Del mapa antiguo, en papel, a la cartografía colaborativa abierta en la nube. El ejemplo del patrimonio hidráulico de la Comunidad de Madrid

Dentro del proyecto de Patrimonio Hidráulico de la Comunidad de Madrid, IMDEA Agua ha elaborado una metodología para unir la información histórica (obtenida de cartografía antigua) con las nuevas tecnologías actuales. Para ello se va a elaborar un WebMapping o un Sistema de Información Geográfica (SIG) colaborativo a través del cual los ciudadanos puedan participar de un modo activo a la consecución de una fiable base de datos sobre los elementos patrimoniales hidráulicos de la Comunidad de Madrid.

Juan Antonio Pascual Aguilar, Alberto Blanco, IMDEA AGUA

La utilización y gestión de los recursos hídricos ha dejado a través del tiempo un amplio y variado patrimonio hidráulico que, independientemente de sus características constructivas, requiere, en primera instancia, una adecuada identificación, necesaria para una efectiva puesta en valor posterior. Conocer el número de elementos, sus características constructivas, su estado de conservación y su funcionalidad es algo que depende de esa identificación en el momento presente. Sin embargo, saber el número de elementos que todavía existen, que han sobrevivido, es, por el contrario, algo del pasado, que necesita que se recurra a fuentes pretéritas para poder extraer la información necesaria para una primera identificación retrospectiva.

De esa manera la cartografía antigua se convierte en un elemento imprescindible para poder saber la localización de los elementos, establecer una fecha mínima de corte temporal e identificar su tipología patrimonial. Desde ese primer inventario sobre el mapa de papel antiguo, hasta una efectiva accesibilidad y visualización del patrimonio de acuerdo con las características actuales de representación de la información espacial, hay que recorrer un camino que aúne los métodos cartográficos pasados con las nuevas tecnologías digitales. No se trata de sortear las diferencias entre las técnicas cartográficas antiguas y las actuales, sino que se debe contemplar la necesidad de hacer partícipe al mayor número posible de personas. Esta participación puede ser tanto en su acceso a la visualización para conocer qué tipo de patrimonio existe (mapas en la WEB) como en su participación de manera activa (mapas colaborativos) en la elaboración de una base cartográfica histórica más completa y fiable.

La iniciativa que realiza el Instituto IMDEA-Agua, plasmada en el proyecto Patrimonio Hidráulico de la Comunidad de Madrid, es un ejemplo de ese camino a seguir para convertir la información contenida en los mapas antiguos, publicados, en algunos casos, hace más de 100 años en información actual y accesible para todo el mundo (Figura 1). El análisis pormenorizado, la geo-referenciación de las cartografías, la identificación de los elementos y su organización temática son algunos de los pasos necesarios que hay que hacer con la cartografía antigua.

Figura 1. Detalle de uno de los mapas antiguos empleados en el proyecto.

El diseño de base de datos, la estructuración geométrica para la digitalización de las entidades patrimoniales y su traspaso del soporte en papel a su almacenamiento efectivo en ordenadores es una exigencia para su efectiva gestión. Pero también lo es la aplicación de controles que nos informen de la calidad de la información y como serían las características de posicionamiento espacial y de calidad temática de la información extraída de los mapas originales (Figura 2).

Figura 2. Detalle de la información contenida en las capas de información de la base de datos creada en el proyecto “Patrimonio Hidráulico de la Comunidad de Madrid”

El principio de accesibilidad abierta, cuando se trata de este tipo de información también debe cumplirse. Para ello se han de construir cartografías que puedan consultarse e, incluso, manipularse. La manera de resolverse puede ser muy variada. En el caso del proyecto del Patrimonio Hidráulico de la Comunidad de Madrid la solución pasa por (1) la creación de un mapa (Figura 3) en la WEB (http://geomatica/webmappings/index.html) y (2) el almacenamiento y divulgación en un blog (http://geomaticaagua.blogspot.com.es/) en el que se describen las principales características de los recursos patrimoniales inventariados y se almacenan las cartografías elaboradas en dos tipos de formatos: los denominados shapefiles para Sistemas de Información Geográfica y en el formato kml de Google Earth.

Figura 3. Ejemplo de uno de los elementos presentes en el WebMapping sobre Patrimonio Hidráulico de la Comunidad de Madrid.

Queda todavía trabajo por hacer. Hay que alcanzar la máxima visibilidad y ampliar la accesibilidad de la información a un proceso general de participación, en el que las personas que estén interesadas en el Patrimonio Hidráulico puedan colaborar con su conocimiento e información.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*