Becas de formación en la industria alimentaria

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha convocado 23 plazas para la realización de prácticas en el área de la industria alimentaria por parte de titulados universitarios:

  • 1 en Estadística con conocimientos en estudios de mercado, análisis de datos y cooperativismo.
  • 1 en Sociología, Estadística, Ciencias Exactas, Ciencias Políticas, Economía o Administración de Empresas, Investigación y Técnicas de Mercado con conocimientos de la sociedad de la información y las TICs.
  • 1 en Sociología, Estadística, Ciencias Exactas, Economía o Administración y Dirección de Empresas, Investigación y Técnicas de Mercado y Marketing con conocimientos en investigación de mercados
  • 2 en Ingeniería Agronómica con conocimientos en economía agraria e industrias agroalimentarias.
  • 3 en Ingeniería Agronómica, Ingeniería Técnica Agrícola, Veterinaria o Ciencia y Tecnología de los Alimentos, con conocimientos en producciones agroalimentarias de calidad diferenciada y agricultura ecológica.
  • 1 en Derecho con conocimientos de derecho alimentario y procedimiento sancionador.
  • 1 en Publicidad y Relaciones Públicas con conocimientos en planificación de medios.
  • 1 en Periodismo con conocimientos en comunicación y páginas Web.
  • 1 en Informática con conocimientos de gestión de contenidos y nuevas tecnologías aplicadas a la promoción
  • 2 en Biología o Ciencias del Mar con conocimientos en materia comercial pesquera, economía y sociología de la pesca.
  • 1 en Derecho con conocimientos en ciencias del mar y ambientales.
  • 1 en Química, Biológica o Farmacia con conocimientos en análisis microbiológico.
  • 1 en Química, Biológica o Farmacia con conocimientos en técnicas biomoleculares.
  • 2 en Química, Biológica o Farmacia con conocimientos en técnicas instrumentales.
  • 1 en Informática, Matemáticas o Física especializados en estadística con conocimientos en análisis estadístico.
  • 2 en Ingeniería Agronómica, Ingeniería Técnica Agrícola o Ciencia y Tecnología de los Alimentos con conocimientos en control oficial alimentario y tecnología de los alimentos.
  • 1 en Ingeniería Agronómica o Veterinaria con conocimientos en materia de política agraria, alimentación e industria agroalimentaria

Otras características:

  • El plazo de la convocatoria cierra el 18 de enero de 2013 (20 días naturales tras la publicación en el BOE)
  • Dotación de 1.150 euros mensuales brutos, actualizada anualmente según el IPC
  • Límite de edad: nacimiento posterior al 1 de enero de 1979
  • Duración inicial de la beca hasta el 31 de diciembre de 2013
  • Posibilidad de establecer un máximo de 4 prórrogas anuales, con finalización máxima el 31 de diciembre de 2017.
  • Inclusión en el Régimen General de la Seguridad Social, en virtud de lo establecido por el Real Decreto 1493/2011. Por desgracia, no queda claro si las contribuciones a la SS serán abonadas como coste de empresa por el propio Ministerio, o si serán deducidas de la dotación mensual. En este caso, hay que tener en cuenta que la cuota para personas que participen en programas de formación se ha reducido muy notablemente hasta tan solo unos 60 euros mensuales.
  • Como suele ser el caso, el Ministerio se concede un plazo máximo de seis meses para la resolución de la convocatoria.

Ver Orden de Bases y convocatoria en el BOE (en pdf).

Pese a ser en sí misma una ocasión muy interesante, esta convocatoria nos parece muy deficiente, entre otros motivos más complejos, por cómo gestiona los plazos. Algunos de los problemas son endémicos: se trata de las prácticas tradicionales de la administración pública española que algún gobierno con talante reformista y técnico podría tener a bien cambiar. Es feo conceder 20 días naturales para cursar una solicitud, especialmente comenzando la cuenta atrás en plenas Navidades. A modo de ejemplo, se pueden comparar las varias convocatorias de la Comisión Fulbright en España. La convocatoria para estudios de posgrado financiada por el Ministerio de Educación (no convocada en 2012) daba un plazo de dos semanas para la presentación, frente a los dos meses de plazo con que cuenta, por ejemplo, la comparable convocatoria para ampliación de estudios financiada con fondos estadounidenses.

También nos parece muy defectuoso convocar unas prácticas cuya duración va desapareciendo según el Ministerio se toma tiempo en resolver. Las prácticas tienen supuestamente duración de un año y terminan el 31 de diciembre, pero el Ministerio se concede un plazo máximo de 6 meses. Pasemos por alto el hecho de que ya se ha infringido ese límite con anterioridad sin sanción alguna o compensación y supongamos que el Ministerio tarda justamente esos 6 meses. En ese caso, las prácticas deberían comenzar el 29 de junio de 2013. La primera anualidad queda reducida en un 50%. Pero, además, ¿qué es lo que ocurre a efectos prácticos?

  • Se comienzan las prácticas cuando se abre el período vacacional, por lo que los primeros meses están destinados a tener una actividad inferior a la habitual. Además, si no se tiene suerte, durante esos dos meses sufrirán también la formación inicial que es fundamental para desarrollar las tareas definidas para el becario y el seguimiento que el tutor de prácticas haga de cada puesto.
  • Por el mismo motivo, se perjudica a los candidatos, que no podrán planear libremente sus vacaciones o tendrán que cancelarlas en el último momento, en el caso de que se les conceda la plaza. No se preocupen, habrá quien sencillamente no se entere de la resolución (o se encuentre en otro continente cuando se publique) y no aparezca. Para eso están las listas de suplentes, que vaya si corren. Puede parecer un problema menor, se puede argumentar que las vacaciones son cuestión baladí cuando se trata de encontrar un buen lugar donde desarrollarse profesionalmente. Pero el problema es más amplio, porque la convocatoria dice que las prácticas comenzarán desde el día siguiente a la publicación de la resolución definitiva. Sin embargo, es muy factible que un candidato obtenga la plaza sin necesidad de subsanación y no se presente porque, sencillamente, ya no le interesa o, aún interesándole, ha emigrado a un país diferente del que no planea volver. Por lo general, con lo sencilla que es la comunicación telemática en la actualidad y con lo largos que son los tiempos de espera que se permite la administración, resulta poco excusable que no se entre en comunicación con los candidatos para preguntarles si siguen interesados en la plaza.

Jaime Capitel

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*