Deshaciendo el nudo: Cómo los ingenieros del mundo han construido Wi-Fi

Aunque la comunicación inalámbrica, especialmente en la frontera de la banda, como ISM, está plagada de peligros ocultos, los vendedores que trabajan juntos en el IEEE y la Wi-Fi Alliance han logrado con éxito la tecnología LAN inalámbrica desde sus humildes comienzos al alto rendimiento, razonablemente fiable que disfrutamos hoy en día.

Las redes de área local (conocidas por su acrónimo en inglés LAN) demostraron su utilidad ya en los años 80, mucho antes de que la conexión a Internet se convirtiera en algo habitual. Estas redes permitían a los usuarios utilizar impresoras compartidas, conectarse a servidores de ficheros, enviar correos electrónicos, etc. Una década más tarde, con el auge de Internet, las redes de área local se convirtieron en una vía de acceso a las autopistas de la información. La tecnología más habitual en redes de área local era Ethernet, que sería una solución estupenda si no fuera por un gran inconveniente: esos molestos cables.

A finales de los 90, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (Institute of Electrical and Electronic Engineers, IEEE) resolvió el problema con su estándar 802.11, que especificaba los protocols para crear redes de área local sin hilos. Es más fácil decirlo que hacerlo.  La construcción de redes inalámbricas rápidas y fiables suponía múltiples retos. Pero esos retos se superaron como explicaremos a continuación.

Lee el artículo entero aqui

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*