‘Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología’

Emisiones de CO2 de los lechos pedregosos de los Ouadi y Ramblas y cauces efímeros en los ambientes desérticos, Áridos y Semiáridos.

lechos-pedregosos-ouadi-ramblas

Lechos pedregosos de los Uadi, Ramblas y cauces efímeros. Fotos Juan José Ibáñez

Si realmente existen lugares en las tierras emergidas del planeta en las que podamos constatar con contundencia la presencia de un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”, son precisamente los suelos desérticos.  En apariencia desoladora en cuanto a la vida, resulta que bajo su superficie medra de forma maravillosa. Sus suelos, tanto como la dinámica hídrica, resulta ser compleja y muy poco conocida. Del mismo modo, la biomasa subterránea tiende a ser ostensiblemente mayor bajo el suelo que la que podemos observar con nuestros pies sobre él. La vida es vida y en condiciones aeróbicas “respira”, aunque creamos que ahí abajo no debe haber nada. Aún tenemos mucho que aprender. Y hoy os lo voy a mostrar, en la medida de lo posible.

La noticia que os ofrecemos en este post da cuenta de un hecho poco conocido, aunque nosotros, y algún colega más, lo habíamos estudiado previamente desde otro punto de vista. Eso sí, podemos aseverar que sus ¿espectaculares? hallazgos son los únicos que cabría esperar. ¡No podía ser de otro modo! Pero como los cazadores de C02 se molestan mucho más en publicar que en documentarse, a mezclar datos de varios y dispares proyectos y elaborar publicaciones tuti fruti o pastiche, con decenas de autores, haciendo parecer que se trata de grandes iniciativas, cuando en realidad son meros cruces de datos, no se suelen enterarse de nada que no sea CO2, y menos aun cuando no tan siquiera suelen participaar edafólogos. En las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado, las revistas científicas, y más aún las de tipo Naure, rechazaban los trabajos con más de unos pocos autores, exigiendo una gran tijera en la autoría para publicar los contenidos de los manuscritos.  Pero hablamos de la era de la ciencia, que no de la desdichada Tecnociencia que padecemos.

Ya hablamos en profundidad a cerca de este asunto en un post presente, sin mentar el CO2: “Los Suelos de los Lechos Fluviales: Las Ramblas y los Uadi y su Biodiversidad de Plantas Vasculares”. Aprovecho para recordar que en esta bitácora se han editado algunos centenares de post, almacenados en la categoría ‘Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación’.

En el post previamente aludido, explicamos la problemática para un caso concreto, aunque os dará pistas acerca de lo que realmente ocurre. Del mismo modo, durante cuatro años investigué sobre el tema, por lo más adelante os mostraré las publicaciones científicas a la que dieron lugar aquellas indagaciones. Por otro lado os dejo una relación no exhaustiva de aquellos post relacionados con los suelos hídricos y humedales y esta monografía: Flora de los ríos, ramblas y humedales del sureste Ibérico y esta otra. Pero a lo que vamos (…..).

En base a esos datos de tan variadas fuentes (algún día os hablaré de este tipo de publicaciones, “aparentemente muy serias) los autores llegan a la conclusión de que las emisiones de CO2 de las zonas áridas y semiáridas se encuentra muy subestimadas, por lo que deberían ser consideradas en las simulaciones, etc. sobre el cambio climático.  Pobre bagaje para tantos esfuerzo, medios, instrumentación e número de investigadores. Parece ser que no deben dar más de sí a falta de saber (o al menos se esmeran en aparentarlo) lo que realmente es un suelo. En donde detectan grandes emisiones resulta ser los lechos gravosos de cauces secos, y sea durante el estío, ya a lo largo de varios años, como ocurre en los genuinos desiertos antes de que vuelva a diluviar. Empero no son sedimentos, sino suelos genuinos. Un investigador de la UCM dijo ya hace muchos años que se trataba de un hábitat nuevo no explorado, cuyo sustratos o sedimentos contenían fauna edáfica, es decir algún tipo de suelo que no de los representativos de los cauces fluviales típicos. Años después, otros científicos del MNCN y otros organismos llegaron con mejor instrumental a las mismas conclusiones, empero se atribuyeron el mérito sin citar al profesor de la UCM, comenzando una polémica de la que prefiero no hablar. Yo ya había comenzado de modo paralelo, mis indagaciones sobre las relaciones entre suelos y vegetación en zonas áridas, gracias al material que me proporcionó mi entrañable amigo y edafólogo, Cecilio Oyonarte, de la Universidad de Almería. La provincia de Almería (Andalucía, España) alberga la zona más árida de Europa occidental, tratándose desde un punto de vista técnico de un genuino desierto. Entre otras apasionantes conclusiones, no llegaba a entender como justamente en ese “punto supercaliente” (Desierto de tabernas), podían albergarse casi el 50% de las comunidades vegetales ligadas a suelos encharcados (comunidades higrófilas), cuando aquel tórrido, aunque hermoso paisaje, parecía demostrar, sin duda alguna, todo lo contrario. ¡Falsa impresión!. ¿Qué ocurría allí? No tuve más remedio que volver acompañado de otro experto en flora, Juan Pedro Zaballos del Jardín Botánico de la Universidad de Alcalá de Henares.  En Almería Cecilio y yo nos reunimos con Javier Cabello, botánico también, fitosociólogo, y compañero de la Universidad de Cecilio. Al día siguiente se nos unió el entrañable José Luís González Rebollar bioclimatólogo y botánico. Ya en el campo les expliqué mis tribulaciones. José Luís me llevó a una Rambla o Oadi, muy cerca de donde comenzó a encumbrarse la carrera del actor y director  Clint Eastwood, con los numerosos “sphaguetti Western” que allí e rodaron. Y sí me deslicé hacia una rambla, aparentemente seca, recorriéndola no más de 1 kilómetro. Tras un recodo por el lecho fluvial, topé con una zona densa que albergaba pastos verdes, cuando de pronto, deambulando en el lecho pedregoso” observé que brotaba un manantial, el agua corría, súbitamente se encharcaba para luego volver a correr y ser abducida en el propio lecho. Al seguir mi andadura, tras oro recodo del río, volvía a aparecer el más que árido desierto. Una gran variedad de microambientes daba lugar a pequeños mosaicos de vegetación ricos en especies y muy contratados fisionómica y florísticamente. ¡Era cierto! No explicaré aquí las causas, pero sí que su origen procedía de una tectónicas activa con roturas jalonadas de los freáticos. Empero volví a leer relatos semejantes en otros lares del planeta. La vida bulle allí aunque aún resulta prematuro ni promediar estimas ni generalizar con contundencia. Debemos tener presente que el clima, y por tanto las precipitaciones en los ambientes áridos varían de una forma brutal. No se puede encontrar lo mismo tras lluvias que aparecen en medio de decenios en los que apenas caen unas gotas, al menos en ciertos enclaves de Tabernas y otros desiertos.   Es decir, la variabilidad en el régimen pluvial deviene en que o se toman medidas durante muchos, pero que muchos años, cuando no decenios, o resulta imposible obtener estimas dinas de ser consideradas científicamente.

Sin embargo tampoco debemos olvidar que bajo los suelos desérticos pueden o no existir capas freáticas hasta las que logran penetrar las plantas adaptadas con raíces que superan la decena de metros. Donde hay agua hay vida y por tanto se emite C02, pero a pulsos, no de forma continua, excepto en aquellos puntos en los que afloran los manantiales de la capa litológica que albergaba o enterraba el susodicho nivel freático, también fluctuante.  Empero ya que hablamos de CO2 y los hombres y mujeres de poca fe pensarán que me he desviado del tema, aunque no es así, os narraré una historia que me mentó Cecilio, sobre las emisiones de Co2 en Almería, cerca de Cabo de Gata en donde ubicaron instrumental sofisticado con vistas a cuantificar las emisiones de este gas de invernadero.

Paro hablando de sedimentos, en la nota de prensa puede leerse: “A más sustrato disponible, más materia orgánica en el suelo, y cuanto más favorables sean las condiciones como la temperatura y la humedad del sedimento, más activos estarán, liberando una mayor cantidad de dióxido de carbono (..) los investigadores concluyeron que los factores responsables de la liberación de dióxido de carbono son esencialmente los mismos en todo el mundo. “La interacción de las condiciones locales como la temperatura, la humedad y el contenido de materia orgánica de los sedimentos es crucial, y tiene una mayor influencia que las condiciones climáticas regionales” (…). Por supuesto, cuando más espeso es un suelo, es decir más profundo, tanto más carbono “edáfico” albergará, debido a la actividad biológica de la vegetación, así como del mayor número de organismos que componen la microflora y microfauna edáfica.  Se trata de una conclusión a la que llegaría un estudiante tras cursar su primer curso de edafología. ¿Novedad?. ¡Mejor no digo nada!.  Dado que en estos cauces no curre mucha agua (atrde mal uy nunca), con la salvedad de las riadas e inundaciones tras imponentes tormentas que acecen por horas o pocos días, a menudo, después de muchos años o decenios de sequía, sospecho que los autores del estudio deben contemplarlos, no como redes por donde de vez en cuando corre el agua, sino como tenebrosas redes de emisiones de gases con efecto de invernadero. ¡Jesús!. ¡Solo se ve lo que se sabe!.

La Pedo-flatulencia árida y semiárida.

Meses antes…….

Ya sabéis que edafodiversidad en castellano se traduce al Suajili por pedodiversidad, y al menos en España tal vocablo resulta ser escatológico, generando las carcajadas del personal. Y si hablamos de emisión de gases……

Meses antes de mi encuentro con Cecilio, había asistido a un Congreso de Fractales en donde en una de las conferenciantes se ofrecía resultados justamente de esas parcelas y otras. Hablamos más o menos de Cabo de Gata (Almería, España). Conforme a la cnferenciante aludida, se habían estimado las emisiones de cantidades anormales de Co2. Extrañado le pregunté de donde procedía tanto Co2. A lo que me contestó que ellos sospechaban de los sustratos geológicos profundos (Cabo de Gata resulta ser un antiguo volcán submarino emergido, coronado por una capa o estrato de origen margas de coralino). Debido a que su respuesta me extrañó mucho, le volví a replicar: ¿Por qué no de los carbonatos del suelo?. La respuesta de la interpelada me dejó atónito: “Es que las calizas son muy duras como para alterarse tanto en poco tiempo. Y ahí cerré la boca so pena que se montara un lio mayúsculo. Ella no tenía ni idea de lo que era un suelo, como también me temo que los autores del estudio de la nota de prensa que os muestro abajo. No es el momento de discutir sobre los carbonatos, pero, por ejemplo, ¿sabéis lo que son los pseudomicelios de carbonatos?. Se alteran emitiendo CO2 con extrema facilidad. En fin….

Le comenté este episodio a Cecilio, se río mucho y me espetó algo así “Lo que si hemos observado en esas parcelas  son súbitas, breves pero virulentas emisiones de Co2. Y continuó con una frase más o menos de la siguiente guisa:…..” tras rachas de viento fuertes que parecen expulsar CO2 del suelo al llegar el aire”. Tengo una conjetura sobre este asunto, pero me la reservo por falta de evidencias.

Cecilio te burlas de la edafodiversidad, pero investigas la pedoflatulencia: jajajaja, reímos con ganas durante algún tiempo. Pues bien,  eso se trata de una investigación sobre pedoflatulencia, aunque los autores lo ignoren. ¿¿??.

En fin…. “solo se ve lo que se sabe”. Y sabemos muy pero que muy poco, para hacer avaluaciones, “espacializarlas” en todas las condiciones y tipos de ambientes de Gaia, incluyendo las aguas freáticas, frecuencia de las lluvias que dan lugar a estos fenómenos,  etc. etc. Hay tantos papers de esta guisa que siento pena, y eso que han intervenido decenas de cabezas pensantes.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

El Hombre en su exploración del espacio (Brainstorming)

explorando-el-espacio-grande

Ciudades y cultivos bajo el suelo. Fuente: Colaje Imágenes Google

Ya sabéis que el ser humano busca explorar nuevos mundos, y una vez que su biosfera es relativamente conocida, la imaginería popular nos impele a mirar al cielo, o como algunos dicen “más allá de las estrellas”. ¡Estrellados! nos quedaríamos con la tecnología actual. ¿Pero hemos explorado toda la biosfera terrestre?. ¡Pero sin ni tan siquiera conocemos los fondos oceánicos!. Aunque tampoco debiéramos bajar tanto para entender nuestra ignorancia. Ya os hemos hablado en numerosas ocasiones de la posibilidad de construir ciudades bajo el suelo e incluso obtener alimentos De hecho os explicamos el caso de Capadocia (ver relación de entregas previas abajo), aunque se han dado otros a lo largo de la historia. Y lo mismo podría decirse en los fondos marinos/coteros, es decir bajo el mar. La construcción de ciudades junto a la producción de alimentos en o bajo el suelo, fue llevada a cabo hace millones de años por insectos sociales.

 Como nos informa la nota de prensa sobre la que se basa el post de hoy, la civilización busca nuevos espacios, para seguir medrando. Empero como se encuentra enjaulada en el Planeta Tierra y no podremos realizar una desbandada en masa hasta que en un futuro muy, pero que muy lejano se construya un tipo de Stargate, “que a ciencia cierta” ¿¿??,  encontremos planetas habitables, etc., debemos apelar a la sabiduría y buscarla en el seno de este desolado Planeta, antaño “azul & verde” y hoy camino de la devastación total. Ciertamente la noticia no se equivoca en lo concerniente a falta de espacio, ya que hemos destruido tantos suelos fértiles y crecemos tanto demográficamente, como para predecir con cierta seguridad que no existe espacio, ni podemos asegurar en el futuro nuestra supervivencia, y menos aún el de la soberanía alimentaria. Necesitamos nuevas ideas, nuevos  horizontes. Pues bien, cuando se carece de ideas lo mejor es crear  un Consejo de sabios, para que se lleven el dinero sin que al fin de cuentas extraigamos conclusiones reveladoras. Eso es lo que se denomina un Brainstorm es decir “idea genial”. ¿Y que son los “brainstorming… “ideas geniales”. Conforme a   Wikipedia vendría a significar “La lluvia de ideas, también denominada tormenta de ideas, es una herramienta de trabajo grupal que facilita el surgimiento de nuevas ideas sobre un tema o problema determinado. La lluvia de ideas es una técnica de grupo para generar ideas originales en un ambiente relajado”. Eso dice la teoría porque en la práctica suelen espetar muchas sandeces, y en el mejor de los casos sugerencias espurias. Alguna “idea genial” habrá surgido de un Consejo de Sabios, no lo dudo, pero actualmente “a cuenta gotas”. Eso sí, pueden empezar unos locos iluminados, pero terminar convirtiéndose en un ente más consolidado. Y este debe ser el caso del  “ITACUS international underground space committee”. Sin embargo, si a la nota de prensa me remito, basta con la lectura de este blog, por cuanto aunque no somos sabios, toda su genialidad (la que realmente lo es)  de este humilde mortal ya la compartido con vosotros. Del mismo modo, las ideas geniales que devienen en demenciales, también han sido denunciadas desde esta modesta bitácora. Las espurias también han sido explicitadas aquí en post anteriores, y en lo concerniente a los disparates de la sublime inteligencia de tal colectivo, al estilo de los reiterados “consejos de sabios”, más de lo mismo.

Pues bien, en su traducción al castellano, el más que ambiguo título de la noticia sería: El único camino es hacia abajo: necesidad de la supervivencia subterránea”. Y todo para asegurar que o nos metemos dentro del suelo y vivimos allí con nuestros cultivos o “no hay salida.  No obstante si explican más o menos acertadamente las razones, de tal “brainstorming, es decir las “ideas geniales” de este colectivo son para partirse de risa.

 Ya os hemos hablado de “Civilizaciones Bajo el Suelo”, pero en la relación de post que os expongo al final de este, podréis observar la inviabilidad absoluta de ciertas de sus propuestas, junto a otras que se antojan de mentes creativas decimonónicas.

Veamos algunos ejemplos, el subsuelo de nuestras ciudades, al menos las metrópolis de mayor extensión, se encuentran ya excesivamente cableadas y ahuecadas por nuestros suministros de agua potable, vertidos de aguas sucias, electricidad, fibra óptica, suburbanos o metros, parkings, túneles para la circulación vial, etc., etc., por lo que la idea se me antoja descabellada, al menos en numerosas urbes. En otras ocasiones y soslayando los riesgos del colapso de tal  entramado/ahuecado (el que debiera construirse de tipo “ascensores/elevadores y más ascensores/elevadores”), existen riesgos sísmicos muy severos que podrían dar lugar a tragedias locales pero descomunales en numerosos espacios geográficos. Del mismo modo, resulta inverosímil que reclamen  acciones que ya están en marcha desde hace decenios. Personalmente vivo en Madrid (España), por lo que veo todas estas novedosas ideas a diario, es decir nada nuevo: ¡nada de nada!.

Obviamente se pueden construir lugares para la producción de alimentos con luz artificial, pero también es una práctica al uso. En fin ,que este Consejo se Sabios nos espeta una serie de propuestas descabelladas, con algunos detalles de “color”.  Yo les propondría ante tanta originalidad una aventura al estilo de Julio Verne, con vistas a que su próxima genialidad la disfruten bien calentitos… así pues ¿un viaje al fundo de la Tierra? dejémosle ir a ver si al calentárseles las neuronas……. alcanzan la gloria de espetar una idea genial al ¡fin! (lástima que no se pueda). Tan solo señalar que, aunque en varios de los post relacionados abajo no parezca que hablamos de los humanos y sus desdichas, su lectura sí lo hace, o en el peor de los casos resultará palmariamente entendible y extrapolable al contexto de la nota de prensa sobre la que versa el post de hoy.

PD. Pero si ni siquiera citan los champiñones y ciertos quesos, como en España del de Cabrales, la Torta del casar, o los franceses del tipo Rokefort o azul….. En fin sin más comentarios.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Agricultura Ecológica contra la pérdida “global” de biodiversidad y el calentamiento climático?

agricultura-ecologica-tropical-y-biodiversidad

Agricultura ecológica tropical y Biodiversidad. Fuente: Colaje Imágenes Google

Como hoy veremos, mediante una nota de prensa y el material del artículo original, junto con otro de la misma guisa, en materia de suelos, los estudios relacionados con el calentamiento climático siguen mareando la perdiz sin llegar a ningún resultado con sustancia. Pero hay más, partir de escenarios “virtuales”  y añadiendo la metralla de las modelizaciones numéricas, no pueden obtenerse conclusiones corroborarles dignas de mención. ¿Porque entonces presté la atención a este estudio?. Simplemente porque raramente se incluían tanta variables edáficas en artículos de tal naturaleza.  Empero si lo resultados no se pueden testar o corroborar, todo el esfuerzo deviene en un ejercicio que se perderá pronto en la espesura de las decenas de miles de publicaciones de este tipo, que no nos conducen a nada. Este es un mero ejemplo. Quizás la siguiente sentencia extraída del material que abajo os proporcionamos sea clarificadora: “Si los líderes mundiales, los administradores de tierras y otros diseñadores de políticas pueden encontrar una manera de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados y conservar un tercio de la tierra en los trópicos, la pérdida global de especies podría reducirse a la mitad…… Los investigadores involucrados esperan que su trabajo guíe los planes para los esfuerzos de conservación global en el Foro Mundial de Biodiversidad….Por lo tanto, los estudios que ignoran las restricciones edáficas sobre las respuestas al cambio climático pueden dar lugar a resultados engañosos”. Pues que esperen, que esperen, pero sentados, o mejor hibernando.  Obviamente la última frase si la firmaría, pero da igual, visto el objetivo subyacente del estudio.

 Veamos, creo que fue Francesco di Castri (1930 – 2005), aunque no puedo asegurarlo, el que advirtió, hace varias décadas, que el medio edáfico podría albergar taxones muy antiguos y especialmente en los horizontes profundos,  debido a que los superficiales actúan como tampón frente a los cambios del clima, entre otras variables. Y en efecto así ocurre, ya que, como hemos reiterado en otros post, las variaciones de temperatura y en algunos casos de humedad, se amortiguan rápidamente al descender a lo largo del perfil edáfico. Recordemos que la atmósfera del suelo, además es mucho más rica en CO2 que la que nosotros respiramos, es decir, que un incremento de este gas de invernadero en el aire no les debería afectar mucho. Del mismo modo, existen tipos de suelos y especialmente en aquellos edafotaxa poco evolucionados, en los que el material parental o litológico atesora unas propiedades poco propicias para la vida de muchos organismos aéreos y sub-aéreos, dan lugar a comunidades muy idiosincrásicas como ocurre con serpentinas y yesos, por ejemplo. Así pues comparado con la parte aérea de los ecosistemas terrestres, el medio edáfico, en ausencia de perturbaciones que lo afecten directamente, puede llegar a ser más resiliente que la aérea. A tales hábitats especiales los autores del estudio las denominan “islas edáficas”.

 Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, citan otro publicado el mismo año en el que más o menos puede leerse (Corlett y Tomlinson 2020): “Los modelos de distribución de especies utilizados para predecir las respuestas al cambio climático pueden incluir factores edáficos, pero estos rara vez se mapean en un espacio con la suficientemente resolución. Usando análisis espaciales de baja resolución en lo concerniente a las variables edáficas probablemente obtengamos predicciones engañosas” o poco fiables…. Muchas islas edáficas se encuentran actualmente amenazadas por otros impactos humanos, incluyendo minería, deposición de nitrógeno y especies invasivas.” ¡Vale!,  hasta aquí todo perfecto ya que es bien conocido desde la década de los años 60 del siglo pasado.  ¿Y? Me quedo con cavilando… Dudo mucho que lograremos no sobrepasar el deseado  ascenso de temperatura de 2º Del mismo modo,  conservar un tercio de la tierra en los trópicos bajo medidas de protección se me antoja ilusorio bajo la dictadura financiara global. Tanto hoy como en el futuro, actúan y/o aparecerán muchos iluminados del tipo de Jair Bolsonaro, que se encargarán de destrozar cualquier figura e iniciativa proteccionista. De hecho ocurre diariamente, empero no aparecen en la prensa por ser menos estridentes que el dirigente aludido.

 Más adelante, en el material que os proporciono puede leerse “La agricultura de base ecológica es altamente productiva, y este enfoque puede complementar los tipos tradicionales de conservación” (…). “Necesitamos hacer una transición rápida de los desiertos agrícolas verdes a los oasis verdes que combinan la productividad económica con el movimiento y el hábitat de las especies afectadas por el cambio climático”. Sí, sí sí, vale, vale, vale, se ha dicho una y mil veces y todo para nada. ¿En qué mundo viven?.  Pues en eso consiste la ciencia en acción, como diría Bruno Latour.

¿Qué significa todo esto?. 

  Antes de las Convenciones como la aludida que versa sobre biodiversidad, y a la que yo fui invitado a asistir personalmente (aunque no lo hice, como al final del post dejo constancia), ciertas revistas publican este tipo de ¿indagaciones?. Se trata de una especie de tutifruti (mezcla de cosas o asuntos enormemente heterogéneos), en las que muchos los científicos, se aglutinan en grupos de presión, publicando con mayor o menor fortuna documentos con vistas a tomar posición y ver qué beneficios pueden extraer (dinero, influencias, poder) durante tales eventos. Y así terminan con sentencias como ésta: “Comprender la forma en que estos problemas apremiantes están interconectados resulta ser clave para implementar soluciones efectivas de conservación antes de que sea demasiado tarde“. Pero si hasta la ONU nos dice que ¡ya es demasiado tarde!. ¿No se han enterado?. Por supuesto que sí, pero estos cárteles actúan para deleitar a los políticos/dirigentes y extraer tajada en beneficio propio. Si se pronuncia “demasiado tarde”, los que ostentan el poder responderían, lógicamente, que (…) entonces “no hay pasta”. Lo mismo ocurrió hace unos meses (a la hora de escribir este post), con el COP25. Nada nuevo bajo el sol. ¡Política y oportunismo!.

 En fin me callo y os dejo con el material recopilado, que es mucho.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Suelos Manufacturados, Emprendimiento, y mediocridad: (O como convencernos de que las empresas salvarán la seguridad alimentaria)

 suelos-manufacturados

Suelos Manufacturados. Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Qué que son los suelos manufacturados?. Hoy lo sabréis, si no habíais escuchado este palabro con anterioridad. No se trata de nada nuevo, sino de otro vocablo carente de significado procedente de esa hibridación entre ciencia, tecnología y mercado, producto de la tecnociencia, que no puede calificarse más que como una posverdad. ¿Objetivo?: Puramente empresarial, como un nombre indica.

Da igual lo que hagamos los humanos, más o menos honestos por defender el medio ambiente y la seguridad alimentaria, entre otros nobles objetivos, por cuanto siempre existen los que intentan extraer provecho ante cualquier oportunidad, intentando vendernos basura aderezada a precio de oro. ¡Y nunca mejor dicho! Ha pasado más de una década desde que comencé a hablar del biochar y siguen con la misma cantinela. ¡La imaginación al poder! ¿¿??.  La mediocridad medra como un virus pandémico, invadiéndolo todo. No he contado todos los post que he redactado sobre el biochar, pero sobrepasan la veintena con creces. Creo haber demostrado, que quizás algún día logremos emular aquel producto detectado en las selvas amazónicas y elaborado artesanalmente, pero  a día de hoy no.

Definición procelosa de suelos manufacturados extraída de internet: Los suelos manufacturados a menudo comprenden compost verde y/o derivado de alimentos mezclado con suelos in situ o importados; y dependiendo de las circunstancias, se pueden incorporar otros materiales orgánicos e inorgánicos, tales como migajas de molinos de papel, biosólidos y/o suelos de desecho.

Generalmente las culturas ancestrales y campesinas aprovechaban todo lo reutilizable. Y así por ejemplo, al menos en España, echábamos los residuos orgánicos a una cochinera en donde criábamos los cerdos a muy bajo costo, eliminando de paso la inmundicia. Para muchos aquella carne consistía en todo el alimento animal que se consumía durante un año, al margen de alguna gallina y algo de caza. Empero también los abonos orgánicos tradicionales sosteniblemente recicladores. Hoy echamos esos restos a la basura, contaminamos el medio ambiente, y a la postre lo compramos a precio de oro.

Pues bien, la noticia de hoy intenta convencernos de que un poco de biochar añadido a residuos orgánicos y minerales va a ofrecernos suelos y alimentos de alta calidad y saludables. Y así, sin mayor dificultad, salvaremos el mundo. Discurso falaz, típico de un mal anuncio televisivo. Año a año, post tras post, he ido intentando desmitificar la patraña del biochar que se comercializa. Otra cosa bien distinta, reitero, sería si nos vendieran, los procedimientos artesanales perdidos allá en la espesura de la salva y del tiempo, en los que habitaron ciertos indígenas amazónicos.  Empero somos tan torpes que no sabemos cómo, tan arrogantes para alardear de la destrucción del Planeta (léase Antropoceno), y tan mentirosos que nuestra nariz de pinocho alcanzaría la constelación de Orión.  Al final, a aquellos valientes que lleguen a terminar la lectura de este post descubrirán la verdad. El milagroso producto milagroso estribará en unos sacos a lo que por Madrid (España) llamamos tierra vegetal aderezada, que se vende en floristerías, tiendas para acondicionar jardines y, como no, esos locales comerciales chinos  que parecen mini supermercados y tienen de todo. En el mejor de los casos serán productos un poco mejores que los existentes, mientrasque en el peor, pagaremos más y recibiremos más de lo mismo. Eso sí, con lo de la agricultura urbana (ya os explique sus riesgos, que no son pocos) e igual hasta engañan a más gente.

Con vistas, no ya a conseguir paliar la soberanía alimentaria (jajajaja), sino a que las propias empresas obtengan ganancias, deberán gastarse muchos más millones en publicidad que en investigación y vender ingentes cantidades, al objeto de rentabilizar la recolección de esos “minerales preciosos” y esos “super-productos orgánicos milagrosos”. Y es que no conocemos el secreto del genuino biochar indígena. ¿Beneficios para el medio ambiente?: poco o ninguno. Reitero que debemos eliminar los residuos orgánicos e inorgánicos sí o sí, empero engañar a los consumidores ya es otro asunto. En la parte superior derecha de esta bitácora encontrareis una lupita indicada por “búsqueda en el blog”, teclear allí biochar y  comprobareis lo que digo.  Cuando los científicos se alían con la depredación empresarial y la dictadura financiara, recibiendo una millonada de financiaciones, desgraciadamente este tipo de productos y estrategias suele ser el resultado. ¡Qué lástima de mundo!. No comentaré el contenido por cuanto ya lo hice y el material reproducido es engañoso, espurio o banal, A veces me siento avergonzado de ser científico, visto lo visto. Os dejo pues con la basura de oro, los científicos que hacen prestidigitación y las “malas compañías” que se alborozan amasando dinero a costa de nuestra tontuna. Y bajo el lema “salvemos el mundo”, démosle a estos desgraciados más objetos engañosos, que los compren y generen algo de alimentos para el autoconsumo, ya que si se mueren no seguirán comprando. Se me olvidaba se trata de abonos y sustratos, que no de suelos.

Juan José Ibáñez Iracundo.

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Rebeliones agrarias campesinas contra las multinacionales del agronegocio

sistema-intensivo-del-cultivo-de-arroz-sri

Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI. Fuente: Colaje Imágenes Google

Hoy os informamos de otra noticia que da cuenta cómo se las gastan las multinacionales, en este caso del agronegocio, con los productores (y consumidores, por supuesto). Tanto unos como otros somos víctimas de la dictadura financiera y sus secuaces, que mienten como bellacos. Y como comienza a ser norma en la mayoría de los países, nuestros gobiernos nos dejan desamparados, cuando no ponen la mano aceptando la corrupción de estas empresas del agrocidio, por llamarlas algo. Ellas se llevan las guanacias no sembrando más que vegetales trangénicos, pobreza, enfermedad, así como degradación ambiental. No insistiré, no deseo repertirme, ya que he redactado centenares de post sobre el tema, como los archivados en estas categorías de la bitácora, aunque también en otras: “Fertilidad de Suelos y Nutrición vegetal”, “Etnoedafología y conocimiento campesino” y “Fraude y Mala praxis científica”. Pues bien, en muchos lares del globo, el campesinado arto de tanta esclavitud ha decidido buscar otras alternativas que alivien esas gravísimas penurias.   Por ejemplo, en diciembre de 2019 recibí la noticia que os proporciono hoy en inglés y traducida al español-castellano. En ella se constata el paso dado por muchos agricultores de arroz de aquel país (Tailandia), que ante tanto desmán han adoptado el “Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI”, mucho más amigable con el medio ambiente, sin o con escasos agroquímicos, y escasamente despilfarrador de recursos hídricos, sustentable, saludable (tanto en lo que concierne a los agricultoras y productores) y liberador. Del mismo modo, la nota de prensa constata que (i) otros muchos países se encuentran en situaciones similares adoptando las mismas medidas y (ii) como se las gastan estos amantes del “dinero para mí, y el veneno para los demás”.

Y la técnica la desarrolló un clérigo, que no un científico. Ósea que mientras muchos colegas colaboran con la nauseabunda y filibustera tecnociencia, hombres y mujeres de buen corazón hacen parte del trabajo que deberíamos estar abordando “todos” nosotros. ¡Materia de reflexión, que no de confesión”.  No he leído lo suficiente como para aseverar a “ciencia cierta” si el “Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI”, puede considerarse ecológico. Sin embargo, lo que no da lugar a dudas deviene en que es, “como mínimo” palmariamente menos dañino que los agro-negociantes manipuladores sostenidos para la cacareada dictadura financiera. ¡Este es el camino!. Ojalá los gobiernos de todo el mundo realizaran el trabajo que les corresponden, y así no debiéramos esperar interminables años o décadas a que se tomen las medidas oportunas para el bien de la biosfera y la humanidad. Abajo os dejo también información sobre este sistema de cultivo de arroz es decir el SRI”.

Juan José Ibáñez

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los suelos de Rapa Nui guardan el misterio del significado del Moai de la Isla de Pascua: La Agricultura

isla-da-pascua-fertilidad-suelos-rapa-nui

Isla de Pascua, Rapa Nuí, Moái, fertilidad de suelos, minería extractiva, sustentabilidad. Fuente: Colaje Imágenes Google.

 Y los Rapa Nui  imploraron a sus Dioses para que el suelo permitiera suministrarles alimentos con los que saciar su hambre, construyendo con gran esfuerzo monumentales esculturas. Y su Dios, conmovido, les recompensó su más que generoso trabajo, fertilizando los suelos justamente mediante tales monumentos.

Tal narración se asemeja a un fragmento de algún texto sagrado ¿verdad?. Pues va a ser que no. Se trata de una metáfora de lo que allí al parecer ocurrió. Trabajo duro en la cantera de donde extraían los materiales litológicos para crear sus obras escultóricas, que a le vez fertilizaban la tierra, dando lugar a la siembra de policultivos. Gran parte de la agricultura se encuentra justamente en el enclave de tal actividad extractiva. Más trabajo, más monumentos, más fertilidad del suelo, mayor producción agraria, sostenibilidad.

Esta es la curiosa historia de la isla de Pascua que nos narra el estudio que os mostramos hoy en dos versiones. La primera procede de USA y es más completa y rica en detalles, mientras que la segunda ha sido redactada en español, y como en los medios de comunicación de masas españoles la edafología les genera una seria alergia, pues ¡se nota, se nota!, con independencia de su potencial calidad. Añadimos una tercera noticia por su indudable interés.

La relación entre suelos y esta misteriosa cultura que, por la razón que sea, ha atraído tanta atención y actividad investigadora, por fin parece aclararse gracias a una estudiosa edafóloga. Los suelos y la agricultura son el corazón del secreto de las Islas de Pascua, tanto o más que los archiconocidos Moái. Prefiero que descubráis poco a poco esta asombrosa historia. Empero tan solo un brevísimo comentario. La minería extractiva, como podemos observar en la actualidad, contamina y genera  graves problemas medioambientales y de salud pública, aunque solo sea por ese polvo fino que es suspendido en el aire (las conocidas PM de diferente tamaño). También produce materiales que pueden llegar a degradar el paisaje. Pues bien, los Rapa Nui, lograron en parte por observación y en parte por serendipia que tales materiales y los desechos de ellos derivados, dieran lugar a que florecieran los alimentos. En fin….. eso si es sustentabilidad.

Otra nota de prensa reciente, que añado al final del post, defiende que la cultura isleña no colapsó, sino que siguió su curso, a pesar de las tropelías de sus conquistadores europeos. Por tanto, de ser cierto, sus costumbres serían sustentables, pero aparecieron los del viejo continente y …..

Os dejo pues con esta asombrosa historia de los Moái que levantaban los Rapa Nui, implorando a su dios o dioses, surgieron efecto, ya que Pascua significa “celebración”. ¿Islas de Pascua?

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Agricultura Digital, Agricultura de Precisión y Nuevas tecnologías

 agricultura-de-precision-y-nuevas-tecnologias

Agricultura de Precisión y Nuevas Tecnologías. Fuente: Colaje Google imágenes

Más vale acertar aproximadamente que errar con precisión (Juan José Ibáñez)

Hará unos veinte años que se acuñó el concepto de agricultura de precisión. Abajo os muestro una relación de post que redactamos sobre este tema previamente. Desde entonces, su rumbo ha ido incorporando todas las nuevas tecnologías que han aparecido en el mercado.  A pesar de todo,  sigue sin esclarecerse, “a ciencia cierta”, cuál es su eficacia en relación a sus costos, más onerosos cada año que pasa. Obviamente tal artillería de técnicas e instrumentos  se encuentra val alcance de una minúscula fracción de los agricultores del mundo. En consecuencia, o las administraciones se responsabilizan de la puesta en marcha y funcionamiento diario o, como supongo, aparecerán empresas que presten estos servicios a precio de oro. Nada ha cambiado al respecto desde mi primer post sobre el tema, excepto que la complejidad aumenta tanto o más que la precisión que aporta, por no hablar de los beneficios.

El nota de prensa aparecida en la revista Phytoma, que me gusta y suelo leer, me ha dejado perplejo. Personalmente y contando con mi experiencia e información académica, sería totalmente incapaz de aplicar tal artillería, en el caso que tuviera el dinero para adquirirla, por supuesto. He leído artículos científicos de disciplinas de moda en los que se aplicaban una alta gama de nuevas tecnologías, pero casi ninguno requería tal arsenal de novedades, ya que aquí solo se citan las últimas, pero se requieren más (SIG, DEMs, Satélites, IA, etc.).  Parece ser que el perfil de un agricultor de vanguardia debiera ser muy superior al de los científicos, desde casi todos los puntos de vista. Hablamos pues de pura Tecnociencia, en el peor de los sentidos. Así pues,  a la agricultura de precisión de hace unos años, al margen de las tecnologías ya descritas en posts anteriores, habría que añadir: sensores de visión hiperespectral acoplados a dispositivos en vuelo no tripulado (drones y robots autónomos), técnicas de Inteligencia Artificial, Big data analytics, etc. El discurso de esta nota de prensa, se me antoja a algo así como recoger todos los vocablos de moda y añadirlos concatenados uno detrás de otro, disparándolos después como una metralleta. En consecuencia he buscado en Internet  algunas de las empresas implicadas en este “proyecto de demostración”. Al final del post os dejo el de una de ellas que deja palmariamente claro sus objetivos. Es decir, se trata de colaborar con grandes y medianas empresas, así como grandes cooperativas del sector agroalimentario, y posiblemente prestar servicios bajo pago a otras más modestas. Es decir, negocio, puro negocio, que para eso es una empresa.  Aquellos de vosotros no iniciados en tantas, sofisticadas y complejas tecnologías, no es dejéis acongojar con tanto palabro. A un agricultor que ama y conoce su tierra, disponiendo de los aperos e instrumentos que ha venido utilizando, junto  un televisor y un PC, todo esto, no le debe quitar el sueño.  Hablamos pues de pura Tecnociencia y todo lo que acarrea, con su marketing, etc. No hay mejor agricultura que aquella bien hecha, mientras que la tecnología puede ayudar en el mejor de los casos. Que nadie piense tras leer el contenido que os exponemos es debido a algunas fobias a la agricultura de precisión, sino a los que confunden el márquetin con la ciencia y la tecnología.   Que nadie piense tampoco, tras leer el contenido, la ilusionante idea de que se puede implementar una buena agricultura y productos alimentarios saludables desde un despacho y bebiendo una cerveza.

Para finalizar, observar cómo se habla de ahorro de fertilizantes, medio ambiente, sostenibilidad, etc., pero siempre desde un punto desde vista productivo/ empresarial. Nada se dice prácticamente sobre contaminación, salud ciudadana, alimentos saludables, soberanía alimentaria. La agricultura industrial en estado puro.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Materiales parentales de los suelos (roca madre) y sus propiedades: Global Heritage Stone

sagrada-familia-y-su-roca-madre

La roca madre y la Sagrada Familia, ahora y finalizada ¿?. Fuente: Colaje google Imágenes

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones de las propiedades de las roca madre de los suelos y de su influencia sobre la génesis y propiedades de los mismos. Os comentamos en otras ocasiones como, tradicionalmente, la edafología ha soslayado la ingente cantidad de otros materiales parentales que pueden llegar a formar parte del solum, llegando allí por la acción del viento o de las aguas. A veces, en ciertos ambientes, estos últimos pueden constituirse en los genuinos sustratos a partir de los cuales se forma el perfil edáfico, y no de las rocas subyacentes. Sin embargo, hoy nos centraremos en el primer caso, es decir cuando los suelos se forman haciendo uso del sustrato litológico que se encuentra debajo de los mismos.

Por costumbre, y la costumbre genera pereza mental, los edafólogos seguimos pensando que todas las rocas de una misma clase (granitos, pizarras, calizas, dolomías, margas, etc.) atesoran composiciones y estructuras tan semejantes, como para no prestar más atención al tema. ¡Gravísimo error!, como ocurriría en el caso trasladar dicha inferencia a los propios tipos de suelos o edafotaxa. Debemos prestar mucha más atención a los falsos tópicos Impregnantes. Si una persona observa atentamente un paisaje montañoso granítico, por ejemplo, detectará modificaciones y una gran variedad de formas, muchas de las cuales no dependen de la dinámica que modela la superficie terrestre. Es usual que cada tipo de roca no sea homogénea, sino que atesore una variabilidad en sus componentes estructurales  tales como como, mineralogía, tamaño de granos o partículas, agentes cementantes, fracturación, etc. Hace unos años me invitaron a formar parte del tribunal de una tesis doctoral. El autor y el director de la Tesis doctoral concluían que muchos tipos de suelos ya estuvieran sobre granitos, pizarras, etc., justamente en la Sierra mentada en la noticia que os mostramos hoy, se comportaban de una forma u otra en función de la roca madre de partida. Empero yo realicé mi tesis doctoral decenios antes en aquel territorio y sabía sobradamente que tal generalización abusiva, daba lugar a falsas conclusiones. Finalmente y para evitar conflictos decliné la invitación.

Existen diferentes clases/variantes, de granitos, gneises  pizarras y cuarcitas en aquellos lares, cuya respuesta a la alteración del sustrato es palmariamente diferente.  En el seno de un mismo tipo los hay muy resistentes, mientras que otros dan lugar a la formación del suelo con mucha mayor rapidez, por ser fácil presa de la intemperización biogeoquímica. Es decir, debiéramos analizar además de la mineralogía, otros factores, como por ejemplo, la resistencia a la alteración/disolución de los cementos que cohesionan los granos, e incluso otros como la fracturación que presentan las rocas, e incluso la tectónica. La velocidad de formación de un suelo se encuentra muy condicionada por esos rasgos litológicos a los que se denominan propiedades petrofísicas.

El ejemplo que os muestro hoy os resultará sorprendente, pero “a buen entendedor pocas palabras bastan”. Eso si soslayemos estupideces como eterno, y otras da la misma guisa.

Os dejo con esta noticia y reitero que: “a buen entendedor pocas palabras bastan”, por lo que apelar al material parental sin más a la hora de explicar la génesis de los suelos no es suficiente, de ninguna manera. Ojalá fuera sí pero…….

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

El Guano, una genuina piedra preciosa: ¿Gaia y Gea son una sola unidad indivisible

triazolita-guano

¿La triazolita es el Guano?. Fuente Colega imágenes Google: Triazolita, descubierta en Chile, se cree que derivó del guano de cormoranes

 Ya os explique en otro post el hermoso, fructifero y heurístico  progreso científico del que goza actualmente la mineralogía. ¿Lo sabías?. Claro que la mayoría posiblemente no, ya que este tipo de estudios no interesan a los medios de comunicación de masas. Sin embargo, lo he venido explicando en post como el siguiente: “Diversidad de los minerales de La Tierra y sus relaciones con la vida”. Redactando esta entradilla, así como recopilando el material suplementario (que no menor ni en cantidad ni en calidad) que os expongo abajo, hoy si he disfrutado a lo grande. Espero que a vosotros os ocurra lo mismo.

Ciertamente este post podía haber dado lugar a tres o cuatro adicionales, sin embargo a fecha de su redacción (14 de noviembre de 2019) me he visto obligado a evitarlo, por cuanto una parte muy interesante del mismo, aunque no la mayoritaria, ha sido publicado bajo copyright en un fascinante artículo de National Geographic. Más concretamente hablo del siguiente: “Las rocas de la Tierra pueden absorber una cantidad de carbono impresionante”. Os recomiendo que lo leáis completo, sin perderos detalle. Personalmente editaré mi post reproduciendo unos pequeños fragmentos de este último exclusivamente. No se trata de hacer competencia ilegal (yo saldría perdiendo y además detesto tales actitudes) sino recordar a los amantes de las ciencias del suelo unos descubrimientos que me han fascinado, especialmente por su belleza. Esa es la razón por la que suelo dilatar un año, o más, muchos de mis post sobre las noticias originales. No intento aprovecharme de nadie, sino reflexionar sobre ciertos hechos científicos reemplazando la novedad del tema, por la reflexión e informaciones posteriores que pudieran contradecir a los cazadores de noticias de última hora. Espero que desde National Geographic se entienda mi posición. Tampoco hago uso de su maravilloso museo de fotografías. Eso si, gran parte del texto ,lo he obtenido de páginas Web y traducido por mi incompetente amigo Google Translate, retocado un poco. Pero a lo que vamos.

En un post previo ya hablé de la importancia de ese formidable fertilizante natural al que en España se denomina Nitrato de Chile (Las Aves y los Suelos (Suelos Ornitogénico): El valor del Guano). Por casualidad, repasando otras notas de prensa topé con una que mostraba un mineral precioso, de nombre estrambótico y el vocablo guano. Me despertó la curiosidad, indagué …. y esta vez (¡uno de esos casos excepcionales que me ocurren de vez en cuando!) causó mi regocijo.  Dado que tenéis material más que de sobra como para entender el valor de lo descubierto, me limitaré a elaborar unos breves comentarios.

Cuando este abono o suelo ornitogenético se deposita en los fondos marinos, cerca de las zonas de subducción de la tectónica de placas, se sumerge en el manto terrestre, sufriendo todo tipo de transformaciones hasta convertirse en un mineral hermoso. Se han descubierto otros muchos en ese ambiente, como podréis leer tanto abajo, como  en el post sobre diversidad mineral previamente enlazado y que redacté hace ya más de tres años. Curiosamente, uno de los interlocutores vuelve a ser el mismo. Reitero que me fascina este tipo llamado Robert Hazen, en su forma de capitanear la mineralogía por unos derroteros que los denominados expertos en geodiversidad debían seguir, aunque ni siquiera lo citan, como en el caso de la edafodiversidad. Si se quiere inventariar la geodiversidad, hay que seguir sus pasos y los míos, antes de acomodarse sobre unas plataformas teóricas enclenques que no conducen, se mire por donde se mire, al progreso de la ciencia. Pues sí, Gea convierte las heces del guano del cormorán en piedras preciosas y otras sustancias cerrando un círculo fascinante, si las conclusiones obtenidas hasta la fecha por el proyecto DCO (Deep carbón Observatory) son corroboradas.

Como veréis abajo,  los autores dicen constatar que existe mucha más vida y biomasa en las profundidades de la litosfera y el manto terrestre (debajo del suelo), que entre este los recursos edáficos y biosféricos conjuntamente. Del mismo modo, postulan la génesis abiótica de ingentes considerables cantidades de hidrocarburos como el metano, o que también en el seno de este planeta existe más agua acumulada que en su superficie.   Pues bien la génesis del mineral que procede del guano, se produce justamente en donde la ciencia cree que se genera la mayor concentración de diamantes.

La documentación que he leído da lugar a preguntase cuestiones muy relevantes que, en un futuro necesitarán respuesta por parte de la ciencia. Por ejemplo: (i) ¿la vida se originó y evolucionó en las profundidades del planeta?; (ii) ¿realmente podemos defender que el ecosistema más grande de la Tierra se encuentre a decenas y centenares de Km de profundidad?; (iii) puede ser este cosmos subterráneo el lugar donde pudo/puede originarse la vida en otros planetas?. Finalmente Robert Hazen afirma, quizás con cierta ligereza: “Ahora comprendemos que la biosfera y la geosfera terrestres son un sistema integrado y complejo, y que el carbono es la clave. Idea más que sugerente pero que habrá que plantearse con más datos y reflexión.

Os dejo con el material mentado, estando seguro que os fascinará.

Juan José Ibáñez

Continua……….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

LA MATERIA ORGÁNICA DEL SUELO: COMPONENTE IMPRESCINDIBLE DEL PLANETA

som-antonio-y-concha

Fuente: Composición ofrecida por los autores de este post

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su cartel conmemorativo del año internacional del suelo en 2015, contempla los siguientes once servicios ecosistémicos del suelo: regulación del clima; ciclo de nutrientes; hábitat de organismos; regulación de inundaciones; fuente de productos farmacéuticos y recursos genéticos; base de infraestructuras humanas; suministro de materiales para la construcción; herencia cultural; suministro de alimentos, fibras y combustibles; retención de carbono; purificación del agua y, por último, reducción de la contaminación.

La importancia del suelo, por tanto, para el desarrollo de la vida en el planeta es fundamental, por lo que parece lógico pensar que el suelo es un recurso natural que las políticas de los países deberían cuidar y conservar.  Sin embargo, no es así, la degradación de los suelos debido a la erosión, el agotamiento de los nutrientes, la pérdida de carbono orgánico, el cambio de uso, o, el sellado, entre otras agresiones, son algunos de los problemas más importantes que afectan a grandes extensiones, y a los que no se les está dando la importancia que requieren. De hecho, y según informes publicados por la FAO: “la erosión se lleva de 25 a 40 000 millones de toneladas de la capa arable del suelo (depósito de la materia orgánica) cada año, lo que reduce significativamente los rendimientos de los cultivos y la capacidad del suelo para almacenar y completar el ciclo del carbono, los nutrientes y el agua”. Esta pérdida de rendimiento sería equivalente a eliminar 1,5 millones de kilómetros cuadrados de tierras agrícolas o, aproximadamente, toda la tierra cultivable en la India.

La materia orgánica del suelo es un elemento clave de la calidad del suelo porque regula muchas de sus funciones básicas  tales como: el almacenamiento de carbono; el almacenamiento y disponibilidad de los nutrientes para las plantas; la biodiversidad del suelo; porosidad; estructura; aireación; capacidad de retención de agua; conductividad hídrica; calor y temperatura del suelo.

La cantidad y el tipo de materia orgánica representa uno de los mayores bienes de que dispone el planeta para la supervivencia de las especies, incluida la especie humana. En 2009 la revista NATURE publica un artículo, encabezado por Johm Rockström, del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (Suecia), titulado “Un espacio operativo seguro para la humanidad”, donde se identifican y cuantifican que límites planetarios no se deben transgredir para ayudar a evitar que las actividades humanas provoquen un cambio ambiental inaceptable. Propone nueve procesos del sistema terrestre y los umbrales asociados. Dice que es necesario definir los límites planetarios para: el cambio climático; la tasa de pérdida de biodiversidad (terrestre y marina); la interferencia con los ciclos del nitrógeno y del fósforo; el agotamiento del ozono estratosférico, la acidificación oceánica; el uso global de agua dulce; el cambio de uso de la tierra; la contaminación química y la carga de aerosoles atmosféricos.

De las nueve propuestas, en cuatro interviene de forma decisiva la materia orgánica del suelo: cambio climático; tasa de pérdida de biodiversidad; interferencia del ciclo del nitrógeno y del fosforo y cambio de uso del suelo. Analizaremos, brevemente, como interviene la materia orgánica en estos procesos.

La relación entre la materia orgánica y el carbono orgánico es conocida desde hace décadas cuando se analiza la fertilidad de los suelos. Es más reciente el conocimiento de cuál es el papel que juega el carbono orgánico en relación con el cambio climático y su influencia en el control del CO2 atmosférico. Hoy se sabe, que el carbono del suelo representa casi tres veces el carbono de la atmósfera, y cuatro veces el carbono de la biomasa de las plantas. Luego los suelos son sumideros y reservorios de carbono, de hecho, el suelo es el segundo reservorio de carbono terrestre (tras las bolsas de petróleo) con un contenido total de 2500 billones de toneladas en los primeros dos metros de profundidad. La estabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de la incorporación de este carbono dependen, en gran medida, de la mejora de las prácticas y técnicas agrícolas que permitan asegurar que los ingresos de carbono sean mayores que las pérdidas de este elemento por mineralización.

En cuanto a la tasa de pérdida de biodiversidad del suelo, tal es su importancia que fue el objeto en la campaña conmemorativa del día mundial del suelo del año 2020 “Mantengamos vivo el suelo, protejamos la biodiversidad del suelo” y que, próximamente, se plasmará en la celebración del Simposio Mundial sobre la Biodiversidad del Suelo (GSOBI21). Durante tal evento se intentarán alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible a través de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad del suelo, ya que muchos investigadores afirman que la pérdida de biodiversidad, es una amenaza mayor que el cambio climático.

El suelo es uno de los ecosistemas más complejos de la naturaleza y uno de los hábitats más diversos de la tierra. Albergan más del 25% de la biodiversidad de nuestro planeta, no hay ningún lugar de la naturaleza con una mayor concentración de especies, un solo gramo de suelo puede albergar millones de seres vivos y varios miles de especies de bacterias. Sin embargo, esta biodiversidad apenas se conoce, actualmente, solo se ha descrito el 1% de las especies de microorganismos del suelo. No obstante, el desarrollo de tecnologías moleculares está ayudando a caracterizar y cuantificar la biodiversidad del suelo a diferentes escalas, lo que abre grandes expectativas.

Todos estos organismos interactúan entre sí y contribuyen de forma decisiva en los ciclos globales que hacen posible la vida; son almacén de carbono y descomponen ciertos contaminantes, entre otros procesos. Si estas interacciones se interrumpen pueden causar un impacto irreversible para la vida en la tierra incluidos los humanos.

En relación a los ciclos de nutrientes, tres son los elementos, en sus distintos estados, que mantienen viva la planta y a los organismos, y que se definen como nutrientes primarios: nitrógeno, fósforo y potasio, sin ellos el reino vegetal y animal no podrían desarrollarse. Estos elementos forman parte de: aminoácidos, proteínas, ácidos nucleicos, enzimas, coenzimas y clorofila. La trasformación de nitrógeno orgánico en amonio (NH4+) y nitrato (NO3-), que son las formas asimilables por las plantas, se hace con la colaboración de Nitrosomonas y Nitrobacter, bacterias que se desarrollan en suelo. Por su parte el P es absorbido por la planta principalmente como ion ortofosfato primario (H2 PO4- ), pero también se absorbe como ion fosfato secundario (HPO42-), la absorción de esta última forma se incrementa a medida que aumenta el pH.  Aunque, en el ciclo global de este elemento a largo plazo dentro de los sistemas terrestres, el P biodisponible proviene principalmente de la meteorización de rocas que contienen fósforo, son los microorganismos del suelo quienes actúan como sumideros y fuentes de fósforo disponible a corto plazo, en este punto la transformación del fósforo es química, biológica o microbiológica. Tanto las modificaciones del nitrógeno orgánico como las del fósforo inorgánico son procesos que forman parte de las reacciones que tienen lugar en el suelo para trasformar la materia orgánica fresca en asimilable. La interferencia humana en estos ciclos está generando un daño irreversible en los ecosistemas terrestres. La modificación antropogénica en el ciclo del nitrógeno es aún mayor que la modificación que se provoca en el ciclo del carbono. En la actualidad, las actividades humanas convierten más N2 de la atmósfera en formas reactivas que todos los procesos terrestres naturales combinados. Gran parte de este nuevo nitrógeno reactivo incrementa los procesos de eutrofización en la hidrosfera alterando los sistemas acuáticos más allá de los límites permitidos.

Otro de los motivos de alarma es el cambio de uso del suelo que se está convirtiendo en un problema a nivel global, pues sucede cada vez en un mayor número de países. Este hecho se produce porque el suelo está directamente relacionado con los contextos sociales y económicos de los territorios. Guerras, emigración, construcción de infraestructuras de forma desordenada, son algunos de los motivos analizados, pero tampoco podemos olvidar un hecho cada vez más importante, y es el abandono de las tierras de labor debido a la expansión de las ciudades que obliga a ampliar la línea perimetral de influencia sobre los suelos cercanos a ellas. Con relación a esto, según datos que aparecen publicado en la Agenda 2030 de la ONU, en su Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) Nº 11 “Ciudades y Comunidades Sostenibles”, se puede leer: “el número de habitantes que viven en las ciudades se estima en 3500 millones, es decir, la mitad de la población mundial, y se espera que para 2030 se llegue a los 5000 millones”. Esto supone que las funciones de las tierras periurbanas se modifican a un ritmo superior al que le impone las nuevas exigencias ecosistémicas. El cambio de uso de forestal a agrícola, o de este a urbano, modifica muchas de sus propiedades, y entre otras, y de forma significativa, la funcionalidad de la materia orgánica.

A modo de conclusión se puede resumir que la materia orgánica del suelo depende: del contenido de carbono que está relacionado con el cambio climático, de la actividad microbiana y su funcionalidad que está relacionada con la biodiversidad y el ciclo de nutrientes, de las condiciones del sitio y las prácticas de manejo que determinan el uso del suelo. Si alguno de estos factores se ven afectados, de forma perentoria, por actividades antrópicas, la materia orgánica perdería su capacidad de regular el ciclo de la vida en el planeta tierra.

Antonio López Lafuente

Concepción González Huecas

Etiquetas: , , , , ,