FORMACIÓN TRANSVERSAL

 

En este mes de mayo y en el pasado mes de abril hemos participado en acciones formativas dirigidas a sanitarios. Como discente y como docente, y ello nos ha recordado la transversalidad de varias de las competencias que como profesionales debemos o podemos tener, sin importar el ámbito de nuestra disciplina concreta.

La ocupación de estos meses nos ha impedido dedicar ningún tiempo a esta bitácora. Ello no era óbice para que la ideas, fruto de nuestra convivencia con otros profesionales y pacientes, fueran surgiendo entorno a este tema.

En nuestro trabajo asistencial, pero sobre todo en el docente, aparece la necesidad de explicitar la competencias generales que promuevan una atención de una mejor calidad, no siempre visible. Los alumnos, da la impresión, no recuerdan esas competencias. Son compartidas no sólo con otros profesionales sanitarios, sino con las demás titulaciones universitarias, aunque su aplicación y valía excede el ámbito académico.

Cuando compartimos espacios y tiempos con con otras disciplinas tenemos, en general, conciencia de las competencias específicas, definitorias o características de cada una de ellas. Ello no evita, como hemos dicho otras muchas veces en esta bitácora, diatribas sobre aspectos compartidos. También somos conscientes de que el conocimiento de cantidad de facetas comunes es útil y necesario. Así, sería el caso de ciencias básicas como la anatomía, la fisiología o la epidemiología. También otras menos “biológicas” como la informática.

Como hemos dicho, recientemente asistimos como alumno a un curso que abordaba precisamente un aspecto de relativa reciente incorporación entre los profesionales sanitarios. Se trató del curso sobre competencias digitales, organizado por Fuden, fundación para el desarrollo de la Enfermería. Lo impartía nuestro colega Luis Bernal Ruiz . Los asistentes, en su abrumadora mayoría enfermeros, aprendieron a construir su propio sitio web o a desenvolverse en las redes sociales, entre otras cosas.

Ya en este mes nos tocó a nosotros ser docentes de un nutrido grupo de enfermeras y especialistas en enfermería obstétrica en un curso de introducción a la pelviperineología. En este caso adaptamos los conocimientos a las necesidades propias de su disciplina, informándoles de la labor del fisioterapeuta, acentuando el papel que podían jugar en la derivación a otros profesionales o en el control y conocimiento de la farmacología en esta esfera.

Aprendimos mucho, tanto como alumno como de profesor. Pero sobre todo nos dimos cuenta de la importancia de la interdisciplinariedad y del respeto a las competencias propias de cada cual. Muchas veces no es fácil.

Además, también como hemos dicho al principio, reflexionamos sobre esas competencias que compartimos con todas las titulaciones universitarias. Son claves, generales y exigibles en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). El proyecto Tunning define treinta competencias transversales, que podemos ver en esta imagen:

Sin ánimo de ser pesados señalamos entre las competencias la “comunicación oral y escrita”, “habilidades de gestión de la información”, “compromiso ético”, “capacidad para generar nuevas ideas (creatividad)”, “conocimiento de culturas y costumbres de otros países” o “capacidad crítica y autocrítica”. Nos cuestionamos si en las universidades se cultiva la pericia o la actitud hacia esta competencias. Esperamos que sí, nosotros al menos lo intentamos en la humilde faceta de profesor en el Prácticum. Porque, además, consideramos que deben ser competencias que se adquieran a pesar del EEES.

Recomendamos:

González J, Wagenaar R. Tuning Educational Structures in Europe . En http://www.ub.edu/cubac/sites/default/files/tuning_educational_structures_espanyol_0.pdf. Acceso 21 de mayo de 2015.

Baños J-E, Pérez  J.  Cómo fomentar las competencias transversales en los estudios de Ciencias de la Salud: una propuesta de actividades. En  http://scielo.isciii.es/pdf/edu/v8n4/05.pdf. Acceso 21 de mayo de 2015.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

 

 

Related Posts

  1. SUGERENCIAS SOBRE LA FORMACIÓN POSGRADO: A PROPÓSITO DE LOS CURSOS
  2. OPINIÓN SOBRE LA FORMACIÓN POSGRADO (I)
  3. MATICES SOBRE LA FORMACIÓN A DISTANCIA EN LAS PROFESIONES SANITARIAS
Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola Juan Antonio,

Sin ninguna duda el trabajar en un espacio colaborativo enriquece las diferentes profesiones, si sabes trasladar esa metodología o ideas a nuestra especialidad. Por diferentes motivos, en la clínica en la que trabajo hay muchos profesionales de diferentes campos y todos sacamos partido de esa pluralidad, pero los que mayor ventajas obtienen son los pacientes, puesto que reciben un trato especializado y diferente al común.

Una lectura interesantísima.

¡Muchas gracias!

“Cuando compartimos espacios y tiempos con con otras disciplinas tenemos, en general, conciencia de las competencias específicas….” Tienes razón en esto, pero se debe tener en cuenta que no todos tienen conciencia sobre la importancia de ser íntegros en el conocimiento.

Tal vez los que tienen mayor razonamiento sobre la importancia de la transversalidad en los estudios, son los educadores, y no es para menos, ya que por la experiencia saben que es importante saber de todo un poco; el problema es cuando no incentivan las mentes que faltan madurar para hacerles tomar concienca.

(requerido)

(requerido)


*