INTERDISCIPLINARIEDAD E INTRUSIÓN

La Ciencia, como sistema ordenado de conocimientos, se parcela en disciplinas para abarcar  cada una un campo de los mismos. Pero, además, para dar solución a los problemas las disciplinas se interrelacionan. Hablamos entonces de interdisciplinariedad.

En su relación surgen nuevas disciplinas cuando se forma un nuevo cuerpo de conocimientos. Si esto ocurre se puede hablar de interrelación estructural. La interrelación es tangencial cuando las disciplinas que cooperan mantienen sus límites y estructura legal. La  interdisciplinariedad sostiene el carácter específico de los saberes y reconoce las diferencias. En todo caso, no hay interdisciplinariedad si no hay disciplinas distintas (1).

La Fisioterapia es una disciplina científica y en su relación con las demás se entiende que hay una aceptación de los límites y capacidades respectivas. Esa debiera ser la base de la relación. Por eso nos cuesta entender ciertas tencencias y propuestas. Sin ánimo de proteccionismos corporativos nos parece que las competencias del fisioterapeuta están claras. Aceptamos que puede haber parcelas de actuación compartida, competencias no claramente definidas o inespecíficas de una profesión concreta.  Sin embargo, pretender evolucionar hacia la indiferenciación entre disciplinas nos parece una regresión con pocos visos de ser positiva. La Fisioterapia, como Ciencia joven, aún está en proceso de apuntalar su identidad y de que esta cale entre una gran mayoría de profesionales. Por lo que dispersarnos en iniciativas que desdibujen esa identidad no nos parece el mejor camino.

Con el loable afán de aportar, sumar o compartir se promueven, como dijimos, interacciones que difuminan las distinciones disciplinares. Ese parece ser el caso de las proposiciones hechas por algunos colegas (2). Según estas, entendemos, los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales deben asumir las mismas formas de tratamiento, previa “especialización”, en las alteraciones de la mano. Así, un título de “Terapeuta de la Mano” facultaría para ejercer técnicas propias de fisioterapia a terapeutas ocupacionales.

Se nos ocurren, modestamente, algunos peros. En primer lugar, Se habla de “especialidad” cuando no existen oficialmente y cuando se pretenden otorgar por una organización privada (3). Nos parece un tanto veleidoso cuando muchos fisioterapeutas y organismos llevan años bregando por las especialidades en Fisioterapia, algunas con sobrada justificación.

En su página  la organización Asociación Española de Terapeutas de la Mano (AETEMA) habla de especialización en terapia de la extremidad superior. Entendemos que se pretende abordar problemas de mano, codo y hombro, y segmentos intermedios. Según la propuesta antedicha (2) los terapeutas ocupacionales con esta especialización podrían manipular, masajear o aplicar cualquier otra fisioterapia en esas zonas. No vemos obstáculo insalvable, entonces, a que se extiendan sus facultades a cualquier otra región corporal. Análogamente un podólogo podría abordar con técnicas fisioterápicas todo el miembro inferior.

Por otro lado, continuando con las analogías, nos parece que asociaciones de este tipo pudieran albergar a cualquier profesional que actúe,  sólo con las técnicas y competencias que le son propias, en cualquier área, aparato, o sistema, como la  Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) . En este caso, se unen profesionales de distintas especialidades médicas y de otras disciplinas con un fin común, “trabajar en proyectos científicos que hagan avanzar la neumología y la cirugía torácica y llevar a cabo iniciativas sobre la salud respiratoria que repercutan positivamente en la sociedad”.

No llegamos a entender, de todas formas, que se promueva una especialización tan específica, sólo un segmento corporal, en el ámbito de la fisioterapia, a remedo de algunas especialidades médicas que quizás tengan más fundamento (en todo caso especialidades de una disciplina, la Medicina). Quizás merezca un grado de conocimiento tan exhaustivo y profundo para denominarse “especialidad”. Tal vez, algunas circunstancias, como la concurrencia de las titulaciones de Fisioterapia y Terapia Ocupacional en algunas universidades o las dobles titulaciones (4) hayan contribuido a la idea de la indiferenciación en el terapeuta de la mano y en otras áreas como la neurología (léase terapeuta Bobath, por ejemplo).

Finalmente, desconocemos el origen de este tipo de propuestas y realidades. Sabemos de su presencia en otros países. No nos parece que deban ser una prioridad de la Fisioterapia. Aunque, como sabrá algún lector, defendemos la especialización (5). También puede ser que, como dijo algún colega en alguna red social, el que suscribe estas líneas sea o esté despistado.

Continúa en  Interdisciplinariedad e intrusión (y II).

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Referencias:

1. Gallego Izquierdo T, Rebollo Roldán J. La Fisioterapia como ciencia. En Gallego Izquierdo T: Bases teóricas y fundamentos de la fisioterapia. Ed. Médica Panamericana, 2007. Pag.82.

2. Cantero R. Fisioterapia y Terapia Ocupacional . En http://rehabilitaciondelamano.blogspot.com.es/2012/09/fisioterapia-y-terapia-ocupacional.html. Acceso 6 de noviembre de 2012.

3. AETEMA. En http://aetema.es/index.php?option=com_content&view=article&id=9&Itemid=3. Acceso 6 de noviembre de 2012.

4. González García JA. Sobre las dobles titulaciones. En http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2007/09/26/sobre-las-dobles-titulaciones/. Acceso 6 de novimebre de 2012.

5. González García JA. Las especialidaddes en Fisioterapia: una necesidad. En http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2008/04/21/las-especialidades-en-fisioterapia-una-necesidad/. Acceso 6 de novimebre de 2012.

 

Related Posts

No related posts.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimado José Antonio, me llamo Vicenç Punsola , soy fisioterapeuta, desde el 96, especializado en terapia de mano en Francia des de el 98, miembro corresponsal de las Federaciones Europea e Internacional de Sociedades de Terapia de Mano (EFSHT, IFSHT) y actual vicepresidente de AETEMA. Permíteme responder a alguno de los comentarios que haces en tu post.

En primer lugar la fisioterapia es una disciplina que como bien sabes coincide con otros profesionales en diferentes áreas: con los podologos en el pie, con logopedas en la boca y craneo, con los psicólogos en las técnicas hands off, con los INEF en el deporte, … y efectivamente con los TO en la mano.

El ámbito que promueve la terapia de mano es un ámbito de conocimiento para promover la mejora asistencial partiendo de unos conocimientos científicos fundamentados. Esta disciplina debe desarrollarse en España ya hasta hace 2 años que estábamos completamente fuera del mapa mundial de esta especialidad. Esta disciplina en algunos países tiene más de 60 años y actualmente existe como formación y practica profesional en más de 30 países del mundo. Si bien no es una especialidad oficial en ninguno de ellos en la practica clínica si lo es.

La necesidad de esta especialidad es más que evidente:

Socialmente a pesar de ser una zona “tan específica” representa la actividad laboral, las actividades lúdicas, las domésticas, deportivas, …

Economicamente sus disfunciones representan millones de euros anualmente perdidos en bajas laborales e incapacidades.

Funcionalmente El área que ocupa la mano en el cerebro entre áreas motoras y sensitivas primarias así como las asociativas supera con creces el tamaño de el habla o la visión (en estos casos no se pone en duda los profesionales especialistas que abordan estas zonas, porque en la mano si?)

A nivel formativo la mano ha sido la gran olvidada por la fisioterapia tanto en los estudios básicos como en los posgrados, supongo que su complejidad anatómica y las secuelas que en ella aparece no la hace muy atraiente. Actualmente la propuesta de un curso de mano exclusivo para fisioterapeutas o para terapeutas ocupacionales sólo genera tan pocas inscripciones que imposibilita su desarrollo!!! Hay que aunar esfuerzos!!!

En la práctica clínica el especialista de mano ve manos traumáticas, funcionales, congenitas, reumáticas, posquirurgicas, pediátricas, neurológicas, … y por tanto es un ámbito ámplio y que permite dar una mejor calidad asistencial de la que se da actualmente por los no especialistas en este campo.

Está claro que conseguir una especialidad oficial es difícil y esta especialidad no es de las prioritarias a nivel oficial pero a nivel clínico si no tienes los conocimientos adecuados no puedes hacer el tratamiento conveniente. En muchos países del mundo las manos sólo las toca el Hand Therapist, no es una invención de AETEMA, esto realmente es así.

Respecto a este concepto de indiferenciación entre especialidades está lejos de la realidad que promueve las plataformas de terapia de la mano:

1.- Igualmente como sucede con neurología dónde existen terapeutas bobath en fisio y en TO, en la mano sucede igual, es un ámbito de conocimiento de interés común dónde cada profesional debe jugar su papel y por tanto dónde debe conocer que papel juega el otro para poder interactuar para poder dar un mejor servicio.

2.-Las competencias profesionales están bien definidas y cada profesional es responsable de sus actos. En el caso de extralimitarse en sus actos profesionales debe atenerse a las consecuencias. De la misma manera no es labor de AETEMA definir estos límites ya que es una asociación científica que promueve una campo asistencial multidisciplinar. La tarea de definir estos límites reside en los organismos políticos que regulan la profesión. Aprovecho este punto para pedir publicamente para el bien de nuestros pacientes se reúnan ambos colectivos para limar diferencias.

El hecho que esta disciplina sea poco conocida en España genera recelos en todos los colectivos, no es sorprendente ya que el mismo “conflicto de intereses” está presente tambien en otros paises. Lo que hay que tener en cuenta es que el trabajo conjunto nos beneficia a todos ya que permite desarrollar nuevos ámbitos de trabajo actualmente vacíos y que los recelos respecto a eso en cualquier de las profesiones genera desconfianza y conflicto. Quisiera hacerte partícipe que en el año 2000 conseguimos traer el congreso Europeo de la especialidad en España. Era un momento ideal para promover la especialidad, pero esa iniciativa murió a causa de recelos profesionales y dejaron a España sin especialidad 10 años más.

Lejos de intentar convencer a nadie he querido responder en este post para aclarar algunas cosas que probablemente deberemos mejorar a nivel de comunicación en nuestra web y comunicados. para más información podéis consultar las webs de las federaciones (EFSHT o IFSHT)

Juan Antonio, algunas cosas:

- La ciencia no tiene parcelas. Hay gente que se empeña en parcelarla. Existen intereses diferentes de los puramente científicos (profesionales, académicos, económicos, etc) que parcelan la ciencia. Por eso la ciencia buena nace de la colaboración entre disciplinas (no atiende a intereses de grupo).

- La ciencia no conoce a nadie. Corporativismo y ciencia se llevan fatal. En todo el subidón de autoestima que vivimos los fisioterapeutas en las redes sociales se oye a menudo: “Hay que investigar para demostrar que la fisioterapia es útil y ahorra dinero”. No se investiga para defender intereses profesionales. La buena investigación da y quita por igual. La fisioterapia es útil y rentable a veces, y otras no.

- En las universidades se defienden más intereses profesionales que científicos: la endogamia universitaria. Se enseña mucho para qué sirve la fisioterapia y poco o nada para qué no sirve. No sabemos “no tratar” pacientes. Se fomenta más el “amor a la profesión” que “el amor a la ciencia”.

¿Queremos independencia profesional? Yo no, ni profesional ni científica. Tú sí, desde luego. Tres de cada cuatro cosas que escribes tratan del tema, o creo que tratan del tema, porque mira que eres rebuscado escribiendo (mejor llamar al pan, pan y al vino, vino). A mí me importa un bledo que sea un terapeuta ocupacional o un fisio quien trate la mano del paciente. Me preocupa que lo haga bien. ¿Aspectos legales? Ni idea. Eso es Derecho, no Ciencia. Cada uno sabrá en qué consume sus energías, pero no se puede soplar y sorber a la vez. Como dijo Aristóteles: “Amigo de Platón, pero más amigo de la verdad”.

Soy terapeuta ocupacional, y estoy completamente de acuerdo con los dos comentarios anteriores.
Estoy cansada de pretender “trocear” a los pacientes y repartírnoslos como si fueran mercancía. El ser humano, la persona, es un todo inseparable y por tanto aunque haya profesionales especializados en tratar determinadas partes los resultados repercuten en la persona por completo.
Del mismo modo, debo aclarar que si bien tanto fisioterapeutas como terapeutas ocupacionales tratan la mano, las herramientas que utilizan para ello son diferentes: los primeros el movimiento y los segundos la actividad propositiva y con significado.
Si tengo que enseñar a un paciente a sujetar el vaso para beber agua, no lo voy a hacer bien si no conozco los mecanismos físicos que lo hacen posible. Incluso puedo perjudicarle.
No se trata de pelear por diferenciarnos, sino de buscar lo que nos une y colaborar entre nosotros para el bien del paciente.
Un saludo.

Hola Juan Antonio

Por fin tengo tiempo de pasarme, y veo que la entrada ha dado para mucho. Me alegro porque esto es muy bueno para el colectivo.

Voy a hacer algún comentario, para dar mi punto de vista, que quizá tiene de positivo el hecho de que hace relativamente poco tiempo y era un gran desconocedor de este tema, que ahora tiene la sensación de “haber encontrado su sitio”.

No respetaré el orden de tu texto por ordenar cronológicamente los temas, espero que no suponga un problema.

<<>>
De quizás nada. Totalmente. En este país hacemos, por defecto, auténticas barbaridades con las manos, quirúrgicas o no, y te puedo asegurar que he tratado muchas. No en vano es una creencia extendida entre los cirujanos de mano que fisio bueno, fisio manco: porque rompemos más suturas tendinosas de las que arreglamos. Y eso sólo es un ejemplo. Si alguna vez habéis tenido la sensación de que en un dolor lumbar ibais al tuntún, con la mano eso es algo diario.
El problema es que hasta que no te pones con la especialidad, no eres consciente de lo ignorante que eras en ese tema. Y me reconozco como un auténtico analfabeto hasta hace nada (y teniendo en cuenta que siempre me he enorgullecido del resultado en el tratamiento de manos quirúrgicas, reimplantes, etc, no es moco de pavo).

Por tanto, creo que debe quedar claro que es imperativa la inclusión de formación de calidad en los grados sobre la patología y el tratamiento de la mano. Por desgracia, la mayoría de docentes no están preparados, aunque nos duela admitirlo.

Como decía Vicenç, no es una especialidad oficial, pero existe en todo el mundo, sin ir más lejos, en EEUU tienes que pasar un examen muy muy complejo para obtener el certificado y poder tratar manos. En UK, necesitas el hand therapist, y tal y como nos contaban las TOs que han estado trabajando allí, lo hacen codo con codo con los fisios actuando de manera indistinta (eso si, los Ultrasonidos, los ponen los auxiliares, y nadie dice que ocupen el espacio del fisio). No veo por qué no puede ser igual en España. El buen modelo está inventado, sólo tenemos que copiarlo. Si los fisios españoles fueran la leche tratando manos, igual yo ahora estaría defendiendo tu argumento, pero es justo al contrario.

Volviendo al tema de las TOs, sólo necesitas un rato a su lado (en cursos o trabajando) para tener la absoluta tranquilidad de que jamás se van a meter en tu campo. Es más, no os hacéis a la idea del gran aliado terapéutico que suponen. A mi me encantaría tener