Archivo de mayo, 2012

FISIOTERAPIA EN UN LIBRO

Suena a imposible. Evidentemente la Fisioterapia no cabe en un libro. De lo que hablamos es de los contenidos que han nacido en esta bitácora. Tras más de cinco años de escritura hemos considerado que podría ser oportuno reunir gran parte de lo aquí reflejado.

Así lo hemos hecho, en meses de relectura y correcciones ortográficas. El contenido, acertado o no, se ha mantenido fielmente. Aún a sabiendas de que muchas de las opiniones vertidas en esta bitácora serían matizables o abiertamente contrarias a lo que ahora pensamos. Afortunadamente no somos rígidos, estamos abiertos al cambio, a la dialéctica y a la crítica. Y hemos preferido dejar las cosas como surgieron y comprobar así la evolución propia y de la Fisioterapia en estos años.  Tomando como referencia este pasado y esta evolución miramos al futuro, a veces con esperanza, a veces con recelo. Pero seguros de que la Fisioterapia puede propiciar en algo el bienestar de esta sociedad. Y seguros de que su capital más valioso son un gran número de profesionales que desde su entorno y con su trabajo sienten ilusión por ese futuro.

Podeís acceder al libro en http://www.bubok.es/libros/213053/FISIOTERAPIA. Existen la versión en papel y electrónica.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: Profesión

AJUSTE DE RECURSOS POR LIMITACIÓN

La utilización de los recursos es un tema actual. Entendemos que el interés creciente, a veces impetuoso, por la gestión se debe al momento de estrechez dineraria de estos tiempos. El uso eficiente y adecuado no debería ligarse a este contexto aunque, aprovechando la coyuntura, sí se debería hacer un esfuerzo para consagrarlo como una de las máximas del sistema sanitario público.

No abogamos por la restricción indiscriminada en materia sanitaria. Es más, habría que reconsiderar el gasto en otras partidas dependientes de las Administraciones mucho antes de abordarlo en este asunto. Sin embargo, la falta de diligencia en la gestión de los fondos destinados a sanidad bien podría, como en otros ámbitos, haber participado en el desencadenamiento de la situación actual. Por ello, y puestos a recortar, lo que ha de hacerse primero es conocer si, con los recursos diponibles, se hace una distribución basada en criterios de eficacia y eficiencia. Sin olvidar que estamos hablando de salud, donde los aspectos sociales y psicológicos, humanos en general, juegan un papel junto con los puramente económicos.

La fisioterapia es un apéndice minúsculo en relación con las dimensiones del sistema sanitario público. Su gestión no tendría entonces unas repercusiones relevantes en términos de gasto y ahorro. Sin embargo, sí que padece, como el resto, los envites de la  nueva política económica (disminución de recursos materiales, disminución o eliminación de nuevas contrataciones, cierre de unidades y servicios, abandono de nuevas iniciativas de asistencia y/o investigación, etc.). En todo caso, todas las ideas que promuevan la mejora en el uso de los recursos disponibles habrían de ser consideradas. La pena es que, como dijimos, no sea esta la norma en ausencia de crisis.

En línea con lo anterior rescatamos otra vez un concepto presente muy a menudo en el ámbito de los cuidados paliativos: la limitación del esfuerzo terapéutico (LET). Esta se puede definir como la exclusión explícita o la retirada de medidas terapéuticas al constatarse que no producen un beneficio para el paciente. Muy relacionada está entonces la futilidad de una intervención, tando desde el punto de vista objetivo como subjetivo (en relación con las expectativas y valoraciones del propio paciente). Así pues, cabe interrogarse sobre si, para mejorar la utilización de la fisioterapia, no sería más útil la renuncia a la misma, al menos en los términos en los que fue propuesta inicialmente. Cualquier fisioterapia debiera responder con cierta claridad a estas cuestiones: ¿cual es el objetivo de la intervención?, ¿es este factible? y ¿son proporcionados los medios empleados (en cuanto al coste, requerimientos al paciente y/o familia, etc.)? Es fácilmente constatable, al menos para los ejercientes de la fisioterapia pública, que mucha de la práctica cotidiana no da respuesta, o ni siquiera lo intenta, a esas cuestiones. La aceptación de la ausencia de progresión, de la posibilidad de secuelas, de la escasa o nula eficacia de ciertas técnicas o del coste desproporcionado (en términos económicos, laborales, sociales) que supone la asistencia a sesiones de fisioterapia deberían llevar a corregir estas situaciones. Ello implica que los gestores cercanos y distantes de la fisioterapia deberían conocer este estado de cosas y que los fisioterapeutas deberían responsabilizarse más en la detección y comunicación de estos casos. Pero, la cuestión central es que, dadas esas condiciones previas, los fisioterapeutas, como responsables de su tratamiento, vean reconocido su criterio y competencia en la decisión de instaurar su intervención o cesar la misma , en pacto con el paciente y/o familia. Ello contribuiría, a nuestro entender, a un empleo más adecuado de la fisioterapia, tanto en crisis como en ausencia de ella.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: , ,
Categorias: Profesión

MÁS DE LO MISMO

 

Una conversación de pasillo resulta a veces mucho más jugosa que otras vías más convencionales para obtener información, establecer contactos o simplemente enterarse de cuestiones más o menos relevantes de una institución. Eso ha pasado uno de estos días en relación con la atención de fisioterapia prestada a actuales y potenciales usuarios de la misma.

Se hablaba con un médico especialista en pediatría. Entre otros temas surge algo que une al fisioterapeuta y al interlocutor: el tratamiento de los niños, generalmente lactantes, ingresados por las consecuencias de la bronquiolitis. Sin entrar a considerar las pruebas disponibles sobre la eficacia de la fisioterapia en este tipo de pacientes, asunto nada baladí  (1), lo que nos incita a la interpelación es el hecho presente, una vez más, del desajuste entre las necesidades supuestas del paciente y la instauración del tratamiento. En este, como en otros casos, la fisioterapia cobra sentido si se comienza de la manera más precoz posible. Los pasos a seguir son conocidos de antemano, lo que facilitaría la labor casi inmediata del fisioterapeuta.  Sin embargo, la interposición, supuestamente necesaria, de la evaluación y prescripción previa de otro especialista médico, supone de hecho una demora que minimiza o invalida la aportación de la fisioterapia. Esto tiene más trascendencia si consideramos el impacto añadido que tiene la ausencia de fisioterapia en fines de semana o feriados, habitual en los hospitales españoles. De suerte que un niño ingresado un miércoles, evaluado por un rehabilitador un viernes, puede comenzar su fisioterapia en lunes. Las cuentas son sencillas.

Esta sucinta reflexión es válida para los pacientes ingresados en unidades de vigilancia intensiva (UVI) o intervenidos de prótesis de cadera o rodilla, por ejemplo. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, la utilización más adecuada de los recursos es responsabilidad de todos. Pero también, y especialmente, de los gestores. De no intervenir en la corrección de los errores propiciarán, no ya el uso ineficiente, sino también el descrédito cuando los recursos, materiales y humanos, son públicos. ¿Interesa esto a alguien?

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Referencias

1.Perrotta C, Ortiz Z, Roque M. Fisioterapia respiratoria para la bronquiolitis aguda en pacientes pediátricos de hasta 24 meses de vida (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.). En http://www.update-software.com/BCP/BCPGetDocument.asp?DocumentID=CD004873 (Acceso 6/5/2012).

Etiquetas: