Las mujeres trabajadoras en el medio rural: ¿olvidadas o poco visibles?

Cada año, el 8 de marzo como si de un ritual se tratase, se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y numerosos artículos, congresos o noticias se suceden sobre su significado e importancia. Yo misma he escrito un blog al respecto. Pero como los sabios suelen decir, cuando tanta información se genera, es necesario tomar distancia. Pues bien, cuando he hecho este ejercicio, me he dado cuenta que son muchas menos las informaciones que se refieren al trabajo de la mujer rural.

Para algunos expertos el trabajo de la mujer rural apenas si tiene  reconocimiento, es más son en la mayoría de los casos unas olvidadas, pues nuestro interés gira en torno a esas directivas que están en el camino de los Consejos de Administración según recoge la Ley de Igualdad . Pero también no podemos olvidar que en la propia Ley 3/2007 se hace referencia en su artículo 30, Desarrollo rural, señala entre otras cosas:

1.- A fin de hace efectiva la igualdad entre mujeres y hombres en el sector agrario, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (actualmente Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino  y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, para que se reconozcan plenamente los derechos de las mujeres en el sector agrario, la correspondiente protección de la Seguridad Social, así como el reconocimiento de su trabajo.

2.- En las actuaciones encaminadas al desarrollo del medio rural, se incluirán acciones dirigidas a mejorar el nivel educativo y de formación de las mujeres, y especialmente las que favorezcan su incorporación al mercado de trabajo y a los órganos de dirección de empresas y asociaciones.(…)

Me he puesto a indagar las actuaciones que se vienen desarrollando para avanzar en la igualdad en el medio rural, y la importancia que éstas tienen en el marco del desarrollo de esas zonas. Y voy a destacar las más importantes:

En primer lugar, FADEMUR emprendió en 2008 el proyecto SI-RURAL, en el marco del Plan Avanza del Ministerio de Industria, con los objetivos de incrementar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, reducir la brecha digital entre el mundo rural y el urbano, y difundir entre la población del medio rural los beneficios que aportan las tecnologías de la información y la comunicación para la tramitación de las gestiones de la vida cotidiana y profesional. Este Programa, se ha desarrollado en municipios rurales, con una población inferior a 2.000 habitantes. Las principales beneficiarias del proyecto son las mujeres que viven y trabajan en ellos. El programa preveía la formación de 7.000 mujeres, cifra que ha sido incluso superada, alcanzando las 7.159 personas. La Federación ha desarrollado un sistema por el que cada mujer que ha recibido la formación, se convertía en colaboradora del programa y pasaba a formar a otros grupos de alumnas.

En segundo lugar, la labor en la economía social . La partcipación de la mujer en la económia social, la mujer está participando en proyectos de cooperación que facilitan que las mujeres accedan y promocionen a puestos de responsabilidad y, que desde estos puestos, definan un modelo de gestión en el que la empresa se entiende como un espacio en el que se conjuga lo personal, lo social y lo empresarial.  Lo que sí es verdad es que la mujer dentro de la Economía Social ocupa más puestos de dirección que en otras fórmulas empresariales por lo cual también habría que hacer un análisis de por qué es un modelo que nos vale a las mujeres.  

Es fundamental seguir fomentando la formación y la participación de las mujeres en todos los ámbitos, sociales, económicos y políticos haciendo especial hincapié en la importancia de su incorporación al mercado de trabajo a través de las iniciativas emprendedoras. El autoempleo y el cooperativismo, están siendo aliados de las mujeres, las cuales juegan un papel fundamental en el mantenimiento de la actividad agraria tradicional, requisito esencial para el equilibrio del medio ambiente y la gestión del territorio, en especial en zonas desfavorecidas.

En tercer lugar, la contribución de las mujeres al desarrollo sostenible. Un informe muy interesante al respecto es: Las mujeres en el desarrollo sostenible en el medio rural. . En la Unión Europea, y por tanto también en España el papel de la mujer en el ámbito de una explotación agrícola es múltiple: empresaria, cónyuge colaboradora y trabajadora asalariada. Pero para poder asumir las responsabilidades y asegurar la adaptación de la explotación a las exigencias sostenibles es necesaria la profesionalización, formación y educación de las mujeres en el ámbito rural.

Finalmente, me gustaría haber contribuido que las mujeres del medio rural no sean olvidadas o al menos más visibles, pues ellas son claves para la economía, el medio ambiente y la sociedad.

Buen día 8 de marzo de 2011  para las mujeres y hombres trabajadores del medio rural.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*