Pasado del 3D

Uno de los objetivos técnicos que se han mantenido desde el nacimiento del cine, a finales del siglo XIX, hasta la actualidad, ha sido lograr crear sensación de inmersión o de realismo en las imágenes cinematográficas: desde los trabajadores saliendo de la fábrica hasta la Realidad Virtual de Avatar han pasado 115 años. Aunque la industria el cine ha experimentado mucho en este sentido, la sensación de inmersión visual no se logró hasta el año 1958, punto de inicio de lo que se conoce como Realidad Virtual y que fue desarrollado por la Philco Corporation. El primer sistema consistía en un dispositivo visual en forma de casco que se controlaba a través de los movimientos de cabeza. La Realidad Virtual tuvo un apoyo importante a finales de la década de los 70 por parte de la NASA, creándose ambientes donde se podía participar con todo el cuerpo.Las investigaciones sobre el pasado del cine 3D han recuperado al olvidado William Freese-Greene, inventor británico al que algunos le consideran el verdadero padre de la cinematografía, que investigó y creó aparatos de grabación e incluso llegó a experimentar con el color. No obstante, hoy es reconocido como el primero en patentar un sistema de imagen estereoscópica en 1889. En ese mismo año, Frederick Eugene Ives presentaría su cámara con dos lentes, produciéndose la llegada de la separación de la imagen basado en dos colores, lo que facilitó la producción en 3D, aunque hasta 1922 no se proyectó la primera película 3D en salas comerciales, exactamente el cortometraje “ The Power of Love”, en el que se empleó un sistema de doble proyección a partir de dos tiras de película.

En 1934, Louis Lumiere rodó sin éxito, por falta de evolución tecnológica, la película “Llegada del Tren” con una cámara estereoscópica. La llegada de la televisión hizo que los productores cinematográficos pensaran en nuevas posibilidades técnicas para atraer la atención del espectador hacia las salas. Entre otros desarrollos técnicos, se pensó que el 3D era una buena solución; así, la primera película en color y 3D de gran éxito fue “Bwana Devil” que fomentó la producción de otras como “Los crímenes del Museo de Cera”, “Kiss me Kate” y “ Creature from the Black Lagoon”. Incluso ésta tecnología fue utilizada por Alfred Hitchcock en “Crimen Perfecto”. Pero la moda de la películas 3D decayó por varios motivos: el efecto de la imagen 3D no era homogénea para toda la sala (los que se sentaban en la filas centrales eran los únicos que los veían en perfectas condiciones); además, los espectadores se quejaban de que las gafas les producía mareos y dolor de cabeza,…Si a todas estas incomodidades le sumamos la llegada de los grandes formatos cinematográficos como el Cinemascope se obtiene como resultado el olvido por parte de las productoras del 3D.

En los 70, Arch Oboler impulsó la tecnología 3D con su invento: SPACE VISION 3D, las imágenes se superponían en la misma tira de película y se proyectaban con un solo equipo con la ayuda de una lente especial Mediante ésta técnica realizó “The Bubble” con gran éxito de taquilla.

En los 80, los cines IMAX dan un nuevo giro al diseñar una cámara con dos lentes que representan el ojo derecho e izquierdo. La grabación es almacenada en dos rollos distintos proyectándose de forma simultánea.

En el nuevo milenio, el formato 3D-IMAX fue utilizado por James Cameron para la película “Ghosts of the Abyss” utilizando cámaras de vídeo con formato HDTV en lugar de película. En 2004 “Polar Express” fue el primer largometraje de animación en formato 3D_IMAX con una recaudación 14 veces mayor que la obtenida en 2D.

La entrada de la tecnología digital a escena y el éxito de Avatar han producido un verdadero impulso en esta tecnología. El RealD es un sistema con proyección digital de imágenes circularmente polarizadas donde se usan gafas activas, mientras que el sistema “Dolby 3D Digital Cinema” permite proyectar sobre pantallas blancas utilizándose gafas pasivas.

Parece que la tecnología 3D será una realidad y no un vistoso truco de imagen y, al fin, seremos testigos de una verdadera transición tecnológica en el cine, como fue el paso del cine mudo al sonoro o del blanco y negro a color.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..