HASTA EN LOS CHARCOS DEL AGUA…

 

“Pero yo he visto beber hasta… Cositas tiene la sed”, dice la copla flamenca renovada por Antonio Machado. A lo mejor es  que doña Cristina Narbona es flamencóloga y no se le caía de la boca la copla famosa. Pero es  lo cierto que no se puede alarmar a los ciudadanos anunciándoles un nuevo año de sequía cuando es poco, muy poco, lo que estos pueden hacer. Las medidas efectivas las tiene que adoptar el Gobierno, el Gobierno de las plantas desalinizadoras, del no a los trasvases. Alarmar así a los ciudadanos es un modo de castigarlos: “¿Qué os creíais?, que todo iba a marchar bien? Pues no, hijos míos, no vamos a tener agua, preparaos a sufrir”, vocea Narbona, devenida portavoz bíblico, ángel, ángela exterminadora, látigo de sedientos, fusta de despreocupados, ecologista transida, alegoría de la sed. Cuando llovió un poco, Narbona calló; ahora que ha dejado de llover, doña Cristina siente que de la abundancia del corazón habla la boca y no se puede callar  y quiere llenarnos de estremecimientos el alma.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

esta mui chulo lo del agua por que estoi haciendo un trabajo de lo mismo y buscando y buscando encontre eso.

(requerido)

(requerido)


*