Barcelona estrena nueva desalinizadora en el Prat de Llobregat

Barcelona ha estrenado recientemente  una desalinizadora en el Prat de Llobregat. Esta nueva planta,  con una capacidad de producción de 200 millones de litros al día, es actualmente la instalación para producir agua para usos urbanos más grande de Europa. Suministrará agua a cuatro millones y medio de personas en el área metropolitana de la ciudad y permitirá resolver la falta de agua en temporadas de sequía.

 

[Grupo de Ingeniería Química y Ambiental (GIQA) Universidad Rey Juan Carlos]

El pasado 20 de julio, se inauguró en Barcelona la nueva desalinizadora en el Prat de Llobregat. Esta nueva planta es actualmente la instalación de producción de agua para usos urbanos más grande de Europa. Suministrará agua a cuatro millones y medio de personas en el área metropolitana de la ciudad, y con ella se pretende resolver la falta de agua en temporadas de sequía.

La desalinizadora de El Prat del Llobregat ha costado 230 millones de euros (75% sufragados por el fondo de cohesión de la Unión Europea,), se ha construido en dos años y medio y tiene una capacidad máxima de producción de 200 millones de litros al día. La instalación capta agua del mar a dos kilómetros de la costa y a 30 metros de profundidad. El agua se envía mediante una estación de bombeo a la desalinizadora, donde se somete a diferentes procesos de filtrado que permiten extraer 45 litros de agua potable por cada 100 litros de agua salada. Una vez desalinizada, el agua será llevada desde El Prat de Llobregat hasta el depósito de la Fontsanta, en Sant Joan Despí; y desde este punto (en donde confluye también el agua de la potabilizadora de Abrera), una vez mezclada, será distribuida a la red para su consumo.

Si bien se ha previsto que la nueva planta aportará entre el 17% y el 20% del consumo de agua en el área metropolitana, el uso de la desalinizadora dependerá del estado de los embalses y del régimen de lluvias de cada momento. Hay que tener en cuenta que si las reservas de los embalses son suficientes, no es rentable la producción de agua a partir de la desalinizadora por el coste energético que supone. El coste de agua obtenida mediante los procedimientos habituales de potabilización es considerablemente menor que el del agua desalada. Como referencia,  frente al coste actual del agua que proporciona la Generalitat a las compañías de suministro de 0,32 euros el metro cúbico, la misma cantidad de agua desalada en una planta como la de El Prat puede suponer un precio total cercano a los 0,60 euros.

No obstante, hay que destacar que en la nueva planta de El Prat se ha conseguido reducir notablemente el consumo eléctrico en comparación con otras plantas desalinizadoras actualmente en funcionamiento. Para ello, se han instalado recuperadores energéticos que, utilizando la propia presión del agua, permiten reducir el consumo eléctrico hasta  2,9 kilovatios hora por m3 de agua. Además, la calefacción, la refrigeración y el agua caliente sanitaria que necesita la instalación se produce mediante energía solar térmica.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Por favor nos podrian indicar el nombre de la empresa, y persona contacto, que les suministro la planta desalinizadora.

saludso y gracias por una pronta respesta,

Espero que pueda solucionarse el problema que nos afecta a todos por el agua.

(requerido)

(requerido)


*