Racismo y estereotipos sobre la inmigración

Si se define una determinada imagen de la realidad, esa imagen tiene efectos reales

(Teorema de Thomas)

 

Cuando se saca a relucir el tema de la inmigración, ya sea en una conversación privada o en un debate público, aparecen una y otra vez los mismos  clichés y lugares comunes. Parecen inmunes a cualquier reflexión y da igual que concienzudos trabajos de investigación los desmientan con datos. A pesar de lo arduo de la tarea, resulta crucial combatirlos con información, pues se encuentran en la base (o son manifestación) de actitudes racistas. A continuación se reproduce una interesante reflexión enviada por Antonio Álvarez del Cuvillo (28/10/2006) sobre esta cuestión:

 

 

A mí, desde luego, me parece muy bien que los españoles expresemos nuestros miedos, nuestras dudas y nuestras inseguridades respecto a las migraciones. Para combatir el racismo, la primera condición es no demonizarlo, no convertirlo en una etiqueta que siempre colgamos a otros, sino entender que es una actitud humana, en la que caemos todos los seres humanos, y que tenemos que comprender para poder controlar y eliminar si podemos.

 

Las raíces del racismo están en nuestra obsesión por razonar conforme a etiquetas estereotipadas que imponemos a las personas. Está bastante estudiado cómo las etiquetas suponen “sesgos cognitivos” es decir, condicionan lo que percibimos de nuestro entorno y lo que percibimos de manera generalizada. Yo tampoco quiero ofender a nadie, pero creo que gran parte de los razonamientos y aseveraciones que aparecen en los comentarios de este blog y que exageran la conducta antisocial de los migrantes (por contraposición a una supuesta conducta social de los autóctonos) o que exageran la ayuda social que los migrantes reciben, o que toman la parte por el todo o generalizan sobre agravios particulares, son tributarios de todos estos “sesgos cognitivos” estudiados por la psicología social.


Una de estas descripciones deformadas es la percepción idealizada de la inmigración española. Hubo inmigración española ilegal Y MUCHA y te lo cuentan los propios que la hiceron. Mucha gente también vino con sus contratos de trabajo, pero esto se produjo porque había condiciones estructurales diferentes a las de ahora en las que no me puedo extender. En los países receptores hacían discursos básicamente iguales a los que hacemos nosotros, como cumpliendo implacablemente una ley social, y también acusaban a los españoles de no adaptarse a la lengua (cuántos siquiera aprendieron alemán), a la cultura y a las costumbres, o decían que eran unos guarros por freír tortillas de patatas. Cumplían el rol que les tocaba.


Obviamente, si los extranjeros no vienen hoy con contratos de trabajo no es porque no quieran (¡ya quisieran ellos!) sino porque el sistema de gestión de las migraciones es totalmente ineficaz (y presenta problemas para serlo totalmente aunque se mejorara).


Que los extranjeros van a seguir aquí está claro. Que van a venir más también está claro. Eso traerá cosas buenas y malas y regulares. Es el mundo que nos ha tocado vivir, los “tiempos interesantes” que nos tocan. Ese es nuestro contexto y a eso tendremos que adaptarnos. La adaptación no puede venir de posiciones ingenuas, que creen que no va a haber problemas, pero tampoco de lanzarse a ellos y avivar el fuego de los futuros conflictos étnicos. La adaptación es alejarse de los fatalismos, de los pesimismos y del miedo irracional sin sentido; mantener un optimismo moderado, que nos proporcione esperanza para trabajar. Tener el corazón abierto, pero la cabeza fría para pensar estrategias a nivel grande, pero también a nivel de nuestras pequeñas convivencias caseras, para que unos y otros vivamos lo mejor posible. Tener sentido práctico para definir problemas y buscar soluciones. Es cosa de los políticos, pero también de los internautas y de los que convivimos todos los días con estos problemas.


Yo me apunto a eso y os animo a ello. Si alguien quiere quedarse en el muro de las lamentaciones y quejas en lugar de pensar en cosas concretas y trabajar por ellas con ánimo de solucionar algo, está en su derecho. Pero está condenado a seguir lamentándose toda su vida.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Por supuesto que existen múltiples prejuicios y estereotipos sobre los inmigrantes que dificultan enormemente la convivencia. Para superarlos se precisa que los medios de comunicación y, sobre todo, los poderes públicos se mojaran mucho más a la hora de informar sobre la cuestión con datos fidedignos.

Pero no se trata tan sólo de informar, sino también de actuar y de invertir. Sobre todo en lo que respecta a los procesos de integración de los inmigrantes, con el fin de que se evite el fenómenos de la estratificación social.

Debería incrementarse también la inversión social para evitar el "efecto exclusión de los autóctonos" (para que así quienes disponen de pocos recursos no se vean privados de actuales los beneficios sociales ante la llegada de personas que se encuentran en situaciones aún peores) y, en cualquier caso, por la convicción de la necesidad de fortalecer el Estado de bienestar.

Hombre, si los emigrantes no fueran utilizados por parte de políticos y empresarios para hacerle dumping laboral a los nacionales la imagen sería otra, no la de amenaza precisamente. Pero bueno votamos a la bazofia política que tenemos y es lo que nos merecemos.

Con todo respeto, antes de pensar en estereotipos, clasificaciones de los migrantes (inmigrantes y emigrantes). Sería conveniente, considerar que las naciones actuales se conforman, histórica, política y economicamente hablando de diversos grupos étnicos. Por lo tanto, ignorar el fenómeno migratorio actual en el mundo y no sólo España, es ignorar la historia misma de las naciones. Todos somos parte de las migraciones, nuestros abuelos lo fueron y nuestros hijos lo serán.

Ahora bien, qué o quién define "extranjero"? Cada uno en nuestra "cabecita" lo definimos, pues entonces todos somos "extranjeros" o extraños cuando nos movemos del lugar donde nacimos. Derribar entonces nuestras barreras mentales es aceptar la realidad, todos tenemos derecho a movernos por este mundo y aportar beneficios de cualquier índole. También es necesario considerar que es ser "legal" o "ilegal", qué o quién lo define? Un documento, una ley, una posición política o una económica o nuestras propias conveniencias o intereses personales egoístas?? Todo esto es relativo, pero se convierte en absoluto ante nuestra mirada limitada de pensar en el otro, es decir, la empatía, antes que antipatía. Finalmente, es verdad que se deben imponer controles migratorios para evitar que "personas no gratas" circulen por el mundo libremente, pero como siempre, los justos pagan por los pecadores. También, "las razas" humanas no existen, son simples diferencias externas, nadie es mejor o peor que otro todo está insisto, en nuestros pensamientos, si queremos encontrar diferencias más que coincidencias sin duda que hayaremos muchas.

Lamentablemente para este sistema neoliberalista lo que existen no son las personas, sino el mercado financiero y de bienes y servicios que se valen de estas para acumular más capital en menos manos. Lo repito,el problema de la emigración es que es utilizada como dumping laboral, bajada de salarios con el objetivo de beneficiar económicamente a una minoria del país. El caso de España es clavado.

Hablando de estereotipos, uno de los más habituales sobre los inmigrantes se refiere a que éstos presuntamente recibirían prestaciones sociales para las que no contribuyen. Caen en dicho cliché numerosos ciudadanos de a pie, pero también conocidos políticos. He aquí la perla que nos regaló hace unos días Josep Lluís Carod Rovira:

"Cataluña no puede pagar la Seguridad Social de toda África".

Ahí se abunda una vez más, y es tan sólo un ejemplo, en la falsa imagen de unos inmigrantes a los que se les regalan servicios sociales, en lugar de unos trabajadores que, en cuanto consiguen empleo legal no sólo se pagan la Seguridad Social propia, sino que también colaboran en la ajena. En realidad, no se trata de una donación humanitaria, sino del efecto de su propio trabajo.

bueno q ahy unas buenas ideas acerca de este tema xvere interesante este tema

Comparto el enfoque del artículo publicado por Migraciones.

Creo que los medios de comunicación contribuyen mucho a esa visión estereotipada de la inmigración. En relación con esto quizás os interese leer o comentar alguno de estos artículos en mi blog:

http://laotraagenda.blogspot.com/2006/11/cmo-escribir-sobre-frica.html

http://laotraagenda.blogspot.com/2006/11/avalancha-es-otra-cosa.html

Saludos

Leo con agrado la reflexión que hacen sobre el tema, sobre todo por ser españoles, ya que generalmente quienes se preocupan por profundizar en el tema son las personas que han vivido la experiencia de emigrar, ya sea de su ciudad o país. Conozco de cerca la problemática, porque soy mexicana y estuve viviendo en España, aunque mi situación era privilegiada, por ir becada a estudiar un posgrado, lo cierto es que fui testigo de los estereotipos que hay sobre los extranjeros viviendo en España. La verdad es que me sorprendio mucho escuchar en varias ocasiones a chicos de 15 o 16 años expresandose de los inmigrantes de una manera muy agresiva y violenta, en ese momento me pregunte ¿cómo se comportarán estos chicos en el futuro si no cambian su actitud ante esta situación? Entiendo que no toda la población piensa igual, pero así como este podría relatarles muchos casos más. Y de que hay inmigrantes delicuentes, eso ni hablar, totalmente cierto. En definitiva creo que es muy complejo, son los estereotipos, los medios de comunicación que fomentan la xenofobia, la falta de espacios de convivencia. Yo los invito a otra reflexión, si hicieramos una encuesta entre inmigrantes en España, y les preguntáramos ¿te has sentido alguna vez víctima de discriminación?, ¿has sufrido alguna actitud o comentario racista?, ¿te has sentido alguna vez rechazado por ser inmigrante? ustedes, qué creen que reponderían. Mi conclusión es que entre gobierno, medios de comunicación y conciencia ciudadana se pueden ir construyendo mejores relaciones de convivencia. Estudiar el fenómeno antes de satanizarlo.

A mi, y creo que a mucha otra gente, no nos preocupa en exceso la inmigración. En particular la inmigración desde Latino-América. Otra cosa podría ser la afluencia de inmigrantes musulmanes algunos de los cuáles no tienen una intención auténtica de integrarse en su nueva comunidad, como sucede en otros países europeos (Holanda, Dinamarca, Suecia, Francia, …)

Debemos ser generosos con quienes vengan, que además nos hacen un gran servicio, y a la vez cuidadosos con quienes adopten actitudes de conquista cultural o religiosa islámica. Ambas cosas son perfectamente compatibles.

Por cierto, que no me gusta demasiado esa insistencia en el ‘multiculturalismo’. Muchas veces detrás de esa palabra se esconde veladamente una actitud de rechazo. Es como decirles: mantened vuestras tradiciones a todos los niveles, porque realmente nosotros no os consideraremos nunca como españoles auténticos.

Saludos

Comentarios

# re: Racismo y estereotipos sobre la inmigración

30/10/2006 11:37 por José Herrera

Por supuesto que existen múltiples prejuicios y estereotipos sobre los inmigrantes que dificultan enormemente la convivencia. Para superarlos se precisa que los medios de comunicación y, sobre todo, los poderes públicos se mojaran mucho más a la hora de informar sobre la cuestión con datos fidedignos.

Pero no se trata tan sólo de informar, sino también de actuar y de invertir. Sobre todo en lo que respecta a los procesos de integración de los inmigrantes, con el fin de que se evite el fenómenos de la estratificación social.

Debería incrementarse también la inversión social para evitar el "efecto exclusión de los autóctonos" (para que así quienes disponen de pocos recursos no se vean privados de actuales los beneficios sociales ante la llegada de personas que se encuentran en situaciones aún peores) y, en cualquier caso, por la convicción de la necesidad de fortalecer el Estado de bienestar.

¿Todavía nadie me ha explicado que aporta a España alguien sin estudios, que viene a recoger tomates o a construir casas que ni siquiera podremos comprar? Además, si pasado un año se traen a su mujer, hijos y abuelos, no hay manera que la balanza se equilibre. Seamos realistas:sí a una inmigración regulada. Lo que está pasando en España ahora no tiene por donde agarrarse. Digan lo que digan los plíticos.

muy buenas em primer lugar soy gitano. que valla tonteria porque todos somos iguales humanos .es una verdadera lastima y una grandisima pena que halla gente tan emferma de mente. como pueden culpar ha todos los gitanos por igual dios que pena si nosotros tuvieramos que juzgar por lo que vemos a diario en los medios imformativos violaciones ha sus propios hijos que a diario mueren muchisimas mujeres a manos de su pareja que los payos son los que meten la puta droga al pais que pena y luego pagan los cuatro chabolistas bueno no los 4 chabolistas no todos nosotros los gitanos en general .con todos los respetos lo que teneis que acer es tener es un poco mas de educacion porque hos las dais de educados y sin enbargo os equivocais.E incluso los medios imformativos telediario etc mostrais mucho racismo hacia los gitanos porque nos llamais de etnia gitana cuando verdaderamente somos ESPAÑOLES bueno un abrazo os manda un ESPAÑOL CON MUCHA EDUCACION GRACIAS……..

Contestando a Francisco. ¿Qué nos aportan los que recogen tomates en Almeria? pues que podamos comprar la lata a 45 centimos o 60 en vez de al doble. Esos o o cualquier otro inmigrante paga impuestos, consume y ayuda por tanto a retroalimentar nuestra economía. En un artículo aparecido en El Correo el 29-8-2006 se afirma con datos y gráficas fehacientes, que la economía española (y la europea también) ha crecido gracias a la inmigración. La aportación total de la inmigración ha sido de 3,2 puntos anuales al PIB. Si bien algunos traen a familiares mayores, el grueso de la inmigración está constituída por adultos jóvenes en edad productiva y que ocupan aquellos puestos de trabajo, en la gran mayoría de los casos, que no desean cubrir los españoles, porque aquí, todo hay que decirlo, siempre hemos sido muy finos, y recoger tomates a 8 horas al día por 50€ no lo consideramos digno, pero que otros no lo hagan, que cuiden nuestros ancianos, nuestros niños, atiendan el servicio hostelero y doméstico (qunque tengan titulaciones universitarias que aquí de poco les sirve) nos parece estupendo. Pero luego cuando vemos que con su esfuerzo salen adelante no lo podemos aguantar y viene el prejuicio, la intolerancia, la verguenza nacional. O es que nos olvidamos de que fuimos emigrantes y de que aún lo son algunos de nuestros compatriotas que van a la vendimia a Francia? ¿Querríamos para ellos el trato vejatorio y los comentarios que aquí nos gastamos con quienes honradamente vienen a buscarse la vida?Consulte en el buscador el caso del buque "La Elvira" que en 1947 fue apresado en Venezuela por transportar 160 inmigrantes ilegales canarios, vea la foto y luego busque en su corazón un comentario. Se lo sugiere una vasca que sabe de muchos vascos que fueron a América a cuidar ovejas. Los argentinos que tienen familia gallega son unos cinco millones, y que decir de los que la tienen canaria, andaluza, etc. Los seres humanos somos una sola raza, un solo pueblo que puebla ersta pobre tierra que nos hemos empeñado en acotar en chiringuitos, ¿Quién desde el espacio puede ver las fronteras que nosotros nos empeñamos en hacer en los mapas? Contesteme Francisco, por favor.

El racismo tiene que acabar yaa! Que seria de nosotros sin negritos??? EEEEH??? NADAAA! quien nos animaria en las fiestas de salsa?? quien nos sacaria a bailar? quien nos venderia gafas falsas? el racismo fueraaaa! ay ke convivir kon todas las razas negros,xinos,moros , sudamericanos hasta induuuuus!!!!!!!!

oskiero inmigrantees(LLL)

al fin y acabo todos somos de africa…………el racismo le ha inventado el puto rico que si se viste de marca o vive como un rey ,ya hay clase……….mentira ,los ricos se sabe cuantos son de tontos y sucios y con la cabeza ida………este mundo se ha construido con el sudor de los inmigrantes o simplemente de trabajador no de putos falsos que esten cansados al levantarse

DEPENDENCIA Y NEOCOLONIALISMO EN AMERICA LATINA.-

Hola, saludos, quizá mi comentario no les suene algo que se dé en España ni por españoles, pero es la realidad que vivimos en Latinoamérica y que no pocos europeos quieren aceptar, porque sus coterráneos les han llenado de razones ficticias del subdesarrollo de por acá:
Los europeos y americanos no han venido ni vienen a estas tierras a hacer prosperar al país que le da cobijo, sino a sacar ganancias, como todo empresario, y con ello han apostado a todo, desde aceptar dar dádivas por obtener mejoras para sí mismos de los respectivos gobiernos, hasta darlas por obtener contratos y permisos millonarios.
Y con esto han logrado también que los habitantes de estos países se trasladen buscando un equilibrio ya que, dentro, no lo hay.
Por supuesto, aunque la ayuda del gobierno Español hacia los pueblos subdesarrollados se dé, no es sino un paliativo para lo que se sigue perpetrando en el interior de los países.
Evidentemente no sólo me refiero a España, pero en este foro hay más españoles y por eso me refiero a ello.
Efectivamente mi gobierno es corrupto y lo promueve entre sus propios gobernados porque ganan más con éstas pirámides ilícitas que con su salario.
Pero es un grupo que ha estado en el poder desde mucho tiempo atrás, históricamente, todas estas generacionestienen en común que son apátridas que venden a su país al mejor postor, y me refiero a vender su campo, su tecnología, su educación, su honra, se gente, de tal modo que los habitantes pocas veces tenemos la certeza de que progresar es posible. Sabemos que es posible si traicionas igual, si vendes a tus compañeros y tus tierras, si incluso a veces algunos hacen cosas que no debes… y esta realidad es en toda Latinoamérica, dado que es cierto que nos independizamos pero las circunstancias no han cambiado demasiado aunque ahora le llamen democracia, los países desarrollados dictan el qué y el cómo aquí, sólo que no sólo uno, sino varios.
También les quiero contar que la realidad es que hoy en día todos los candidatos que se proponen para un gobierno en nuestros países, ya tienen el visto bueno de otros países desarrollados e intereses, gracias a las canonjías y privilegios que han otorgado cuando han estado al mando de distintos cargos políticos, por eso llegan a una votacíón.
Por eso, los observadores internacionales no saben dónde estuvo el fraude y por ello piensan ustedes que somos nosotros quienes elegimos gobiernos tan nefastos… ¿será que nos gusta la mala vida?¿que somos tan ignorantes como para elegirlos?.
No, señoras y señores, sucede que no ocurre ni un solo ejercicio verdaderamente democrático en toda Latinoamérica, y si existe… se asesina, se vitupendia, se hace escarnio de él y se le derroca, o bien, se pone en marcha toda una maquinaria mediática para hacer caer a quien no debe estar ahí, impúnemente y con el beneplácito de la comunidad internacional.
Como ciudadanos intentamos acudir a las urnas a ejercer nuestro voto, e intentamos votar por el menos malo… aunque sabemos que TODOS son iguales. Mejor muchos anulan su voto.

¿Es posible entonces hacer algo en relación a la inmigración? sí, involucrarse en la observación y regulación de cómo actúan las empresas españolas en los países de donde provienen precisamente los inmigrantes,¿cuánto les pagan por su trabajo? ¿cuánto nos ofrecen por el mismo trabajo que realizas tú en Cataluña o Madrid pero con menos prestaciones, días feriados y menos horario? porque son ellas y no otras las que promueven estas desigualdades e irregularidades que se les revierten a ustedes a la larga.
Hoy, en el caso de desastres como el de Háití.. se descubren pueblos quebrados moral y económicamente no sólo por sus dictadores y no se sabe más ¿cómo han podido vivir en ese desastre? pues principalmente por quienes les MANTIENEN en la dictadura. No somos pueblos flojos sino quebrados desde arriba.
Después ¿qué les queda a ustedes sino tolerar a quienes han sido impelidos a salir de sus países antes de morir de hambre?.
¿De verdad creen que los inmigrantes quieren dejar su tierra?…¿conocen sus tierras? ¿cómo se las gastan ahí para sacar para poder vivir como tú?¿es posible que vivan en las mismas condiciones?.¿Cómo manejan los impuestos esos gobiernos?.¿Los niveles de vida?, si tú fueras a radicar ahí sin llevar más que lo necesario (es decir emplearte), ¿qué encontrarías?.
El pre- juicio es fácil, te evita hacer el esfuerzo de enterarte.
Yo quiero invitarles a dudar… a curiosear y a informarse, creo que ganarán mucho como pueblo y verdaderamente harán algo a favor de equilibrar esta supuesta balanza, que no lo es…. porque siempre ha sido una jarra… de donde sólo algunos toman.
Saludos desde el otro lado del Atlántico

En mi opinión, el racismo, al igual que la discriminación, afecta tanto física como mentalmente a las personas.

Hay que enfocar el problema de otra forma. Siempre hablamos de los problemas que producen LOS INMIGRANTES, pero casi siempre nos olvidamos del CULPABLE de que estén todas esas personas aquí y que de esas mismas personas tengan que dejar sus países etc. EL SISTEMA.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*