“Nada nuevo” en INNOVACEF ’09

Diversos medios están recogiendo, desde finales del mes de mayo, la publicación del cuarto informe INNOVACEF, en el que se realizaron cuestionarios sobre la situación laboral de 270 científicos españoles en territorio nacional y 250 en el extranjero. Esta partición en dos grupos, los científicos arraigados y los exiliados, ya es, en sí misma, todo un diagnóstico de la situación científica de nuestro país. Y de hecho saltan las alarmas con precisión anual.

Innovacef,un estudio realizado conjuntamente por el Centro de Estudios Financieros, la Universidad a Distancia deMadrid, la Federaciónde Jóvenes Investigadores y RedIEX, elsistema de comunicación para investigadores en el exterior, lleva ya cuatroaños lanzando el mismo mensaje. Este año, además, las expectativas decontratación han bajado en un diez por ciento. Y ya eran bajas.

La sentencia que se me ocurre al leer las conclusiones resaltadas en la nota de prensa es lapidaria: nada nuevo. Nada nuevo en el Oeste, era el título de aquella novela de Remarque sobre la guerra de trincheras, en la que la monotonía esconde el drama no porque no pase nada, sino porque está ocurriendo, incesantemente.

Si se crearan oportunidades de negocio con el conocimiento y las experiencias de los científicos que se marchan, quizá conseguiríamos compensar el tradicional déficit de comercio exterior. Parece sensato fomentar la relación entre científicos emigrados y emprendimiento, especialmente cuando los destinos que les acogen, y en los que alcanzan a menudo las etapas más productivas de sus carreras, tengan un clima empresarial más activo. No nos engañemos, la creatividad científica y la creatividad económica no son compartimentos estancos, por mucho que siempre se les haya tratado como tales. Y tampoco son universos paralelos la ciencia base y la ciencia de excelencia.

Pero las iniciativas más potentes que existen en nuestro país en el ámbito de ladifusión científica siguen derroteros bastante divergentes. Pongamos porejemplo los recentísimos Premios Fronteras del Conocimiento, de la Fundación BBVA. Por el importe económico son lossegundos premios del mundo, después de los Nobel. Sin embargo, cabe preguntarse si no resulta estéril galardonar a científicos, artistas y creadores ya reconocidos, en lugar de aportar recursos para que se puedan dibujar los cauces en los cuales el futuro y el presente de nuestra ciencia encuentren su lugar más fértil.

Por Jaime Capitel

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola Jaime

Por supuesto que llevas razón en tu última frase (entre otras). Los mecenas deben subvencionar la investigación de riesgo y mejor si las ideas son muy atrevidas y no es lo que el BBVA ni los "denominados investigadores de Excelencia en España" proponen. Mucha publicidad para la "marca" BBVA y otros premios para disfrutar "entre los de siempre", que no son a menudo los mejores. Así no apostamos por un modelo innovador que apusta por el talento y la creatividad como ocurre en USA. Ya escribí un post al respecto cuando salió esa iniciativa. Todo muy lamentable

Saludos

Juanjo Ibáñez (Blog Universo Invisible)

Buenas tardes Juanjo:

Gracias de nuevo por tu aportación. He rebuscado el post que mencionas, dejo aquí debajo el enlace porque es muy detallado (como suelen ser los tuyos) y vale la pena releerlo:

http://weblogs.madrimasd.org/universo/archive/2007/12/11.aspx

Un saludo

Jaime Capitel

[...] 2. “Nada nuevo” en INNOVACEF ‘09 [...]

(requerido)

(requerido)


*