El Problema del Agua entra en la Campaña Electoral

De nuevo aparece en el panorama político el problema de la escasez de agua que sufren determinadas zonas de España. La lucha trasvase-desaladora vuelve a empezar.

 

[Grupo de Fisicoquímica de Procesos Industriales y Medioambientales, FQPIMA. Universidad Complutense de Madrid]

Las aguas del Plan Hidrológico Nacional vuelven a bajar agitadas en el panorama político español. El presidente del Partido Popular y candidato a la Presidencia del Gobierno Mariano Rajoy promete en esta campaña electoral relanzar el trasvase del Ebro contra el “desierto” de Zapatero, y llevar agua hacia Castellón, Murcia, Valencia, Alicante y Almería siempre que se hayan cumplido “los compromisos del agua y el caudal ecológico”.
El plan fue diseñado por el anterior gobierno del PP para trasvasar agua, construir embalses, reforestar cuencas, mejorar los regadíos y optimizar la gestión; aunque la medida más “impopular” fue la propuesta de trasvase de 1.050 hectómetros cúbicos anuales del Ebro a las cuencas mediterráneas. La respuesta del gobierno actual ha sido la paralización del plan, apostando por las desalinizadoras para resolver los problemas de suministro de agua (3.000 millones de euros para desalar agua del mar) recuperar aguas residuales para su reutilización, modernizar el regadío, un plan forestal, la creación de un banco de agua público y una mejora de infraestructuras.

El líder del Partido Popular ha manifestado en una de sus muchas intervenciones de la campaña electoral que no quiere una España de color amarillo, sino una España verde. Por tanto, se relanza el trasvase del Ebro como “compromiso electoral”, aunque si se hace lectura del programa electoral del Partido Popular, este tema no se contempla debido a la división de los líderes regionales.

Todos queremos que nuestro país sea un “vergel” en el cual haya agua para todos y para todo uso, pero el problema que nos encontramos aquí es plantear un problema global con nuestra escala regional. La sequía en España es un problema muy importante y que afecta a un buen porcentaje de habitantes; la escasez de precipitaciones es generalizada (hasta en la zona Cantábrica, siempre verde) y aumenta claramente la parte de territorio que se puede considerar seco. La famosa afirmación que siempre hemos oído que dice, “las aguas de nuestro país están distribuidas de manera muy irregular, las lluvias se concentran en el norte cantábrico, el borde noroeste y los Pirineos, donde no existen períodos secos”, deja de ser cierta ante la generalización de la sequía. Tampoco las previsiones para el futuro son muy prometedoras. Además, el agua se desperdicia en grandes cantidades y por parte de todos. Sólo la agricultura consume el 80% del agua dulce del país más árido de la Unión Europea.

El trasvase del Ebro al arco mediterráneo español ha enfrentado desde un principio a la Comunidad de Aragón y la de Murcia. Los aragoneses no quieren ceder 1.000 hectómetros cúbicos de su río a la zona de Levante. Por el contrario, son los murcianos, muy necesitados de agua, los que sí continúan apoyando el proyecto de trasvase, asegurando que mientras se mantenga el cauce ecológico del río (la circulación mínima de agua necesaria para conservar la vida de un río) cifrado en  100 metros cúbicos por segundo. El problema está que no hay unanimidad en la cifra del caudal ecológico puesto que, otra corriente de opinión entre los expertos sitúa el caudal mínimo necesario en 300 metros cúbicos por segundo, dejando los 100 anteriores en un dato que se podría soportar de forma eventual y en cortos periodos de tiempo. Restar tanta agua al Ebro pone en peligro la vida en el río y alrededor de éste, ya que el mar no encontraría obstáculo para adentrarse en el delta del río salinizando grandes zonas de cultivos.
Mientras que los políticos se echan los trastos a la cabeza, los verdaderos luchadores del agua están en las asociaciones ecologistas. Los daños al medio ambiente y el uso irracional del agua son sólo algunos de sus argumentos contra el proyecto del PP. Las organizaciones ecologistas, rurales o de afectados por los embalses consideran peligroso el trasvase por sus obras faraónicas, que provocarán graves efectos sociales y medioambientales. Los ‘verdes’ creen que el PP no tiene en cuenta el cambio climático, que dentro de unos años impedirá los trasvases, y denuncian la voraz demanda de agua por parte de la zona mediterránea. Una de sus tesis viene a ser que, si en los Pirineos no hay «excedente de montañas», tampoco en el Levante habrá «déficit» de ríos.

El Partido Popular opina que en Levante y Andalucía hay un déficit estructural de agua, y que esto es suficiente justificación para realizar el trasvase; pero lo que no se explica es que esa situación es, en parte, la consecuencia lógica del desorden y dejadez de la administración hidrológica de la zona que lleva décadas siendo incapaz de contener la demanda y alimenta una espiral de insostenibilidad que ha deteriorado o destruido recursos hídricos propios y ajenos.

La comunidad científica en general también se plantea una postura frontal frente al antiguo Plan Hidrológico. La polémica de este sector se localiza en los trasvases: mientras el Partido Popular sostiene que son la alternativa más barata para remediar la escasez de agua, los científicos apoyan la política de la Ministra Narbona basada en la instalación de desaladoras en las zonas afectadas. Las plantas desaladoras depuran el agua del mar y la convierten en apta para cualquier tipo de consumo; es más barato a la larga, más cómodo y con menor impacto sobre el ecosistema. Los expertos aseguran que, con una legislación adecuada, el daño de una desaladora siempre será menor que el de una gran obra hidráulica. Aunque hay opiniones de otro tipo, que plantean como algo evidente que el coste del metro cúbico de agua desalada es caro, el consumo energético no es despreciable, y el impacto sobre la zona a nivel ecológico no se puede desdeñar. Llegado este punto en el que se comparan dos concepciones muy diferentes sobre el tema trasvase-desaladora, quizá quepa una tercera vía-concepto que perfectamente es compatible con ambas y que las mejora considerablemente: acompañar al uso eficiente del agua, la reestructuración del tamaño de las explotaciones agrarias, el desmantelamiento de los regadíos ilegales, y la modernización de los sistemas de conducción y regadío, los dos grandes propósitos que debemos tener como país que padece sequía crónica, la depuración y reutilización de las aguas residuales.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

El debate, reducido a trasvase versus desalinizadoras, es falso y simplificador. ¿Por qué renunciar a cualquier técnica que permita garantizar el abastecimiento de agua?. ¿Por que no existe un servicio público de agua en red que interconecte todas las cuencas hidrográficas como contemplaba el Plan Borrell de 1993, avalado, por nuestros más consagrados ingenieros?

No puede haber trasvases buenos (¿saben los lectores que el Gran Bilbao, bebe agua del río Ebro, a travé de un trasvase de 180 hm3 de media anuales? ¿Conocen que el desarrollo turístico de la costa Dorada y el abastecimiento de agua a Tarragona se hace con agua del Ebro? ¿Saben que Barcelona bebe agua del río Ter?) y trasvases malos (el del Ebro al levante español o el Tajo-Seguro, que algunos quieren poner fecha de caducidad, oilvidando que abastece de agua de boca a casi 2.500.000 millones de personas y a la agricultura más competitiva de Europa y no subvencionada que además aplica el principio de recuperación de costes en las tarifas de uso del agua y, sin duda la más eficience en su aprovechamiento).

La solidaridad interterritorial en materia de aguas requiere un gran pacto de Estado. El agua es un bien público de todos y el Estado debe ser el garante de su suministros a todas las regiones.

El Ebro es el río más caudaloso, pero el menos regulado de España. El Duero, el Tajo y el Guadiana, almacenan en su tramo próximo a la frontera con Portugal grandes volúmenes de agua. Ha de realizarse en el inmediato futuro la interconexión de cuencas, al igual que ya existe para la electricidad, el gas o el petroleo, cuyas redes de suministro surcan el territorio español en dirección a los centros de consumo.

¿Por qué esto es factible y nadie lo critica y el trasvase del agua es motivo de enfrentamiento?

Todos los partidos políticos deben firmar un gran pacto de Estado. Y todas las técnicas son necesarias: embalses de regulación cuya eficacia está más que probada para regular el recurso y laminar avenidas (¿qué habría sido de nosostros sin los embalses?); la desalinización para ciertos usos de boca, pero no es la solución,m por ejemplo, para el regadío y está por demostrar -porque no se hahechos seriamente, sus afecciones ambientales y de consuo de energía; la eficiencia en el uso (ahorro y modernización en el regadío, mejora de las redes, dispositivos de ahorro y contadores generalizados); reutilización de aguas depuradas; saneamiento total de las aguas residuales; prudencia en la determinación de los caudales ambientales (¿acaso los embalses se han hecho exclusivamente para que -aunque no llueva- toda el agua acumulada se deje correr por el cauce al mar?; mejora en las formas de organización de la gestión del agua….

En definitiva, hay que dejar la política partidaria a un lado y ser razonables y aplicar nuestros conocimientos técnicos, sociales, ambientales a la gestión del agua, recurso natural fundamental, como han demostrado todas las grandes civilizaciones asentadas en los grands ejes fluviales

La opsición a los trasvases de algunos políticos es curiosa. Me llama la atención de lo que ocurre en Castilla-La Mancha protestan por el trasvase Tajo-Segura por la escasez de recursos en la cabecera del Tajo, sin embargo están construyendo un trasvase Tajo-Guadiana con una conducción de mas de 200 km de longitud¿de donde van a sacar agua? ¿Hay agua en la cabecera del Tajo para La zona de La Mancha en el Guadiana y no para el Segura?. Venga hombre dejemenos de tonterias y demagogia.

Por otraparte no se puede simplificar en trasvase o desaladoras. El tema es mucho mas complejo.

Me parecen muy bien todos los pros y contras que planteais en los comentarios sobre el trasvase del ebro…. quiero añadir unos cuantos contras (porque los pros no se los veo)

¿os habéis molestado en visitar el ebro en los meses que no hay deshielo?, ya no digo en los meses más secos (que también)

Si la respuesta es sí, no creo que volvais a hablar de trasvase.

Si la respuesta es no, plantearos unas vacaciones para visitar el Pilar en Zaragoza (el ebro queda cruzando la calle). Si venís con pantalones cortos y chanclas podréis cruzarlo a pie ocho de los doce meses del año.

¿Hace falta agua en Levante y Murcia? seguro que sí, pero en toda la cuenca del Ebro también.

¿Hay que optimizar el sistema de regadio? Sí, pero tanto en unos como en otros (aunque se que Murcia se ha puesto las pilas en este aspecto).

Qué es preferible (dejando costes a un lado), añadir agua al que hay (es decir, desaladoras), o repartir el poco que hay (trasvase).

Está bien, hacemos la obra (faraónica) del trasvase… ¿cuándo no quede agua para trasvasar (no olvidemos que las previsiones de lluvia para el futuro son pesimistas)? que bien, ya tendremos muchas más comunidades sin agua….

Tampoco se dice en la tele (que todo lo sabe), que en Aragón también se corta el suministro de agua en muchísimos pueblos en la epoca de verano

¿es más caro el agua de desaladora? seguramente sí… habría que hacer números.

¿cuanto valen las obras del trasvase? y lo mejor de todo, ¿cuanto agua se perdería desde el origen hasta su destino?, sólo pensando en fugas y evaporación…. pues creo que rondaba del 8 al 14 %. Añadir eso a los costes.

¿impacto medioambiental en la construcción de las desaladoras? seguro. Ahora, lo curioso del tema es que los puertos deportivos salen como champiñones, y parece que de impacto poco se habla. Normal dado lo beneficioso de éste para la sociedad…

NO me creo que sea más viable el trasvase que las desaladoras.

Al final no quedan más narices que estos temas los regulen políticos en vez de científicos… es una pena, pero no sólo no hacen nada (bueno sí, discutir si trasvase sí-trasvase no), si no que además, se siguen haciendo campos de golf y cultivos de regadío en zonas que NO se deberían hacer….

Lo complejo que tiene este tema son los $$$ y los intereses de cuatro politicuchos (y otros cuatro empresarios), como casi siempre ocurre en este pais. Eso sí,como casi siempre también, lo fácil y cómodo es echarnos la culpa a los ciudadanos (raro que no se coman este marrón los inmigrantes también), que una vez más poco podemos hacer en este tema.

Pero que pena los dos primeros comentarios. ¿habéis leído detenidamente el post?. NO SEÑOR. Simplemente yo quiero agua y que me la den. Ninguna razón más. Que pena. Y no sigo porque como no escucháis.

Juanjo Ibáñez

Pero que pena los dos primeros comentarios. ¿habéis leído detenidamente el post?. NO SEÑOR. Simplemente yo quiero agua y que me la den. Ninguna razón más. Que pena. Y no sigo porque como no escucháis.

Juanjo Ibáñez

Nadie escapa del este gravisimo problema a nivel mundial, y lo peor es que los entes encargados de activar un plan eficiente para la conservacion del vital y preciado líquido no prestan la importancia requerida al mismo. Todos debemos poner de nuestra parte y en una sola unidad establecer un plan de recuperacion de cuencas hidrográficas en primer plano. A su vez un programa energico de educación ambiental con el fin de crear conciencia general y rescatar los valores culturales y detener los fines capitalistas que se imponen en nuestra sociedad con un modelo equivocado industrialista que promociona el desarrollismo que lo que hace es destruir nuestro bello planeta tierra donde nadie podra ni con todo el tesoro más valioso comprar agua.

no deben contaminar el agua munca porque no podemos beber agua contaminadani bañarnos con esa agua

(requerido)

(requerido)


*