El Islam en Europa – El caso de Badalona

No constituye ninguna novedad afirmar que el Islam no goza de buena prensa en Europa. Su presencia suscita inquietud y se siente como si constituyera una amenaza para la convivencia. De manera creciente se contempla el Islam como sinónimo de mezcla –insoportable– de violencia social y de cuestionamiento insidioso de los valores e instituciones occidentales. Según esta perspectiva, los musulmanes serían irreductiblemente diferentes, incapaces y, por otra parte, renuentes a encontrar su lugar en el seno de las sociedades que les acogen y en las que se despliega su práctica religiosa.

Aparte de la valoración que pueda merecer, el hecho indudable con el que hay que contar es que la presencia musulmana en el seno de la Unión Europea resulta ya considerable: más de diez millones. Hoy en día viven en Alemania y Francia tres millones de musulmanes en cada uno de esos Estados; en el Reino Unido, un millón y medio; en Holanda, medio millón, por tan sólo nombrar los cuentan con mayor presencia. En España, el número asciende también a alrededor de medio millón. Ya no cabe hablar de una inmigración temporal, sino de una presencia permanente: los musulmanes forman parte de la sociedad europea. Esta presencia masiva y permanente es una ocasión para tomar conciencia y reflexionar sobre el marco legal que regula la libertad religiosa, así como sobre la pluralidad y diversidad de las sociedades europeas.

 

Una cuestión que merece la pena plantearse es la relativa a qué papel juega la pertenencia a una comunidad cultural y religiosa – como puede ser el Islam- cuando el individuo se traslada a un medio que le obliga a reinterpretar su universo simbólico a la luz de la nueva situación. Si admitimos que la libertad religiosa alcanza también a la dimensión comunitaria de fenómeno religioso, debemos admitir que las prácticas tengan una presencia en la esfera pública (no en la estatal). Así, se requiere permisos administrativos para la construcción de mezquitas, la distribución de comida halal o el uso del velo en lugares públicos (escuelas, hospitales, centros administrativos, etc.). El velo, por ejemplo, no puede considerado sin más como un instrumento de proselitismo religioso; sólo si demuestra una actitud agresiva por parte de las que lo llevan cabría pensar en su prohibición.

 

En este blog ya se ha tocado de alguna manera el tema de la presencia del Islam en Europa, en general, y en España, en particular, sobre todo a raíz del caso de la construcción de un centro islámico en Talayuela (Cáceres). No es el único, pues recientemente se ha abierto otro conflicto en Badalona (Barcelona). El Ayuntamiento de esta población ha emprendido políticas activas de integración con respecto a la población inmigrante de religión musulmana (que profesan más de 10.000 vecinos). En particular, ha ofrecido terrenos públicos no en el centro de la ciudad, sino en un polígono, para la construcción de una mezquita, tal como hacen casi todos los ayuntamientos de España para la construcción de iglesias católicas. Esta actitud, sin embargo, ha sido contestada por una parte de la población: 20.000 firmas se presentaron este mismo mes en el registro del ayuntamiento de Badalona en rechazo a la construcción de la mezquita. Sobre este caso, recomendamos la lectura del siguiente artículo: Derecho a la mezquita.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Pero si esa libertad religiosa entra en colisión con las libertades civiles del país correspondiente, entonces tendrán que adaptarse a esa libertades civiles, al igual que lo hacen el resto de los ciudadano, ni más ni menos. No confundamos.

"Plm",

¿Se refiere a algún caso concreto? Hasta donde yo sé, no hay ninguna derogación de las leyes civiles para ningún culto. Lo que sí es contrario a las libertades civiles es la discriminación por motivos religiosos.

http://www.tiempos-interesantes.blogspot.com

si una mujer es de segunda segun la religion que uno profesa y que merece procesar por su libertad de culto, y que su entorno social le obliga a ello, da la impresion que entra en colision con la libertad de esa persona de poder ser igual a las demás, hombres incluidos.

Plmm,

La posición de las mujeres "según" el Islam depende del musulmán a quien usted le pregunte; yo conozco muchos musulmanes cuyas ideas sobre la mujer son similares a las de los españoles ateos, cristianos o agnósticos; hay gente luchando en países musulmanes por la igualdad de las mujeres desde el Islam y si proclamamos que la "religión" sitúa a las mujeres en posición de inferioridad les estamos desayudando, no sé si me explico. La posición de las mujeres en las sociedades más tradicionales es siempre de inferioridad y el entramado religioso (islámico, cristiano, etc.) ha terminado por legitimar invariablemente eso. Conforme las sociedades se van modernizando, la igualdad entre hombres y mujeres se va imponiendo lentamente y las religiones van modificando progresivamente sus posturas.

La posición de aquel que piensa en que hay una "esencia" el Islam que implica necesariamente la desigualdad entre sexos se construye por mecanismos muy similares a las de los fanáticos religiosos que piensan lo mismo. Así que no le hagamos el trabajo a esa gente. Últimamente en mi blog estoy tratando estas cuestiones (aún falta alguna entrada), le invito a leerlo y a debatir conmigo.

http://www.tiempos-interesantes.blogspot.com

procure no confiar demasiado en los prejuicios. En ningún caso la libertad de culto, de la misma

Vaya, me salió cortado el último trozo, que se me olvidó rellenar. Decía, que procurara no confiar demasiado en sus prejuicios y que, por otra parte, evidentemente, ni la libertad de culto ni ninguna otra libertad constitucional ampara la discriminación entre hombres y mujeres, así que puede estar tranquilo. Y nadie ha pretendido nunca otra cosa, así que no entiendo muy bien el "no confundamos".

lo que quiero decir Sr. del Cuvillo que bastante nos ha costado llegar a descubrir que ‘los ángeles no tienen sexo’ como para estar perdiendo nuestro tiempo en debatir si ‘los ángeles son machos o son hembras’… ya lo perdimos en el pasado y ya lo superamos… además se supone que que los huéspedes son ellos.

¿… Y entonces? Todavía no sé hasta dónde quiere llegar. ¿Qué es lo que propone?

No le discuto su libertad, pero yo también ejerzo la mía.

¿Y en concreto, qué es lo que opina? ¿Puede decírmelo sin vaguedades?

Mucha religion y mucha mierda,pero las religiones son cualquier cosa ,menos lo que predican.

Los humanos no han podido erradicar su instinto hacia :

Rapiña

Asesinato

Robo

Violaciones

Mentiras

Sadismo

Abuso

Guerras

Odio

Sr. ‘Tarzan’:

cuándo de ‘vosotros’, ¿a quién se refiere? En lo que atañe a los promotores de este blog, no nos mueve en absoluto ningún afán de promover ninguna religión, pero tampoco de combatirlas. Lo que propugnamos es que todas las personastengan los mismos derechos, tengan la creencia que tengan. Nada más y nada menos.

Si, si todo eso suena muy bien, pero no soy yo quien intenta imponer mis creencias a los demas, de pequeño sufri lo mio por no ir a misa,y ahora porque no pueden,si no me harian lo mismo.

Hoy dia tenemos a los testigos de Gehova casi debajo de la cama intentando vender su moto,otro tanto pasa con los Mormones, etc.

Y referente al islam,no soy yo ni los que no queremos religiones ,quienes representamos una amenaza y un peligro para el resto.

Asique vosotros y vuestro respeto,os podeis ir al desierto,porque mientras haya religiones, este mundo estara como esta.

Yo tolero porque no me queda mas remedio,pero que quede claro, que si por mi fuera,haria una gran hoguera con todas ellas.

Sr. "Tarzán":

teniendo en cuenta que este blog versa sobre migraciones, me podría decir usted cuál serían las consecuencias de su posición. A saber:

¿Qué hacemos con el caso de un inmigrante legal que profesa una determinada religión? ¿Le decimos que le aceptamos, pero que deje su religión a la puerta? ¿No caeríamos en una actitud intolerante, la misma que usted imputa justamente a la práctica histórica de muchas religiones monoteístas?

Creo que, ateniéndonos a nuestra Constitución, y a lo que es más importante, a los derechos humanos, no debe combartirse las opiniones, las ideologías o las religiones de nadie, sino las consecuencias negativas que éstas pudieran acarrear.

El problema no radica en las religiones en sí, si no mas bien en quienes las profesan y pretenden hacer de ellas un instrumento de sus ideales ya sean musulmanes, cristianos, judíos,budistas o cualquier otra religión.
Tolerancia y sentido común es lo que hace falta.

(requerido)

(requerido)


*