El largo y cálido verano

Como en la obra del clásico, no es bueno el verano que nos aguarda. Hará mucho calor, dicen los expertos, y descensos bruscos de la temperatura. No podemos sentirnos orgullosos del futuro que nos espera: estamos pagando la deforestación de los montes, la destrucción de las costas (en la época en que un diario madrieño decia, populista, que la peor contaminación es la pobreza), la multiplicación de los campos de golf sin que parezca importarles a sus promotores las carencias de agua que vamos a padecer y que harán inviables en su momento esos campos aristocratizantes e inútiles. Y no sería raro, afirman también los expertos, que los huracanes made in USA se desplacen grávidos de energías a la Penínula Ibérica. ¿”Es el final, el fin, la apocalipsis”, como escribió hace ya años el poeta? Posiblemente no, pero a los climas de apocalisis vamos. Y nadie se molesta en pedir medidas enérgicas, como la subida del precio del agua, que ha solicitado un lúcido colaborador de estas páginas, el profesor Antonio Ruiz de Elvira, cuyas son algunas de las predicciones que hemos expuesto arriba, MIGUEL GARCIA-POSADA

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

1. Los huracanes no son made in USA, sino del golfo de México, viejos amigos de España y del Caribe. Made in Cuba, últimamente.

2. Los campos de golf generan desarrollo porsperidad y riqueza basada en el lujo, nos guste o no a nosotros, nuestros sofás, nuestros humildes televisores y haciendas, son los campos de golf inútiles de los desterrados del tercer mundo.

3. La humanidad está hecha para la evolución y el cambio: así perdimos el pelo tras la última glaciación, así se arropan en Siberia.

4. Antes que tanto catastrofismo compréndase a la naturaleza y háganse los trasvases solidarios.

5. La subida del precio del agua no tendría repercusión nada más que en los regantes, el grifo no es la gasolina del coche.

6. Que nos espere un verano caluroso, al cabo, es normal. Más contamina un volcán o el incendio de un rayo. Efecto invvernadero, que le dicen…

Se agradece la precisión geográfica sobre el origen de los volcanes, aunque el golfo de México está cerquita de EUA. Con todos los respetos, no es admisible una riqueza que trae consigo la falta de agua, que es el bien primario por excelencia (perdón por recordarlo). El argumento de que estamos hechos para la evolución es, con perdón de nuevo, algo especioso: podemos entrar también a saco en los pozos petrolíferos del Ártico y evolucionaremos hacia la destrucción del casquete polar nórdico y la inundación de las costas y ciudades marítimas. El mapa de los trasvases está prácticamente agootado. Pero, sobre todo, no basta con no hacer nada, que es lo que se lleva por estos pagos. Hombre, no me diga que la subida del agua solo afectaría a los regantes: ¿cómo nos duchamos?, ¿cómo nos lavamos?, ¿de qué bebemos? En fin, no es <<normal>> que el verano sea caluroso como va a serlo este, esto es, dentro de un ciclo de calentamiento del globo terrestre, que en la Península alcanza extremos máximos. (El <<efecto invernadero>> admite mal la ironía.) Me remito y lo remito a Ud. a los estudios del Prof. Ruiz de Elvira,mucho más competente que yo en la materia.

Kuantos años sin veros

(requerido)

(requerido)


*