JULIÁN MARÍAS


La muerte de Julián Marías priva a nuestra cultura de eso tan difícil que es ser un pensador. La gente tiene ocurrencias,  pero no suele tener pensamientos, esto es, visiones elaboradas y complejas de la realidad. Marías pensó, como pensaron en España Unamuno, Ortega, Zubiri, García Morente y pocos más.  Y porque “pensaba” más de una vez discrepó del curso que tomaban las cosas: lo hizo en pleno franquismo, lo hizo también después. El “pensamiento débil” quiso mirar a Marías por encima del hombro; no consiguió ningunearlo. Poseía, además, consumado orteguiano, un estilo elegante, fluido, que controlaba siempre sus ideas. Escribió algunos libros perdurables. Recordemos, en estos momentos de desconcierto español, su “España inteligible” y su obra sobre Cervantes, dos textos llenos de luz y de concordia.

MIGUEL GARCÍA-POSADA

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*