Archivo de enero, 2009

DEBATE SOBRE LA COLEGIACIÓN OBLIGATORIA

La controversia sobre la obligatoriedad de la colegiación no es nueva. En el caso de la Fisioterapia, con una implantación de los colegios de poco más de diez años, este debate no se ha planteado más que como algo impuesto, sin posible cuestionamiento, asumiento, en el mejor de los casos, la doctrina oficial de los propios colegios.

En  muchas profesiones sanitarias y no sanitarias la pertinencia de la obligatoriedad de colegiación tiene más trayectoria y calado. Para muestra el discurso que  expone el ex vocal de la Asociación de Médicos Residentes de Madrid, Aser García (ver Diario Médico, 28 de enero de 2009, sección Profesión). Tras su lectura quizás nos cuestionemos este asunto, no de una manera frívola, sino como una manera de aportar ideas que contribuyan a la eficiencia de los colegios y al avance de la Fisioterapia.

El autor del citado artículo hace referencia a aspectos reconocidos por todos como la postura acomodaticia de muchos profesionales que, una vez obtenido un puesto de trabajo seguro, renuncian a la actualización y mejora profesionales o la excesiva burocratización de las labores colegiales. Afirma que “un colegio tendría que ser capaz de entusiasmar a los profesionales que representa y esto generaría el deseo, no sólo de la adscripción voluntaria, sino de participar directamente en su actividad”. Propone que los colegios deben participar activamente en los asuntos relacionados con la política sanitaria mucho más allá del control de los profesionales y de la acreditación de títulos. Efectivamente, concordamos en que esas labores pueden solventarse con un registro general de los titulados  y, en cuanto al comportamiento de los mismos, las normas deontológicas pueden ser fijadas desde otros ámbitos.

La falta de eficiencia de los colegios  debería sustituirse por “luchar por mejorar las condiciones laborales de sus profesionales y por incentivar el desarrollo de la investigación y el debate científico. Debería [el colegio] acometer una verdadera función deontológica, pero no limitada a labores burocráticas. Y para ello debería, junto con los colegios de otros profesionales sanitarios, liderar el debate en su ámbito”, en palabras del autor refiriéndose a su colegio.

Para comprobar la verdadera adhesión de los profesionales a nuestros colegios podríamos plantear la cuestión de si permanecerían en los mismos si la colegiación no fuese obligada. También cabría preguntar al fisioterapeuta qué ventajas ve en la colegiación. En esto último podría responderse de manera general y abstracta que el Colegio defiende los intereses de la profesión. De forma más concreta que nos proporciona seguridad jurídica con su cobertura de seguro de responsabilidad civil, que promueve y ejercita la lucha contra el intrusismo, que publicita la profesión, que nos representa ante estamentos de Gobierno autonómico, nacional o transnacional, que actúa en sinergia con otros colegios profesionales en defensa de intereses comunes, que organiza cursos y jornadas incluso “gratis”, que nos ofrece una biblioteca surtida, que cuenta con un espacio de reunión para los colegiados, que nos hace llegar un boletín mensual o una revista trimestralmente, que nos hace entrega de una ayuda por el nacimiento de nuestro hijo. Y quizá muchas más cosas. Sin embargo, todos esos servicios no convencerían a muchos para permanecer en el colegio si la colegiación pasase a ser voluntaria.

No queremos quedarnos en la superficie de esta reflexión. Tampoco queremos tomar partido por una u otra opción. Pero sí manifestarnos en cuanto a lo sano del debate como acicate a los colegios para fomentar la participación,  ilusionar al colegiado,  transmitirle sus bondades,  justificar sus acciones, mejorar en los servicios. De no ser así, el contar con las cuotas colegiales pese a todo podría conducir hacia la vía de la comodidad., la aquiescencia o el inmovilismo. Sabemos que los ingresos condicionan la actividad colegial pero estos son nutridos, al menos en el caso de la fisioterapia madrileña. También se hace necesaria la profesionalización de muchas labores colegiales. Sin embargo, no debe quedar resquicio al provecho personal en los que dedican, de manera muy loable, su tiempo a los colegios profesionales. Se puede exigir, amablemente, como dice Aser García, que el colegio sea la cabeza, la punta de lanza de la profesión, que busque el respaldo de sus miembros y su ilusión. Y también exigirnos a nosotros mismos ser más partícipes de la vida colegial, aunque sólo sea para hacer críticas constructivas.

LEER MÁS FISIOTERAPIA

Leer más sobre Colegiación obligatoria en http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2012/10/06/debate-sobre-la-colegiacion-obligatoria-y-ii/

Referencias:

1. Aser García Rada (2009).Tribuna. La colegiación obligatoria es anacrónica en una sociedad que necesita eficiencia”, <http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/profesion/es/desarrollo/1198662.html> (28 enero).

 


 

Etiquetas:
Categorias: Profesión

EL CONTROL DEL TIEMPO EN FISIOTERAPIA

La labor del profesional sanitario abarca diferentes tareas. Aunque la más notoria y la que suele tener más dedicación es la asistencial, no debemos pensar que de sí se vale para proporcionar una asistencia de calidad. Su consecución debería estar acompañada de una preparación, un reflejo administrativo y una necesaria revisión para, entre otras cosas, aumentar el conocimiento derivado de la práctica.

The work of healthprofessionals covering different tasks.Although the most notoriousand often more time is the care we must not think that it is the one to providequality care.Their achievement should beaccompanied by a preparation, a reflection and a review to, among other things,increase the knowledge derived from practice.

Tomás Gallego Izquierdo en su libro Bases teóricas y fundamentos de la fisioterapia (2007. Editorial Medica Panamericana, pág. 188-89) define cuatro grandes categorías a la hora de distribuir el tiempo del que disponemos para afrontar nuestro trabajo diario (reproducimos textualmente):

  • Tiempo creativo: dedicado a pensar para innovar.
  • Tiempo preparatorio: dedicado a analizar y planificar.
  • Tiempo productivo: dedicado a aplicar las intervenciones de fisioterapia.
  • Tiempo suplementario: dedicado a la burocracia.

Intentaremos analizar este planteamiento. Ante todo, para nosotros el aspecto clave de la distribución del tiempo en las profesiones sanitarias y, en concreto, para la Fisioterapia, es que se comprenda que el trabajo del profesional no es, o no debería ser, exclusivamente asistencial. Es vital que los gestores de los servicios sanitarios así lo entiendan. Pero para ello el propio profesional debe reconocerlo y estar dispuesto a argumentar la necesidad y utilidad del tiempo empleado en la entrevista con el paciente, la elaboración sistemática de la historia clínica, la revisión de aspectos nuevos o desconocidos de los que se está tratando o en la información al paciente o su familia.

Efectivamente la Fisioterapia es un arte de aplicación esencialmente manual en su vertiente clínica o asistencial. Las terapias manuales son las más conocidas por el usuario, quizás las más demandadas o las que espera le sean aplicadas cuando acude a una consulta o unidad de Fisioterapia. También hay que reconocer la presencia del aparataje de diferente sofisticación en los tratamientos que aplicamos. Pero además hay que reivindicar la labor adiestradora y educativa del fisioterapeuta (y de cualquier profesional sanitario) como parte del tratamiento. Finalmente, a pesar de que la Fisioterapia es una profesión “terapeuta-dependiente” (en el sentido de que el terapeuta en sí mismo puede ejercer un influjo de mayor o menor medida en los efectos del tratamiento) no toda fisioterapia requiere la presencia del fisioterapeuta. De echo, el usuario, su actitud y participación serán los determinantes del resultado en muchas ocasiones.

Por otro lado, alrededor del cualquier acto de fisioterapia circunda una labor de observación, creación, meditación, sobre lo que se está haciendo, bien o mal, sobre lo que se puede mejorar, los cambios que se podrían producir, etc. Sería ese tiempo creativo, que puede ser concomitante al productivo. El tiempo preparatorio, en sentido amplio, incluye un análisis previo y/o posterior de la práctica, una revisión del caso, la consulta de lo plasmado en la historia clínica por otros profesionales, el comentario con compañeros u otros tratantes del paciente, las sesiones clínicas, etc. El tiempo calificado por Gallego como suplementario quizá debería tener otro calificativo porque se podría considerar como accesorio o poco útil. Ni mucho menos, en nuestra opinión, es así. Ya expusimos en esta bitácora sobre la importancia de la participación del fisioterapeuta en la cumplimentación de la historia clínica (ver en este enlace) y hemos propuesto ideas para su elaboración. Las tareas administrativas (gestión de las citas -validación de asistencia, visitas imprevistas, etc.-, reflejo de la evolución del paciente, elaboración de informes, cumplimentación de formularios,…) pueden ocupar una parte considerable de la jornada laboral. En ocasiones los gestores las exigen sin considerar la ocupación de tiempo que ello supone.

Para finalizar no está de más recordar que la formación (reglada, informal o autoformación) es una obligación de todo profesional sanitario. Así lo reflejan las normas de la profesión. Sin embargo, su consideración de la misma en la distribución del tiempo de trabajo es en ocasiones escasa o nula. En esta faceta entrarían las revisiones de casos, las sesiones clínicas y los cursos de formación (no sólo los de competencias asistenciales). Los fisioterapeutas y demás profesionales sanitarios dedican parte de su tiempo, también fuera de la jornada de trabajo, a  la misma. No hay que olvidar, además, el tiempo dedicado a la docencia (ver aquí)  y a la investigación, cuando estas labores son desarrolladas por el profesional.

Continuación de esta entrada aquí.

Referencias:

1. Gallego Izquierdo T. Bases teóricas y fundamentos de la Fisioterapia. Madrid: Editorial Médica Panamericana, 2007.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:

MÁS PUBLICACIONES EN ESPAÑOL A DISPOSICIÓN DE LOS PROFESIONALES SANITARIOS

 

La difusión de las publicaciones en castellano tiene un alcance restringido condicionado por el conocimiento de nuestra lengua y por la falta de exposición de las mismas en las bases de datos y sistemas de localización más ampliamente implantados y utilizados por los profesionales del ámbito científico y clínico. Desde este mes los fisioterapeutas y demás profesionales sanitarios tendrán a su disposición la posibilidad de publicar y exponer  sus publicaciones a la gran mayoría de lectores interesados en distintas áreas del entorno sanitario.

Elsevier es una compañía editorial de primer orden en Ciencias de la Salud, con más de 6000 libros, 2.000 revistas científicas y bases de datos en Internet del mayor prestigio y difusión en 180 países. Está formada por editoriales de gran tradición en Ciencias de la Salud, como W.B. Saunders, Mosby, Churchill Livingstone, Butterworth Heinemann y Hanley & Belfus. Dispone de una plataforma para búsqueda y acceso a sus publicaciones, ScienceDirect, desde la que buscar en libros, revistas y otras publicaciones periódicas.

En 2005 Elsevier adquirió Doyma, editorial en castellano de revistas del ámbito científico. Desde enero de 2009 estas publicaciones se han integrado en la Elsevier Doyma Spanish Medical Collection, formada inicialmente por 50 revistas y que se espera que vayan aumentando. Los suscriptores podrán acceder al año en curso más cuatro años de archivo retrospectivo. En 2009 el acceso será hasta 2005, excepto para Medicine, que llegará hasta 2004. La colección está disponible en ScienceDirectdesde el 5 de enero de 2009.

Los profesionales sanitarios, lectores, autores y usuarios, ganarán con esta incorporación a su arsenal de información, pues dispondremos de esta en castellano y estará mucho más expuesta a la comunidad clínica e investigadora internacional. El contenido publicado tendrá una difusión de gran magnitud. En el ámbito de la Fisioterapia se han incluido tres revistas hasta ahora de difusión local. Los títulos son Osteopatía Científica, Revista Iberoamericana de Fisioterapia y Kinesiología y Fisioterapia. Además se tendrá acceso a revistas con contenidos potencialmente interesantes para los fisioterapeutas como Rehabilitación, Revista de Ortopedia y Traumatología, Revista Española de Cirugía Ortopédica y TraumatologíaRevista Internacional de Acupuntura.

El inconveniente principal es que estos recursos tienen el acceso restringido a las instituciones suscritas. En el caso de la Comunidad de Madrid es la Agencia Laín Entralgo la encargada de poner a disposicioón de todos los profesionales de la Consejería de Sanidad la coleccióna través de ScienceDirect. Sin embargo, la ventaja será la mayor disponibilidad y consecuente propagación de información y, esperemos, un acicate para incrementar la calidad de las publicaciones entre los fisioterapeutas de habla hispana.

El lector que desee saber más sobre el acceso a revistas de Fisioterapia puede consultar esta entrada (1).

LEER MÁS SOBRE FISIOTERAPIA.

Referencias

1.http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2008/12/10/mas-presencia-en-medline-y-sobre-revistas-de-fisioterapia/

Etiquetas:

LA UNIVERSIDAD ANTE EL RETO DEL ESPACIO ÚNICO DE EDUCACIÓN SUPERIOR

El artículo de José Ramón Alonso, rector de la Universidad de Salamanca, nos ha cautivado. En él hace referencia a los valores y actitudes que sería deseable inculcar ante el reto de una nueva universidad. Lo transcribimos literalmente.
(más…)

Etiquetas:
Categorias: Formación

DEFINICIÓN DE FISIOTERAPIA (WIKIPEDIA)

Esta entrada tiene un carácter divulgativo para acercar al público en general la definición de nuestra disciplina.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

LA PRESCRIPCIÓN DE FISIOTERAPIA POR MÉDICOS

La legislación actual no recoge un catálogo definido de competencias por especialidades médicas. Esto supone un “vacío legal”  en cuanto a qué puede o no hacer un médico como tal. Aparte del interés y de la trascendencia que esto pueda tener en materia de salud pública o de confianza en nuestro médico, como fisioterapeutas deja claro que cualquier licenciado en medicina puede prescribir fisioterapia.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Profesión