¿Será responsable y sostenible el consumidor del futuro?

En estos pasados días de Semana Santa, donde miles de personas han viajado a diferentes lugares o se han quedado en sus ciudades o pueblos. En cualquier caso todos habrán ejercido de consumidores. Entre esos ciudadanos muchos habrán sido muy responsables con lo que hayan adquirido, otros sostenibles teniendo en cuenta cual es el origen de los recursos utilizados, donde se han fabricado y que condiciones laborales tenían los trabajadores, mientras que otros habrán comprado bienes de consumo sin realizar ningún análisis.

Estaba reflexionando sobre estas posibilidades mientras veía las imágenes de TV de cientos de conductores con sus familias regresaban para retomar su actividad laboral en empresas, organizaciones públicas o privadas. Precisamente estas organizaciones y empresas tienen ante si una de las cuestiones más importantes: ¿Serán responsables y sostenibles los consumidores en los próximos años?

El pasado 23 de marzo de 2012 se presentó en Madrid el estudio ‘Consumo Responsable y Desarrollo Sostenible: Tendencias de Consumo Responsable 2012′, elaborado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad y Eroski. El estudio ha sido realizado con la colaboración de IPSOS España y con el apoyo del Ministerio de Empleo y  seguridad Social.

Según se desprende de las conclusiones del estudio las expresiones “consumo responsable” y “desarrollo sostenible” son conocidas en general, aunque no son utilizadas con la misma frecuencia. De este modo, el 66% de los encuestados utiliza la expresión “consumo responsable” para hablar de pautas de comportamiento relacionadas con lo cotidiano, la compra y el gasto, la administración del hogar o economía doméstica, el gasto de energía o agua y el transporte o la movilidad y, sobre todo, para referirse a la idea de ahorro. Por otra parte el 36% de los encuestados utiliza “desarrollo sostenible” para hablar de medio ambiente o fuentes de energía, desarrollo económico y empleo, conversación política y formación académica.

En este mismo sentido, el pasado año se publicó el informe “Consumidores del Futuro 2020encargado por Unilever y la cadena minorista británica Sainsbury’s con el apoyo de “Forum for the Future”. Predicen que la industria de bienes de consumo ofrecerá productos y servicios sostenibles en 2020. Anticipan 4 escenarios posibles sobre la relación entre consumidores y sustentabilidad de bienes, servicios y productos. Caracterizan la actitud de los consumidores ante la sustentabilidad como “My way”, “Sell it to me”, “From me to you” o “In your hands”.

Escenario 1 “My Way”

1. la economía es próspera, y se caracteriza por los altos niveles de la actividad empresarial

2. el gobierno es limitado en su papel a nivel nacional, pero más activo en el nivel local

3. nuestra sociedad es optimista, pero individualista y profundamente dividida entre los que tienen y los que no tienen

4. negocios y marcas son menos potentes y están obligados a innovar constantemente y adaptarse a las necesidades locales, basadas en la comunidad del comercio.

5. compramos cosas de productores individuales en todo el mundo, las marcas locales, empresas, cooperativas. Nos gusta especialmente lo hecho “en casa” o productos de producción local.

6. nuestra relación con las marcas es exigente e impredecible, basada en la Web, interactiva, transparente y con influencia de la recomendación personal.

7. usamos Internet y la tecnología para hacer la vida más fácil y socializar, vender y protestar con la gente de todo el mundo.

8. creemos que la sostenibilidad es deseable en nuestras comunidades locales, pero cuando se trata de problemas globales a menudo ponemos la satisfacción de nuestras necesidades y deseos antes que el bien común global.

Escenario 2 “Sell it to me”

1. la economía está floreciendo e integrada a nivel mundial con el gasto de los consumidores y los niveles de crédito altos y con las grandes empresas dominando.
2. el gobierno es fuerte a nivel nacional, pero débil a nivel local. Son cada vez más  remplazados por mecanismos de mercado para proporcionar bienes sociales y ambientales.

3. nuestra sociedad es consumista y hedonista. Aumenta la desigualdad de ingresos y disminuye la cohesión social.

4. negocios y marcas generan confianza, son dominantes, y se espera que solucionen los problemas del medio ambiente, invirtiendo fuertemente en la experiencia de los compradores.

5. Se compran cosas de marcas de confianza. Hay centros de “entretenimiento de compra” y empresas especializadas pequeñas pero en manos de empresas grandes.

6. nuestra relación con las marcas es muy personalizada, con búsqueda del placer, exigente y basada en la confianza.

7. usamos el Internet y la tecnología en gran medida para el entretenimiento para hacer nuestros estilos de vida más fáciles, pero las empresas lo utilizan para recopilar grandes cantidades de información sobre nosotros.

8. creemos que la sostenibilidad es una cuestión importante, junto con salud o los servicios públicos eficaces, pero no nos sentimos en el deber de cambiar nuestros estilos de vida, porque estamos seguros de que las empresas y las instituciones va a resolver los roblemas del mundo.

Escenario 3 “From me to you”

1. la economía es débil e incierta. Hay miedo por el cambio climático y el escepticismo ha aumentado. Las comunidades recurren a modelos económicos alternativos.

2. el gobierno pierde la confianza del público y cada vez más se deja de lado el ámbito público en general. La calidad de vida y la agenda de “bienestar”, sin embargo, es la preocupación dominante.

3. nuestra sociedad está sintiendo el impacto de las limitaciones de recursos, la deuda personal es alta y son bajas las pensiones. Se impone la construcción de fuertes lazos con la comunidad local y las soluciones de cosecha propia, donde el gobierno deja de tomar la iniciativa.

4. Los negocios y marcas son sufren con una contracción en el sector minorista. Tienen que trabajar duro para ganarse la confianza de los consumidores, que sienten que las empresas están fallando en cumplir con los desafíos que enfrenta la sociedad`.

5. compramos cosas de fuentes directas y locales, las cooperativas y los servicios “persona a persona” para el intercambio y venta de bienes. Nos gusta hacer crecer nuestra propia producción en las granjas urbanas y fabricar o reparar más cosas nosotros mismos.

6. nuestra relación con las marcas es menos fiel y más volátil. Son menos importantes que las recomendaciones boca-a-boca, la calidad del producto y la longevidad.

7. usamos Internet y la tecnología como el corazón de nuestra vida social y económica y para fortalecer nuestra identidad individual. Vamos a comprar colectivamente y para aumentar nuestro poder de compra y de cooperación.

8. creemos que la sostenibilidad es algo a lo que las comunidades locales tienen que hacer frente y que va a implicar recortes en el consumo más que comprar productos sostenibles.

Escenario 4 “I’m in your hands”

1. la economía se está recuperando de la recesión pero el crecimiento y la confianza del consumidor son bajas y el crédito es regulado. Se buscan productores locales para promover la producción manufacturera y de alimentos para reducir la dependencia de un sistema de comercio mundial inestable

2. el gobierno es más centralizado y más intervencionista, y trabaja en estrecha colaboración con las empresas y las ONG para prestar servicios esenciales. Con las regulaciones se hace difícil lograr los objetivos de sostenibilidad.

3. nuestra sociedad es más igualitaria, estructurada y controlada, pero damos la bienvenida a este escenario y disfrutamos de un fuerte consenso en el sentido de la identidad comunitaria y nacional

4. negocios y marcas son grandes y dominantes pero están obligados por el gobierno a cumplir estrictas directrices de sostenibilidad, de crear confianza, ser paternalista hacer bien en este mundo y son el vehículo de relaciones a largo plazo con los consumidores.

5. Se compran cosas de marcas de confianza y las empresas, a menudo se comprometen a contratos a largo plazo o acuerdos de compra para obtener valor por su dinero. Los grandes minoristas con tiendas de la calle entregan a domicilio todos sus productos.

6. nuestra relación con las marcas es a largo plazo, personal, leal y conservadora. Estamos felices de compartir un montón de datos de carácter personal con las marcas y confiamos en ello para lograr lo mejor para nosotros. Queremos que los productos sean eficaces y duraderos

7. usamos mucho la Internet y la tecnología para encontrar las mejores ofertas y la compra de suministros básicos y para examinar el origen de los productos.

8. creemos que la sostenibilidad es fundamental y un asunto sobre el cual el gobierno y las empresas deberían tomar la iniciativa, mientras que la frugalidad y un “no quiero residuos” es ya la actitud predominante.

Y usted ¿ es un consumidor responsable y sostenible?.

Espero sus comentarios. Muchas gracias.

Link de interés: ¿Cuál es el perfil del consumidor socialmente comprometido?

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimada Profesora, he leído detenidamente su nota sobre la sostenibilidad del consumidor del futuro y me pareció muy interesante. Las caracterizaciones de los consumidores ante la sustentabilidad me parece bastante acertada y me permito pensar en que son de aplicación mundial.
Le comento que estoy iniciando el estudio de Tesis de Maestria en Gestion Empresaria de “El comportamiento del consumidor inmobiliario en relación con la construcción sustentable en la región Patagonica de Argentina”.
Desde ya agradecería si Ud. me podría referir alguna bibliográfica a la cual pueda recurrir, que tenga relación con el tema de estudio.
Saludos cordiales.

[...] es ser una organización, empresa o ciudadanos responsables? Ser responsable no es algo caprichoso, aquellas instituciones o personas que dependiendo del [...]

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*