Feria del libro

 Dicen que los resultados son espectaculares; ya veremos. Mientras tanto, la única verdad incontrastable es que se compra más, lo que es probable, se sigue leyendo poco. Tenemos la Liga más importante de Europa según la prensa –¿qué hacemos con la inglesa?–, pero no estamos en cabeza en nuestro índice de lectores, y hay libros que valdría más pena que no se leyeran como todas las seudohistorias de Jesucristo, el Graal, la Ultima Cena y todo eso. Mientras tanto es agradable ver las parejas, a veces con sus niños, paseando plácidas por el hermoso Parque del Retiro Madrileño, como en aquellos carteles inefables de José Ramón, cuando entonces, es decir , cuando el socialismo era una promesa en flor y no se había ajado aún  la emblemática rosa, que ahora está no solo ajada sino escondida, trémula y doliente, por los más raros rincones. 

 

 

Miguel García-Posada

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimado Miguel,

Estoy de acuerdo con tu comentario. Cierto que se compran más títulos que nunca; mi duda es cuántos de ellos se leen; vivo en Barcelona desde hace años y todos los 23 de abril, día de Sant Jordi, es una tradición comprar libros y rosas; todas las calles están llenas de tenderetes, ciertamente que con más rosas que libros. A tenor de cómo anda el nivel cultural promedio – ínfimo -, uno tiene la impresión de que ese día se "consumen" libros de la misma nanera que en la noche de Todos los Santos castañas y pastelillos empiñodados ("panellets"). El libro se ha vuelto un bien de consumo más, como lo televisores o los coches, sin que ello implique que de su lectura, cuando se haga, se saque nada en limpio.

Sigue con salud.

ARC

Estimado crítico, cierto que, pese a todo, se lee muy poco. Se compran libros, pero no se lee, o se lee poco. Tal vez, no no se empleen los medios audiovisuales -valga la contradicción- para promocionar la lectura o no se insiste en la escuela o qué sé yo. Sin embargo, me sorprenden siempre esos tiritos de la "flor ajada" y no precisamente de la canela, sino del socialismo. Me recuerda, no sé por qué, a Bernard Henri Lévy, un revolucionario del Mayo 68, tiempo que yo viví en París y a las críticas que le hace su hija por haber evolucionado hacia unas ideas retro. Será por aquello de R, Ahron que quine a los veinte años no es comunista… etc. SALUDOS F. del Valle

ami megusta la feria del libro es muy inportante eso para mi y para las personas chao muchas gracias

por favor necesito urgente bajar atlas de frank netter tercera edicion ya que no cuento con los recursos para comprarlo y es mi futuro atte

ss. nicole

(requerido)

(requerido)


*