RECETA DE FISIOTERAPEUTA

 

De nuevo leemos noticias (1) sobre modificaciones en la actual legislación en relación con la prescripción de fármacos y productos ortoprotésicos por los fisioterapeutas. Hemos leído también opiniones encontradas al respecto, y algunos colegas manifiestan sin ambages su oposición y negativa a prescribir medicamentos.  

Debe quedar claro, a nuestro entender, que el conocimiento de la farmacología ha de ser una competencia del fisioterapeuta y que debe ser adquirida en su formación de pregrado. La inclusión o no entre sus atribuciones de  la prescripción de fármacos no exime del conocimiento de una vertiente sustancial de las condiciones de salud o enfermedad de los pacientes. En otros momentos (2, 3) ya hicimos énfasis en ello, dejando claro que los tratamientos de fisioterapia han de tener en cuenta los medicamentos que nuestros pacientes toman. Existe bibliografía (2) dedicada a los fisioterapeutas que se ocupa específicamente de ello, incidiendo implícitamente en la necesidad de abarcar esta materia.

Lo que se propone es un salto hacia la capacitación legal en el Estado español para recetar determinados fármacos y prescribir órtesis y/o prótesis. Se podría alegar en contra sobre la base de la formación que se recibe en la universidad, la invasión de competencias de otros profesionales o sobre la adulteración de la esencia de la fisioterapia, alejada a priori de lo químico.

En nuestra opinión, si finalmente se materializan esos cambios legislativos, la Fisioterapia se reforzará como disciplina en tanto que supone un reconocimiento adicional de nuevas capacidades que servirían para mejorar la calidad de la atención que prestamos, que es en definitiva lo que nos importa. Pero además transformaría de iure lo que ya es de facto. No seremos nosotros los que promovamos las injerencias en las atribuciones de otros, pero no parece descabellado pensar que como profesionales sanitarios tengamos conocimientos y  los apliquemos en este área. Creo que el lector concordará con nosotros  si decimos que nos parece habitual y conveniente que la enfermera, el farmacéutico o el podólogo recomienden determinados fármacos en los procesos en los que intervinenen. De igual manera, con las limitaciones convenientes y acordes a nuestras futuras atribuciones, no vemos pegas a que el fisioterapeuta recete un antiinflamatorio, analgésico o crema venotónica que sirva como coadyuvante a su terapia. Cosa que, por otro lado, seguramente tomará o se aplicará el paciente motu proprio, o preguntará a su fisioterapeuta sobre tal conveniencia. Lo mismo puede decirse de los productos ortoprotésicos. ¿O es que debemos guardar silencio cuando un paciente nos pregunta si  adquiere una rodillera, una férula, una manga para el edema o unas medias?

No pensamos que con estas y otras recomendaciones a nuestros pacientes se esté invadiendo otros ámbitos competenciales. Como profesionales sanitarios debemos conocer indicaciones, contraindicaciones o efectos adversos de esos productos. Y, atendiendo a lo que ya sucede y en aras de una tratamiento efectivo que no compromete la seguridad del paciente, parece lógico que esto se reconozca, también legalmente. Ello no menoscaba nuestra identidad como fisioterapeutas, sino que aporta una valor añadido a nuestra intervención. Ahora bien, exige una profundización en la formación de pregrado, posgrado y continuada,  y también la voluntad de la mayor parte del colectivo por aspirar a nuevas cotas competenciales.

Referencias

1. Europa press. http://www.europapress.es/salud/noticia-sanidad-estudia-capacitar-fisioterapeutas-prescribir-medicamentos-20130225132147.html. Acceso 5 de marzo de 2013.

2. González García,  JA. Información sobre medicamentos. En Fisioterapia http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2008/11/28/informacion-sobre medicamentos/ Acceso 5 de marzo de 2013.

3. González García,  JA. Dolor de hombro y levofloxacino. En Fisioterapia http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2009/11/13/dolor-de-hombro-y-levofloxacino/. Acceso 5 de marzo de 2013.

Related Posts

No related posts.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Como fisioterapeuta estoy totalmente en contra de esta iniciativa por varios motivos:

1. Bastante tenemos que mejorar la formación de la formación pregrado, para lograr actualizarla como para introducir asignaturas como esta.

2. ¿Alguien se imagina a una enfermera haciendo un curso postgrado de kabath o a un médico introduciendo la asignatura de cinesiterapia en el pregrado?

3. Facilita que en clínicas que tratan a pacientes como ganado se emplee más el uso de fármacos que de medios físicos para los que nos han formado.

Pero lo más importante…

4. Aumentara el riesgo de cronificar al paciente.

Un paciente que ve que no mejora con la medicación que le manda su médico, cuando vaya a su Fisio y este le manda el mismo u otro, realmente, no perdemos nuestra identidad… Por favor

Zapatero a tus zapatos… Un saludo

La prescripción exige además responsabilidad para poder ofrecer garantías.
Hay alguna confusión sobre este tema.
Una cosa son las recetas de la sanidad pública que ofrecen un descuento en el precio y que solo pueden hacer los trabajadores de la pública. Y otra cosa es poder prescribir fármacos de venta sin prescripción médica. La sanidad pública no tiene ninguna obligación de hacerse cargo de los tratamientos recomendados por médicos de la sanidad privada. Muchas veces los pacientes piden la receta con descuento de algo recomendado en una consulta privada: no hay ninguna obligación de hacerlo.
Hablamos en todo momento de la prescripción o receta de fisioterapeutas de fármacos que ahora pueden dar los farmaceúticos sin prescripción médica. Son fármacos que pueden ser anunciados en TV y revistas y que los pacientes pueden pedir en su farmacia tras haber visto la publicidad sin que nadie se los haya prescrito. Tienen algunos riesgos y contraindicaciones, pero en general son fármacos relativamente seguros o con advertencias de seguridad sencillas y que se entiende que cualquier paciente puede leer y comprender. Tienen sus ventajas, y tienen sus riesgos. El riesgo fundamental es pensar que ya te estás tratando y no utilizar fármacos mejores o conseguir un diagnóstico mejor. Es decir, conformarse con ese tratamiento más inmediato y generalmente sintomático y para males menores.

En la prescripción de fisioterapia el riesgo es la falta creencia en la autosuficiencia. Hace falta responsabilidad para derivar y para reconocer la gravedad de las cosas. Seguiría habiendo muchos casos en los que haría falta un diagnóstico médico y un tratamiento más eficaz que el que dan estos fármacos de venta sin receta. Ahí estaría la responsabilidad del fisioterapeuta. Ahí está el miedo.

Siempre se ha criticado la visita médica para promocionar fármacos. Congresos, bolígrafos y libros a cambio de la promesa de recetar una marca y no otra. Todo esto está regulado por normas de ética y tiene su control por farmaindutria. La venta de fármacos sin receta es mucho más libre. Pasaríamos a tener “visita fisioterápica”?. Esto sería es de vitaminas, cremas, complementos nutricionales, productos homeopáticos y algunos fármacos con perfiles de seguridad que permiten venta directa, publicidad directa y otras. Esto exige responsabilidad y coherencia. Puede ser un desmadre, y de hecho ya lo es en muchas farmacias. En EEUU e Inglaterra hay parafarmacias y farmacias donde se clasifican estos fármacos por síntomas. Uno va a TOS, o a DOLOR y puede elegir entre 30 ó 40 productos distintos como si fueran los tipos de pasta de dientes. La industria hace mucho énfasis en el desarrollo de la farmacia asistencial y presiona para que más fármacos pasen a ser de venta sin receta médica. Puede ser una ilusión. Un retraso en el diagnóstico. Puede ser un ahorro: los pacientes se tatan solos de síntomas menores. Exige conocimientos y responsabilidad por parte de quien dispesa o recomienda. Y hay intereses económicos y estratégicos de los profesionales impolicados que no son simplemente “mejorar la salud de la población”. Esos intereses hay que dejarlos claros.

Conocimientos: la queja porque la carrera de fisioterapia no enseña todo lo que se necesita viene de muy atrás. Generalmente hay quejas porque se forma demasiado en básicas: histología, anatomía patológica, microbiología incluso, bioquímica, salud pública.. y queda poco tiempo para las cosas más prácticas y útiles. Precisamente esa formación básica es la que puede dar una capacidad de comprensión del problema que permita tener un pensamiento científico y crítico. Desde luego con una asignatura de 6 créditos no basta para prescribir fármacos sin más. Hacen falta las básicas, la patología médica, las habilidades diagnósticas mínimas. En Inglaterra por ejemplo para poder prescribir fármacos un fisioterapeuta debe pasar una formación de 2 años extra. Es una garantía de que lo hará mejor y con sentido crítico y que no le “engañará” el primer visitador con publicidad de un suplemento vitamínico. Hace falta afianzar un sentido crítico para hacerlo bien. A los médicos nos la cuelan con productos de este tipo. A los farmaceúticos también ,pese a sus 5 años de carrera. El temor es: “¿Qué pasará cuando puedan prescribir fármacos tantos fisioterapeutas con tan poco criterio científico como hay?” Muchos fisioterapeutas metidos a nutricionistas tendrían a su disposición montones de suplementos nutricionales y complejos vitamínicos.. uff. Sin haber depurado a la propia fisioterapia de cargas de baja calidad científica nos meteríamos en otra responsabilidad. Unos se prepararían y lo harían bien, ¿cuantos serían presa facil del márketing farmaceútico? El riesgo de que el paciente tenga la falsa idea de estar siendo tratado correctamente y que deje de consultar a un médico en caso de que el fisioterapeuta no siga al menos las red flags y sea capaz de derivar a tiempo estará ahí. Prescripción con responsabilidad exige muchas mejoras para ofrecer garantías. Ahora mismo le veo más sombras que luces, y también veo que prima otro interés estratégico de colectivo frente al fin principal que es poder prescribir fármacos.

Acuerdense IontoForesis por Corrientes Galvanicas..
Aqui en Paraguay nuestros colegas Fisioterapeutas usan estas corrientes..tambien en Fisiot Respiratoria acuerdense de los Norteamericanos(no permitimos que nuestros pctes sufran con su broncoespasmo)seguimos su ejemplo….y se prescribe como corresponde….
Lo mismo Ortoprotesico en el Brasil…
Animo colegas..Ustedes son Fuertes….a presionar…ustedes se merecen ser Autonomos y Autarquicos
Fuerza para ustedes y Animo!!
Saludos

muy cierto lo que dice Samuel…
La diferencia esta en la Formacion Universitaria….
tambien hay que decir que el Nivel Academico de ustedes tarde o temprano se debera equiparar a nivel Union Europea…o sea como Inglaterra….
Aqui en Paraguay nuestra formacion es de 8 a 10 semestres…con cargas horarias de 4500 horas a 5450 horas segun la facultad con Materias importantes….
Yo creo que ustedes estan en etapa de Evolucion y terminaran siguiendo la Corriente Inglesa o Norteamericana….o sea terminaran prescribiendo tarde o temprano

Esta es una medida a venido de la mano con los nuevos tiempos de la fisioterapia en todo el mundo. Por ejemplo en España, sin ir mas lejos, actualmente fisioterapia es una carrera de 4 años en la que se imparte farmacología aplicada a fisioterapia, como asignatura obligatoria.

Puede que a la gente de la vieja escuela esta medida le parezca inútil, pero los tiempos cambian, y la preparación de fisioterapia ahora es mucho mas amplia y abarca muchas mas especialidades. Todo cambio tiene su porque, y cada cual que utilice y aplique lo que conozca y crea que es mas conveniente para el paciente dependiendo de la situacion.

Como dato curioso respecto a Europa, os copio este link en el que se menciona como los fisioterapeutas británicos en el 2012 consiguieron ser los primeros a los que les permitió recetar a sus pacientes. Articulo del 2012. http://www.dailymail.co.uk/health/article-2178025/British-physiotherapists-world-allowed-prescribe-medicines-patients.html

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..