Cerca de las estrellas. Alfonso Sainz, (Los Pekenikes).


Enlace a Cerca de las estrellas  de Alfonso Sainz (Los Pekenikes), en poesía y ciencia

CERCA DE LAS ESTRELLAS

A veces en las canciones populares, sea o no con intencionalidad manifiesta, la ciencia y la tecnología son relevantes. Alguna reflexión sobre ello hemos hecho ya en este blog que acompaña a poesía y ciencia; en concreto, en las entradas que dedicamos, en su día, a La estatua del jardín botánico  de Radio Futura, composición de Santiago Auserón; y a Marcianita, de José Imperatore Marcone, interpretada por Billy Caffaro Es el caso, también, de Cerca de las estrellas del mítico grupo de rock Los Pekenikes. Apareció como disco sencillo en 1968 y fue recopilada en el siguiente  álbum del grupo, Alarma. Letra y música son Alfonso Sainz, uno de los principales componentes del grupo. (Ver nota 1).

 

 Portada de Cerca de las estrellas (Single)

Es un imaginar sencillo e ingenuo de lo que se podría sentir al llegar a las estrellas. Ayudan la voz del batería Felix Arribas y los arreglos de Waldo de los Ríos y Rafael Trabucchelli pero hay que reconocer que los versos,  que nos sitúan lejos del sol, dónde el tiempo no pasará y sólo brille la luz de las tinieblas, fueron en su día muy novedosos y, aún hoy, resultan memorables en su sencillez.

Buscaré otro mundo lejos del sol en las estrellas
Un lugar donde sólo brille la luz de las tinieblas
Viviré donde el tiempo no pasará en las estrellas
Buscaré otro mundo lejos del sol en las estrellas

Cerca de las estrellas es uno de los techos creativos indiscutibles del grupo y una mención obligatoria al hablarse de Los Pekenikes. En ella  introducen elementos futuristas en su sonido. Hay una instrumentación novedosa con sonidos electrónicos inéditos en la época, una voz nasal y arrastrada del batería (Felix Arribas con un descarado aspecto físico a lo  John Lennon), un solo de guitarra espléndido – que parece mentira que se pudiera hacer en España en 1968 -  y el primer aire psicodélico en el pop español. Es eterna.

UNA NAVE AZUL, FRÁGIL Y CONFUSA

Cerca de las estrellas se gestó y compuso en 1968, posiblemente, un año crucial  en el siglo XX. En la magnífica columna Una nave azul, frágil y confusa publicada en El País, el pasado 1 de agosto,  Manuel Vicent repasa magistralmente alguno de los hechos trascendentales ocurridos en dicho año. Entre otros, se recuerda el asesinato – en abril de ese año -    del líder del movimiento de Derechos Civiles de los negros, Martin Luther King en la ciudad de Memphis. (Y añado yo, de mi cosecha, el asesinato en la ciudad de Los Ángeles, en junio, de Robert F. Kennedy – candidato a la presidencia de Estados Unidos.

Se recuerda en el artículo el fenómeno del mayo del 68 en París que inauguró (sic) “una nueva forma de ser libre ,de amar, ce crear, de ver el mar bajo el asfalto”. Y, por último, y como hecho más destacable del año (o quizás de lo que iba de siglo XX), el vuelo del Apolo 8 en diciembre, en que los astronautas Borman, Lovell y Anders orbitaron 10 veces la luna y así pudimos ver la tierra como esa (sic ) “bellísima nave azul, que navegaba en soledad por el fondo negro del universo”.

 

La tierra fotografiada desde el Apolo 8 (Wikipedia)

Manuel Vicent cierra el artículo con unas reflexiones, con el que estamos muy de acuerdo, y que reproducimos a continuación.

“Esta imagen fue el primer germen de la globalización y de la ecología. Nada que no fuera planetario y universal tendría ya sentido desde entonces. Todos los sueños de la humanidad comenzaron a dispararse hacia las galaxias, incluida la teología, y al mismo tiempo insertaron en el fondo de nuestro cerebro un augurio insoslayable: en esta nave azul tan frágil en la que estamos forzosamente embarcados no hay pasajeros de primera. El Apocalipsis no admite privilegios. O nos salvamos todos o vamos a perecer todos.”

LA “CARRERA” ESPACIAL  

Todo 1968 y los primeros meses de 1969 fueron meses cruciales de preparación del vuelo del Apolo XI que puso al hombre en la luna el 20 de julio de ese años. Si se repasan hechos y fechas ” la carrera espacial” cristalizó en un periodo muy corto – de apenas 6 meses – y fue muy arriesgada.

En diciembre de 1968, como hemos visto, con el Apolo 8 las naves espaciales tripuladas abandonan la órbita terrestre y se adentran en el espacio exterior ensayando con éxito la realización de órbitas lunares y la vuelta a la tierra.

El Apolo 9 realiza la primera prueba con la nave espacial completa: Cohete de lanzamiento (Saturno V), módulo de mando y servicio y módulo lunar. Se ensaya con éxito el acoplamiento y desacoplamiento de los dos módulos y la transferencia de tripulantes entre ambos módulos : de mando y lunar. La operación se realiza del 3 al 13 de marzo con la tripulación compuesta por los astronautas McDivvitt, Scott y Scheickart.

El Apolo 10 fue lanzado el día 18 de mayo de 1969 con Thomas P. Stafford —comandante—, John W. Young y Eugene A. Cernana bordo. En esta expedición se situó, por primera vez, el módulo lunar en órbitas próximas a la luna, repitiéndose, en ese punto, las maniobras de acoplamiento y desacoplamiento de módulos y de  transferencia de tripulantes que habían sido realizadas por el Apolo 9 en sus órbitas alrededor de la tierra. Tras finalizar estos ensayos, los astronautas – abandonando el módulo lunar, que se envió hacia una órbita alrededor del sol - volvieron al módulo de mando al módulo de mando, y en él volvieron a la tierra en la que amerizaron el 26 de mayo.

 

Tripulación del Apolo 11 (Wikipedia)

Apenas 2 meses más tarde, el 16 de julio de 1969, despega de la tierra la misión del Apolo 11 que llevaría por primera vez al hombre a la luna. Mientras el astronauta  M. Collins los esperaba en el módulo de mando,  Neil Amstrong y Buzz Aldrin aterrizaron el El mar de la tranquilidad de la luna el día 20 de julio u unas horas más tarde pisaron el suelo de la luna: ya saben: “un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad”.

Y desde ese momento, la carrera espacial se ralentizó y no ha vuelto a haber vuelos tripulados a la luna desde desde diciembre de 1972 con el Apolo 17.

Me quedo con la frase del artículo de Manuel Vicent:  ”Todos los sueños de la humanidad comenzaron a dispararse hacia las galaxias”; y la proyecto sobre Cerca de las estrellas, nuestro poema de hoy. Nostalgia por más viajes a la luna que, parece, que se están retomando. (ver nota 2).

UN PROBLEMA NO RESUELTO

Nunca es tarde para enterarse de cosas y aprender. Trabajando esta entrega de Cerca de las estrellas me entero – bien es verdad que creo que no se ha aireado en todo este tiempo mucho – de que la superficie de la Luna está impregnada de un extraño y pegajoso polvo que impregna todo a su  alrededor con capacidad de colarse, por su pequeño tamaño, por agujerillos ínfimos.  Fue una amenaza menospreciada por las primeras misiones Apolo, pero provocó un extraño olor que introdujeron Amstrong y Aldrin en el módulo lunar y a Harrison Schmith, astronauta del Apolo 17, le produjo una desconocida enfermedad que se denominó “fiebre del heno lunar”, patología en la que se estornuda de forma compulsiva y viene a ser una especie de silicosis.

Como la NASA tiene previsto, en el medio futuro, volver a poner astronautas en la luna quiere buscar soluciones para este molesto polvo lunar. Por ello, ha abierto un concurso de 180.000 dólares a quien aporte soluciones para esta amenaza que puede poner en riesgo la misión y ser un peligro real para la salud de los astronautas. Se ha denominado la iniciativa 2021 BIG Idea Challenge abierta a estudiantes universitarios de grado y posgrado para que aporten soluciones a problemas reales de las misiones espaciales en concreto. Deberán, (lo tomo literalmente del artículo 150.000 euros para quien resuelva… ; ver nota 3), dar solución a los siguientes desafíos:

- La prevención y mitigación del polvo en el alunizaje: evitar o proteger las interacciones con columnas de polvo o la superficie lunar que puedan resultar en las sondas lunares.
- La tolerancia y mitigación del polvo en los trajes espaciales: limitar la adherencia del polvo y otros efectos nocivos para sus sistemas.
- La prevención, tolerancia y mitigación del polvo exterior: proteger los sistemas de la superficie lunar o evitar que el polvo entre en hábitats y aterrizadores.
- La tolerancia y mitigación del polvo en cabina: limpiar volúmenes habitables y sus superficies interiores, ayudando a evitar que el polvo alcance la estación Gateway y la nave Orion cuando el módulo de aterrizaje regrese a la órbita lunar desde la superficie.

Los plazos para presentarse finalizan el 25 de septiembre de 2020 para el registro de interesados;  y el 13 de diciembre de 2020 para la presentación de propuestas en vídeo.

Así que aún están a tiempo los audaces.

Enlaces y notas.

1. Les enlazo a la entrada Hilo de seda. Alfonso Sainz, que con motivo del fallecimiento de este último en 2014,  escribí en el blog La perplejidad del buzo. 

2. Un resumen de las iniciativas que se están barajando actualmente para volver  a la luna, se encuentran en el artículo Estas son las próximas misiones para ir a la Luna que preparan los gobiernos escrito por Laura Lucía Becerra Elejalde en larepublica.com.co

3. Ver el artículo 150.000 euros para quien resuelva este problema planteado por la NASA de P. Biosca publicado en el diario ABC el 4 de agosto de 2020.

Etiquetas:
Categorias: General

Tres poemas botánicos. Emily Dickinson.


Enlace a Tres poemas botánicos de Emily Dickinson en poesía y ciencia

En enero de 2014 comencé a ejercer como responsable de poesía y ciencia en madrimasd, seleccionando y editando poemas con contenidos de ciencia y tecnología para la sección y, también, realizando comentarios sobre los poemas elegidos en el blog La alegría de las musas 2. El día 21 de ese mes se incluyó, como primer poema de la nueva etapa, El cerebro de la gran poetisa norteamericana Emily Dickinson, realizando, asimismo, la primera entrada en el blog. (Nota 1).

Retrato de Emily Dickinson. (De Wikipedia)

Seis años más tarde, Emily Dickinson se nos hace de nuevo actualidad, por la publicación, en la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker, de ha una antología bilingüe de poemas en que la botánica es temática central – poesía botánica de Emily Dickinson - junto con ilustraciones botánicas procedentes del asombroso Herbario que realizó a sus diecisiete años. Lo cual constituye, sin duda, uno de los mayores acontecimientos en edición y publicación de poesía científica en España en 2020.

Emily Dickinson y la botánica

Emily Dickinson entró en la Amherst Academy en 1840, (que sólo 2 años antes había comenzado a admitir niñas). En este centro de su ciudad natal recibió una educación sólida y completa. Allí aprendió literatura, religión , historia, matemáticas, geología y biología; además de latín y griego. Todo esto estimuló su interés por las ciencias naturales y se dedicó con entusiasmo a la botánica. En 1847, con 16 años, se trasladó a la localidad de South Hadley, también de Massachusetts, para estudiar en el Seminario para señoritas  Mary Lyon de Mount Holyoke a fin de completar su formación religiosa y su educación superior; siendo en este centro donde empezó a interesarse por la botánica como una ciencia.

En dicha escuela se animaba a todas las niñas a recoger, estudiar y coleccionar flores y plantas locales preservándolas en un herbario. Dickinson recogió 424 flores de la región, formando un herbario de gran sensibilidad y con un delicado sentido de la composición, acompañando cada planta con una etiqueta con su nombre.

Herbario de Emily Dickinson (sec.19)

Ese herbario realizado en el curso 1847-1848 (entre 1939 y 1846) se ha conservado en la universidad de Harvard hasta nuestros días. En 2006 se editó el Herbario en facsímil y, hace unos cinco años, el original fue digitalizado y fue sido colgado en internet. Gracias a la digitalización, el herbario de Emily Dickinson es accesible a todo el público (Ver nota 2).

Tres poemas botánicos

Como hemos indicado en párrafos anteriores, la publicación de Herbario & Antología botánica por la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker , creemos que es posiblemente el mayor acontecimiento en materia de publicación de poesía científica en 2020.

Hemos seleccionado tres breves poemas; los numerados: 1098, 1650 y 1779. (Ver nota 3). Son modestas muestras de botánica y otros seres vivos que muestran vida mágica y comportamientos sorprendentes.

Son las hojas que intercambian confidencias y disfrutan de secretos compactos e inviolables; el modesto trébol que puede llegar a ser aristocracia para la abeja y las instrucciones precisas para hacer una pradera: “… es necesario un trébol y una abeja / un trébol y una abeja. / y un ensueño…”.

Primordial el ensueño si abejas hay pocas.

Lo que nos parece un broche final magnífico para esta temporada de poesía y ciencia.

Emily Dickinson se nos hace, también, actualidad en estos momentos, en que hemos estado confinados varios meses ya que ella se confinó en su casa de Amherst, voluntariamente, los últimos años de su vida. Sin radios ni TVs ni internet. Sólo alguna carta – y sus poemas – vestida de blanco. (Ver nota 4).

Notas y enlaces

1 Ver Emily Dickinson. El cerebro. En La alegría de las musas 2. 21 de enero de 2014.
(http://www.madrimasd.org/blogs/CienciayPoesia/2014/01/21/84824)

2 El enlace al Herbario de Emily Dickinson es: https://iiif.lib.harvard.edu/manifests/view/drs:4184689$1i. Es muy interesante el artículo Poesía y botánica, el herbario de Emily Dickinson de Ana Ribera en el blog mujeresconciencia.com

3 Los textos originales de los poemas en inglés son los siguientes:

1098
THE LEAVES, like women, interchange
Sagacious confidence;
Somewhat of nods, and somewhat of
Portentous inference,

The parties in both cases
Enjoining secrecy, –
Inviolable compact
To notoriety

1650
THE PEDIGREE of honey
Does not concern the bee;
A clover, any time, to him
Is aristocracy.

1779
TO make a prairie it takes a clover and one
bee,–
One clover, and a bee,
And revery.
The revery alone will do
If bees are few.

4. Enlazamos al interesante artículo escrito por Bruno Pardo Soto en ABC: Emily Dickinson, la poeta que eligió el confinamiento.

Etiquetas:
Categorias: General

Tempus ex machina. Andrés Neuman.


Enlace a  Tempus ex machina de Andrés Neuman en poesía y ciencia

Creo que en poesía y ciencia, a lo largo de sus casi 18 años de andadura, no se ha se ha incluido ningún poema específicamente dedicado a los relojes. Si es así, de remediarlo es tiempo, teniendo a mano este gran poema: Tempus ex machina del que presentamos unos fragmentos que recogen tres momentos en la historia de los relojes: sus inicios con la clepsidra a lo que sigue el reloj de péndulo – te amamos Galileo – y la actualidad con los relojes de cuarzo o la utilización de la vibración de un isótopo del Cesio en la definición del segundo, (que es la unidad en que se mide el tiempo). El poema es de voz y lenguaje muy actuales y sumamente elegante. Como toda la poesía de su autor; el narrador, columnista y poeta, con ciudadanía argentina y española Andrés NeumanHijo de músicos argentinos exiliados, en España; a los catorce años se trasladó con sus padres y hermano a Granada, dónde reside en la actualidad.  (Ver Nota 1).

El tiempo y su unidad de medida.

El tiempo tiene una definición sutil, casi filosófica. “Es una es una magnitud física creada” – nos dice Wikipedia – “para medir el intervalo en el que suceden una serie ordenada de acontecimientos”. Además de su función principal de medir los intervalos en los que suceden determinados acontecimientos deberían destacarse dos cuestiones. La primera es que el tiempo es una creación del hombre; diríamos que es más creación del hombre que otras magnitudes que parecería tener una existencia más objetiva.

La segunda cuestión es que es una magnitud física; esto es: una cantidad medible de un sistema físico, es decir, a la que se le pueden asignar distintos valores como resultado de una medición o una relación de medidas. Las magnitudes físicas se miden usando un patrón que tenga bien definida esa magnitud, y tomando como unidad la cantidad de esa propiedad que posea el objeto patrón.

 Unidades de medida principales
del Sistema Internacional de Unidades

El segundo es la unidad de tiempo en el Sistema Internacional de Unidades, el Sistema Cegesimal de Unidades y el Sistema Técnico de Unidades. Un minuto equivale a 60 segundos y una hora equivale a 3600 segundos. Hasta 1967 se definía como la 86 400ava parte de la duración que tuvo el día solar medio entre los años 1750 y 1890 y, a partir de esa fecha, su medición se hace tomando como base el tiempo atómico.

Según la definición actual del Sistema Internacional de Unidades, un segundo es igual a 9 192 631 770 períodos de radiación correspondiente a la transición entre los dos niveles hiperfinos del estado fundamental del isótopo 133 del átomo de cesio (133Cs), medidos a 0 K. Esto tiene por consecuencia que se produzcan desfases entre el segundo como unidad de tiempo astronómico y el segundo medido a partir del tiempo atómico, más estable que la rotación de la Tierra, lo que obliga a ajustes destinados a mantener concordancia entre el tiempo atómico y el tiempo solar medio.

Tempus ex machina

El poema  de Andrés Neuman plantea , en sus dos primeros versos,  cómo se ha medido el tiempo desde muy antiguo; siendo, por tanto, los relojes algo intrínseco a la civilización humana desde sus inicios.

“En el compás del mundo siempre ha habido
un reloj conmoviéndose.”

Recorre el poema las diferentes máquinas, relojes, con los que históricamente se ha medido el tiempo; el cómo han sido los relojes.

La clepsidra o reloj de agua, el primero, en que

“, el hallazgo fundador
donde un cuerpo paciente pierde líquido
resume el espectáculo
del ciclo de la vida
misterioso, evidente como es:
quiere partir el tiempo gota a gota.”

Tras el reloj de sol se glosa el péndulo, con el que la mecánica inicia su reinado en el mundo de los relojes y que aún continúa en la actualidad. El poeta señala al péndulo como cebo “para pescar el tiempo mientras flota” y remarca la igualdad de los movimientos del péndulo

“El vaivén vive atento a su tarea,
disminuye su arco, disminuye
pero no lo que tarda en trasladarse
de un extremo hasta el otro del camino.”

El recuerdo al gran científico italiano finaliza la estrofa: “Te amamos, Galileo.”

La última estrofa repasa los relojes actuales

“Los ingenios actuales (¿actual que pase el tiempo?)
desearían fundirse con su objeto inasible,
aspiran a la indivisibilidad.”

Mencionándose los relojes de cuarzo y el Cesio, fuente de la máxima precisión que se conoce en la medida del tiempo. Andrés Neuman es hijo de su tiempo y finaliza el magnífico poema con una expresión de simpatía a los relojes más actuales cuyas tecnologías se han desarrollado en los últimos setenta años.

“Así son los relojes de mi tiempo.
Con pilas que alimentan como un grano de arroz.
Y con el mismo amor, el mismo pulso,
eternos como nunca lo seremos.”


Como se indica en el primer párrafo de esta entrada, lo incluido en esta entrega de poesía y ciencia son unos fragmentos del poema completo. Han quedado fuera de la selección realizada las estrofas correspondientes a: los relojes de sol y los de muelle espiral, entre otros. Pueden leer el poema completo, en este enlace, tal y como apareció en el número 11 de 2008 de la revista Pasaje a la ciencia realizada en el I. E. S. Antonio de Mendoza de Alcalá la Real. (Ver Nota 2).

El poeta Andrés Neuman y la ciencia.

Creemos que no hay mejor final para este post, que la transcripción de las palabras escritas por Andrés Neuman para presentar sus poemas de temática científica, en el número 11 de la revista Pasaje a la ciencia; palabras que  muestran de modo magistral la perfecta y necesaria complementariedad entre la poesía y la ciencia.

“(sic) En mi sentir, la ciencia y la literatura jamás se han opuesto. Sino que, al contrario, resultan admirablemente paralelas en su objetivo (el conocimiento del mundo) y complementarias en sus métodos (la emoción de la regla en el pensamiento científico, las reglas de las emociones en el pensamiento literario). Cualquiera que haya hojeado un manual de física contemporánea, por ejemplo, no habrá dejado de admirarse por el espesor de metáforas, imágenes y neologismos que contienen sus textos. Igual que hace la poesía, la ciencia y sus diferentes ramas se valen del asombro para obtener un sentido y poner algún orden en el caos cotidiano. La ley de la gravedad, por si sola, encierra la evidencia simple y misteriosa que vive persiguiendo la poesía con su mirada: una roja manzana cae, alguien acierta a describir su vuelo instantáneo y así recomienza la historia de la eterna curiosidad humana, la emoción de ver y sentir que no entendemos del todo qué vemos.”

 

Notas y enlaces

1 La página web del escritor es www.andresneuman.com. En ella pueden encontrar su biografía y entrevistas; así como libros y artículos  y críticas y enlaces referidos a su obra.

2 La revista Pasaje a la ciencia realizada en el I. E. S. Antonio de Mendoza de Alcalá la Real es una excelente y extraordinaria iniciativa que se realizó en el citado instituto entre los años 1997 y 2013. Primeramente fue suplemento de la revista del I.E.S. y luego como revista independiente. Fue en sus primeros años editada en papel y desde 2005 su edición fue electrónica. El enlace siguiente lleva a la página de inicio de Pasaje a la Ciencia, dónde podrán comprobar el amplio espectro de las colaboraciones y apreciar la calidad de la misma: una obra ejemplar, muestra de la excelencia que puede llegarse a alcanzar en divulgación científica.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Esperando tu email. Óscar Hahn.


Enlace a  Esperando tu email de Óscar Hahn en poesía y ciencia

Por los poemas centrados en temas científicos y tecnológicos también pasa el tiempo. De forma que, en unos pocos años, pueden adquirir una pátina casi nostálgica. Nos sentíamos tan modernos en su día con el invento del correo electrónico, (email), por su frescura y su inmediatez. Nos imaginábamos su reinado único por los siglos de los siglos; ¡y no!

Con los avances en hardware, software y redes han aparecido otros sistemas de comunicación más inmediatos, aptos para su uso masivo en teléfonos y con facilidades para la transmisión, no sólo de textos, sino de voz e imágenes y videos. La comunicación procurada por las redes sociales: Twiter, WhatsApp, Facebook, …, etc.; lo han pasado por la izquierda a gran velocidad, disminuyendo grandemente su uso.

 

Diversas Apps de correo eléctronico

Sin embargo, el email sigue estando ahí; conservando ahora un cierto aura de clasicismo y de seriedad frente a la inmediatez de los nuevos medios más recientes. Al fin y al cabo, el término “correo electrónico” proviene de la analogía con el correo postal: ambos sirven para enviar y recibir mensajes .

Origen del correo electrónico (Nota 1)

El correo electrónico, aunque muchos lo hemos conocido y comenzado a usar ya de adultos es un invento que data de principio de los años 70, (hace más de 50 años). De hecho, es anterior a la creación de Internet. El primer antecedente data de 1962, cuando el Instituto Tecnológico de Massachusetts adquirió una computadora de tiempo compartido modelo IBM 7090 (actualizado en 1963 a un IBM 7094) que permitía a varios usuarios iniciar sesión desde terminales remotas, y así guardar archivos en el disco. Este sistema se utilizó informalmente para intercambiar mensajes, pero ya en 1965 se desarrolló el servicio MAIL, que facilitaba el envío de mensajes entre los usuarios de esta máquina.

El primer mensaje de correo electrónico enviado a través de una red data del año 1971. El mensaje, que contenía únicamente el texto «QWERTYUIOP», se envió a través de la red ARPANET, aunque las máquinas estaban físicamente una junto a la otra. La idea del correo electrónico sobre redes se debe a Ray Tomlinson, quien utilizó el protocolo experimental CYPNET para enviar por red los mensajes, que hasta ese momento solo comunicaban a los usuarios de una misma computadora.

Fue así mismo Tomlinson quien incorporó el uso de la arroba (@) como divisor entre el usuario y la computadora en la que se aloja la cuenta del usuario de destino, ya que con el nuevo sistema, era preciso distinguir el correo local del correo de red. El motivo de elegir este símbolo fue que en inglés la arroba se lee «at» (en español en). Así, la dirección ejemplo@máquina.com se lee ejemplo en máquina punto com.

En España, comenzó su rápida difusión a la vez que – desde unos precios iniciales altísimos a finales de los años 80 – los precios de los ordenadores personales fueron bajando rapidísimamente a lo largo de la década de los 90 en que se produjo una amplísima difusión de los PC en las empresas que se extendió a los hogares particulares en la primera década del siglo XXI.

Esperando tu email de Óscar Hahn

Esperando tu email sigue conservando su encanto y la gran calidad que acredita su autor, el gran poeta chileno Oscar Hahn. Escrito en arte menor, se compone de 32 versos libres, entre los que predominan pentasílabos y heptasílabos. Es un gran poema de amor que muestra la ansiedad del enamoramiento y la necesidad de estar juntos los amantes; aunque sea por correo.

 

En el poema hay tres partes diferenciadas. La primera es la de la ansiedad. Hasta el verso 19 se repite 4 veces el verso “y no encontrarlo”; porque el poeta está a la espera de las palabras del ser amado y abre continuamente el correo y esas palabras no acaban de llegar:

“abrirlo cada día
cada hora
cada minuto
y no encontrarlo”

Y así, hasta la frustración y al borde de hacer alguna locura:

“y estar a punto
de romper la pantalla
de un puñetazo
y no encontrarlo”

En la segunda parte por fin llegan noticias de la amada a través del email y el poema sabe transmitir la subida de adrenalina y la emoción de ese momento.

“… leer el texto
aguantando apenas
la respiración
y llegar temblando
a la última línea
a la última palabra”

El final del poema es de éxtasis amoroso agudo – quizás exagerado – y el poeta de dejaría morir.

“… y no querer respirar
nunca más en la vida
y querer caer muerto
encima del teclado.”

Óscar Hahn

Óscar Hahn Garcés, (Iquique-Chile, 1938), es un poeta, ensayista y crítico chileno, integrante de la generación literaria de los años 1960. Estudió Pedagogía en la Universidad de Chile, sede Arica (actual Universidad de Tarapacá), donde se obtuvo el título de profesor de castellano. En 1971 viajó a Iowa en el marco del Programa Internacional de Escritores, donde realizó al mismo tiempo un master en literatura. Regresó dos años más tarde a chile dedicándose a la enseñanza. Después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 fue encerrado en la Cárcel Pública de Arica.

 

Óscar Hahn, 2017 (Wikipedia)

Cuando recuperó su libertad, optó por refugiarse en Los Vilos. Desde allí, se trasladó a la universidad de Maryland donde realizó el doctorado y estuvo hasta 1977, cuando se convierte en profesor de Literatura Hispánica en la Universidad de Iowa, ciudad en la que vivió hasta 2008.

En cuanto a su obra poética, en Wikipedia se indican más de 30 títulos de poesía, entre obras originales y antologías. Como la crítica especializada ha reconocido, su obra es de calidad indiscutible, ooriginal y provocativa y destaca por el uso de materiales intertextuales – como crónicas periodísticas, hechos históricos y otros – y, también, ofrece un diálogo permanente con autores y obras de la literatura universal. En el prólogo a la antología Archivo expiatorio. Poesías completas 1961-2009, Madrid, Visor Libros, 2009; el poeta Luis García Montero reflexiona sobre la obra de Hahn y realiza una interesante entrevista al poeta chileno. En una de sus contestaciones indica:

“…los libros antiguos y modernos estaban, por así decirlo, en la misma mesa del tiempo, yo no veía mayor diferencia entre un soneto de Góngora, los cuatro cuartetos de Eliot o las letras delos Rolling Stones. Además, a mí no me interesaba romper con nada. Lo que yo quería era integrar.”

En la misma fuente de Wikipedia, se reseñan 8 libros de ensayos, entrelos que destacan: Vicente Huidobro o el atentado celeste, LOM, Santiago de 1998 y Palabras sin fronteras, Tajamar Editores, Santiago de 2018. Asimismo se mencionan 14 premios y reconocimientos entre los que destacan el premio nacional de literatura de Chile en 2012 y el premio Loewe de poesía en 2014. (Para ver otros poemas de Óscar Hahn en poesía y ciencia ver Nota 2)

Notas y enlaces

1. Tomo los datos sobre el concepto y el origen del correo electrónico en Wikipedia: Correo electrónico.

2. En poesía y ciencia se han incluido hasta el momento actual los siguientes poemas de Óscar Hahn.

Violín, (16.11.2011);
Escrito con tiza, (05.10.2011);
Estrellas fijas en un cielo blanco… , (08.06.2011);
Elementos de filosofía, (09.02.2011);
Parábola del triángulo, (19.01.2011);
Agua geométrica, (12.01.2011);
Grado cero, (01.12.2010);
Peces de colores, (24.02.2010;
Almendros, (11.11.2009);
Ojo, (02.09.2009);
Por qué escribe usted, (05.06.2006).

 

Etiquetas:
Categorias: General

Soy un punto. Jesús Aguado.


Enlace a Soy un punto de Jesus Aguado en poesía y ciencia

En mayo de 2016 añadimos a poesía y ciencia el poema Calcular de Jesús Aguado. Cuatro años más tarde, (al volver a revisar – releer – el número 253 de la revista Litoral: Ciencia y poesía, vasos comunicantes, dedicado a la poesía científica y a las relaciones entre poesía y ciencia, nos hemos encontrado con otro poema “con matemáticas” de Jesus Aguado.

Se trata del poema Soy un punto que es igual de inquietante que Calcular que ya comentamos en su día en este blog. (Ver 1). Representa ese “momento pesadilla” en el que puede llegar a tornarse, en ocasiones, la serena geometría euclídea.

El punto, que es centro de un círculo, no puede abandonar su ser que es ser centro, (sic) “…amarrado en un círculo colgado”. 

Por eso, al tratar de escapar es perseguido por los radios del círculo que son como jaurías:

“las jaurías de radios me persiguen
compases que están lejos los azuzan”

Radios que trazan rayas y números que cruzan

“… que cortan el espacio dibujando
en medio de la nada unos barrotes…”

El punto “centro” es condenado a mil azotes entre barrotes como en una cárcel.

El poema se cierra con un cuarteto de versos de  complicada compresión pero muy sugerentes y de gran belleza.

“… marioneta del centro contrabando
de hilos manos deseos monigotes
un punto fugitivo que echa brotes
montes ombligos ojos despreciando.”

Todo esto nos enseña el poema que, para colmo, es un soneto descolocado en que los tercetos van por delante. Nos gustaría presentarlo a la canónica, con los cuartetos por delante. pero no lo vamos a hacer. Quede el ejercicio, si así lo quiere, para el amable lector.

Jesus Aguado

Para la información sobre el poeta, nos remitimos, fundamentalmente, a lo dicho en la entrada de 2016. Añadir que en 2015 ganó el Premio de poesía Manuel Alcántara , con el poema Intemperie del deseo que incluimos a continuación:

Intemperie del deseo

Qué hacer con el deseo que no somos,
ya no, y se deshilacha
como cuerda dejada a la intemperie.

Qué hacer con esa luz que no ilumina
y, apagada en su sombra, pura sombra
impura, se detiene
al borde d eun abismo que ya no reconoce

y no lo acepta y va, se va, no cae

por él, por nadie, un grito que no grita
un vuelo sin volar que niega el aire.

Qué hacer cuando te sientes
deseado por nadie y siendo nadie,

vacío de vacío,

en un tiempo sin tiempo
donde la soledad ya no es promesa,
espera, territorio, invitación,

lo fértil, lo regado,

sino cerca de espino, can salvaje,

esa tierra baldía,

la sed, toda la sed
derramándose seca por las manos.

Qué hacer cuando te miran sin mirarte,
escorpión sin veneno ni cobijo
que aplastan sin querer mientras caminan.

Qué hacer o dónde estar o cuándo toca
que te digan ya no
y que te aparten
como se apartan ramas en el bosque
o las piedras del suelo que podrían
dañar a los amantes.

Qué hacer cuando las huellas del deseo
ya no guardan memoria de los pasos
ni dibujan el dulce laberinto
del amor y se ocultan
bajo capas crujientes de hojas muertas.

Qué hacer o qué no hacer
cuando el ser te rechaza de su nada

y recoge la mesa
antes de haber comido

y se lleva los grifos y las mantas
y corre la cortina
y baja la escalera dando saltos

como hiciera contigo alguna vez.

Notas y enlaces

1. Enlace a Calcular. Jesus Aguado en el blog La alegría de las musas 2, (10 de mayo de 2016).

Etiquetas:
Categorias: General

La Cafetera Express y el Infiernillo Eléctrico. Juan José Velo Nieto.


Enlace a La Cafetera Express y el  Infiernillo Eléctrico de Juan José Velo Nieto en poesía y ciencia 

La primera noticia del autor de La Cafetera Express y el  Infiernillo Eléctrico la encontré en el artículo “Los fabulistas españoles (con especial referencia a los siglos XVIII y XIX)” de María Rosario Ozaeta. (Ver 1). Aparece como un autor que, con Ramón Basterra, trata de modernizar la fábula:

“Ramón de Basterra es un autor digno de mención en cuanto a su intento de modernizar la fábula mediante la transformación de los personajes tradicionales en máquinas que aleccionan al hombre, procedimiento también seguido por (sic) Juan José Nieto en su Fabulario Boreal”

Este Juan José Nieto es, en realidad, Juan José Velo Nieto y pocos detalles se conocen de su biografía. Nació en el pueblo cacereño de Perales del Puerto, situado a la entrada de la sierra de Gata desde la comarca de las Hurdes. Se licenció en Derecho y doctoró en Filosofía y Letras desarrollando su actividad profesional como funcionario de Correos. Tuvo una muerte temprana lo que truncó, sin duda, una prometedora carrera literaria. Fue autor de tres relevantes obras literarias – dos de ellas poemarios – que, siendo poco conocidas, merecerían un mayor reconocimiento. (Ver 2).

 

 

La primera de ellas es la memoria de la tesis doctoral que Velo Nieto escribió sobre el habla de las Hurdes de 1956, que aún hoy constituye uno de los referentes para el estudio lingüístico de esta comarca extremeña. (Ver 3).

Los dos poemarios escritos por Juan José Velo versan sobre el mundo de las fábulas y en ambos se adjudica el seudónimo de “Veliso”. En el artículo Poesía y fábula de la Vía de la Plata de Juan Carlos Vera Camacho se da cuenta y se describen con cierto detalle ambos libros. (Ver 4).

El primero de ellos, de título Fabulario boreal,  fue publicado en  el año 1952 en Madrid por la editorial Rubiños en su colección Alegría y humor. Llevaba ilustraciones de Galindo y fue prologado por el ilustre polígrafo José María de Cossío, con una glosa final de elogio de Enrique Jardiel Poncela. (Ver 5).

 

 

El segundo de los poemarios, llevaba por título Fábulas edificantes. También, fue publicado por la Editorial Rubiños en 1970 y llevaba ilustraciones del dibujante y escritor Galindo. El prólogo, en esta ocasión fue del humorista y escritor Evaristo Acevedo.

Pese a su casi absoluto desconocimiento y lo poco que conocemos de ellos, ambos poemarios son de una originalidad sorprendente, dando una continuidad y modernidad al género fabulístico tan en boga en los siglos XVIII y XIX y que cae a la plena decadencia en el siglo XX. Sobre ambos resalta, en primer lugar, el hecho de que literatos y humoristas de tanto prestigio en su época colaboraran y apoyaran los dos libros de Velo Nieto; lo que resaltaría su novedad y valía. Evidentemente; José María de CossíoEnrique Jardiel Poncela, Evaristo Acevedo y el escritor e ilustrador Federico Galindo – más conocido, este por ser el autor de la letra de la canción de tuna Clavelitos - eran (y son) plabras mayores y perfectos acompañantes de cualquier obra literaria.

 

 

En segundo lugar se destaca la novedad de que “(sic) …  como modificación de los cánones tradicionales desde Fedro, Esopo, Lafontaine, Iriarte o Samaniego, en cuyas fábulas hablaban animales, mientras en estas de Velo, los que parlan y dialogan son instrumentos y máquinas, cosa mucho más difícil aún, al ser capaz de «animar» a seres totalmente «inanimados». Porque los animales y aún las plantas tienen en sí reacciones a veces semejantes a las humanas, pero un martillo o una plancha eléctrica, son imponderables para crear interés, cosa que, sin embargo, logra Velo Nieto para el lector.”

Por su parte, José María de Cossío resalta en el prólogo de Fabulario boreal la dificultad de “escoger como actores  (de las fábulas) seres inanimados, o con la falsa y fatal vida de la mecánica, supone un esfuerzo de caracterización de mucho más difícil logro. Únicamente el llorado Ramón Basterra dio principio a una serie de fábulas que, como las de Velo, sucedían entre máquinas y artefactos industriales“. Pero resalta el carácter estrictamente moralizador de las fábulas de Velo Nieto. Dice CossíoPero la intención de las fábulas de Basterra era fundamentalmente poética, en tanto Velo las da un carácter estrictamente moralizador… Este halago he sentido leyendo las graciosas fábulas de Velo, tan llenas de vida e ingenio, y tan ingenuamente aleccionadoras…”

En este sentido,  es muy significativa la primera fábula de Fabulario boreal que es una verdadera declaración de intenciones y que sirve de introducción a las restantes fábulas del libro. Dice así:

FILOSOFÍA DEL «BOREAL»

«Esopo, Lafontaine y Samaniego
compusieron apólogos morales,
en que hablaban la víbora, el borrego
y demás compañeros animales;
más la gente leyó sus fabulillas
como el fakir se traga las bombillas;
y a pesar de su espíritu docente,
el mundo prosiguió tan insolente.
¿Por qué estos moralistas del Parnaso
sufrieron tal fracaso?…
Si quisiera pecar, yo juraría
(y que Dios atempere mí osadía)
que si estos fabulistas fracasaron
fue… porque no triunfaron;
más la causa de tal ineficacia
radica en que olvidaron, por desgracia,
que el hombre benemérito y prolífero
no tolera consejos de un mamífero.
Más yo, que soy moderno fabulista,
abandoné la selva animalista,
y, abrazado a turbinas y motores,
inhalé el arcaduz de sus vapores
extrayendo la etérea consecuencia
de su mucho poder y mucha ciencia,
e hice hablar al tornillo, al cojinete,
al motor de explosión y al torniquete,
pensando que, al hablar un topolino,
en vez de hacerlo un ganso o un pollino,
mis fábulas dirán «topolinadas»,
pero no pollinadas ni gansadas.
Brindo pues al lector las moralejas
de mis motorizadas fabulejas»…

A este que escribe, un poco decimonónico y muy amigo de las fábulas “a la moderna”,  le gustaría que estos dos libros: Fabulario boreal y Fábulas edificantes estuvieran en la actualidad bien editados. No en la más absoluta oscuridad como ahora están y de los que sólo están disponibles – y buscando mucho – los dos poemas que a través de poesía y ciencia y de esta blog hemos difundido en esta fase final de la primavera de 2020, primavera de pandemia y corona virus que hemos sufrido.

Notas y enlaces

1. Ozaeta, Mª Rosario. Los fabulistas españoles (con especial referencia a los siglos XVIII y XIX). EPOS. XIV. Pags. 169-205.
2. Ver el blog Sierra de Gata onírica; (entrada de 29 de agosto de 2018).
3. Ver Velo Nieto, Juan José. El habla de las Hurdes. Memoria presentada como tesis doctoral en la Facultad de Filosofía y Letras  de Madrid dirigida por el catedrático de Filología Románica Dámaso Alonso. Revista de Estudios Extremeños Tomo XII nº 1-4/1956.
4. Ver Vera Camacho, Juan Pedro. Poesía y fábula en la Vía de la Plata. Revista de estudios extremeños, ISSN 0210-2854, Vol. 32, Nº 3, 1976.
5. El texto de la glosa de elogio de Jardiel Poncela era como sigue

«Ya que el autor solicita
en su volumen escrita
una glosa, como honroso
resumen que glose el númen
de sus fábulas, lo gloso
diciendo que es FABULOSO.
¡Y no existe otro resumen
qué honre más, por lo elogioso,
las fábulas de un volumen,
tan instructivo y jocoso!».

Etiquetas:
Categorias: General

Versos de la Madraza de Granada. Versión de Darío Cabanelas Rodríguez.


Enlace a Versos de la Madraza de Granada en poesía y ciencia

A mi amigo Juan Garrido que me ha contagiado su pasión por Granada

Madrasas

En idioma árabe la palabra mádrasa, (que deriva del  verbo “darasa”, que significa estudiar, y del prefijo “ma”, que indica lugar), significa de modo genérico escuela, aplicándose indistintamente a instituciones públicas o privadas; primarias o secundarias; musulmanas o seculares. Sin embargo, mádrasa o madraza en español se refiere a una universidad o escuela de posgrado islámica. (Ver Nota 1).

El desarrollo de esta institución se da sobre todo en el siglo XI en Oriente, fue promovido fuertemente por el sultanato selyuqi en tiempos de Alp Arslan (1063-1072) y Malik fiah (1072-1092), lo que hace que se multiplique su número de forma vertiginosa ; lo que muestra el hecho de que en 1067 ordena construir su primera madraza y en el 1184,ya había 30 en la parte oriental de Bagdad.

Sin embargo, en lo que respecta al norte de África, hay que esperar al 1249 para ver la aparición de la primera madraza. Poco después se levantará la más antigua que resta en el Magreb, la fundada en 1271 en Fez, y así proliferarán a lo largo del siglo XIV en todo el Occidente islámico, promovidas sobre todo por los meriníes en una clara política de crear a una élite religiosa oficial.

En la España musulmana, si bien se recoge en documentos menciones genéricas a la fundación de mádrasas durante el califato cordobés, la fundación de estas instituciones es tardía y, solamente, hay testimonios de su creación bastante tardía en Murcia, Málaga y la de Granada fundada en 1349. (Ver Nota 2)

La madraza de Granada (Ver nota 3)

La madraza de Granada fue fundada en 1349  durante el sultanato de Yūsuf I, por iniciativa de su primer ministro Riḍwān. En los textos árabes se  referían a ella como Madrasa Yūsufiyya y Madrasa Nasriyya. Se situaba muy próxima a la mezquita mayor de la Medina, junto a la Alcaicería.

 

 Restitución de la portada original de la Madraza de Granada,
(según Rafael Contreras)

Según descripciones que han llegado, la portada era de mármol blanco bellamente labrado. La puerta de entrada se enmarcaba por un arco de herradura con dintel, que contaba con dovelas, unas lisas y otras con rellenos de hojas. Recuadrando todo había un alfiz con inscripciones cursivas, encerrando en el interior varias cartelas. Encima del dintel se disponían dos losas, también de mármol, a modo de ventanas, con inscripciones.

La puerta daba acceso, en recodo, a un patio, con una alberca en su centro y pequeñas habitaciones con arcos sostenidos por columnas. Además, contaba con una fuente de agua que permitía hacer las abluciones vinculadas al rito religioso de la oración. En uno de los lados una escalera situada tras una gran puerta daba acceso a la planta superior en la que se situaban con salas de estudio y dependencias para estudiantes. En la planta baja existía un oratorio.

Oratorio de La Madraza de Granada (Wikipedia) 

El oratorio, aunque modificado, es lo único que ha llegado a nuestros días del edificio original. Se accede a él a través de un arco de herradura de tipo angrelado que se apoya en dos finas columnas de mármol. Su planta es cuadrada, si bien la existencia en las esquinas de trompas con mocárabes le dan un acabado octogonal. En cada lado se abren dos ventanas con celosías que filtran la luz del exterior. Los muros son de mampostería y tienen una abundante decoración de yeso policromado. El techo de madera no es el original, ya que se perdió en el incendio sucedido a mediados del siglo XIX.

En la madraza granadina se impartían conocimientos de medicina, cálculo, astronomía, geometría, lógica y mecánica, además de las  materias clásicas, que eran el derecho islámico, lecturas coránicas, teología, lengua, filosofía, métrica y literatura. Los gastos de la madraza se sufragaban con donaciones de devotos musulmanes.

Hasta 1499 (150 años desde su fundación), la Madraza de Granada estuvo funcionando como universidad. Cabe recordar que en 1502 tuvo lugar la famosa quema de libros de la Madraza, promovida por el Cardenal Cisneros, en la explanada de la antigua Puerta de la Rambla, hoy plaza de Bib-Rambla.

Los Reyes Católicos la convirtieron en la Casa de Cabildos de la ciudad, (Ayuntamiento), y se realizaron algunas reformas, como, por ejemplo, añadir la sala de los cabildos, denominada Salón de “Caballeros XXIV” de estilo mudéjar.

Cuando realmente sufrió las mayores transformaciones fue a finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII. De 1722 a 1729 el edificio se derribó casi por entero, se alzó la fachada exterior, de estilo barroco, con sus llamativos y característicos balcones, se pintó la fachada al temple y se levantó la escalera interior.

En 1858, el Ayuntamiento de Granada se trasladó a su emplazamiento actual  y el edificio, ya sin uso, permaneció cerrado durante unos años. Posteriormente, fue vendido a un particular, que instaló en él un almacén de telas. En 1878, se produjo un incendio que destruyó por completo la techumbre de madera del oratorio. En 1893 el oratorio fue restaurado por Mariano de Contreras, el mismo arquitecto que realizó diversas intervenciones en la Alhambra.

Vista exterior actual de la Madraza de Granada

 En 1942 el edificio fue recuperado por el estado, acometiéndose sucesivas restauraciones hasta nuestros días en que se ubica la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias, corporación pública para el fomento de las artes, y algunas dependencias de la Universidad de Granada.

Versos de la Madraza de Granada

En cuanto a los versos de la Madraza de Granada que hemos incluido en poesía y ciencia, se nos ocurren dos reflexiones a las que nos referiremos a continuación. Está, en primer lugar, el proceso de investigación en si mismo considerado; por el que se han obtenido y fijado los textos. Ha sido un largo camino hasta llegar a la versión, digamos, definitiva por el momento, que apareció en el artículo Inscripción poética de la antigua Madraza granadina de 1977, escrito por Darío Cabanelas (Ver Nota 4).

El proceso de investigación ha sido largo y prolijo; siendo una muestra que puede representar bien lo que constituye  una investigación bien realizada en el campo de las humanidades y de lo complicado que puede llegar a resultar. Después de la desaparición de las lápidas en las que se encontraban los textos en árabe originales; después de la desaparición, también, del cuaderno original del siglo XVI en los que se habían transcrito al castellano los textos; después de varias traducciones ó interpretaciones textuales; han llegado por fin estos versos a nuestros días. Cuestiones ambas – así como la recuperación de los textos árabes perdidos que fueron hallados en un rincón del diario de trabajo del morisco Alonso del Castillo conservado en la Biblioteca Nacional – que quedan explicadas en el artículo de Darío Cabanelas que hemos citado y al que remito para los detalles.

La segunda reflexión a la que nos gustaría atender es a la cuestión ó al problema de las traducciones; de la interpretación de las lenguas clásicas, (árabe en este caso), y su traslado a idiomas modernos. Hay cuestiones lingüísticas y gramaticales; pero, también, las hay de sensibilidad y del influjo de la historia, de la sociedad y de las modas de cada época.

En el artículo citado podemos ver las grandes y llamativas diferencias entre las tres versiones que se presentan de los dos poemas a que se refiere el artículo. La versión de Almagro que aparecen en el libro Apuntes arqueológicos sobre la Madraza o universidad árabe de Granada editado en 1879, reproduce la versión del Padre Echevarría de unos cien años antes que, a su vez, seguía al pie la versión que a mediados del siglo XVI resultó del mandato del Cabildo de Granada de traducir las inscripciones de la Alhambra y de otros edificios singulares de Granada.  Centrándonos, para muestra de este ejercicio de comparación, en el poema que aparecía en la lápida de la fachada, (diferente al texto que hemos incluido en poesía y ciencia proveniente de una lápida situada en el interior de la Madraza), y en el texto de lo que podría ser el primero de los tres versos; tendríamos en la versión de Almagro y del Padre Echevarría:

“Advierte esta maravillosa entrada, desde luego da señas de alto destino, sus bruñidas piedras resplandecen, y es de arquitectura singular.”

Todo el poema es pomposo y perifrástico, dando más importancia a la solemnidad del momento de la inauguración de la Madraza y a la glorificación de Yusuf I que a la literalidad de las inscripciones.

Los versos de Alonso del Castillo se entienden mejor y se acompasan mejor a la literalidad del texto. La versión ofrecida del inicio del poema es:

“Advertid en esta floresta de admirable viso, como resplandece con aseada perfección de labor de piedra de mármol  con extremado primor…”

La versión final- que incluimos completa, no sólo el primer verso – de Darío Cabanelas es, seiscientos veintiocho años después en 1977, la siguiente:

1 .- Contempla este vergel de admirable aspecto
cómo brilla en la piedra con reluciente hermosura,
2.- y observa el artificio singular de su puerta,
que muestra, en el género, la grandeza de su autor.
3.- Entra presuroso a orar (en su mezquita)
y así obtendrás gracia el día de la asamblea.

Darío Cabanelas

Es uno de los protagonistas y, por qué no también, el héroe de nuestra historia. Es el investigador que nos trae la lengua y la historia desde el pasado. Lo que en otras investigaciones científicas son máquinas, fórmulas y laboratorios son, en humanidades, legajos y archivos revueltos, estudiados, removidos e interpretados para extraer y comunicar nuevo conocimiento a la sociedad. ¡Investigadores, benditos sean!

El nombre de Darío Cabanelas  incluye detrás las siglas OFM. ¿Qué significan? Pues son las siglas que corresponden a la Orden de Hermanos Menores (Ordo Fratrum Minorum) fundada por San Francisco de AsísDarío Cabanelas era, pues, franciscano. Lo que no le impidió ser catedrático de árabe de la Universidad de Granada, desde 1954 hasta su fallecimiento en 1992; discípulo del eximio arabista Emilio García Gómez y destacado investigador; vocal-secretario del Real Patronato de la Alhambra y  vocal de la Comisión de Monumentos de Granada. (Para un curioso recorrido por su vida y trayectoria, ver Nota 5).

Fue académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de Granada, miembro titular del Instituto Hispano-Árabe de Cultura y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia. Entre sus obras mas destacadas, figuran: Juan de Segovia y el problema islámico, Madrid, Universidad Complutense, 1952, (su tesis doctoral); El morisco granadino, Granada, Patronato de la Alhambra, 1965; Ibn Sida de Murcia, el mayor lexicógrafo de Al-Andalus, Granada, Universidad, 1966; con M.ª Paz Torres Palomo, Poesía arábigo andaluza, Torremolinos, Revista Litoral, 1984 y El techo del salón de Comares en la Alhambra. Decoración, Policromía, Simbolismo y Etimología, Granada, Universidad, 1988.

Notas y enlaces

1. Ver La Madraza Yusufiyya en época andalusí: un diálogo entre las fuentes árabes escritas y  Arqueológicas de Bilal J.J. Sarr Marroco y Luca Mattei en Arqueología y Territorio Medieval 16, 2009. pp. 53-74. En este artículo, se relata el significado de madrása  del modo siguiente. << “Madrasa” plural “madaris”, (…) del verbo darasa que significa “estudiar”, y en cuya forma verbal fa‘‘ala  quiere decir “enseñar Derecho”. (…). Por lo tanto, el término madraza sería etimológicamente el lugar en donde se estudia Derecho islámico. (…) en la última versión del DRAE “madraza” es definida como “Escuela musulmana de estudios superiores”. Por lo tanto, podríamos concluir que el término madraza, designaría, un centro de enseñanza superior en el que se estudiaba como materia primordial el Derecho y otras ciencias islámicas, así como Lengua, Gramática árabe, Literatura, Filosofía y otros contenidos (CABANELAS RODRÍGUEZ,1988: 31).>>

2. Sobre la institución de las madrasas y también sobre la Madraza de Granada ver, además del artículo indicado en Nota 1 La Madraza árabe de Granada y su suerte en época cristiana de Darío Cabanelas Rodríguez en Cuadernos de la Alhambra, n. 24 (1988); p. 29-54.

3. Para la redacción de esta parte del post, he seguido el texto del capítulo Edificios significativos de la Granada árabe en  Granada. Aproximación a la ciudad andalusí (Cuaderno de Apuntes); de Juan Miguel Garrido Martín. Inédito. Madrid, 2020. 

4. Inscripción poética de la antigua Madraza granadina. Por Darío Cabanelas (OFM). Miscelánea de Estudios árabes y hebráicos. Sección Árabe-Islam. Vol. 26. 1977.

5. Ver El intelectual y su memoria: Darío Cabanelas Rodríguez, ofmEntrevista de Mª Paz Torres.  Miscelánea de estuios árabes y hebraicos. Sección Árabe-Islam. Vol. 54 (2005). ISSN 0544-408X, p. 295-311. 

 

Etiquetas:
Categorias: General

Ha brotado la parra verde y roja. Juan Antonio González Iglesias.


Enlace a Ha brotado la parra verde y roja de Juan Antonio González Iglesias en poesía y ciencia.

Uno no sabe muy bien si es ahora el momento exacto en que brotan las parras, pero sí que estamos en plena primavera y todo florece tras el invierno. Y ello a pesar de este 2020 que nos deja una primavera nefasta de coronavirus y confinaciones y trae a nuestra memoria las palabras del inicio de La tierra baldía“Abril es el mes más cruel…”,  de T. S. Eliott. 

Pero también nos acerca a Ha brotado la parra verde y roja, el luminoso soneto de uno de los más grandes poetas españoles actuales, Juan Antonio González Iglesias , (Nota 1), que  nos muestra cómo la vida vegetal surge en un milímetro abierto en el cemento y cómo nadie ni nada podrán detener su crecimiento. Vemos la fotografía de la parra del soneto en la portada de Confiado, título del poemario en el que está incluido Ha brotado la parra verde y roja. (Nota 2).

Confiado obtuvo el XXXVI Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla.  (Ver Nota 3). En la contraportada del volumen se glosa al autor y el contenido del poemario del modo siguiente:

Juan Antonio González Iglesias (Salamanca, 1964) es un poeta español de signo clásico. Su poesía reunida hasta 2010 se encuentra publicada por Visor en el volumen Del lado del amor. Sus poemas deportivos se recogieron nuevamente en Decatletas (2012). En Confiado el lenguaje, que aspira a ser logos, trata del amor, del cuerpo, del deporte, de las nuevas tecnologías y remotamente de la política, todo ello desde una perspectiva serena orientada a la belleza del mundo y a la cercanía de Dios. Confiado contiene una apología de la lentitud y de lo sencillo. Es un libro que, sobreponiéndose a las negaciones, presiente el futuro como algo bueno. Es también un autorretrato.

Por su parte el autor, en el prólogo del libro nos dice

“Hay momentos en que casi todo se puede decir con casi nada. En este momento – que ha durado varios años – he podido decir lo esencial con una sola palabra. Si somos fieles a la circularidad antigua, un libro de poesía da una vuelta a una idea, para que tome cuerpo. El Evangelio de Juan se compone de poco más de un millar de intensas palabras, combinadas prodigiosamente. Una de ellas es “confiado”.
Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario – la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza.”

Confiado es fruto del trabajo de una beca que recibió el poeta en 2012 para escribir un libro de poemas sobre la “confianza”, en que estuvo viviendo el la Villa Marguerite Yourcenar en Saint-Jans-Cappel, localidad francesa próxima a la frontera belga en la que la autora de Memorias de Adriano pasó parte de su infancia. Describe así esa estancia:

“Rodeado de árboles, tuve tiempo de hablar con los caballos, de tomar el sol y de nadar en la piscina de un camping cercano. Crucé casi a diario la frontera belga (…) Vi y toqué manuscritos de Yourcenar en el humilde museo de Saint-Jans-Cappel. Y al fin aquí está el libro”.

 Saint-Jans-Cappel
(De Westhoekpedia – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0)

Nos interesa y apasiona la fuerza regeneradora del mundo vegetal cuando florece, cuando nace de nuevo con toda su fuerza e intensidad. Consulté con mi hija María, que es la botánica de la familia, lo que le parecía Ha brotado la parra verde y roja. Me contestó, (dando valor a esa fuerza espontánea y desatada de plantas naciendo, creciendo y sobreviviendo donde nadie espera), lo siguiente:

“Aprecio la rebelión y desobediencia botánica en las grandes urbes, y probablemente esta constatación forme parte de la actual vida confinada de muchas personas. En mi caso, gusto de vigilar a diario desde la terraza la evolución de las matillas que han nacido en el tejado de las casas-talleres de enfrente.”

Como nos dice Ida Vitale en Saxifraga.

“Lección de la saxífraga:
Florecer
entre piedras,
atreverse.”

O como se expresa en Ha brotado la parra verde y roja.

Ha brotado la parra, verde y roja,
del milímetro abierto en el cemento.
Ya nada detendrá su crecimiento.
Ya va plantando donde se le antoja
nuevo estandarte cada nueva hoja,
trémulo bajo el sol, feliz si lento…

Y la parra pintará, para nuestro deleite, “verdaderas hojas de acanto por la arquitectura”. ¡Que viva la botánica!

Notas y enlaces

1. Se encuentran incluidos en poesía y ciencia, hasta el momento, 3 poemas de Juan Antonio González Iglesias:

Benditos los ignotos, (diciembre de 2014);
Leo a Tomás de Aquino en mi smartphone,
(marzo de 2016) y
Ciclismo olímpico
, (mayo de 2019).

2. La fotografía está realizada por el propio poeta y figura en la portada de Confiado, que se ha incluido en gran tamaño para poder apreciar bien la imagen de la parra verde y roja. La imagen está tomada en París en el otoño de 2014.

3. A continuación se enlaza a tres críticas literarias de Confiado

Horacio en el ‘smartphone’. Luis Bagué Quilez. En El Pais. 25 de agosto de 2015.
Confiado. Tua Blesa. En elcultural.com. 4 de septiembre de 2015.
El poeta en su madurez. Juan Carlos Sierra. En Estado crítico (criticoestado.es). 15 de diciembre de 2015.

Etiquetas:
Categorias: General

El automóvil en la lírica de vanguardia. (1). El buen camión de Ramón de Basterra


Enlace a El buen camión de Ramón de Basterra en poesía y ciencia.

En la década de los años veinte, la aparente oposición entre poesía y tecnología en la que aún hoy, cien años más tarde, muchos creen; escondía (y esconde) una  realidad en la que de verdad ocurría es que “ambas se estimulan o fecundan y mantienen permanentes  contactos”. (Ver Nota 1).

En las tres primeras décadas del siglo XX se produjo una eclosión de nuevos productos que las sociedades europeas acogieron con entusiasmo: “nuevos inventos que galvanizaron la vida y la sensibilidad del artista moderno y la literatura, particularmente la poesía, que se contagia irremediablemente de los nuevos tiempos”. (Ver Nota 2). 

 

 

En este marco, el papel del automóvil en las décadas iniciales del siglo XX resulta  fundamental, pasando a tomar, de alguna forma, el relevo a la gran sensación tecnológica de finales del siglo XIX, que fue el ferrocarril. Y tuvo mucha competencia. Juan Manuel Bonet Correa, (Nota 3), llama la atención – aplicando con gracia el recurso de la enumeración caótica – sobre la cantidad de nuevos productos  con los que el automóvil competía; pero, también, el destacado papel que llegó a ocupar en la nueva poesía:

“Como otras realidades modernas – la fábrica, el farol, la sirena, el telescopio, el tren y el metro, el viaducto, la fotografía, el trasatlántico, la estilográfica, el acorazado, el submarino, la electricidad, el aeroplano y la hélice, el hidroavión, el dirigibles, el ascensor, el tranvía, el cinematógrafo, el ventilador, el gasómetro, el funicular, el arco voltaico, el reflector, el radiador, la linotipia, la rotativa, la máquina de escribir, el neón y el anuncio luminoso que con él se construye, el telégrafo, el gramófono, el teléfono, la radio, el semáforo, la granada, el tanque, la grúa, la nevera, la ametralladora, la turbina, la dinamo, el rascacielos, el altavoz, el micrófono, el megáfono, el claxon, el hangar, el helicóptero…-, como esas otras realidades modernas, y al igual que ciertos deportes, ciertas músicas o ciertos bailes, el automóvil, tan presente en todas las esferas de la vida cotidiana, entró pronto en la poesía, principalmente debido a la acción de las vanguardias”

 

Por otra parte, el automóvil, en el imaginario simbólico de la cultura de masas, aportó una individualidad en cuanto a la percepción del espacio y el tiempo producida por su uso; frente  ala percepción más colectiva del ferrocarril (Ver Nota 4).

“Así pues, con el advenimiento de la automoción se iniciaba una verdadera metamorfosis en nuestra identidad antropológica: deslizamiento desde la conciencia comunitaria de lo real hacia el horizonte de una privacidad ubicua, estricta y retóricamente absoluta en todo lo que se refiere a las relaciones entre el yo y su entorno”

Y así es como el automóvil comienza a aparecer en la literatura española tanto en prosa como en poesía. En prosa, entre otros, podemos destacar el relato-descripción “En automóvil” de Gabriel Miró aparecido en el libro El huerto provincial en 1912, en el que se describen las sensaciones de velocidad, de ruido y de contraste con la naturaleza mas silenciosa y reposada.  O el artículo de Miguel de Unamuno, “El automóvil y el arado romano”, aparecido en la revista Nuevo Mundo de agosto de 1914, con apreciaciones socioculturales sobre el deporte y el automóvil frente a la tradición.

 

 

En este apartado, debemos mencionar también a Ortega y Gasset, entusiasta automovilista, como  queda reflejado en la entrevista que le realiza Ramón Gómez de la Serna en la Gaceta Literaria. Son destacables, también, por lo que suponen de reflexión y de descripción de las sensaciones sensoriales y de las percepciones de los viajes en automóvil, los textos – ambos de grandes poetas de la generación del 27 - “Entrada en Sevilla”  de Pedro Salinas, incluido en el libro Vispera del gozo publicado en 1926; y “Curva y estrofa” de Gerardo Diego.

En el ámbito de la poesía de la época que estamos hablando, se produjo también una eclosión de poemas dedicados al automóvil. En España poetas como, entre otros, Pedro Salinas (Navacerrada, abril); Xavier Bóveda (Un automóvil pasa); Rogelio Buendía (Ford);  o Ramón de Basterra que en sus Nuevas Fábulas incluyó el poema El buen camión que hemos seleccionado para poesía y ciencia; y que forma parte del proyecto poético de Ramón de Basterra de actualizar las clásicas fábulas incluyendo en ellas actores, tramas y protagonistas científicos y tecnológicos.

En una segunda entrada en La alegría de las musas, que haremos más adelante, veremos con cierto detalle los diversos poemas sobre automóviles, que hemos mencionado, y  que surgieron en esas tres primeras décadas del siglo XX.

 

Notas y enlaces

1. Cano Ballesta, Juan (1999). Literatura y tecnología. Las letras españolas ante la revolución industrial (1890-1940). Valencia. Pre-Textos.
2. Bernal Salgado, José Luis. (2003). “El automóvil y las relaciones tiempo – espaciales en la lírica de vanguardia” en Poesía lírica y progreso tecnológico. Sabine Schmitt / José Luis Bernal Salgado (Coordinadores). Editorial Vervuert – Iberoamericana.
3. Bonet Correa, Juan Manuel (2000): “Automóviles poéticos”. En: Garaje. Imágenes del automóvil en la pintura española del siglo XX. Vol. 1. Madrid: Fundación Eduardo Barreiros.
4Brihuega, Jaime (2000): “El automóvil y el arte español  contemporáneo”. En: Garaje. Imágenes del automóvil en la pintura española del siglo XX. Vol. 1. Madrid: Fundación Eduardo Barreiros.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Palabras del director… de Germán Arens


Enlace a Palabras del director… de Germán Arens  en poesía y ciencia

Poco deberíamos comentar sobre un poema de línea tan clara como Palabras del director de la Asociación Física argentina al investigador Pablo Rebich en rechazo a su proyecto “La máquina del tiempo” del argentino Germán Arens, además de decir que fue hallado en la Antología de Poesía de las Ciencias de Argentina, cuya introducción y selección de poemas, son obra de Oscar Picardo. (Ver nota 1).

En el poema tenemos un asunto o trama bien definido al igual que el punto de vista de la acción (narrador o voz del poema) y presenta un tono ó estilo original y preciso.

La trama del poema es la parte final de la evaluación de proyectos de I+D por parte dela agencia financiadora correspondiente; esto es, la comunicación del resultado de la evaluación a los investigadores peticionarios. Atrás han quedado toda una serie de fases concatenadas: revisión de los proyectos presentados, nombramiento de coordinadores de evaluación y diseño de formularios de evaluación, selección de parejas de evaluadores  para cada propuesta, evaluaciones de los proyectos de I+D y su revisión y selección de proyectos aprobados y asignación presupuestaria. El poema se centra, como ya hemos dicho, en la delicada acción de comunicar a los investigadores el resultado de la evaluación; si el proyecto se ha aprobado o ha sido denegado.

El punto de vista en el poema corresponde al Responsable último de la evaluación; el que firma la carta de comunicación a los investigadores – que en el poema es el director de la Asociación Física argentina. (Nota 2).

En cuanto al tono o estilo, yo diría que podríamos asignarle al poema varias características notorias. En primer lugar el discurso del poema aparece como adecuadamente documentado, aludiendo en el poema a experiencias reales de propuestas semejantes; en concreto son mencionadas en el poema las de los notables físicos norteamericanos Gott y Mallet que en pleno siglo XX y desde sus puestos en prestigiosas de Estados Unidos idearon propuestas de proyectos de I+D para viajar en el tiempo.

También es reflexivo, recogiendo como causas de la debilidad de la propuesta presentada cuestiones tan importantes como “la ausencia de ingeniería o presupuesto”. Lo que es achacado implícitamente en el verso siguiente a ese ser sui generis característico de los investigadores: “Fascinación de la mente científica que le dicen”. En esta consideración reflexiva, se incluye la mezcla de suposiciones y verdades no resuelta: “Su proyecto, estimado Pablo, mezcla verdades con suposiciones”

En el estilo o tono, no falta el humor que se hace patente en los versos dedicados a Burakito y  a la policía riocoloradense y a los dedicados a las colas que ya no se producirán “en las agencias de turismo / demandando viajes al jurásico”. También hay en el poema un fresco y naif descaro en las expresiones coloquiales y vocativas con las que el Director de la Asociación Física argentina se dirige al investigador titular de la propuesta Pablo Rebich; como las de los dos últimos versos:

De todas maneras, Pablo, muchas gracias.
Tenga usted muy buenos días

que cierran un poema fresco, sorprendente y genial.

Germán Arens

Es el autor del poema. Sabemos – por internet – que nació en Río Colorado en 1957 y que, en la actualidad, reside en la ciudad de Bahía Blanca.

Imagen de Germán Arens 

Poeta, es autor, entre otros, del libro con el fantástico título de En una nave comandada por Enrique unos pocos hombres abandonaron la tierra, (Ed. Vox. Bahía Blanca 2011). En internet pueden encontrar muestras abundantes de su excelente pulso poético.

Por otra parte es músico, siendo en la actualidad cantante de la orquesta de tangos La puñalada de Bahía Blanca. Podemos ver más de su trayectoria musical en internet: hace años con un estilo más folclórico y popular del tipo milongas o similares; y en los últimos años con unas obras instrumentales más modernas. (Ver nota 3)

Sin duda, debe ser un personaje digno de mayor atención y estudio.

 

Notas y enlaces

1. Palabras del director… fue publicado originalmente en la Antología de poesía y ciencia-ficción. Los fuegos de Orc. Compilada por Marcelo D. Díaz y Patricio Foglio para Malon Malon ediciones, 2015.

2. Quien escribe este post, ha pasado bastantes años de su vida laboral en la gestión de I+D, en la gestión de programas de proyectos de I+D para grupos de investigación. Por este motivo he tenido que redactar estas comunicaciones, pasarlas a la firma  de los Directores generales correspondientes y enviar centenares (o miles), de cartas comunicando  la no concesión de las ayudas solicitadas. Debo confesar que tratábamos de fabricar respuestas estandarizadas, indoloras y con motivaciones genéricas sin gran grado de detalle; detalles que se guardaban para las peticiones de revisión.

3.  Para la época musical inicial, en el siguiente enlace 1, pueden escuchar el tema Huella de cantor de 1997. En la actualidad, en el enlace 2, está una actuación de Germán Arens como cantante del grupo de tango La puñalada en su ciudad de residencia, Bahía Blanca. Por último en el enlace 3 se encuentra la grabación de música más moderna de título Sismo Bit de 2019.

 

Etiquetas:
Categorias: General