Debate: Nuevas normas para la selección del Personal Docente e Investigador

Reabrimos el debate sobre los artículos aparecidos en la Circular.

En el caso de la Circular nº 39, de febrero de 2013, vamos a centrar el debate en el artículo que trata el primer capítulo del informe de propuestas para reformar la universidad entregado por una comisión de expertos al Ministro José Ignacio Wert.

 Nuevas normas para la selección del PDI

Lo más importante es que se propone eliminar las acreditaciones no presenciales de la ANECA y sustituirlas por otras presenciales, compuestas por docentes e investigadores con muchos sexenios. Pero hay muchas más propuestas. Destaco las 10 que pueden parecer más importantes/radicales/polémicas:

  1. Romper el modelo funcionarial: que el 49% del PDI universitario sea funcionario y el resto pueda ser despedido cuando no funcione (o se lleve mal con quienes mandan)
  2. Reducir al mínimo (en número y duración) los profesores ayudantes y los profesores asociados para devolverlos a su significado original: ocasiones para obtener experiencia docente y oportunidades para colaborar con profesionales cualificados.
  3. Tenure Track: cinco años de contrato posdoctoral y después, o se mejora la posición o a la calle.
  4.  Prohibición de contratar a doctores por parte de su universidad de origen, a menos que hayan estado en otra institución durante al menos tres años.
  5. Limitar la docencia de los doctorandos para que se centren en terminar la tesis rápido y bien.
  6. Consecuentemente, reducir los méritos docentes para la acreditación.
  7. Eliminar por completo la gestión como mérito.
  8. Permitir la oferta de plazas con carácter prevalentemente o exclusivamente investigador.
  9. Exigir un gran número de sexenios para cargos de importancia (Rector y Vicerrector, Decano y Vicedecano, etc.)
  10. Abrir todas las convocatorias a ciudadanos de cualquier nacionalidad.

¡Comentad, lectores comentad! Este espacio es vuestro. Recordad que podéis escribir vuestros pensamientos a jcapitel@fue.es o escribir directamente en la sección de comentarios del blog.

Para animar la cosa voy a poner un ejemplo y a mojarme:

Punto 9: Me parece contradictorio, o por lo menos de dudosa coherencia, que se elimine la gestión como mérito para la acreditación pero se exijan sexenios para ser rector o decano. Cada vez me parece mejor el modelo de gestión técnica de la universidad por parte de personas expertas en administración. ¿Qué me importa (o qué beneficios me aporta) que el rector de mi universidad sea un catedrático? Lo único que me demuestra es que ha dedicado muchísimo tiempo a la carrera académico y tiene, por lo tanto, menor experiencia de la deseable en administración pública.

Punto 2: La propuesta me parece magnífica, al menos considerada en abstracto. Seguramente me hubiera interesado, cuando estaba terminando la carrera, ser un profesor ayudante, dar algunas clases o seminarios, participar en proyectos de investigación. Esto es lo que ocurre en muchas universidades en el extranjero. Sin embargo, en España la experiencia de dar clases está reservada (estaba reservada, desde luego, en mi universidad) a quien decidiera hacer un doctorado. ¿Por qué? ¿Es esto acaso bueno? La universidad pierde muchísimo talento y muchísima relación con estudiantes brillantes al lanzarles el mensaje de que o hacen el doctorado o su paso por la universidad habrá sido una acumulación de dictados y exámenes: nadie los recordará, les pedirá su opinión o colaborará con ellos en ningún tipo de proyectos.

Jaime Capitel
Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Y lo pero: la calidad y la experiencia docentes quedan totalmente relegadas.
¿Se sabe cuando entrará en vigor esta maravilla?

Cristina:

Las propuestas no son ni siquiera un anteproyecto de ley, son in informe que se ha entregado al Ministro, lo que no quiere decir que Wert las comparta. Habrá que ver en los próximos meses si el gobierno las incorpora en forma de proyecto de ley.

Por el momento, desde mi punto de vista es negativo que este documento consultivo no se haya compartido con la comunidad universitaria para acoger más voces y posibles propuestas alternativas.

Tantas cosas habría que decir, que plantear, que cuestionar… Me remitiré a las dos, a mi ver, más sangrantes. i) No deja de llamar la atención que una institución como la ANECA -con todo lo que ella supone- tenga la potestad de negarle a alguien -¡ojo! a alquien doctorado en una universidad pública- la mera posibilidad de acceder (la acreditación) a un puesto no ya de titular, sino de ayudante doctor. Pongámos un ejemplo: es como si un médico tras hacer la pertinente especialidad en un hospital público (MIR) necesitara a su vez el aval de otra institución -y repito lo del carácter sospechoso de la misma- para poder aspirar a un trabajo en la sanidad pública. En breve: o las universidades están dando títulos que no son más que papel mojado o hay una institución que se han inventado y que se está extralimitando en sus potestades. ii)Por favor, que las labores de gestión y la experiencia dejen de de ser factores decisivos: meritocracia ya! Que se terminen las determinaciones interesadas de perfiles, que el tiempo deje de ser considerado un valor (aquello de “este lleva esperando, aguantando, tragando más que tú”), que los tribunales y comités se fijen de otro modo…

Querido Fabio:

Gracias por tu aportación. Las dos llagas sangrantes a las que apuntas son muy pertinentes, pero parecen apoyar las propuestas que tiene en su mano el Ministro: se propone desmantelar a la ANECA, aunque se mantiene ese “procedimiento de sospecha” de la acreditación, si es que queremos llamarlo así.

En cuanto a la “determinación interesada de perfiles” que tiene la capacidad de desanimar a todo aquel que considere fríamente su turno en la cola a perseguir una carrera académica, es muy interesante la prohibición de contratar a doctores que no hayan estado alejados de la institución de origen durante un mínimo de 3 años.

Por lo tanto, si me permites retorcer tu intervención, tus duras críticas a la situación actual de la universidad refrendan la calidad de las propuestas del Comité de Expertos.

Saludos,

Jaime

Muy interesante el debate, aunque algo tarde ¿no? (no lo digo por el informe sino por el momento de ¿adaptación? a Bolonia en que estamos). Alguna opinión:

Punto 6: Profesor de Universidad = docente + investigador + gestión (en su caso), por ley. Art. 9.3, R.D 898/1985 (las sucesivas modificaciones no cambian lo sustancial).

Punto 7: ¿por completo?. ¿quién va a querer dedicar su tiempo a estas labores?. Los cargos directivos en las Escuelas y Facultades son de designación tras los procesos electorales pertinentes. No todas las puede ejercer un tecnócrata. Y no estoy pensando en un Rector, sino en un “simple” subdirector de investigación o jefe de estudios de una “simple” Escuela o Facultad con unos pocos miles de alumnos…

Punto 8: véase punto 6. ¿hay que cambiar la ley?

Punto 9: véase punto 7. Lo que está claro es que los sexenios llevan algo detrás. ¿Otro indicador? Bienvenido sea, si consigue el fin deseado.

Punto 2: ese era el espíritu, creo,…

Buenos días Javier:

Efectivamente, estas propuestas llegan terriblemente tarde. Por inteligentes que sean, no dejarán de ser inoportunas e incluso impertinentes: la cuestión urgente no es otra que conseguir que la universidad pública SOBREVIVA. Ante semejante amenaza de muerte es secundario cómo lo haga.

Dicho esto, un par de comentarios a lo que escribes.

En primer lugar, se entiende que si las propuestas dicen algo contrario a la legislación vigente pero Wert ve que están bien (un poco a lo Yahveh en el Génesis) se cambiarían dichos aspectos de la legislación vigente y santas pascuas. Es para lo que sirven las disposiciones adicionales, que derogan puntos concretos de leyes anteriores.
Esto por lo que respecta al aspecto formal. Por lo que respecta al aspecto sustantivo, es cuestionable la noción misma de PDI como unidad única e indiscutible. ¿Acaso todos los buenos investigadores son también buenos docentes, y viceversa? ¿Acaso es necesario que todos los docentes universitarios tengan un perfil investigador? Qué duda cabe, esto será fundamental en disciplinas científicas y en muchas otras, como la economía, pero dudo que un buen profesor de administración de empresas o de INEF (por poner dos ejemplos muy rápidos) tenga perfil investigador. Probablemente estemos perdiendo talento de esta manera.

(1/2)

Por otra parte, la cuestión de los rectores es complicada, pero la señalo no porque a mí me haga gracia, sino porque es el modelo estadounidense, que yo conozco por una charla de Jesús Fernández Villaverde (FEDEA). En Estados Unidos los puestos que aquí corresponden a alcaldes y rectores son managers. No son escogidos mediante votación universal sino por parte de consejos (el claustro universitario en un caso, los concejales en el otro) en base a sus méritos como administradores. No son catedráticos ni miembros de partidos políticos: son gestores. Son buenos y están muy bien remunerados. Esa es la idea: no alejar a docentes o investigadores de su vocación.

Saludos y gracias de nuevo por tu aportación.

(2/2)

Jaime

(requerido)

(requerido)


*