Las Tablas de Daimiel mejoran su dramática situación

La situación del parque empeoró mucho en los últimos cuatro años debido a una fuerte sequía y a la existencia de pozos ilegales en la zona. Además el año pasado se detectaron incendios en el carbón vegetal que hay en el subsuelo del parque creando un déficit de 3.000 millones de metros cúbicos en la zona de Daimiel. Sin embargo, en apenas un mes las Tablas de Daimiel han experimentado un cambio espectacular gracias a las lluvias y la nieve registradas en las últimas semanas y al agua procedente del trasvase Tajo-Segura.

 

[CyPS-UCM-Grupo de Catálisis y Procesos de Separación]

 

            El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) está formado por 1.928 hectáreas de humedales. Fue declarado Parque Nacional en 1973 y, posteriormente, Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1981. También es Humedal de Importancia Internacional por el Convenio de Ramsar en 1982 y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en 1988.

Los humedales de Daimiel representan el último ecosistema denominado tablas fluviales, formadas por desbordamientos de ríos en sus tramos medios, lo que provoca grandes encharcamientos. Estas masas de agua favorecen la biodiversidad y una fauna de alto valor ecológico y se originan por las aguas de dos ríos de diferente naturaleza, lo que las convierte en un ecosistema privilegiado: el agua del río  Cigüela que procede de la serranía conquense aporta aguas salobres, mientras que el río Guadiana aporta aguas dulces que surgen de sus ojos aproximadamente a unos quince kilómetros al norte del parque nacional.

Las Tablas de Daimiel y Villarrubia pueden considerarse, dentro de una clasificación hidrológica-estructural de los humedales, como un “hidrohumedal de recarga”, con disposición plurianual de agua superficial, aunque en los tiempos actuales, a veces se asemeja más a un “higrohumedal”, de recarga temporal ya que de las 1.750 hectáreas consideradas inundables, el agua cubrió sólo 35 hectáreas en 2006 y 15 en 2009. Durante varios años, las Tablas han permanecido prácticamente secas y apenas una decena de hectáreas de las 1.850 que pueden verse inundadas han permanecido con agua. 

La situación del parque ha empeorado mucho en los últimos cuatro años debido a una fuerte sequía y a la existencia de pozos ilegales en la zona, en un número mínimo de 10.000 aunque la cifra podría superar los 50.000. La Unesco amenazó en 2008 con retirar el título de Reserva de la Biosfera, lo que decidirá en 2015. Además el año pasado se detectaron incendios en el carbón vegetal (turba) que hay en el subsuelo del parque creando un déficit de 3.000 millones de metros cúbicos en la zona de Daimiel.

El pasado 6 de noviembre el Consejo de Ministros aprobó un trasvase de emergencia desde el Tajo, de un máximo de 20 hectómetros cúbicos a través de la Tubería Manchega. El proyecto ha costado 18 millones de euros, incluyendo los proyectos para compactar la tierra de Las Tablas para ahogar los focos y bombear agua desde los pozos existentes. Debido a las recientes lluvias que han beneficiado la situación de Daimiel, quizá no sea necesario aportar toda el agua prevista.

El actual trasvase estará disponible hasta 2012, aunque es necesario buscar medidas alternativas para paliar la situación que podrían incluir usar agua de la cuenca del Guadiana, utilizar nuevos pozos que ahora están en construcción para rellenar las lagunas y comprar a los agricultores sus derechos de regadío.

A diferencia de otros trasvases a este espacio protegido, en esta ocasión es la primera vez que se utiliza la infraestructura de la denominada Tubería Manchega (que abastece decenas de municipios de La Mancha con agua del Tajo) para hacer llegar el agua a Las Tablas, con lo que se evitarán las filtraciones al subsuelo durante el trayecto.

El agua que ahora ha comenzado a llegar, cumplirá con dos claros objetivos, apagar definitivamente los incendios de turbas que desde agosto registra el parque y recuperar la biodiversidad que ha caracterizado a este importante humedal. Volver a conseguir que las Tablas sean lugar de estancia para las aves acuáticas que tradicionalmente han utilizado este territorio como área de invernada, mancada y nidificación es uno de los grandes propósitos que se quieren alcanzar con esta derivación de agua.

Pero el agua no sólo se quiere por ser beneficiosa para apagar el incendio de turbas o para las aves, sino también para lograr la recuperación de la rica vegetación que se encuentra en el parque, como la masiega, las praderas de caráfitos o los limonios, que son tres de las muchas plantas acuáticas que caracterizan este hábitat, considerado de interés prioritario en la Unión Europea.

Para ello, se ha acometido un control de la vegetación, marcada por una excesiva proliferación de ciertas especies que, por su carácter invasor y resistencia a la desecación estacional, constituían un factor de desplazamiento para otras más vulnerables. Los gestores del parque esperan que los efectos de esas actuaciones, junto con el agua que inunda el parque, favorezcan la rápida recuperación de la cubierta vegetal que, tradicionalmente, se podía observar en este espacio protegido.

Los propios gestores se muestran ahora confiados en que el parque recobre su anterior vida durante la próxima primavera, sabedores que el agua, al contrario que otras ocasiones, llegará casi en su totalidad por el tubo al parque nacional y, más importante aún, lo hará en el momento ambientalmente más adecuado. De hecho, en apenas un mes las Tablas de Daimiel han experimentado un cambio espectacular gracias a las lluvias y la nieve registradas en las últimas semanas y al agua procedente del trasvase Tajo-Segura.

      No obstante las principales organizaciones ecologistas han criticado duramente el trasvase y exigen que el parque se recupere con agua de la cuenca del Guadiana, a la que pertenece Las Tablas. Sin embargo ésta no es la primera vez que Las Tablas usa agua prestada. Desde 1986, el parque ha recibido 14 trasvases, de forma que si no se hubieran hecho esas obras el parque no existiría.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Que bien aprovechado esta el Tajo, siempre el Tajo………. y los demás……..

Gracias Tajo.

La tubería de la mancha se presentó a los vecinos de la alcarria para abastecer el consumo humano. La realidad es que se creo para abastecer los megaproyectos (Hoy quebrados) del reino Don Quijote, así como aportar agua a los pozos agricolas, practicamente secos por su sobreexplotación.

Basta ya de pelotazos económicos con el agua.

(requerido)

(requerido)


*