Archivo de septiembre, 2010

Pescados low cost sostenibles y cena gourmet por la biodiversidad

Con apenas un intervalo de cuatro días  he visto y leído dos noticias que al menos me han parecido curiosas.

slow_food_logo_schwarzLa primera de ellas, es un reportaje emitido en el programa Escarabajo Verde, titulado Pescado Low Cost  donde se exponía que el sector pesquero denomina “pescados sin precio“ a determinadas especies que, por la abundancia de sus capturas, son económicamente muy poco valoradas por el mercado. En este apartado entrarían según las épocas- el jurel, la caballa, la araña y la rata de mar, la maira, la brótola, etc. por citar sólo algunas. Al no ser estos pescados valorados, el sector no los tiene como objetivo de sus capturas. Se cierra así un círculo vicioso o, hablando con mayor propiedad, se trata de una pescadilla que se muerde la cola.

Mongay y Nogué, miembros del movimiento Slow Food,  organizan periódicamente unas “Jamm sessions de pescado sin precio” en la que diversos cocineros se agrupan para dar un tratamiento de alta cocina a estos ejemplares. Creen que la divulgación de estas especies es una buena herramienta para influir en los hábitos del mercado, transformándolos hacia una forma más sostenible.

La iniciativa de los cocineros de Slow Food está en plena sintonía con los planteamientos de la campaña “Océanos” de Greenpeace,   que viene denunciando el escaso compromiso ambiental de la mayoría de cadenas de grandes superficies que es (datos de Greenpeace) donde se vende el setenta por ciento del pescado que consumen los españoles.  

Imagen de previsualización de YouTube

fundaLa segunda de ellas, hace referencia a que el próximo 26 de octubre se celebra en Madrid  ‘Gourmets por la Biodiversidad’,   una cena que reunirá a empresas, Administraciones públicas, organizaciones del Tercer Sector y personalidades públicas, reunidos con el fin de promover acciones en favor de la protección de la biodiversidad. Esta cena forma parte de la Campaña Europea “Empresas y Biodiversidad”  coordinada en España por la Fundación Global Nature. Durante la cena los asistentes serán informados sobre la campaña, es decir, sobre cómo articular la cooperación entre el sector público y privado para establecer iniciativas conjuntas que ayuden a frenar la pérdida de Biodiversidad . Además los invitados podrán pujar en una “Subasta de Biodiversidad”, una herramienta innovadora que permite generar recursos para la conservación de nuestro patrimonio natural. Los presentes tendrán la oportunidad de auspiciar acciones que van desde el monitoreo de cetáceos hasta la conservación de poblaciones de nutrias o de valiosos ejemplares de fauna ibérica como la Tortuga Mora. Gourmets por la Biodiversidad también será el paso previo al I Foro Regional de Biodiversidad, un espacio de encuentro dirigido a todo tipo de empresas de una región, que busca hacer comprensible la pérdida de biodiversidad de dicha región, amenazas a esta diversidad y su posible contribución para detener la pérdida recursos y valores naturales.

Estas noticias, son interesantes pero a la vez me han parecido paradójicas sobre todo si pensamos que cuando hablamos low cost parece todo lo contrario a gourmet. Pero ya vemos ambas están a favor de la sostenibilidad.

Me gustaría conocer su opinión. Muchas Gracias

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

El precio de una bolsa de plástico del super o el valor del medio ambiente

Cuando estudiaba bachillerato uno de mis profesores nos comento que lo verdaderamente importante en la vida tiene un valor, y lo que tiene un precio siempre alguien lo podrá comprar. Pasados los años, esta relación de valor versus precio ha aparecido a lo largo de diversos debates con amigos. Incluso conocemos frases relativas a quien confunde valor y precio.

bolsas11750768194Les cuento esto,  porque la Junta de Andalucía  acaba de hacer público un nuevo “impuesto verde”. Consiste en que cada andaluz pagará aproximadamente 30 euros año por el nuevo tributo sobre las bolsas de plástico de un solo uso que distribuye el comercio. La justificación de este nuevo impuesto es “disminuir la utilización de las bolsas”, “la contaminación que generan” y “proteger el medio ambiente”. Para ello, impondrá un pago de cinco céntimos por bolsa en 2011 y 10 céntimos a partir de 2012. Cada ciudadano consume al año entre 280 y 300 bolsas de plástico, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. Por tanto, deberá abonar una media de hasta 15 euros en el primer año de aplicación del impuesto y de 30 euros, a partir de 2012.

Ante este ecoimpuesto han aparecido grandes defensores y también un importante número de críticos.  Y me he preguntado el por qué de estas posiciones, y si estamos ante el dilema  el valor del medio ambiente o sobre su precio. Vayamos por partes:

Entre, los defensores de esta medida, está la Comunidad Andaluza, que  ha señalado: “Nuestro objetivo y voluntad es que ojalá no recaudáramos nada y se eliminasen por completo las bolsas de plástico, pero será algo paulatino”, ha explicado la portavoz de la Junta, Mar Moreno. Pero teniendo en cuenta los más de 7 millones de personas que viven en Andalucía, la recaudación el primer año podría rondar, como admite la Junta, los 100 millones de euros en 2011; y superar los 200 en 2012.

bolsa55Así, un hogar medio andaluz (2,8 personas, según datos del INE) abonará un pago extra de 84 euros al año por el tributo a las bolsas.  

Del otro lado, están los críticos, quienes señalan que uno de los problemas jurídicos de esta medida, como ha apuntado en un estudio el catedrático de Derecho Financiero de la Universidad de Barcelona, Lluís M. Alonso, es que se va a aplicar un impuesto que supera con creces el coste real de una bolsa (base del tributo), entre 2 y 3 céntimos. Además, la Ley de Residuos ya obliga a las empresas a destinar una parte del coste de la bolsa a financiar los sistemas integrales de gestión de residuos. Es decir, según las interpretaciones, podría darse el caso de una doble imposición. Con lo cual, han afirmado, que habrá que  ver la legitimidad de esta subida, pues se va a aplicar un impuesto que supera con creces el coste real de bien gravado, en este caso una bolsa, que vale entre 2 y 3 céntimos.

 Ante estas posiciones claramente enfrentadas habría que como diría el filosofo Aristótelesllegar al punto medio donde está la  virtud. Y aquí es donde yo me pregunto ¿Por qué no se explica a los ciudadanos,  el destino de esa recaudación de forma transparente y con datos. Es decir, que ese impuesto se destina a proteger el medio ambiente.

bolsacarreforDe todas formas sería conveniente, recordar que la Ley de Envases  ya obliga a las empresas a destinar una parte del coste de la bolsa para financiar la gestión de los residuos.
El comercio está obligado a buscar una alternativa a las bolsas de plástico. El Plan Nacional integrado de residuos exhorta a la reducir en un 50% el uso de las bolsas hasta 2015. Pero como en muchas otras materias, las comunidades tienen la sartén por el mango. Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, Cataluña o Castilla y León, entre otras, han llegado a acuerdos de adhesión voluntaria con las empresas de la distribución minorista. En éstos se fijan básicamente el calendario de reducción y las políticas de seguimiento. Eso sí, no todos los formatos comerciales son iguales, por eso, se ha dejado cierta libertad de adaptación a cada empresa.

logo_enPara finalizar, contarles mi experiencia. Desde hace un par de meses uno de los supermercados donde normalmente compro, me regaló una bolsa reutilizable. A partir de la siguiente semana, por cada bolsa de un solo uso se debía pagar 2 céntimos de €. Cada vez que voy a ese supermercado compruebo que muchos consumidores llevamos la bolsa que nos regalaron. Aunque también hay quienes siguen pagando 2 céntimos de euro, y no se plantean su compromiso medioambiental a corto o medio plazo. En mi opinión, esto quiere decir, que mientras a las medidas de pagar no se añada una buena transmisión del valor del medio ambiente, seguiremos pensando que es cuestión de precios. Hace más de tres décadas la OCDE y la entonces Comunidad Europea, afirmaron “Quién Contamina, Paga”  . Pienso que estos más de 35 años deberían haber servido para que los ciudadanos europeos valoremos el medio ambiente de forma proactiva, y no reactiva.

 

 

Etiquetas: , , ,
Categorias: General