La acidez de los océanos crece y amenaza gravemente la biodiversidad marina


El pH del agua marina es de 8,2, ligeramente básica, sin embargo, el pronóstico que hacen los científicos es que tendremos un mar ácido, ya que calculan que el pH del mar se reducirá entre 0,14 y 0,35 a lo largo del siglo XXI y así progresivamente si no se pone freno a las emisiones de CO2.

[Grupo de Ingeniería Química y Ambiental. Universidad Rey Juan Carlos]


El CO2 emitido por las actividades humanas está alterando la acidez del agua a un ritmo cien veces más rápido que cualquier cambio natural registrado en los últimos millones de años. El CO2 absorbido por los océanos ha reducido ya su pH en 0,1 lo que ha afectado a corales y otras especies.

 

Esto es lo que 155 científicos de 26 países diferentes han advertido en la declaración de Mónaco celebrada hace unos meses. Esta declaración pretende ser un llamamiento a actuar con rapidez para atajar un problema que amenaza la biodiversidad marina y con ella, la industria pesquera y la alimentación de millones de personas que resultarán de una manera u otra, perjudicadas.

 

Por una parte, los océanos absorben dióxido de carbono que emiten las actividades humanas, mitigando el cambio climático al no quedarse en la atmósfera, no contribuyendo al calentamiento global. Sin embargo, aumenta la acidez del agua. Es decir, cuando se disuelve el CO2 con el agua, forma ácido carbónico que resulta corrosivo para numerosos minerales.

 

Es especialmente dañino para la construcción de conchas y estructuras de esqueletos, aunque también puede afectar a la reproducción, conducta y fisiología de algunos animales como ostras, calamares y erizos de mar. Aunque las primeras especies afectadas son las invertebradas, seguiría por perjudicar a los vertebrados y con ellos a las personas que dependen del ecosistema marino para su subsistencia.

 

Es importante señalar, que todos los científicos firmantes de la declaración de Mónaco, resaltan que los arrecifes de coral, que están viéndose afectadas, albergan una biodiversidad enorme, que además protegen zonas costeras habitadas de la erosión y las inundaciones y generan un negocio de millones de dólares en turismo.

 

Para frenar la acidificación de los océanos, la única estrategia posible es contener las emisiones de CO2, tema de relevancia científica importante. Estos científicos firmantes de esta declaración de Mónaco, piden más ayuda por parte de los políticos de todo el mundo (que se reunirán en Copenhague en diciembre), y piden que se establezcan unas nuevas reducciones de emisiones de CO2, emisiones que llevan consigo numerosos problemas medioambientales entre otros, la amenaza de la biodiversidad marina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hay algo que no entiendo. Teóricamente cuando aumenta la temperatura, la solubilidad del CO2 disminuye. Además, las mediciones demuestran que el mar está emitiendo más CO2 que años atrás debido al aumento de las temperaturas. Es más, ¿qué fue antes el huevo o la gallina?, ¿el aumento del CO2 o la temperatura?. Pues seguramente el aumento de temperatura y luego el aumento de CO2, por la emisión del disuelto en los mares.

¿ Cómo es posible entonces que el mar esté disolviendo más CO2 al tiempo que han aumentado las temperaturas?.

Me parece que hay mucho científico intentando acomodar los hechos a sus teorías. Y cuando eso ocurre, no puede salir nada bueno.

Hola Juan Carlos,

Leo hoy el comentario que hiciste hace dos años, espero que desde entonces te hayas informado un poco más sobre cómo ha ido aumentado el CO2 en la atmosfera desde la revolución industrial, y lo que eso ha significado en términos de aumento de temperatura global.
A nivel mundial hay una muerte generalizada de los arrecifes coralinos, dos son las razones, el aumento de la temperatura y la acidificación del agua. Es una pescadilla que se muerde la cola, y tiene una retroalimentación positiva, un ciclo difícil de parar.
No son los científicos que quieren acomodar sus teorías, son los hechos los que llevan a realizar las teorías científicas.
El cambio climático iba a ocurrir, pero ¿tan rápidamente? Los archivos que tiene la naturaleza de los cambios climáticos ocurridos en el pasado geológico de la tierra no hablan nunca de cambios tan rápidos, en términos geológicos, obviamente.
Un saludo

(requerido)

(requerido)


*