Aumento de la temperatura media de los grandes lagos de la Tierra

Una reciente publicación realizada por el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en la revista Geophysical Research Letters ha puesto de manifiesto que los grandes lagos de la Tierra han registrado un calentamiento de casi medio grado centígrado por década en el último cuarto de siglo. Los resultados son coherentes con el fenómeno de cambio climático, si bien aporta otra visión sobre su magnitud. El aumento de temperatura podría provocar daños importantes en los ecosistemas de los lagos, pudiendo dar lugar a problemas como los brotes de colonias de algas que convierten en tóxicas las aguas para los peces o facilitar la proliferación de especies no nativas que alteren los ecosistemas naturales de los lagos.

[Grupo de Procesos y Sistemas de Ingeniería Ambiental, Universidad Autónoma de Madrid]

Un estudio llevado a cabo por el Jet Propulsion Laboratory de la NASA y publicado en la revista Geophysical Research Letters ha puesto de manifiesto que los grandes lagos de la Tierra, especialmente los que se hallan en zonas medias y altas, registran un proceso de calentamiento de casi medio grado por década en el último cuarto de siglo. La tendencia es general en todo el planeta, pero el incremento de temperatura es variable según la ubicación, apreciándose más en las latitudes medias y altas del hemisferio Norte del planeta, con casos destacados en algunos lagos que han llegado a aumentar su temperatura hasta 1.8 grados centígrados por década. Así, los aumentos de temperatura son más notorios en lagos del Norte de Europa y en menor escala en el Sureste de ese continente. En América del Norte, son ligeramente superiores en el Suroeste de Estados Unidos a los de la región de los Grandes Lagos y es inferior a la media en los trópicos y en las latitudes medias del hemisferio Sur del continente.

Las conclusiones son el resultado del seguimiento de la temperatura de la superficie de 167 grandes lagos del mundo. La agencia espacial estadunidense señala que es el primer estudio global de la temperatura de los grandes lagos. Si bien los resultados son coherentes con los efectos del cambio climático, pueden considerase como un indicador independiente a otros utilizados hasta ahora para evaluar el cambio climático en tierra firme en el mundo.

El aumento de temperatura podría provocar daños importantes en los ecosistemas de los lagos, pudiendo dar lugar a problemas como los brotes de colonias de algas que convierten en tóxicas las aguas para los peces o facilitar la proliferación de especies no nativas que alteren los ecosistemas naturales de los lagos.

Las medidas para esta investigación se han realizado mediante boyas y detectores de infrarrojo embarcados en satélites de la Agencia Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA), estadounidense, y de la Agencia Europea del Espacio (ESA), centrándose en temperaturas nocturnas estivales (entre julio y septiembre, en el hemisferio Norte, y ente enero y marzo, en el Sur) porque es más difícil tomar datos globales en las estaciones en que muchos lagos pueden estar helados o cubiertos de nubes. A pesar de esta incertidumbre los resultados pueden considerarse concluyentes. 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] [Grupo de Procesos y Sistemas de Ingeniería Ambiental, Universidad Autónoma de ... [Seguir leyendo...] blogs madri+d Master Site Feed [...]

En este asunto interviene la radiación solar y la eutroficación de las aguas. El agua sólo recibe calor de la radiación visible del sol, que puede penetrar hasta 19 mtros en aguas cristalinas. La eutroficación, consecuencia de la agricultura provoca también enturbiamiento o coloración de las aguas, que absorberán la misma radiación en menos profundidad, con aumento de la temperatura, mayor evaporación y más aumento de la temperatura.
Esto no tiene nada que ver con presuntos “cambios climáticos”.

(requerido)

(requerido)


*