar, aunque también pueden especificarse criterios el alta por falta de consecución de esos objetivos. Es decir, el alta (o baja en fisioterapia, que podría ser sinónimo aquí) no se ciñe a la idea de reincorporación a lo anterior, sino a la de estabilización, estancamiento o falta de avance relevante. En cualquier caso, el objetivo principal de la artroplastia de rodilla es devolver la función sin dolor. Aquí están.


Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,
Categorias: Práctica clínica

LESIÓN EN LA VÉRTEBRA L3


Estamos familiarizados con los dolores lumbares, con la daño del canal medular en la parte baja de la espalda o con las hernias posterolaterales que interesan a la raíz del nervio. En el caso que traemos hoy nos ocupa una lesión de la vértebra, que afecta al contenido nervioso que la circunda.

La fractura por estallido se produce por un mecanismo de compresión.  Aquí fue una caída desde unos 10 metros. Las fuerzas que actúan sobre la vértebra provocan que los fragmentos migren en distintas direcciones, incluyendo a  la  médula espinal, pudiendo provocar afectación motora y sensitiva.

En casos como este es posible, entonces, una lesión medular parcial o completa. Afortunadamente el paciente, tras una intervención en la que se implantó material de fijación, fue recuperando la movilidad. Podría haberse producido una afección por debajo la lesión vertebral y de la raíz correspondiente, L3.

Como vemos en el dibujo, la raíz L3 suministra la inervación motora para la musculatura flexora y aductora de cadera, y extensora de rodilla. En los videos que mostramos podemos ver cómo se encontraba el movimiento a los pocos días de la intervención.

Un mes después vemos como hay recuperación motora tanto en el movimiento de elevación con la pierna extendida como en la flexión de cadera en sedestación:

El paciente, 4 meses después de la lesión, y 10 semanas con marco de Jewett, deambula, sube y baja escaleras y no tiene alteraciones sensitivas. Quizás la fortuna y, sobre todo, el trabajo de los cirujanos han conseguido conservar la función del paciente.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: , ,
Categorias: Práctica clínica

ALGO DE FISIOLOGÍA DEL HUESO


El hueso, junto con la sangre y la linfa, es uno de los principales tejidos conjuntivos. Estos conectan, unen y proporcionan soporte y protección a los otros tres tipos de tejidos (epitelial, muscular y nervioso). En ellos, las células están muy separadas por grandes cantidades de material intercelular. A pesar de su dureza el hueso es muy ligero, representando el 18 por ciento del peso total del esqueleto humano.

La sustancia o matriz intercelular (o extracelular), sintetizada por las células del tejido conjuntivo, está formada por una sustancia fundamental fluida y amorfa y por fibras de unión y soporte de colágeno. En los huesos, además de  tejido conjuntivo, hay tejido nervioso y epitelial, que reviste los vasos sanguíneos de dentro de los conductos de Havers.

Las células óseas jóvenes u osteoblastos segregan la matriz intercelular, consistente en fibrillas de colágeno y sustancia fundamental. Esta contiene compuestos de calcio que según precipita endurece la matriz.

El esqueleto no es inerte, sino que está sometido a un constante cambio. Es la principal reserva de calcio, cuyos niveles se mantienen mediante la liberación de calcio de la matriz ósea o la precipitación en hueso recién formado.

Los niveles sanguíneos de calcio se aumentan por la hormona paratiroidea o parathormona (PTH), producida por las glándulas paratiroides. Se disminuyen por la acción de la calcitonina, producida por la glándula tiroides.

La PTH estimula la conversión en el riñón de la vitamina D en su forma activa (la cual incrementa la absorción de calcio en el intestino). En el mismo riñón, aumenta la reabsorción de calcio. En el hueso activa la función de los osteoclastos, que disminuyen la masa ósea. La vitamina D se produce por la acción de los rayos ultravioleta sobre el colesterol de la piel, que luego se transforma en su forma activa en riñón e hígado. A mayor melanina menor producción de vitamina D. Si hay déficit de la misma se ha de ingerir de manera exógena (a través de la dieta).

Así pues, es importante para nuestros huesos ingerir calcio y tomar el sol como fuente de vitamina D, necesaria para la absorción del mismo. Eso sí, con moderación.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: , , ,
Categorias: Divulgación

CAMPOS MAGNÉTICOS PARA LA OSTEOPOROSIS


La magnetoterapia es una de las herramientas del arsenal de la fisioterapia. Está presente en muchas de las unidades de la sanidad pública y privada. Sus pretendidas aplicaciones son muy numerosas, tantas que es razonable poner algunas, o muchas, en duda. Las revisiones de la literatura nos pueden ayudar a clarificar algo esta situación.

Una de la aplicaciones más comunes de la magnetoterapia (MGT) es la facilitación de la consolidación de fracturas. La osteoporosis es otra de ellas, y es precisamente esta cuestión la que estudia la revisión de Wang, publicada en 2016 (1).

Los tratamientos habituales para la osteoporosis son dieta, cambios en el estilo de vida y los fármacos (teriparatida, denosumab y bifosfonatos). Parece que la MGT tiene efectos en la proliferación de múltiples líneas celulares, el crecimiento de osteoblastos fetales y la proliferación de células madre mesenquimales de la médula ósea (CMMO). Estas son células pluripotenciales que pueden ser osteoblastos, condrocitos, adipocitos y miocitos. Hay una relación recíproca entre la adipogéneis y la osteogénesis, cuyo equilibrio se puede romper por enfermedades. Así, la disminución de la formación ósea y el aumento de la adipogénesis ocurre con la edad, la inmovilidad y  la osteoporosis.

Imagen de http://dicasdesaude.blog.br/o-que-posso-fazer-para-prevenir-a-osteoporose/


Seguir leyendo »

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica

DEBILIDAD MUSCULAR EN LA UCI


En la entrada anterior proponíamos una definición de la debilidad muscular generalizada. Nos referíamos a lo que en inglés es la “intensive care unit acquired weakness (ICUAW)”, o debilidad adquirida en la unidad de cuidados intensivos, en traducción literal. Ahora nos proponemos ahondar un poco más en esta entidad nosológica.

En las primeras páginas del volumen de este año, Journal of Physiotherapy publica un artículo titulado “Physiotherapy management of intensive care unit-acquired weakness“, de Carol L. Hodgson y Claire J. Tipping. Definen la debilidad muscular generalizada de la UCI, o DAUCI, como un problema de los pacientes ventilados mecánicamente durante periodos prolongados. La movilización precoz y el entrenamiento de los músculos inspiratorios podría mejorar la duración del destete y la independencia funcional al alta. La  intervención del fisioterapeuta puede ser más importante tras el alta de la UCI, dado el aumento de la supervivencia en la misma. Pero profundicemos un poco más.

La DAUCI es un síndrome de debilidad muscular simétrica que no tiene otra explicación alternativa a la estancia en la UCI. Es causada por distintas patologías,  incluidas miopatía, polineuropatía o combinación de ambas. No hay afectación ocular ni facial, la creatincinasa no está elevada y no hay desmielinización. Además, no hay alteración cognitiva. Afecta a más del 50% de los pacientes al de la UCI que han necesitado ventilación mecánica (VM) más allá de 48 horas.

Si las condiciones lo permiten, la actividad  muscular del paciente de UCI se puede valorar con la escala del Medical Research Council (MRC). Evalúa tres grupos musculares en miembro superior y tres en miembro inferior bilateralmente. Se puntúa en una escala de 0 a 5, siendo la máxima puntuación 60 y 48 el límite para considerar debilidad muscular clínica.

Los cambios musculares se producen en los primeros días del proceso crítico (disminución de la síntesis protéica, proteolisis) y se añaden al efecto de la inmovilización, disminuyen la masa y la fuerza musculares.

Entre los factores de riesgo, el reposo en cama tiene una asociación clara con la DAUCI; el fallo multiorgánico y la sepsis, con alteraciones funcionales duraderas; hiperglucemia, el factor de riesgo más claro; los corticoesteroides y los bloqueantes neuromusculares, aunque haya controversia en su influencia. Además, hay factores intrínsecos como la edad, la comorbilidad, la fragilidad o el nivel de funcionalidad al ingreso en UCI.

La duración de la VM es un factor importante en la DAUCI . Entre los supervivientes de la UCI, la presencia de  DAUCI se asocia a peores resultados a largo plazo, incluido un aumento de mortalidad.

En cuanto al abordaje de la DAUCI se proponen distintas medidas. En primer lugar, el entrenamiento de los músculos inspiratorios. El diafragma se atrofia y se “proteoliza”. La debilidad muscular respiratoria puede dificultar el destete de la VM.

En segundo lugar, el uso del cicloergómetro. Puede hacerse con pacientes sedados, inmovilizados o pacientes conscientes. Su utilidad está en estudio, con algunos resultados positivos.


Seguir leyendo »

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica

ALGO DE VOCABULARIO CRÍTICO


Son muchos los fisioterapeutas que trabajan en los áreas de cuidados intensivos de los hospitales. Lo hacen con mayor o menor dedicación, con mayor o menor preparación. Pero, en unas unidades de tratamiento tan instrumentalizados y protocolizados a veces nos vemos perdidos entre términos que nadie nos explicó en nuestros tiempos de estudiante. 

Hace tiempo que queríamos abordar de nuevo el tema de la fisioterapia en cuidados críticos. Seguramente porque cada vez que volvemos a la UCI nos damos cuenta de cierta desconexión, de la falta de continuidad, que aboca a una escasa integración en un equipo tan especializado. La fisioterapia adolece de una falta de estima en este ámbito en muchos centros, por falta de medios o por desconocimiento de la aportación que se puede hacer. Seguramente depende de que los intensivistas reclamen más presencia de nuestra tarea en beneficio de los pacientes. Parece que hay pruebas de ello. Mientras, de momento, continuamos con un glosario de términos que conviene saber o recordar en un entorno UCI.

Síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS o SIRS en inglés): respuesta inflamatoria a causa de una noxa. Se caracteriza  por dos o más de estos criterios: temperatura mayor de 38º o menor de 36º;  frecuencia cardiaca mayor de 90; frecuencia respiratoria mayor de 20 o PaCO2 menor de 32; y  leucocitosis o leucopenia. Es una respuesta normal ante infección, traumatismo, quemadura, pancreatitis,…

Sepsis o septicemia: respuesta aberrante o mal regulada que implica una disfunción de órganos. La European Society of Intensive Care Medicine y la Society of Critical Care Medicine, han definido la sepsis como “la disfunción orgánica causada por una respuesta anómala del huésped a la infección que supone una amenaza para la supervivencia”. Para la identificación de la disfunción orgánica (ver Síndrome de disfunción multiorgánica más abajo), se recomienda emplear una variación de 2 ó más puntos en la escala SOFA (Sequential [Sepsis-Related] Organ Failure Assessment). El lector puede utilizar una calculadora en linea de la misma. Para completarla puede ser útil la calculadora de la Escala de Glasgow y de la relación PaO2/FiO2.


Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,
Categorias: Práctica clínica

CENTROS DE APOYO O MEDIA ESTANCIA, POR FAVOR


El paciente ha sido intervenido recientemente. Eran previsibles inconvenientes derivados de su condición de persona que vive sola. Sí, tiene familia, hijos, pero viven a unos pocos kilómetros y, además, trabajan en jornada completa. Nada fuera de lo común. El médico responsable habla con el fisioterapeuta que sube a planta y le solicita un informe para un centro de apoyo. 

La estructura de la pirámide poblacional es seguro uno de los factores que hace que eso de los centros de recuperación o de apoyo sea familiar a muchos de los que trabajan en los hospitales de agudos. Por ello también muchas personas de lo común habrán oído hablar de esos sitios cuando por familiares, vecinos o amigos han conocido el caso de fulanita o menganito. Sin embargo, nos resulta extraño como incluso entre muchos profesionales  se desconoce la finalidad y características de este tipo de establecimientos sanitarios.


Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,
Categorias: Divulgación, Opinión

SERVIDUMBRE CIENTÍFICA


A veces el tiempo nos hace perder la perspectiva de las cosas. O distorsionarla. La Fisioterapia, entendiendo como tal al cuerpo de integrantes de instituciones académicas y a los colegios profesionales, ante la necesidad de reconocimiento y cimentación de una joven disciplina, se subió al carro de la Medicina Basada en Pruebas (o evidencias). Lo hizo de forma entusiasta, empujada por una corriente dominante en las profesiones sanitarias. Pudo ser necesario, incluso inevitable, pero en el camino quizás no consideramos algunas peculiaridades de nuestra profesión.

En una reciente publicación en su bitácora Carlos López Cubas aludía a las diferencias entre el contexto investigador y la realidad de los pacientes que acuden al fisioterapeuta (o a cualquier otro sanitario). Titulaba la entrada Crisis científico-clínica, y explicaba somera pero acertadamente las discrepancias entre el objeto y la muestra de un estudio y un paciente de cualquier hospital o clínica. En efecto, la cantidad de variables que rodean al paciente y a la intervención hace difícil su control, tal y como se pretende en un ensayo bien diseñado. En los estudios se trata de minimizar los sesgos y normalizar las distintas situaciones, algo poco accesible en la cotidianidad de la fisioterapia.

Nosotros hicimos una reflexión al respecto en un editorial de la revista fisioGlía (1), parte del cual  rescatamos aquí para consideración del lector:

“La Fisioterapia Basada en Pruebas (FBP), así preferimos llamarla algunos, se ha convertido en el paradigma de la fisioterapia científica, virtuosa, adecuada, útil. Como remedo del movimiento en la Medicina, pensamos que era la manera de buscar el reconocimiento y el respeto de las demás disciplinas y el camino para manifestar nuestra valía. Muchos, entendemos que con buenas intenciones, asumieron con un ímpetu extremo los principios de la FBP. Así, se comprueba en algunos comentarios cómo se busca una consideración rigurosa de lo afirmado en los estudios publicados. Quizás eso haya llevado a perder de vista que cuando se habla de aplicar los resultados de la investigación a la práctica se dice también que la experiencia del clínico, el contexto y las preferencias del paciente juegan un papel tan o más importante que lo primero. Todo eso es práctica basada en evidencias. Sus precursores ya lo dijeron, aunque el tiempo haya hecho perder esa noción a muchos.
Seguir leyendo »

Etiquetas: ,
Categorias: Investigación, Práctica clínica