¿Quién fue más importante Lincoln o Darwin?

autor: Miguel Vicente

Malcom Jones debate en Newsweek la importancia de dos personajes a los que considera revolucionarios, que nacieron en la misma fecha, que llevaron vidas por completo diferentes en distintos países y  que han tenido una influencia trascendental hasta nuestros días. Son Darwin y Lincoln, científico el uno y estadista el otro. El segundo centenario de su nacimiento está al caer.



Para ser breves, Lincoln es la respuesta que Malcolm Jones da en su artículo en Newsweek. Sorpresa ¿verdad? ¿Y en qué se basa? También de manera breve, en que si Darwin no hubiera existido nada hubiera cambiado. Esta conclusión es discutible pero sobre todo es irrelevante ya que la historia no se puede cambiar, Alfred Russel Wallace formuló la misma teoría que Charles Robert Darwin justo al mismo tiempo pero lo que nadie puede saber es qué hubiera ocurrido si Abraham Lincoln no hubiera existido. Por mucho que la elección de Lincoln se justifica en el artículo con casi cuatro páginas de texto, a mi entender, y vista la argumentación final, son las preferencias del autor y no los hechos objetivables las que inclinan la balanza.

¿A quién convence Darwin?
Mas importancia le doy al resultado de una encuesta, “Los escépticos de Darwin” que se publica en el mismo número de la revista. A la pregunta sobre si se está de acuerdo con la idea de que “los seres humanos tal como son derivan de otras especies animales anteriores” se encuentra que en países como Turquía poco mas del 20% de las respuestas son afirmativas. En los Estados Unidos no llega al 40, y en los mejores casos, como Islandia, aún queda un 20% de personas que no están de acuerdo.


Escepticismo frente a Darwin. Hace 150 años, en este mismo mes, Darwin propuso la teoría de la selección natural. Pero los  datos de la encuesta muestran que sus ideas sobre el origen de nuestra especie no son universalmente aceptadas. Los porcentajes indican el grado de acuerdo con la propuesta de que el ser humano tal y como es deriva de otras especies animales anteriores. En rojo el porcentaje de acuerdo, en negro las discrepancias y en gris los indecisos.


Creo que los dos artículos de Newsweek nos pueden servir a los científicos para ponernos en nuestro justo lugar, al fin y al cabo a la gente de la calle ni le parecemos tan importantes ni hemos conseguido convencerles de un tema tan básico como que los seres humanos somos una parte de los seres vivos que estamos sujetos a las mismas reglas biológicas que los demás; el valor que nos atribuimos no es más que un hecho social y cultural. No creo que a los científicos nos ayude mucho para transmitir nuestros mensajes ni el entronizar a Darwin, como medio mundo científico se dispone a hacer con motivo del bicentenario de su nacimiento, ni el crucificarle como a otros puede apetecer. Darwin y Lincoln nacieron en la misma fecha el 12 de febrero de 1809, por lo que ya se han preparado numerosas conmemoraciones científicas en honor de Darwin, y sus equivalentes para conmemorar a Lincoln .

La lucha por la prioridad
Darwin propició avances esenciales en la biología moderna y su capacidad de observación y recopilación es indudable, pero es cierto que Wallace llegó a las mismas conclusiones, las redactó de forma mas breve y en buena ley quizás debiera haberlas publicado antes (A Delicate Arrangement: The Strange Case of Charles Darwin and Alfred Russel Wallace). Pero Darwin era, en la ciencia de mediados del siglo XIX, la autoridad. A mi juicio el error, no de Darwin, sino más bien de quienes le siguieron fue, y es, el no poder desprenderse de contenidos morales, algo peligroso a la hora de hablar de ciencia. La misma palabra “evolución”, poco usada en el Origen de las Especies, ha adquirido un contenido moral que sugiere una mejora, algo que no debiera intervenir en un contexto científico. Asimismo, la discrepancia entre quienes defienden la herencia de los caracteres adquiridos frente a los que invocan la selección natural no deja de contener un fondo de posiciones morales, e incluso religiosas, tras las que se vislumbra la recompensa que puede traernos el buen comportamiento en el caso de herencia de lo adquirido, y la satisfacción de la superioridad moral que da el ser el mejor adaptado si se trata de la selección natural.


Ilustración del chimpancé en la obra de Wallace “El Darwinismo, capítulo sobre la aplicación de la selección natural al hombre” Alfred Russell Wallace no fue, como Darwin, un ciudadano convencional, su inconformismo con la sociedad británica no debió servirle mucho para que se le reconociese que el envío para publicación de su escrito sobre la historia de los seres vivos había precedido al de Darwin. De hecho su figura queda siempre oscurecida por la de Darwin, a quien la ciencia oficial venera con gran devoción. Wallace nació en 1823, ya veremos dentro de 15 años cuántos homenajes lo conmemoran.


Creo que no son las propuestas de Wallace y Darwin, ni siquiera las de Lamarck, las que debieran ser criticadas, sino la tendencia a discutir lo que se propuso hace ya más de un siglo sin traer a esa discusión lo que hemos podido aprender de la Biología Molecular, que no solo es mucho, sino que nos coloca en un nivel diferente. Ese nivel diferente no es el que a primera vista parece, no es que ahora sepamos cómo funcionan las moléculas biológicas, que mucho sabemos, es que la Biología Molecular creo que nos ha hecho conscientes de que ignoramos gran parte de lo que ocurre dentro de una célula, incluso de las que nos parecen menos complejas. La herencia genética principalmente está en el ADN, pero al menos en las bacterias el ADN no está aislado del ambiente, sino que a veces es influido por él, por lo que no creo se pueda hoy en día menospreciar ni a Darwin o Wallace ni tampoco a Lamarck. Los tres tenían, lógicamente, conocimientos y carencias diferentes a los nuestros, y con los vientos que soplan por ahí fuera, mas que pelear porque prevalezcan uno u otro, mejor haríamos los científicos en tratar de convencer a los escépticos de que el ser humano no es más que un suceso más o menos afortunado, si miramos a la diversidad de sus civilizaciones, o desgraciado si nos fijamos en sus incontables miserias, de la historia de la vida en la Tierra. Historia que tuvo un origen que no conocemos, que inevitablemente tendrá un final, que tiene personajes, pero que no tiene autor.


Una de las imágenes más divulgadas de Lincoln. La cara de Lincoln, en sus diversas versiones, ocupa el billete de cinco dólares, debe ser uno de los retratos más difundidos en toda la historia.


La lucha por la igualdad
Por su parte Lincoln intentó convencer a los Estados Unidos de que todos las personas tienen los mismos derechos, algo que básicamente ya había escrito Thomas Jefferson en 1776 en la Declaración de Independencia, pero que había sido convenientemente arrinconado en el desván del día a día de los gobiernos. Si nos fijásemos hoy en día en el respeto que en la vida real, y no solo en las proclamas, se tiene a esa aspiración de Jefferson refrendada por Lincoln, ¿obtendríamos mas o menos porcentaje de escépticos que sobre la proposición referente a Darwin?
Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Interesante post, Miguel. Le he escrito una réplica:

http://weblogs.madrimasd.org/biologia_pensamiento/archive/2008/07/20/97197.aspx

Un abrazo,

Emilio

Vale Emilio,

me alegra leer tu comentario en

http://weblogs.madrimasd.org/biologia_pensamiento/archive/2008/07/20/97197.aspx

pero no me des tantos tirones de orejas.

Para empezar, la encuesta lleva el nombre de Darwin en su título, y como yo NO SOY su autor simplemente he respetado lo que publica Newsweek. Hay que resignarse, la asociación entre Darwinismo y evolución creo que no solo es pertinaz sino inamovible, como la de comunismo con Lenin.

Ya sabes que si no puedes derrotarles ¡únete a ellos!, por eso mi posición es la de reconocer lo que en la obra de Darwin hay de interesante, y al mismo tiempo recordarle al público que ni Darwin era la cuarta persona de la Santísima Trinidad, ni que sus propuestas sean dogmas.

¿Cómo vamos a saber con exactitud la secuencia desde un cordado ancestral hasta un primate si no sabemos exactamente cómo se pasó de procariotas a eucariotas? Como escribí en otro artículo

http://weblogs.madrimasd.org/microbiologia/archive/2008/06/28/95704.aspx

estudiar "la evolución" es algo así como "describir la historia de la música basándonos tan solo en los éxitos de esta semana en los 40 principales".

Pero no me gusta tampoco que las críticas al darwinismo, o a cualquier otra teoría o proposición científica, puedan ser interpretadas como un ataque a la ciencia que contienen, porque los adversarios son otros, son gentes que aceptan, entre otras cosas que existen verdades absolutas que no necesitan prueba. Y en ese campo el manejo sutil de la cita traída fuera de su contexto es perfecto.

De Darwin se puede discutir su desconociemiento de cosas que en su tiempo aún estaban por descubrir (las "leyes" de Mendel, por ejemplo) y que pudo llevarle a propuestas que hoy sabemos no son del todo correctas, se le puede criticar su peculiar forma de resolver el conflicto en la prioridad de publicación. Pero no se le puede culpar de la santificación de su trabajo por la ciencia oficial, muy en especial por la de su nación (y su casi equivalente ciencia americana).

De todas maneras, me hubiera gustado a mí que la ciencia española tuviese antecedentes del tipo Darwin y Wallace, lo mismo que nuestro país sería otro si hubiésemos tenido estadistas como Jefferson y Lincoln, en vez de a Fernando VII.

Un abrazo

Miguel Vicente

Bueno, Miguel, no son tantos tirones de orejas. Sólo uno (pequeño y cariñoso). En lo demás manifiesto mi acuerdo. Pero eso de que la asociación entre Darwin y evolución es inamovible,….bueno si, pero en la medida en que todos estemos de acuerdo con ello y yo,…. es que no lo estoy (si se me permite manifestarlo) . Supongo que habrá buenos comunistas que les gustaría poder hacer menos énfasis en la figura de Lenin…Y la historia se cambia poco a poco si algunas opiniones van cambiando, si se ponen de relieve otros personajes históricos, etc……

Enfin, espero que, como decías en otro post, la sangre no vaya a correr tampoco hoy sobre los pequeños bichitos.

Un abrazo,

Emilio

Hola

Pues yo debo ser un tipo raro porque cuando leo la palabra comunismo enseguida me viene a la cabeza Stalin.

También he leído el artículo de Newsweek y la encuesta de marras me ha hecho preguntarme por otra encuesta similar ¿Qué porcentaje de escépticos habría entre los científicos? Lo digo porque recuerdo una conversación con un Ingeniero de Telecomunicaciones, que se manifestaba ateo, pero que sin embargo estaba convencido de que la teoría de la Selección Natural de Darwin estaba equivocada y que la evolución era dirigida por el "Universo Inteligente" (Una teoría propuesta por el físico Fred Hoyle en los 80). No se, a lo mejor nos llevamos más de una sorpresa.

Ya puestos a bajar gente de los pedestales, Lincoln proclamó la emancipación de los esclavos durante la Guerra Civil Americana sólo para los estados rebeldes del Sur. Aquellos territorios de la Unión con esclavos siguieron teniendo esclavos (posteriormente la emancipación se extendió a todos). Hay una frase suya bastante famosa.

If I could save the Union without freeing any slave, I would do it; if I could save it by freeing all the slaves, I would do it; and if I could save it by freeing some and leaving others alone, I would also do that.

Está claro que tenía muy claras sus prioridades.

Aprovechando que he tenido que volver a escribirlo quiero hacer una recomendación de lectura de verano

"Una historia breve de casi todo". Un libro de divulgación científica altamente recomendable.

Saludos y feliz verano

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*