La bacteria que se tragó a Jonás

En los museos de Ciencias Naturales lo que uno espera ver colgado del techo es el esqueleto de una ballena. Pero no es así en la exposición que presenta el Museo Universitario de Historia Natural de Oxford, lo que allí cuelga del techo es un modelo de proporciones gigantescas de mi bacteria favorita, la microscópica Escherichia coli que habita en nuestro intestino y en mi laboratorio además de en muchos otros lugares. Luke Jerram, el escultor que ha creado este modelo hinchable de 28 metros de longitud, ya nos había deleitado en el pasado con modelos a menor escala de microbios hechos en vidrio, entre ellos también estaba cómo no, un modelo de E. coli.

Cuesta trabajo imaginarse el número de bacterias reales que podría albergar el modelo del museo si lo llenásemos con ellas, ya es difícil entender que en solo un mililitro de un cultivo de E. coli crecido en el laboratorio puede haber mil millones de individuos y que nuestro cuerpo sirve de hogar a más o menos un kilo de bacterias. Ver un artículo anterior para más detalles..

El Museo de Oxford alberga una exposición sobre el Mundo Bacteriano que permanecerá abierta hasta el 28 de mayo de 2019. Para quien no pueda ir hay una página web muy bien ilustrada, escrita en inglés, a la que se puede acceder desde casa. Muchas veces asociamos a las bacterias con malignas enfermedades, y no nos falta razón ya que algunas producen graves infecciones como la tuberculosis. Pero también muchas bacterias son beneficiosas para la humanidad. Uno de los ejemplos que menciona la web de la exposición es la fermentación de la col para producir el kimchi, una conserva tradicional coreana que ahora es el último grito de nuestros chefs de vanguardia que lo descubrieron hace tres días. En su producción LeuconostocLactobacillus y otras especies de bacterias acidifican el ambiente impidiendo que crezcan los microbios que causan la podredumbre.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

creo que una persona no puede vivir sin bacterias, todo lo que se toca, hasta el aire que s erespira tiene bacterias. como seria un ambiente sin bacterias ?

En el origen de la vida tal y como la vemos en la actualidad simplemente no existiría, las bacterias empezaron por ser los antecesores de las células eucarióticas, como son las del ser humano, y suministraron el oxígeno que en el planeta Tierra permitió la existencia de animales y plantas. En la actualidad es difícil encontrar ambientes naturales sin bacterias. Porque viven hasta en las condiciones más extremas que hay en la naturaleza. Ambientes artificiales sin bacterias las adquirirían en cuanto alguien entrase en ellos, porque solo con las que llevamos en las manos ya las estaría introduciendo.

Corrige el “eucarísticas”, que no estamos en la iglesia

Ya está corregido. Gran sentido del humor el de los correctores automáticos, y un gran despiste por mi parte. Gracias por advertirme del error.

(requerido)

(requerido)


*