Plazas universitarias

Sobran plazas en la Universidad. La falta de análisis prospectivos adecuados nos conduce a una situación que debería haberse evitado. Pero la crisis debiera servir no para talar departamentos y personal, sino para mejorar los servicios e infraestructuras. La Universidad es una institución, o debiera serlo, como dijo Humboldt, destinada a producir ciencia y solo ciencia; la docencia es válida en la medida en que se nutra de esa ciencia.

Llevamos años deplorando la masificación; ya no podemos entonar ese llanto. Que más allá de la retórica se abra paso la concepción “científica” de la Universidad. Es la única moderna, la única efectiva. Las americanadas de los estudiantes deportistas y campeones olímpicos no tienen nada que ver con nuestra realidad. ¿Aprenderemos la lección? A lo mejor sí, queremos, debemos pensar que sí.

MIGUEL GARCÍA-POSADA

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Las americanadas que menciona se dan unversidades que tienen más presupuesto que nuestr Ministerio de Cultura, como Harvard.

Me parece injusto estigmatizar a Estados Unidos precisamente por lo que mejor ha hecho: una Universidad Científica, elitista, sí, pero porque tiene que serlo, en la que además de la consabida élite del dinero y del deporte, se añade la del esfuerzo personal, no hay amercano listo sin plaza en laboratorio.

Véase la lista, de investigadores nuestros allí, de Nobeles en general.

Otra cosa es que nuestros paraninfos se hayan cubierto de miméticas instalaciones deportivas… usadas en los botellones.

¿Qué mejor deporte que el botellón? Ante asignaturas en las que por decreto sólo puede haber un 10% de aprobados me parece muy comprensible que los jóvenes abracen a Baco antes que al Cálculo Infinitesimal.

(requerido)

(requerido)


*