Aspirar a delinquir

El señor presidente del Gobierno ha recibido al señor presidente del Gobierno vasco. Está en su derecho de hacerlo; los sempiternos conformes o bien intencionados dicen que todo lo que sea dialogar es bueno en sí mismo. De acuerdo. Pero lo que el señor presidente del Gobierno vasco llevaba en su agenda era comunicarle al señor presidente del Gobierno español , y así lo hizo, su propósito de convocar un referéndum ilegal, esto es, un delito. ¿Se recibe al  autoproclamado aspirante a delincuente,  por muy alto que sea su rango? Por lo visto, sí. Vivir para contarlo. Y no sorprenderse. <<Cosas veredes, Mio Cid>>, le dijeron al Campeador. Cosas.

 

Miguel García-Posada

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

El delito, decían, es una acción (típica, antijurídica, culpable y punible) es decir, que la aspiración a delinquir, una más de las disparatadas ocurrencias de Mr. Spock no entran dentro de ningún tipo penal.

Por otra parte, de qué nos extrañamos si sabemos fehacientemente que Z se ha reunido con verdaderos delincuentes en su Kafkiano proceso.

(requerido)

(requerido)


*