Archivo de autor

La sucesión ecológica y su efecto sobre la fertilidad del suelo y secuestro de carbono en ambientes mediterráneos

 vinedos-maquis-encinares-carbono

Fuente: Colage Imágenes Google

Me intrigan muchas veces las políticas de las revistas de mayor prestigio, por cuanto abundan los artículos en ellas que las “desprestigian”. La noticia que os ofrecemos hoy lleva el pomposo título de “Cómo la edad del bosque afecta a la acumulación de carbono en el suelo”. Pues bien, para echar más leña al fuego, tras leer las primeras líneas de  nota de prensa, redactada por un noticiero  “español” me he visto obligado inmediatamente a recurrir a la revista leer, el resumen y traducirlo. Veamos la razón. El subtitular cuenta para nuestro asombro que “Los científicos del suelo han demostrado que cuanto más antiguo es el ecosistema, más nitrógeno y carbono se acumulan en él en todas las capas del suelo y en la basura”. ¿Basura?. Se supone que los redactores de este tipo de boletines electrónicos debieran, “al menos”, poseer algún mayor conocimiento del tema que los de la prensa en general, empero en este caso el “e-plumillas” se ha cubierto de basura. ¡Increíble!. Se refería a la hojarasca que cubre la superficie del suelo y entre la cual debiera esconderse. ¡Vergüenza patria!. Y cito tan solo lo de la basura, porque la nota resulta ser rebosante de errores (por ejemplo en donde pone roble debía haberse escrito “encinas). A pesar de todo, entre ella y el resumen traducido  del suajili al español-castellano podéis extraer conclusiones generales. Pero vayamos al grano, separando esta “paja mental” del redactor.

A lo largo de la historia, en los periodos de mayor penuria, se labraba hasta el límite de lo imaginable, en lugares inhóspitos y casa ineccesibles. Cuando llegaba un nuevo periodo de bonanza tales tierras eran abandonadas, como ocurre actualmente. Resulta archiconocido que con las labores agrícolas y la extracción de biomasa, el suelo pierde tanto nutrientes como carbono y nitrógeno. Del mismo modo al volverlo a abandonar a su suerte, es decir la revegetación natural, vuelven a incrementarse la cantidad de nutrientes, carbono y nitrógeno. Se trata del conocido proceso de la sucesión ecológica secundaria. Todo esto era bien conocido cuando comencé mi carrera investigadora allá en 1977. Ahora resulta que una revista de norme impacto publica un trabajo más entre miles, diciéndonos más de lo mismo. Si los autores lo hubieran enviado a una revista de suelos, posiblemente se lo hubieran rechazado por no aportar novedad alguna. El siguiente error mayúsculo deviene de generalizar a partir de un único caso concreto. Dependiendo de la naturaleza de las especies que intervienen en la sucesión ecológica secundaria, el impacto sobre el suelo puede ser bien distinto, aunque no debe discutirse el incremento del carbono y el nitrógeno (a no ser que la parcela cultivada fuera un huerto estercolado), en ausencia de otras perturbaciones. Por ejemplo, muchos viñedos mediterráneos son reemplazados durante tal sucesión por matorrales pirófilos y pinos, que también pueden serlo. En este caso, su devenir se encontraría en riesgo ya que son especies que propician la aparición y expansión de los incendios forestales. Todo ello resulta ser muy frecuente en los ecosistemas forestales bajo ambientes mediterráneos, como demostraron muchos autores, al menos durante los últimos 60 o 70 años, denominándolos paraclimax debidos a la acción recurrente del fuego. En este último caso, tras los incendios, el suelo se erosiona, perdiéndose a veces por completo. Así pues, ni incremento e nutrientes, C, y N, sino todo lo contrario. Afortunadamente, en el caso que nos ocupa, un encinar (que no un robledal), este se fue restableciendo, pasando por  un estadio intermedio al que denominamos maquis/maquia o garriga, según lares, autores y antojos.

Realmente estamos hablando de un proceso reconocido por los agricultores desde tiempos inmemoriales. Tras el cultivo, los nutrientes se van exportando, vía cosechas, y a menudo por el propio manejo del suelo. Por esta razón, dependiendo de su fertilidad intrínseca, solían ser abandonarlos durante uno o más años, con vistas a que fueran recuperando “naturalmente” o ayudados (barbecho semillado) parte de los nutrientes perdidos, carbono, nitrógeno y así recuperar/mejorar también la estructura edáfica. Tal práctica, con multitud de variantes es denominada en España  barbecho, aunque también ha sido denominada, más recientemente, como “descanso del suelo”.

Reitero que un estudio no hace doctrina, tanto más cuando en otras publicaciones no se alcanzan las mismas conclusiones. Todo ello me recuerda al propio abandono de tierras, muy usual en los ambientes mediterráneo de Europa, debido a la migración de la población rural hacia las ciudades. Pues bien, cabía esperar que tras dejar de ser cultivadas, en las parcelas la sucesión secundaria diera paso, a alcanzar los mismos resultados que en el estudio que analizamos hoy. Sin embargo los científicos se toparon con muchas sorpresas, como un aumento considerable de la erosión, los aludidos incendios e incluso la pérdida de biodiversidad cuando se trataba de pastos. No deseamos decir que en muchos casos, ocurriera el patrón mentado, sino que dependía de cada localidad y sus pasadas historias. Lo dicho, generalizar de la manera que hacen, los autores o el e-plumillas, convierte la verdad en medias verdades, lo cual en ciencia no deja de ser una falacia. Os dejamos con el material mencionado.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Restauración del suelo en áreas quemadas efectos del fuego sobre la calidad, estabilidad y diversidad del humus

 humus-gonzalo-nota-de-prensa

Foto: Gonzalo Almendros

Hoy os vamos a exponer una noticia sobre la bioquímica del humus en áreas que han sido pasto de los incendios forestales. El entrevistado resulta ser mi más que entrañable amigo y compañero Gonzalo Almendros. Gonzalo entro unos meses antes que yo al CSIC, aunque si recuerdo bien, el mismo año. Pronto nos presentaron, hablamos y nos pusimos a llevar a cabo investigaciones conjuntas durante varios años, pronto en compañía de la también entrañable amiga María del Carmen Lobo Bedmar (actualmente investigadora de la Comunidad de Madrid). Los tres trabajabamos en los laboratorios que comendaban Eloy Dorado y Alfredo Polo. Empero el Dr. humus (como le suelo llamar), Carmen y yo indagábamos libremente, publicando bastante para aquella época. Una de las líneas de investigación concernía al efecto del fuego sobre la materia orgánica del suelo. Eloy había discutido con personal del proyecto de investigación en el que participaba. Habló con nosotros, ofreció una ínfima financiación  sobrante de otros menesteres para que demostraramos a los antiguos “socios de la aventura truncada” de lo que éramos capaces. Y así comenzaron a salir artículos de investigación que fueron pioneros en su época y que aun hoy son de los más leídos en mi Researchgate). Luego yo cambié de línea de investigación y Carmen aprobó una oposición en la CAM. Mi vida ha dado muchas vueltas. Sin embargo cuando me incorporé de nuevo al CSIC en Madrid, lo hice al MNCN. Años atrás estábamos ubicados en el CCMA (y aun antes en el extinto Instituto Nacional de Edafología y Agrobiología), empero este Centro fue abducido por el MNCN junto a su edificio. En resumen,  me dieron un despacho, justo enfrente de aquel joven investigador con el que comencé a jugar en ciencia hace más de cuarenta años. Más aun, el espacio correspondía a un antiguo laboratorio en el que realizé gran parte de mi tesis doctoral. Esto si que es un  círculo vicioso o virtuoso, según se mire. Y allí nos encontramos de nuevo, tan amigos y parlanchines como antes y en el mismo lugar medido por GPS.

Gonzalo Almendros ha publicado una enorme cantidad de valiosas publicaciones sobre la bioquímica del humus, entre las cuales la mentada hoy es una más. El Dr. Humus es una persona humilde, tímida, trabajadora hasta la extenuación (a mí me agotaba) y es reconocido por la calidad de sus publicaciones mundialmente (ver el researchgate enlazado a su nombre y observar el número de citaciones recibidas). Empero eso de salir en los medios de comunicación, ostentar cargos, e incluso ir a congresos, no es lo suyo; le quita tiempo. Le pagan para investigar y a ello se dedica casi las 24 horas al día, ni más ni menos. Con mi/su edad más o menos y cansado de publicar, gran parte del tiempo lo dedica ahora a colaborar y adiestrar a jóvenes investigadores, sin más. Es decir a formar a jóvenes investigadores, sin pedir nada a cambio. Ojalá todos fueran como él. Y hoy nos habla del humus. Como siempre, desde la humildad,  sin aspavientos, sin autobombos. Lo bueno, claro y breve tres veces bueno. Por lo que os dejo la noticia tal cual, sin más, y que lleva por título:  Los procesos de restauración del suelo quemado no logran recuperar a corto plazo su composición original. Como podréis observar, el efecto del fuego transforma la materia orgánica y aumenta su diversidad de sustancias húmicas, lo cual no es tan negativo como alguno piensan, por cuanto el humus resistente a la degradación microbiana durante largo tiempo, secuestra carbono más establemente (acordaros del biochar, biocarbones, etc.). Pero seguir leyendo la nota de prensa……

 Gonzalo  ya regresa al CSIC mientras yo siguo confinado por el COVID debudi a mis reacciones a muchísimos medicamentos, pero hablamos por teléfono y nos enviamos mails gastándonos bromas y opiniones, cuando no pidiéndonos favores (sobre todo yo, que soy un inútil). ¡Va por ti maestro!. Te dedicas a aquello por lo que te pagamos los ciudadanos y dejas para otras mentes más codiciosas y arrogantes, aunque menos lúcidas, lo de salir en la foto y exclamar bochornosamente ¡soy el mejor!. Un científico con mayúsculas que ha creado escuela en España y allende de nuestras fronteras.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Suelos, especies silvestres y especies ganaderas en las dehesas mediterráneas y bosques sabanoides

 suelos-dehesas-ganado-ciguenas

Suelos, dehesas, ganado  y  cigüeña blanca: Fuente: Colaje Google imágenes

Ya hemos hablado acerca de las dehesas mediterráneas en multitud de ocasiones precedentes, por lo que no volveremos  repetirnos acerca de la belleza y bondades de estos sistemas agrosilvopastirles (ganaderos, forestales y agrarios), típicos de la gestión del territorio del Oeste de la península Ibérica. Digamos simplemente que se trata de bosques aclarados con fisionomía sabanoide, y en cuyos claros medra los pastos, que actualmente consumen las especies ganaderas domésticas o el toro bravo Ibérico, y que tradicionalmente también atesoraban parcelas para el cultivo, a menudo cambiantes al objeto de evitar o paliar el embrutecimiento del pasto. Del mismo modo, el árbol ofrece madera y leña, las imprescindibles bellotas para el engorde del ganado porcino, y cuando existen alcornocales, el corcho. Tradicionalmente han disfrutado de varios tipos de pastos muy variados en función de la gestión y carga ganadera y variedad de hábitats edafo-geomorfológicos. La ganadería solía ser variada (rebaños de distintas especies en el mismo predio), cambiando también las especies en función del clima. Como ya os mostramos abajo, la cigüeña ha sido parte de los paisajes mediterráneos campesinos, colocándose en enclaves altos, como los campanarios de las iglesias. En la tradición popular, mentar que viene la cigüeña, era casi sinónimo del alumbramiento de un hijo en la comunidad. Un ave que ha causado casi siempre simpatía entre la población.  Las dehesas son especialmente frecuentes en los bosques de frondosas perennifolias del genero Quercus, ya que en climas más frescos y húmedos, los setos, y estructuras de bocage o campo cerrados, las reemplazan. Sin embargo, en las rampas de las Sierras y en contacto frecuente con las dehesas de Quercus, pueden también moldearse las de las fresnedas, bosques caducifolios que por requerir abundante humedad edáfica,  dan lugar a pastos y forrajes abundantes. Sin embargo se trata de una singularidad, como las de sabina que también he podido visitar.

La noticia que os ofrecemos hoy atesora un cierto interés,  por cuanto tiene muy en cuenta los suelos, en el caso concreto de las fresnedas, demostrando que estas aves migratorias pueden cambiar tanto la composición florística del pasto, como de la denominada calidad de los suelos. Tal nota de Prensa lleva el título de: “Especies silvestres y especies ganaderas ¿compatibles en las dehesas mediterráneas?”. Y resulta, que tal dicotomía se me antoja irritante. Discrepo del contenido de la publicación.

La dicotomía entre animales domesticados y salvajes puede dar lugar a confusiones de gran calado. Las cigüeñas llevan anidando en las dehesas secularmente, ayudando a conformar su estructura. La agricultura industrial y otras prácticas hicieron languidecer sus poblaciones durante décadas, pero el despoblamiento del campo, lo que en este país denominamos la España Vaciada, ha vuelto a reestablecer un hábitat propicio para su retorno, aunque también otras fuerzas menos amigables. Y digo retorno, ya que ellas ya habían buscado un nicho alternativo muy tóxico, aunque nutritivo, siendo especialmente abundantes en los vertederos periurbanos. En estos últimos y hediondos enclaves, ya no se otean esos nidos en lugares aislados, sino que se las detectan agregadas en grupos de varios individuos. Resumiendo la cigüeña también ha hecho, “de algún modo” a la dehesa mediterránea tradicional. En este sentido discrepo abiertamente con las conclusiones de los autores.

Por lo que respecta a los pastos, la heterogeneidad de hábitats y la gestión del ganadera , dan lugar a un mosaico de distintas comunidades vegetales, como los idiosincrásicos vallicares, majadales, etc., cada uno de ellos con propiedades del suelo diferentes. En general, no se puede defender que exista unos pastos canónicos y otros “alterados”. También la carga ganadera es otro factor muy a tener en cuenta. Si el pastoreo es escaso, los pastos se degradan, cambiando su composición otros con plantas herbáceas menos palatables, que a la postre serán sustituidas por matorrales.  Por el contrario, el sobrepastoreo degrada la cobertura vegetal dejando los suelos desnudos y a proclives a ser erosionados. Digamos también que la carga cinegética, ha dado lugar a otro tipo de dehesas, a veces exclusivas como cotos de caza.

Veamos ahora algunos fragmentos de la noticia original que comentaré, dejando la nota de prensa íntegra para el  final del post. Y así los autores (en palabras de los plumillas de la prensa ciudadana) comentan:

(…) ¿es compatible su presencia en ciertas zonas con el uso de las mismas para la ganadería extensiva? la importancia de equilibrar la presencia de la cigüeña blanca en las dehesas para evitar que sus hábitos reduzcan la diversidad florística en ciertas áreas y por tanto limiten que estos terrenos puedan utilizarse para el pastoreo.

Por lo general, las cigüeñas construyen sus nidos en pareja, siendo tradicionalmente inusual fuertes densidades en nuestras latitudes, por lo que en “condiciones normales” no alteran el ecosistema de la dehesa.  Sin embargo, las cigüeñas, como todos los seres vivos,  buscan enclaves con alimento, y  si este se produce en abundancia, la densidad de la cigüeña también.

Las dehesas son hábitats reconocidos internacionalmente por su importancia ecológica, socioeconómica y cultural ya que mantienen niveles de diversidad biológica más elevados que los bosques originales de los que proceden (…) evaluar el impacto causado por la presencia de una colonia de cigüeñas con una elevada densidad de individuos sobre algunos servicios ecosistémicos (…) cantidad y calidad de forraje (…) ciclo de nutrientes, biodiversidad (…. ) (secuestro de carbono, estructura del suelo) generados en una dehesa de fresnos (…) para su conservación, las dehesas ibéricas requieren de la  actividad ganadera, ya que el ganado o los grandes herbívoros silvestres como los ciervos son los que se encargan de mantener y perpetuar la diversidad de especies herbáceas a través del pastoreo. De ahí la importancia que la introducción de especies protegidas, como la cigüeña blanca, no altere el equilibro de vegetación que caracteriza a estos ecosistemas.

Desconozco si en este caso concreto las cigüeñas fueron introducidas, empero por lo general regresaron espontáneamente tras el declive aludido que, también ocurrió en otros lugares de Europa. Actualmente, dado su aumento demográfico, el riesgo de extinción es mínimo, por lo que supongo que también debieran serlo las normas de protección. Han vuelto, a su casa, que no introducidas por primera vez, dando pues  más valor, colaborando en la restauración, del ecosistema tradicional.

(…) en las áreas proyectadas bajo las copas arbóreas que mantenían un nido de cigüeña se produjo una reducción (….) calidad del forraje ciclo de nutrientes y biodiversidad (….), “Encontramos un incremento de los nutrientes del suelo (nitrógeno, fósforo y sodio) y de la producción de gramíneas (….) una reducción de la producción de leguminosas y de la diversidad de plantas, y por tanto una reducción de la calidad del pasto herbáceo en esas áreas. Además, la composición florística estuvo dominada por unas pocas especies altamente demandantes de nutrientes y colonizadoras”.

El objetivo de este estudio fue evaluar el impacto causado por la presencia de una colonia de cigüeñas con una elevada densidad de individuos sobre algunos servicios ecosistémicos.

Pues bien es aquí en donde no encontramos, posiblemente, con el meollo de la cuestión. Tradicionalmente el número de cigüeñas era escaso en el centro de la Península Ibérica, esparciéndose a modo territorial en los enclaves adecuados.

Veamos al respecto algunos párrafos de la página Web de Wikipedia sobre la cigüeña blanca: Las zonas de alimentación preferidas de la cigüeña blanca se componen de pastos verdes, tierras de cultivo, y humedales poco profundos. Evita las áreas cubiertas de hierba alta y arbustos (…) También existen informes de cigüeñas blancas buscando alimentos en basureros en el Oriente Medio, África del Norte y África del Sur, fuera de la temporada de cría (La cigüeña blanca se reproduce en zonas agrícolas abiertas con acceso a humedales pantanosas; construye un nido grande en la cima de árboles, edificios, o en plataformas artificiales levantadas específicamente para este propósito.(…)  El nido se construye de ramas y palos, y tiene un diámetro de (… ) las aves que no se reproducen, se reúnen en grupos de 40 o 50 durante la temporada de cría.

El comportamiento, por pareja o grupal, en el lugar de anidamiento, no parece claro y puede depender de las circunstancias. Con la proliferación de vertederos alrededor de los núcleos de población comencé  observar por primera vez las aludidas colonias, no lejos del lugar de este estudio. Cabe pues conjeturar que pudiera ser la mentada cercanía a los vertederos, la que ha dado lugar a una “sobrecarga” de cigüeñas en ciertas dehesas. De cualquier modo, la sobrecarga puede también producirse por el mal manejo del ganado, no habiendo pues diferencias entre especies salvajes y domesticadas.  Confundir sobrecarga con competición entre especies estantes y aves salvajes “introducidas” se me antoja descabellado.

En la nota de prensa, pero especialmente en el resumen del artículo original (ver al final del post) se deja patente que el impacto sobre suelos y vegetación solo ocurre bajo la sombra del arbolado, quedando el resto del ecosistema intacto. Se trata fundamentalmente de las heces de las aves, que al caer al suelo, generan un exceso de nutrientes (eutrofización) y así alteran la composición del pasto. Personalmente he observado “todo tipo” coberturas y zonas desnudas bajo la canopias arbóreas de la dehesa: Desde esplendorosas en herbáceas, hasta totalmente descarnadas, en función del manejo del ganado.

Y es que, aunque la protección de especies favorece la conservación y persistencia de las mismas; la competición por los recursos naturales puede, a veces, causar un conflicto entre los variados intereses humanos, incluyendo la gestión de la fauna silvestre, que origine impactos negativos tanto para el bienestar del ser humano como de la conservación de la fauna silvestre.

Me callo, ya que he vuelvo a sostener que en la nota de prensa se intenta mezclar el agua con el aceite. Especies silvestres y especies ganaderas ¿compatibles en las dehesas mediterráneas?. Me parece un paupérrimo ejemplo con vistas a intentar responder a una pegunta tan importante como la señalada en el título de la nota de prensa.

Siempre he sido un apasionado del mundo de las dehesas. Mi primera publicación, a finales de la década de los 70 del siglo  XX, fue precisamente sobre ellas. He leído muchos libros sobra la gestión “tradicional” de las dehesas en los últimos siglos. Esta resultaba ser muy compleja y muy variada, cambiando también en cada región. Actualmente, la mayor parte de ellas no siguen aquellos cánones, y se encuentran bastante degradadas. Más aun, las dehesas de fresnos son una singularidad, no siendo representativas del acervo campesino tradicional que involucra a las dehesas en general. Y si los enclaves se encuentran cerca de las ciudades, repletas de vertederos ricos en materia orgánica, es decir con abundancia, por no decir exceso de nutrientes…

Juan José Ibáñez

Continúa…..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Las Raíces y su exploración con drones mediante IA (Inteligencia Artificial)

raices-y-u-esxploracion-desde-drones-con-ia

Estudio de las raíces de las plantas mediante, observación, drones, IA, Inteligencia Artificial.

No suelo escribir sobre el lanzamiento de nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura y el suelo por varias razonesUna de ellas estriba que, ante el auge de la tecnociencia y su descarada auto-propaganda, ¡nada es verdad ni es mentira, todo depende de quien lo diga! Del mismo modo, la mayor parte del surgimiento de nuevas tecnologías, publicitadas a “bombo y platillo” en los medios de comunicación, pasan pronto al limbo del olvido por no cumplir sus expectativas. Finalmente, muchas de ellas son onerosas, al menos en sus inicios, demandando de paso conocimientos técnico e instrumentales sofisticados, por lo que la inmensa mayoría de los campesinos no pueden hacer uso de las mismas, a no ser que sean adquiridas por servicio de extensión agraria gubernamentales o grandes cooperativas. Pero hoy haremos una excepción, por cuanto la noticia me ha llamado la atención y puede incluso que termine siendo muy útil en la investigación sobre crecimiento de las raíces de las plantas “en general”.  Se trata de un prototipo, por lo que el tiempo dictará sentencia acerca de su eficiencia.

La nota de prensa y un artículo en acceso abierto nos informan que con el uso de drones e Inteligencia artificial, quizás, “algún día” podemos conocer en tiempo real (o casi) el estado de las raíces de las plantas y sus necesidades del suelo en un momento dado (agua, fertilizantes y bla, bla, bla.).

Reitero que, cuando leáis esta noticia, tengáis todo ello presente. Ojalá cumpla sus expectativas, pero de momento es “un sueño, y los sueños, sueños son”. Empero no debemos hacernos ilusiones. Son muchas, demasiadas, las nuevas instrumentaciones que se lanzan así, y luego son abducidas al más allá. Todo ello me recuerda al caso del cáncer. Desde antes de que surgieran los ordenadores, han sido publicitados miles de fármacos que podían curar tal o cual carcinoma, pero luego, en la práctica, tan solo unos pocos terminan siendo útil para la humanidad.  Hoy será breve. Abajo tenéis la noticia traducida al español-castellano y el enlace para bajaros el artículo original.

Juan José

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Emisiones de CO2 de los lechos pedregosos de los Ouadi y Ramblas y cauces efímeros en los ambientes desérticos, Áridos y Semiáridos.

lechos-pedregosos-ouadi-ramblas

Lechos pedregosos de los Uadi, Ramblas y cauces efímeros. Fotos Juan José Ibáñez

Si realmente existen lugares en las tierras emergidas del planeta en las que podamos constatar con contundencia la presencia de un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”, son precisamente los suelos desérticos.  En apariencia desoladora en cuanto a la vida, resulta que bajo su superficie medra de forma maravillosa. Sus suelos, tanto como la dinámica hídrica, resulta ser compleja y muy poco conocida. Del mismo modo, la biomasa subterránea tiende a ser ostensiblemente mayor bajo el suelo que la que podemos observar con nuestros pies sobre él. La vida es vida y en condiciones aeróbicas “respira”, aunque creamos que ahí abajo no debe haber nada. Aún tenemos mucho que aprender. Y hoy os lo voy a mostrar, en la medida de lo posible.

La noticia que os ofrecemos en este post da cuenta de un hecho poco conocido, aunque nosotros, y algún colega más, lo habíamos estudiado previamente desde otro punto de vista. Eso sí, podemos aseverar que sus ¿espectaculares? hallazgos son los únicos que cabría esperar. ¡No podía ser de otro modo! Pero como los cazadores de C02 se molestan mucho más en publicar que en documentarse, a mezclar datos de varios y dispares proyectos y elaborar publicaciones tuti fruti o pastiche, con decenas de autores, haciendo parecer que se trata de grandes iniciativas, cuando en realidad son meros cruces de datos, no se suelen enterarse de nada que no sea CO2, y menos aun cuando no tan siquiera suelen participaar edafólogos. En las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado, las revistas científicas, y más aún las de tipo Naure, rechazaban los trabajos con más de unos pocos autores, exigiendo una gran tijera en la autoría para publicar los contenidos de los manuscritos.  Pero hablamos de la era de la ciencia, que no de la desdichada Tecnociencia que padecemos.

Ya hablamos en profundidad a cerca de este asunto en un post presente, sin mentar el CO2: “Los Suelos de los Lechos Fluviales: Las Ramblas y los Uadi y su Biodiversidad de Plantas Vasculares”. Aprovecho para recordar que en esta bitácora se han editado algunos centenares de post, almacenados en la categoría ‘Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación’.

En el post previamente aludido, explicamos la problemática para un caso concreto, aunque os dará pistas acerca de lo que realmente ocurre. Del mismo modo, durante cuatro años investigué sobre el tema, por lo más adelante os mostraré las publicaciones científicas a la que dieron lugar aquellas indagaciones. Por otro lado os dejo una relación no exhaustiva de aquellos post relacionados con los suelos hídricos y humedales y esta monografía: Flora de los ríos, ramblas y humedales del sureste Ibérico y esta otra. Pero a lo que vamos (…..).

En base a esos datos de tan variadas fuentes (algún día os hablaré de este tipo de publicaciones, “aparentemente muy serias) los autores llegan a la conclusión de que las emisiones de CO2 de las zonas áridas y semiáridas se encuentra muy subestimadas, por lo que deberían ser consideradas en las simulaciones, etc. sobre el cambio climático.  Pobre bagaje para tantos esfuerzo, medios, instrumentación e número de investigadores. Parece ser que no deben dar más de sí a falta de saber (o al menos se esmeran en aparentarlo) lo que realmente es un suelo. En donde detectan grandes emisiones resulta ser los lechos gravosos de cauces secos, y sea durante el estío, ya a lo largo de varios años, como ocurre en los genuinos desiertos antes de que vuelva a diluviar. Empero no son sedimentos, sino suelos genuinos. Un investigador de la UCM dijo ya hace muchos años que se trataba de un hábitat nuevo no explorado, cuyo sustratos o sedimentos contenían fauna edáfica, es decir algún tipo de suelo que no de los representativos de los cauces fluviales típicos. Años después, otros científicos del MNCN y otros organismos llegaron con mejor instrumental a las mismas conclusiones, empero se atribuyeron el mérito sin citar al profesor de la UCM, comenzando una polémica de la que prefiero no hablar. Yo ya había comenzado de modo paralelo, mis indagaciones sobre las relaciones entre suelos y vegetación en zonas áridas, gracias al material que me proporcionó mi entrañable amigo y edafólogo, Cecilio Oyonarte, de la Universidad de Almería. La provincia de Almería (Andalucía, España) alberga la zona más árida de Europa occidental, tratándose desde un punto de vista técnico de un genuino desierto. Entre otras apasionantes conclusiones, no llegaba a entender como justamente en ese “punto supercaliente” (Desierto de tabernas), podían albergarse casi el 50% de las comunidades vegetales ligadas a suelos encharcados (comunidades higrófilas), cuando aquel tórrido, aunque hermoso paisaje, parecía demostrar, sin duda alguna, todo lo contrario. ¡Falsa impresión!. ¿Qué ocurría allí? No tuve más remedio que volver acompañado de otro experto en flora, Juan Pedro Zaballos del Jardín Botánico de la Universidad de Alcalá de Henares.  En Almería Cecilio y yo nos reunimos con Javier Cabello, botánico también, fitosociólogo, y compañero de la Universidad de Cecilio. Al día siguiente se nos unió el entrañable José Luís González Rebollar bioclimatólogo y botánico. Ya en el campo les expliqué mis tribulaciones. José Luís me llevó a una Rambla o Oadi, muy cerca de donde comenzó a encumbrarse la carrera del actor y director  Clint Eastwood, con los numerosos “sphaguetti Western” que allí e rodaron. Y sí me deslicé hacia una rambla, aparentemente seca, recorriéndola no más de 1 kilómetro. Tras un recodo por el lecho fluvial, topé con una zona densa que albergaba pastos verdes, cuando de pronto, deambulando en el lecho pedregoso” observé que brotaba un manantial, el agua corría, súbitamente se encharcaba para luego volver a correr y ser abducida en el propio lecho. Al seguir mi andadura, tras oro recodo del río, volvía a aparecer el más que árido desierto. Una gran variedad de microambientes daba lugar a pequeños mosaicos de vegetación ricos en especies y muy contratados fisionómica y florísticamente. ¡Era cierto! No explicaré aquí las causas, pero sí que su origen procedía de una tectónicas activa con roturas jalonadas de los freáticos. Empero volví a leer relatos semejantes en otros lares del planeta. La vida bulle allí aunque aún resulta prematuro ni promediar estimas ni generalizar con contundencia. Debemos tener presente que el clima, y por tanto las precipitaciones en los ambientes áridos varían de una forma brutal. No se puede encontrar lo mismo tras lluvias que aparecen en medio de decenios en los que apenas caen unas gotas, al menos en ciertos enclaves de Tabernas y otros desiertos.   Es decir, la variabilidad en el régimen pluvial deviene en que o se toman medidas durante muchos, pero que muchos años, cuando no decenios, o resulta imposible obtener estimas dinas de ser consideradas científicamente.

Sin embargo tampoco debemos olvidar que bajo los suelos desérticos pueden o no existir capas freáticas hasta las que logran penetrar las plantas adaptadas con raíces que superan la decena de metros. Donde hay agua hay vida y por tanto se emite C02, pero a pulsos, no de forma continua, excepto en aquellos puntos en los que afloran los manantiales de la capa litológica que albergaba o enterraba el susodicho nivel freático, también fluctuante.  Empero ya que hablamos de CO2 y los hombres y mujeres de poca fe pensarán que me he desviado del tema, aunque no es así, os narraré una historia que me mentó Cecilio, sobre las emisiones de Co2 en Almería, cerca de Cabo de Gata en donde ubicaron instrumental sofisticado con vistas a cuantificar las emisiones de este gas de invernadero.

Paro hablando de sedimentos, en la nota de prensa puede leerse: “A más sustrato disponible, más materia orgánica en el suelo, y cuanto más favorables sean las condiciones como la temperatura y la humedad del sedimento, más activos estarán, liberando una mayor cantidad de dióxido de carbono (..) los investigadores concluyeron que los factores responsables de la liberación de dióxido de carbono son esencialmente los mismos en todo el mundo. “La interacción de las condiciones locales como la temperatura, la humedad y el contenido de materia orgánica de los sedimentos es crucial, y tiene una mayor influencia que las condiciones climáticas regionales” (…). Por supuesto, cuando más espeso es un suelo, es decir más profundo, tanto más carbono “edáfico” albergará, debido a la actividad biológica de la vegetación, así como del mayor número de organismos que componen la microflora y microfauna edáfica.  Se trata de una conclusión a la que llegaría un estudiante tras cursar su primer curso de edafología. ¿Novedad?. ¡Mejor no digo nada!.  Dado que en estos cauces no curre mucha agua (atrde mal uy nunca), con la salvedad de las riadas e inundaciones tras imponentes tormentas que acecen por horas o pocos días, a menudo, después de muchos años o decenios de sequía, sospecho que los autores del estudio deben contemplarlos, no como redes por donde de vez en cuando corre el agua, sino como tenebrosas redes de emisiones de gases con efecto de invernadero. ¡Jesús!. ¡Solo se ve lo que se sabe!.

La Pedo-flatulencia árida y semiárida.

Meses antes…….

Ya sabéis que edafodiversidad en castellano se traduce al Suajili por pedodiversidad, y al menos en España tal vocablo resulta ser escatológico, generando las carcajadas del personal. Y si hablamos de emisión de gases……

Meses antes de mi encuentro con Cecilio, había asistido a un Congreso de Fractales en donde en una de las conferenciantes se ofrecía resultados justamente de esas parcelas y otras. Hablamos más o menos de Cabo de Gata (Almería, España). Conforme a la cnferenciante aludida, se habían estimado las emisiones de cantidades anormales de Co2. Extrañado le pregunté de donde procedía tanto Co2. A lo que me contestó que ellos sospechaban de los sustratos geológicos profundos (Cabo de Gata resulta ser un antiguo volcán submarino emergido, coronado por una capa o estrato de origen margas de coralino). Debido a que su respuesta me extrañó mucho, le volví a replicar: ¿Por qué no de los carbonatos del suelo?. La respuesta de la interpelada me dejó atónito: “Es que las calizas son muy duras como para alterarse tanto en poco tiempo. Y ahí cerré la boca so pena que se montara un lio mayúsculo. Ella no tenía ni idea de lo que era un suelo, como también me temo que los autores del estudio de la nota de prensa que os muestro abajo. No es el momento de discutir sobre los carbonatos, pero, por ejemplo, ¿sabéis lo que son los pseudomicelios de carbonatos?. Se alteran emitiendo CO2 con extrema facilidad. En fin….

Le comenté este episodio a Cecilio, se río mucho y me espetó algo así “Lo que si hemos observado en esas parcelas  son súbitas, breves pero virulentas emisiones de Co2. Y continuó con una frase más o menos de la siguiente guisa:…..” tras rachas de viento fuertes que parecen expulsar CO2 del suelo al llegar el aire”. Tengo una conjetura sobre este asunto, pero me la reservo por falta de evidencias.

Cecilio te burlas de la edafodiversidad, pero investigas la pedoflatulencia: jajajaja, reímos con ganas durante algún tiempo. Pues bien,  eso se trata de una investigación sobre pedoflatulencia, aunque los autores lo ignoren. ¿¿??.

En fin…. “solo se ve lo que se sabe”. Y sabemos muy pero que muy poco, para hacer avaluaciones, “espacializarlas” en todas las condiciones y tipos de ambientes de Gaia, incluyendo las aguas freáticas, frecuencia de las lluvias que dan lugar a estos fenómenos,  etc. etc. Hay tantos papers de esta guisa que siento pena, y eso que han intervenido decenas de cabezas pensantes.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

¿Cuál es la Extensión de las áreas Prístinas en el Planeta? (¿Y la de las tierras poco alteradas?)

 tierra-casi-intacta

¿Tierra Casi Intacta? Foto: Colaje Imágenes Google

Ofrezcnles a algunos investigadores, unos aparatitos o sus productos (en este caso satelitales), un foro internacional, ignorancia sobre la realidad que nos apabulla, desconocimiento del pasado, y un cerebro casi plano y ¡zas” artículo científico publicado. Eso sí, debe ser muy optimista y hablar del tema de moda, léase  covid-19 en el periodo en el que redacto este post. Esta no es ciencia, sino tecnociencia, una actividad bastante más oscura y procelosa, pero beneficiosa para mentes ignotas pero deseosas de fama y gloria.

La Noticia sobre la que vamos a hablar hoy lleva por título “Half the earth relatively intact from global human influence”, que traducido del suajili al español castellano nos vendría a decir: La mitad de la tierra relativamente intacta de la influencia humana global”. Pero recordemos ue acerca de este tema ya hemos discutido en nuestra bitácora: “¿Cuál es la Extensión de las áreas Prístinas que aún persisten en el Planeta?. Ya comentamos que padecemos de un profundo desconocimiento sobre el tema, pero conforme nos adentramos en la indagación de nuestros orígenes y los paleo-paisajes en donde vivían, al parecer  el ser humano ha llegado a habitar en paisajes que, tan solo algunos años atrás, ni concebiríamos, como aquellos denominados bosques ecuatoriales prístinos, que no lo fueron durante miles de años (por ejemplo el Amazonia). Tampoco las paradisiacas islas del pacífico que, aunque estén deshabitadas desde tiempos inmemoriales, fueron arrasadas por indígenas humanos hace decenas de miles de años, según las narraciones de muchos arqueólogos, algunos de los cuales también trabajaron para National Geographic, al igual que algunos autores del estudio que os mostramos hoy.

¿Y qué decir la de las tierras poco alteradas o relativamente intacta?. Los autores deberían clarificar el significado de “poco” en este contexto. Una cuestión es lo que vemos y otra bien distinta su historia.

Los autores nos señalan que “Aproximadamente la mitad de la tierra sin hielo de la Tierra permanece sin una influencia humana significativa”. Efectivamente desiertos (Aridisoles) actualmente inhóspitos (a menudo poblados por civilizaciones en el pasado, por cuanto los climas siempre han ido cambiando en el devenir del tiempo), tundras circumpolares sobre suelos de permafrost (Gelisoles o Criosoles), glaciares, paredes verticales en las montañas, alguna que otra zona pantanosa (Histosoles y Gleysoles), y poco más. Actualmente estas regiones serían imposibles de usar para fines agrícolas, y por tal razón no se encuentran antrópicamente muy perturbadas. Quizás en casos muy concretos y apelando al uso de una formidable tecnología, puedan rendir algo en el futuro. Empero actualmente, su contribución al bienestar humano, materialmente entendido, sería escasamente significativa. No albergo dudas de que a escala global desempeñen un papel importante para la biosfera como que reporten los susodichos servicios ecosistémicos, empero se trata de los fragmentos más inhóspitos para la vida y el hombre, atesorando una biodiversidad muy moderada  y sesgada por sus respectivas idiosincrasias. Abajo en la noticia aparece el contexto (preservación de la biodiversidad) de este trabajo, iniciativa de la FAO en la que también participa este bloguero. Seguidamente los autores afirman que:

Aproximadamente el 15 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra y el 10 por ciento de los océanos están actualmente protegidos de alguna forma. Sin embargo, liderados por organizaciones que incluyen Nature Needs Half y Half-Earth Project, ha habido llamamientos globales para que los gobiernos se comprometan a proteger el 30 por ciento de la tierra y el agua para 2030 y el 50 por ciento para 2050.

Miren ustedes, las Instituciones Internacionales avalan, acuerdan y firman convenios que a la postre se cumplen tarde o mal o nunca. Pero aún queda por resolver el debate más espinoso, que en el futuro trataremos en profundidad. Nos referimos más concretamente a las figuras legislativas que conciernen a la protección de la naturaleza. En aras de la brevedad nos ceñiremos a las tierras emergidas, aunque no sean más importantes que las oceánicas o glaciares desde el punto de vista de la biodiversidad y protección de la naturaleza. Si realmente tenemos un 15% de la supetficie protegida y deseamos alcanzar la descabellada cifra del 50%, ¿Qué debe hacerse?. ¿Devolvemos a la naturaleza un 35% de la superficie bajo el imperio del hombre. ¿Y la producción de alimentos? ¿Y el espacio para una sociedad ya superpoblada?.  Hoy por hoy, sin un cambio radical y revolucionario, de la sociedad y sistema económico en el que nos encontramos inmersos, incluyendo guerras, nacionalismos, etc., se trata de una ¡misión imposible!.  ¡Pura demagogia!.

Pero démonos un respiro en el presente y afrontemos nuestras míseras realidades: Cuando uno lee la prensa especializada sobre parques naturales, reservas de la biosfera, y un largo etc., se percatará que la cantidad de atrocidades que se llevan a cabo por uno u otro motivo en el seno de muchas de ellas son descomunales. Del mismo modo, una figura legal que creamos hoy puede  deshacerse mañana.

En el mundo actual, una considerable parte de las áreas protegidas lo son por intereses económicos, ya que atraen turismo y cierta riqueza. De haber sido más rentables para ciertos sectores económicos…. Empero ni las que actualmente existen, incluso las más emblemáticas, se encuentran libres de riesgos y estragos. El  único bosque ¿cuasi?-primigenio de Europa, que se encuentra en Polonia, la selva amazónica, et., etc., están seriamente amenazados(as) y en parte destrozados. Tan solo son necesarios dos dirigentes sin escrúpulos para desmantelar enormes y/o valiosas joyas de la naturaleza.

Lo dicho, desde el despacho y con los sensores remotos si puedan elaborar artículos insustanciales, vacíos de cualquier contenido profundo. En la nota de prensa uno de los autores dice que aun “se siente optimista” con lo que el futuro nos depara. Francamente, no sé si se trata de una criatura tras leerle su madre un cuento, ya que la realidad es tozuda y rotunda.  Lean la prensa, por favor.

Cuanta estupidez se publica hoy en día.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La Imaginación al Poder: como polinizar en ausencia de abejas y tecnologías costosas (entre Pompas y Drones)

burbujas-polinizadoras-japonesas

Burbujas Polinizadoras: Source JAPANTDAY: A Japanese scientist has demonstrated that soap bubbles can be used to pollinate flowers  Photo: Eijiro Miyako/AFP

Ya he criticado en numerosas ocasiones las iniciativas tecno-científicas y post-cataclismicas de que, en un Planeta sin insectos polinizadores, se podría hacer uso de drones con vistas a que reemplacen a las abejas y otros insectos, sin los cuales la tanto la agricultura mundial, como la biosfera actual sufrirían una hecatombe. Sin embargo, la noticia que os mostramos hoy tiene ¡un sabor especial!: “El de las pompas de jabón”. El inventor de la idea había trabajado previamente intentando, que las plantas fueran polinizadas directamente por esos aparatitos voladores fracasando con estrépito. Empero tuvo una idea al jugar con su hijo, la llevaron a cabo y: ¡sorpresa! La clave resultaron ser las pompas de jabón. Me encantan este tipo  de ideas, y más aún cuando un padre descubre algo jugando con sus hijos. Y no es la primera vez, como ya os mostramos en el post que llevaba por título: “La Caja Negra: Ciencia, Tecnología y Globalización”. La nota de prensa llevaba el  título de Los fabricantes de burbujas voladoras podrían salvar al mundo del hambre”. Los drones distribuyen por encima de las plantas un solución con aditamentos básicos y económicos, y el polen, junto al jabón. Son las pompas de jabón las que al estallar parecen polinizar con bastante éxito las plantas. Hoy he detectado tanto la noticia en suajili, como otra en español-castellano, por lo que no añadiré nada más, reproduciéndolas abajo. Merece la pena que la leáis abajo, ¡os lo prometo!.

Pues si, la imaginación al poder. La ciencia se basa en ideas, más que en instrumentos, que no suelen ser más que el fruto de ideas anteriores. ¡La imaginación no puede ser superada por la fuerza bruta tecnológica!.

Del mismo modo, una agricultura sostenible “global” (para sociedades ricas, pero también para aquellas que sufren por desgracia demasiadas penurias) no puede depender de instrumentación muy sofisticada y honerosa, sino en soluciones sencillas, ingeniosas y fáciles de implementar. Y este es el caso, como también lo era el de la Caja Negra. Tengo la impresión que los investigadores debían jugar más con sus hijos, por cuanto la imaginación, nuevamente, demuestra ser más eficiente que una generosa subvención. Disfrutar de una idea tan genial como sencilla, que pudiera tener una prometedora y exitosa utilidad.

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , ,

El guano de los Pingüinos y sus poderes analgésicos y lúdicos (Suelos Ornitogenéticos)

pinguinos-guano-gas-de-la-risa

Fuente. Colaje imágenes Google.

“Los investigadores se vuelven locos por la caca de pingüino antártico” ¿¿??.

¡Pues va a que no!. No es una ocurrencia mía, sino el titular de la nota de prensa de Terra daily que os reproducimos abajo, traducida al español castellano. Ahora resulta que los suelos ornitogenéticos atesoran poderes analgésicos, terapéuticos o al contrario, ¡según se mire o lea la noticia!, y se busque en Internet.  Eso sí, todo ello tras ser transformado en los suelos, ya que según la noticia: “Las heces de los pingüinos liberan nitrógeno en el suelo y las bacterias del suelo y luego lo convierten en óxido nitroso, un gas de efecto invernadero”. Ya sabéis que en donde instalan colonias, se agrupan ingentes cantidades de ellos, así como de sus nidos y excrementos. Se trata de el gas de la risa. Pero también sirven como drogas de “última generación”, ya que según esta noticia extraída de Internet: “El óxido nitroso, popularmente conocido como gas de la risa, se ha convertido en los últimos años en una de las drogas lúdicas más populares en clubes, discotecas y fiestas privadas de Europa. … Esta secuela se debe a que el óxido nitroso bloquea la acción de la vitamina B12”. Y todo porque estos excrementos, también denominados guano, desprenden cantidades muy considerables de óxido nitroso. Al margen de ser un gas con potente efecto de invernadero, a la par que un fabuloso fertilizante, puede ser utilizado como analgésico y también como droga en discotecas y fiestas. ¡Mal asunto!. Veamos de que hablo en “titulares: “¿El gas de la risa es malo para la salud?, El gas de la risa, la droga que te tumba, reaparece en España, Óxido nitroso: La droga de la risa que no hace gracia en…, Óxido nitroso, la nueva droga: así funciona el ‘gas de la risa’. Tremendo la cantidad de usos que se le puede der a unos excrementos que forman suelos, y algunas de ellas muy lucrativas. ¿Razón?. Como veréis la dieta de los pingüinos, es rica en marisco. ¡No se puede ser rico!, te cobran, al menos en España, un dineral por consumirla en los restaurantes y encima muerto de risa, sales del mismo sonriendo tras dejar un millón de Euros al camarero. Eso sí, cuidado, ya que os puede pasar lo que a estos científicos y terminar con una resaca impresionante tras la juerga. Y cuidado a los jóvenes de LA que vivan en las costas cerca de las colonias mentadas, al margen de sus dudosos efectos “beneficiosos” el marisco últimamente está muy contaminado y os puede sentar fatal. También altera la vitamina B12, enormemente importate para la salud humana. Ver por ejemplo esta frase extraída de Wikipedia: “óxido nitroso es muy insoluble en sangre y otros tejidos, proveyendo de una inducción rápida de la anestesia y a la vez, rápida recuperación después de suspender el suministro. Es casi completamente eliminado por los pulmones, con una mínima difusión a través de la piel. No se biotransforma. Este gas quizás sea desintegrado por la interacción con la vitamina B12, presente en las bacterias intestinales. Esto resulta en una disminución en la síntesis de metionina, originando signos de deficiencia de vitamina B12 (anemia megaloblástica, neuropatía periférica) al utilizar óxido nitroso durante bastante tiempo. Por esa razón no se utiliza como analgésico a largo plazo o como sedante en situaciones de cuidado intensivo”. Adelantemos tan solo la siguiente frase extraída de la nota de prensa traducida: “El óxido nitroso se explica por la dieta de los pingüinos de kril y pescado, que contiene altos niveles de nitrógeno (….) Las heces de los pingüinos liberan nitrógeno en el suelo y las bacterias del suelo y luego lo convierten en óxido nitroso, un gas de efecto invernadero.

Os dejo ques con esta noticia bque es como para partirse de risa, aunque no tanto…

PD. En vista que esta noticia ha causado la hilaridad en el mundillo periodístico, ha sido traducida por numerosos rotativos de prensa, cuyos “plumillas” podían estar con un globo en la boca. ¿¿??

¿Qué es el gas de la risa, la droga que se inhala en un globo … pero…… El gas de la risa es una moda que perjudica la salud.

 Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

¿Y si la Vida se originó en la tierra emergida en lugar del mar?.

 estromatolitos-cuatrocienagas-y-origen-vida

Fotos de Juan José Ibáñez en las charcas con estromatolitos en la reserva de la Biosfera de Cuatrociénegas (México)

Sobre los Posibles Orígenes de la Vida (Entre Jaimito y Mafalda) fue el título de un post que edité ya  el 5 de marzo de 2011. Ha trascurridouna década y seguimos mareando la perdiz una y otra vez. ¿Dónde se originó la vida en la Tierra? Cada publicación de este tipo defiende que sus pruebas son sólidas, que han utilizado el instrumental más sofisticado, que se encuentran tan emocionados que han perdido el sueño, y otras sandeces dignas de esos políticos a los que actualmente denominan populistas. Sin embargo, la literatura científica constata un contumaz debate, una historia interminable.  La nota de prensa que os mostramos hoy defiende que en tierra firme, no en los mares-océanos. Y cuando eso ocurre, Jaimito tiene razón. Llevamos no diez años, sino interminables décadas,  con las pruebas, corroboraciones y refutaciones, y vuelta a empezar, sin avanzar ni un paso. Digamos que los estromatolitos no son realmente entidades que vivan en los suelos o rocas secas sino en medios acuosos, por lo que podríamos hablar de Suelos Hídricos. Tuve la oportunidad de verlos y fotografiarlos en México. También debo recordar que hemos redactado bastantes más post al respecto, aunque muchos más fueron descartados por las razones aludidas. Si hoy elegimos este ha sido precisamente con vistas a demostrar que cuando la comunidad investigadora se pone cazurra, lo hace con tanto entusiasmo, estupidez y arrogancia como cualquier otro colectivo.

Ni tan siquiera el origen de la vida es un caso singular. Por ejemplo, sigue el partido de tenis interminable acerca de si la extinción de los dinosaurios fue debida  a un meteorito o a unas erupciones volcánicas masivas que alteraron profundamente la atmósfera terrestre a finales delo Cretácico. Obviamente, espero que el paralelismo sea claro: El origen de la vida y los dinosaurios serían la pelota, y la comunidad científica los virtuales tenistas. Empero en este caso, el partido se encuentra tan igualado como para no poder predecir el desenlace. Y aquí acaba el juego de palabras, ya que en este evento pesudodeportivo el espectáculo se me antoja soporífero. No entiendo porque el autor pierde el sueño emocionado, en lugar de hacerlo, como un espectador hastiado, o como un recogepelotas con los riñones destrozados.  Conjetura, tras conjetura esto es como el juego de la oca: de oca a oca y tiro porque me toca. Aparece un artículo que defiende como la vida nació en el mar para a renglón seguido publicarse otro que especula que  no, que fue en la tierra firme, aunque algunos desvaríen aún más, como explicamos en aquel post. Jaimito que razón tienes. Cuándo surgen estos tediosos debates, se oculta lo que nadie quiere reconocer. ¡No tenemos ni idea!. Os dejo la noticia en inglés y español-castellano.  Y mis paupérrimas fotos en Cuatro Ciénegas.

Voy a echarme una siesta.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

¿Por qué no Biogeosfera en lugar de Sistema Climático?

el-gordo-y-el-flaco-pequena

La Biogeosfera: Entre el Gordo y el Flaco. Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Entre el Gordo y el Flaco? ¡Pues va a ser que sí! ¿De qué hablo? Sencillamente de lo que la inmensa mayoría de los mortales denominan el cambio climático. Desde la década de los años noventa del siglo pasado blasfemo cada vez que se confunde calentamiento del clima y sistema climático. Con el tiempo se fue afianzando con el más ambiguo, aunque menos equivoco término de cambio global. Y es así, cambiamos todo, es global, pero ¿qué es global? ¡Pues eso todo! Llevo treinta años reclamando que decir sistema biogeosférico resulta científicamente más apropiado. Pero también ¿Porque Decir Cambio Climático y no Degradación Ambiental?. Un sistema es más que la suma de las partes, que interaccionan entre sí y, como corolario, al perturbar uno se altera todo, todito todo.  Mala elección la del vocablo cambio climático. No se trata de que el  calentamiento climático afecte a los restantes subsistemas de GAIA, sino que el ser humano se encuentra degradando todo lo que encuentra a su paso. Somos como el Caballo de Atila, por donde pisamos no vuelve a crecer la hierba.  El ciudadano profano aún cree que podemos paliar el calentamiento de la atmósfera, sin hacerlo en casi todo lo demás, incluidas nuestras estructuras sociales y economía liberal. ¡Falso!. Creamos Internet para conectarnos todos globalmente, pero también lo hicimos en otros aspectos sin reflexionar en las posibles consecuencias. Y desafortunadamente, la Pandemia de ese coronavirus COVID-19 (hace poco más de un año ni sabíamos que significaba, mientras que a 28 de mayo de 2019 había alxananzado en Google la insignificante cifra de “5.510.000.000 resultados”. También cambia el clima epidemiológico, ¿O no? Ya os hablamos de él casi al principio de la Pandemia (Epidemias, Coronavirus, Ruta de la Seda y Globalización (Lecciones de la Historia), Epidemias, Viralidad, Globalización, Conectividad, Redes Complejas, Mundos Pequeños y Coronavirus ). Como señalamos este último hachazo que sufrimos es fruto de la codicia de la dictadura financiera, así como de la indolencia e ingorancia de los ciudadanos, que no reaccionamos, aunque nos metan los puño en los ojos. La Pandemia de Coronavirus no es más que otra de las consecuencias. Y no se trata de una ocurrencia de este bloguero, sino que por fin se ha aceptado casi por la totalidad de los “negacionistas del todo, o negacionistas de nada, que da igual. Ya os comenté que el dinero es sordo, ciego y mudo y quien lo tiene tan solo quiere más y más. No os debe extrañar por tanto que adelante la siguiente frase de la noticia de hoy que tiene sus fuentes en el IPCC: “Dos mil millones de adultos están clasificados como obesos o con sobrepeso, mientras que al menos 820 millones de personas se acuestan con hambre todas las noches”. En medio quedan los flacos, ya que los 820 millones son desgraciadamente famélicos. ¿El gordo y el flaco?. Siempre acabamos llegando a la Ley o efecto de San Mateo: “efecto Mateo, donde más es más y menos es menos, y tanto el éxito como el reconocimiento queda relegado siempre a la misma minoría privilegiada

 Pero a lo que vamos, porque hoy si me he despatarrado con tanta desiderata, aunque el mensaje es sencillo. Pero os recuerdo que también anticipamos que COP 25 ¿Qué cabe esperar?. ¡Nada!, ¡Nada de Nada!. El título de la noticia que os frecemos hoy traducida del suajili al  español castellano viene a decir “Tierra y clima: problemas, soluciones inextricablemente unidas”. Otro error, tanto terminológico como conceptual, ya que la Tierra incluye al clima. ¿Y si se refiriera a tierra, es decir superficie emergida? Pues más de lo mismo. El Sistema Tierra incluye todos sus subsistemas, por lo que no resulta acertado separar de la ecuación al clima. Sin embargo, al ir leyendo la nota de prensa que os incluyo abajo, observaréis que nos vienen a decir lo que yo personalmente defiendo. En otras palabras, que con vistas a solucionar el calentamiento del clima debemos intervenir en todas las causas involucradas, ya que si no cualquier esperanza deviene en utopía. Más aún, se reconoce implícitamente que uno de los problemas subyacentes resulta ser, como no, la pérdida, degradación y contaminación del suelo. Óbvienme existen otros factores, casi todos inextricablemente unidos. Se está tardando demasiado, en llegar a esta conclusión elemental, cuando por decirlo de alguna manera, este no es más que un asunto de “aritmética básica”: 2 + 2 = 4. Y hasta que no lo entendamos todos palmariamente, seguiremos dando palos de ciego. ¿Nos falta algún tornillo?.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , ,