Prosigue el amurallamiento del mundo, aunque sea ineficaz, costoso y mortal

Por Elisabeth Vallet
Université du Québec à Montréal (UQAM)

-

Parece que cada mes trae noticias de un nuevo muro fronterizo que se erige. En Europa, donde los Estados bálticos, temiendo a un vecino invasor y a la inestabilidad que genera, están levantando una barrera en su frontera oriental. En Asia, el presidente chino Xi Jinping pide la construcción de un muro de acero alrededor de la región de Xinjiang. En América Latina, Ecuador ha comenzado a instalar paneles de hormigón en su frontera con Perú. En África, se está terminando de construir un muro de alambre de púas, postes y hormigón entre Somalia y Kenya. Estamos lejos de la ilusión creada por la caída del Muro de Berlín y de las utopías de un mundo sin fronteras que surgió en los años noventa. 

El muro, un nuevo estándar en las relaciones internacionales

Mientras que al final de la Guerra Fría sólo había 15 fronteras amuralladas, ahora hay 70 en todo el mundo: el muro se ha convertido en una nuevo modelo estándar en las relaciones internacionales.  Hasta el punto de que, con la proliferación de los muros fronterizos y su normalización a través del discurso del presidente norteamericano Donald Trump, las democracias se han apropiado de esta medida como si fuera una herramienta clásica de la política exterior y de defensa.

Sin embargo, esta creciente fortificación tiene un elevado coste, tanto para los Estados y las relaciones internacionales como para las poblaciones y las economías locales afectadas. Para los más vulnerables, para las clases medias, para los empujados fuera de los muros (los “expulsados” de Saskia Sassen), el precio es exorbitante.

Síntomas de ruptura del orden internacional, manifestaciones de los fracasos de la cooperación internacional, los muros también representan un costo para aquellos a los que excluyen, para los “intocables” del planeta. Su libertad de circulación, aunque consagrada en el derecho internacional, no tiene el mismo valor que la de los demás: cada pasaporte conlleva en realidad derechos diferentes.

El costo financiero de los muros fronterizos

En primer lugar, está el coste financiero de los muros fronterizos. Todos ellos representan una ganancia inesperada para las empresas de seguridad (que, para muchos, se han adaptado a la evolución del mercado de defensa tras la Guerra Fría) y para la industria de la construcción.

Es en los Estados Unidos donde la información es más accesible y da una idea del costo de una enorme infraestructura fronteriza. No sólo es un muro físico con cimientos de obra, pilones, paneles de hormigón, incluso alambre de púas afiladas, sino también sensores de calor, detectores de movimiento, drones, personal de patrullas, perros, robots, etc.

Porque el muro no es suficiente: es fácil escalarlo, sostener una escalera, desplegar rampas sobre una valla para pasar un coche, transportar las drogas en helicóptero o atravesar túneles estrechos, perforados con la técnica de fracturación hidráulica.

Por ejemplo, en 2009, la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (Government Accountability Office) estimó que el coste de la construcción del muro a lo largo de la frontera de California se situaba entre 1 millón y 6,4 millones de dólares canadienses por kilómetro. En terrenos más difíciles, tanto geológica como legalmente, como a lo largo de la frontera de Texas, su costo de construcción podría alcanzar los 21 millones por kilómetro.

Su mantenimiento se ha estimado en 8.500 millones en 20 años: se trata, pues, de una gigantesca infraestructura pública, un poco como una gigantesca autopista, que drena las finanzas públicas de un país y necesariamente su renta disponible global (ya sea financiación pública o parcialmente privada).

Este peso financiero es, por lo tanto, también un peso económico, que pesa tanto en los ingresos globales del país como en la economía local. Esta última, a menudo afectada sustancialmente por la ralentización y redefinición del comercio transfronterizo -legal o no-, se somete a veces a respiración artificial, mediante la llegada de contingentes militares o patrullas, equipos de construcción y servicios conexos (restaurantes, hoteles, etc.).

El amurallamiento del mundo: un coste humano

Además de este costo económico, hay un componente humano. De hecho, existe una correlación de hecho entre la fortificación de las fronteras y el número de personas que mueren tratando de cruzarlas. En los Estados Unidos, donde los grupos comunitarios están activos y se aseguran de que se obtenga y divulgue la información, se han registrado 6.000 cadáveres en los desiertos fronterizos en los últimos 16 años.

Desde el endurecimiento de las políticas europeas, el Mare Nostrum se ha convertido en un “mar muerto”, por utilizar las palabras del cartógrafo Nicolas Lambert, que traza un mapa de las tragedias de los inmigrantes en la región, donde el número de muertes sigue aumentando a pesar de la disminución del número total de intentos de cruce.

De hecho, para cruzar una frontera fortificada y estrictamente controlada, las rutas disponibles son a menudo mucho más traicioneras, plantean mayores amenazas y requieren recurrir a contrabandistas, que a veces están vinculados a grupos de delincuencia organizada como la Mafia.

La militarización de la frontera está generando un aumento de la violencia. En primer lugar, porque legitima la percepción de la zona fronteriza como un teatro de operaciones, una zona de guerra, y por lo tanto justifica las operaciones de los grupos paramilitares, como demuestran los despliegues en la frontera húngara.

En segundo lugar, porque al desplegar soldados o veteranos en las fuerzas fronterizas (representan un tercio de los equipos de patrulla fronteriza en Estados Unidos), los métodos aplicados corresponden a los de una zona de guerra, y con ello, a la violencia y a la falta de una impunidad clara, tal como la describen autores como Todd Miller y Reece Jones.

Por último, al condenar la invisibilidad de los cruces ilegales de fronteras, al obligar a que los cruces fronterizos se vuelvan más clandestinos, estas medidas aumentan el peso de los grupos mafiosos y de los delincuentes organizados, pero también la extorsión o la coerción violenta de los migrantes vulnerables (secuestros y exigencia de rescates). Desde las fronteras del sudeste asiático hasta la región del Sahel y los corredores que conducen de América Central a los Estados Unidos, de Turquía a la Grecia continental, los migrantes más vulnerables se ven afectados por el amurallamiento del mundo.

Así, las mujeres incluyen la agresión sexual en su camino migratorio, ya que el 80% de ellas serán agredidas durante su migración a los Estados Unidos, y las ONG en su camino les ofrecen sistemáticamente acceso a los anticonceptivos.

La separación como coste político

Por último, la construcción de muros tiene un costo político. Dado que la construcción de un muro es un acto unilateral -muy alejado de la lógica bilateral del trazado de una frontera- induce a la separación y no a la cooperación con un Estado vecino.

La ruptura creada por el muro genera ondas de choque que a veces repercuten en otros ámbitos de la relación de vecindad. En el caso del Muro de Trump, el costo de la ruptura con México es alto, debido a la importancia de este socio comercial para la economía estadounidense, pero también para los estados fronterizos. En las rutas migratorias que cada vez son más utilizadas por un número mayor de refugiados, los Estados vecinos suelen actuar como filtros.

La construcción de un muro en sus fronteras puede tener un efecto no sólo en la forma en que estos países desempeñan este papel de pasos fronterizos avanzados, sino también en la propia definición de sus propias políticas de defensa y seguridad, lo que a veces conduce a una forma de extroversión, es decir, a una especie de apropiación del discurso del Estado amurallado a expensas de los intereses nacionales de los intereses nacionales del otro.

De todo esto, Canadá no es totalmente inmune. En diciembre de 2016, a petición del equipo de transición del recién elegido Presidente, el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos elaboró un informe sobre el estado de las fronteras en el que se identificaba la necesidad de amurallar más de 640 km de frontera al sur de los Estados Unidos… pero también al norte entre Canadá y Maine, New Hampshire, Vermont, Nueva York, Montana, Idaho y Washington.

Muros intrínsecamente ineficaces

El 3 de junio de 2017, The Economist publicó un artículo sobre la necesidad de amurallar la frontera de Canadá, particularmente para combatir el narcotráfico.

Sin embargo, ningún muro ha sido capaz de detener permanentemente el contrabando: rampas, catapultas, drones, túneles, submarinos, mulas… o a veces una simple red de guardias fronterizos corruptos siempre flexibilizan la frontera a largo plazo y sólo mueven los flujos… De este modo, se pospone la necesidad de llegar al corazón del problema, de llevarlo a la raíz, de tratar la patología y no sólo los síntomas.

Mientras que los muros contribuyen a marchitar la cooperación y la comunidad internacional, los problemas mundiales van en aumento: inseguridad alimentaria, conflictos, inseguridad medioambiental, cambio climático, desplazamientos masivos de población… muchas son las cuestiones que conducen a la construcción de muros, vanas pantallas que acabarán por caer.


NOTA.-
Este artículo fue publicado el 06/07/2017 en la plataforma digital The Conversation (versión francesa). El texto ha sido traducido del francés por Juan Carlos Velasco.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*