Detectada la presencia de agua en el ecuador de Marte

A la larga lista de indicios de presencia de agua en las regiones no polares de Marte, se añaden ahora nuevos datos, esta vez obtenidos con el radar que va instalado en la nave europea Mars Express, en órbita del planeta rojo.

Análisis anteriores del planeta habían demostrado también han mos tradola existencia de agua en grandes cantidades en sus polos. Pero hasta ahora nadie se había atrevido a sospechar que podía encontrarse también en la denominada formación ‘Medusa Fossae’ del ecuador de Marte. Hasta ahora se pensaba que allí habría, solamente cenizas volcánicas y sedimentos arrastrados por el aire.

 

[CyPS-UCM-Grupo de Catálisis y Procesos de Separación]

Un equipo de investigadores, dirigido por Thomas R. Watters, principal científico del  Instituto Smithsonian en Washington, ha detectado la presencia de agua helada en la región ecuatorial de Marte. Hasta ahora, se habían detectado indicios de agua en sus casquetes polares o en forma de huellas minerales que revelaban la existencia de antiguos mares desaparecidos hace millones de años pero jamás se había hallado agua en el ecuador.

A la larga lista de indicios de presencia de agua en las regiones no polares de Marte, se añaden ahora nuevos datos, esta vez obtenidos con el radar que va instalado en la nave europea Mars Express, en órbita del planeta rojo. El equipo de científicos, ha analizado los datos obtenidos por ese radar de sondeo que transmite ondas de radio que pasan a través de la superficie marciana. Ésta devuelve ecos, lo que permite el estudio de sus capas profundas a partir del contraste de propiedades eléctricas.

El eco de ese radar, tras pasar a través de los sedimentos, ha resultado tener las mismas características que proporcionan los ecos procedentes de depósitos de agua congelada. Sin embargo dichos científicos no están seguros de cómo interpretarlos, pero ofrecen dos posibles explicaciones: una de ellas, es que esas colinas sean ricas en hielo, con reservas comparables a las del Polo Sur marciano; la otra opción es que estén formadas por un extraño material de baja densidad, altísima porosidad y con muy poca agua, que podría haber confundido a los expertos.

Los investigadores, sin embargo, advierten en su artículo http://www.sciencemag.org/ que no pueden determinar con certeza la cantidad (y especialmente la densidad) del hielo que han detectado los instrumentos. Y que existe la posibilidad de que los sedimentos estén formados por materiales de baja densidad, que contendrían un volumen de hielo más escaso de lo que indican los datos.

La existencia de agua en el planeta Marte es un hecho ya conocido, y fue confirmado hace ya algunos años por los vehículos exploradores ‘Spirit’ y ‘Opportunity’, ambos adscritos a la Agencia Espacial de Estados Unidos, NASA  www.nasa.gov/

Ulteriores análisis del planeta también han mostrado, sin que quepan dudas, la existencia de agua en grandes cantidades en sus polos. Pero hasta ahora nadie se había atrevido a sospechar que podía encontrarse también en la denominada formación ‘Medusa Fossae’ del ecuador de Marte. Hasta ahora se pensaba que allí habría, sobre todo, cenizas volcánicas y sedimentos arrastrados por el aire.

La formación ‘Medusa Fossae’ es una amplia región en la zona ecuatorial del planeta rojo, que parece ser una de las zonas geológicamente más jóvenes de Marte, de origen desconocido, encontrada cerca de la frontera entre las tierras altas y bajas marcianas entre los centros de actividad volcánica Tharsis y Elysium. Los procesos que crearon y modificaron la frontera siguen siendo uno de los grandes enigmas sin resolver en lo que a Marte se refiere.

Unas imágenes tomadas con la Cámara Estereoscópica de Alta Resolución (HRSC = High Resolution Stereo Camera) a bordo de la sonda Mars Express de ESA http://www.esa.int/, muestran parte de la formación de Medusa Fossae y áreas adyacentes en el límite entre las tierras altas y bajas de Marte muy cerca del Monte Olimpo, la montaña más alta de todo el Sistema Solar.

El Monte Olimpo es el mayor volcán del Sistema Solar y es conocido por los astrónomos como Nix Olympica. Sus dimensiones son tales que una persona que estuviese en la superficie marciana no sería capaz de ver la silueta del volcán, ni siquiera desde una distancia a la cual la curvatura del planeta empezara a ocultarla. El efecto por tanto sería el de estar contemplando una “pared”, o bien confundir la misma con la línea del horizonte. La única forma de ver la montaña adecuadamente es desde el espacio. Igualmente, si alguien se encontrara en la cima del volcán y mirase hacia abajo no podría ver el final, ya que la pendiente llegaría hasta el horizonte.

La ‘Mars Express’, que llegó a Marte en diciembre de 2003, tiene previsto seguir observando al planeta rojo hasta mayo de 2009. Uno de los objetivos que se plantea la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha extendido varios años la misión original, es lograr una cobertura global del planeta rojo con los instrumentos de la nave, capaces de crear mapas tridimensionales y escudriñar en las profundidades en busca de agua subterránea.

 

Imagen captada por la sonda ‘Mars Express’ de agua en el ecuador de Marte. (Foto: ESA)

 

Tanto la Mars Express, de la Agencia Europea del Espacio (ESA), como las naves de la NASA en órbita marciana, llevan años buscando la firma del agua en bajas latitudes del planeta vecino a partir de sensores remotos de composición del suelo o de señales de radar capaces de penetrar en el subsuelo. Los dos vehículos que están en el suelo de Marte, Spirit y Opportunity, han encontrado en el pasado el rastro del agua por las características físicas y químicas de las rocas y sedimentos analizados, que podrían haberse formado allí, hace millones de años.

No hay que olvidar que uno de los objetivos principales de la denominada carrera espacial pasa por encontrar zonas del Sistema Solar en las que sea posible la vida. No ya del hombre, si no fundamentalmente de cualquier tipo de organismos que, a su vez, aporten de esta manera esperanzas a una posible ocupación futura. Las noticias sobre el Cambio Climático y el periodo de caducidad de la Tierra, sin duda, agilizarán aún más si cabe las investigaciones.

 

http://www.elmundo.es/

http://www.abc.es/

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario