‘Etnoedafología y Conocimiento Campesino’

Los Pesticidas y transgénicos en Agricultura no son una necesidad para la soberanía alimentaria ¡confirmado!

 control-biologico-vs-pesticidas

Control biológico versus plaguicidas. Producción Vegetal. Fuente: Colaje Imágenes Google

Interesantísima la noticia que os reproducimos hoy basada en una nota de prensa en suajili, traducida al español castellano. Esta lleva por título “La agricultura sin pesticidas produce miles de millones en beneficios anuales en Asia-Pacífico”. Se trata justamente lo que han solido negar los defensores de la agroindustria y el agronegocio bajo el paraguas de esa pseudociencia a la que denominan Tecnociencia actual. Se ha defendido que los males que padecemos, tales como la contaminación global, polución de la biosfera y la propia salud pública, fueron generadas por la  Revolución verde. Empero hasta sus detractores suelen creer, erróneamente, que tal revolución sirvió para paliar el hambre y la miseria en las décadas los años  60 y 70 del Siglo XX. ¿No había otra alternativa?. Una y otra vez se ha negado con contundencia, arrogancia y cinismo. Empero hoyos vamos a mostrar que se trataba de una pura falacia, como La FAO, ONU, UE, etc., han terminado por reconocer. Y aun si hubiera sido el caso, desde hace muchos años existen contramedidas, es decir alternativas, que hubieran evitado el desastre ambiental global que ahora sufrimos. ¿Entonces?. Simplemente las multinacionales del agronegocio no dejan de poder ser también etiquetadas como las multinacionales del agrogenocidio, que de paso, han resultado ser también ladronas de ingentes sumas de dinero que habría que calcular. ¡Robo y magnicidio!. La noticia nos habla de la lucha biológica, siendo ambigua respecto a otras alternativas sustentables, si  bien la mayoría de ellas son complementarias.  Durante 15 años os hemos mostrado, en cientos de post, esta tragedia que amenaza nuestro destino. Cientos de entregas las hemos ido incluyendo en las siguientes categorías de nuestra bitácora. Se trata de una noticia que es fruto de un artículo publicado en Nature, para que no se nos tache de fanáticos ecologistas. Ciencia en acción, traducido en un éxito sensacional que ya se ha producido, como veréis…

 ‘Etnoedafología y Conocimiento Campesino’

Degradación de Suelos: Contaminación’

Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal’

Los Suelos y la Salud

Fraude y Mala Praxis Científica’

 Y no os comento nada más, ya que esta investigación hunde el dedo en la llaga mostrándonos el caso de una región concreta. Os ruego encarecidamente que la leáis, y comprobéis que somos idiotas por naturaleza, sin excluir a una considerable parte de la comunidad científica que, desafortunadamente, aún cree que ese es el atufante camino …¿¿??… hacia el abismo, digo yo.

 Os añado aquí el principio para estimular vuestra curiosidad, aunque abajo reproduzco el texto completo.

Juan José Ibáñez

Como muchos de los programas subyacentes se ejecutaron con muy poco dinero, la tasa de rendimiento de la ciencia del control biológico es extraordinaria“, dijo el coautor Michael Furlong, investigador del Centro de Agricultura y Biociencia Internacional.

“Nuestro trabajo constituye una demostración empírica de cómo el control biológico de insectos ayudó a solidificar la base agraria de varias economías de Asia y el Pacífico y, al hacerlo, coloca el control biológico en pie de igualdad con otras innovaciones biológicas como el germoplasma de la Revolución Verde.

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , ,

La sucesión ecológica y su efecto sobre la fertilidad del suelo y secuestro de carbono en ambientes mediterráneos

 vinedos-maquis-encinares-carbono

Fuente: Colage Imágenes Google

Me intrigan muchas veces las políticas de las revistas de mayor prestigio, por cuanto abundan los artículos en ellas que las “desprestigian”. La noticia que os ofrecemos hoy lleva el pomposo título de “Cómo la edad del bosque afecta a la acumulación de carbono en el suelo”. Pues bien, para echar más leña al fuego, tras leer las primeras líneas de  nota de prensa, redactada por un noticiero  “español” me he visto obligado inmediatamente a recurrir a la revista leer, el resumen y traducirlo. Veamos la razón. El subtitular cuenta para nuestro asombro que “Los científicos del suelo han demostrado que cuanto más antiguo es el ecosistema, más nitrógeno y carbono se acumulan en él en todas las capas del suelo y en la basura”. ¿Basura?. Se supone que los redactores de este tipo de boletines electrónicos debieran, “al menos”, poseer algún mayor conocimiento del tema que los de la prensa en general, empero en este caso el “e-plumillas” se ha cubierto de basura. ¡Increíble!. Se refería a la hojarasca que cubre la superficie del suelo y entre la cual debiera esconderse. ¡Vergüenza patria!. Y cito tan solo lo de la basura, porque la nota resulta ser rebosante de errores (por ejemplo en donde pone roble debía haberse escrito “encinas). A pesar de todo, entre ella y el resumen traducido  del suajili al español-castellano podéis extraer conclusiones generales. Pero vayamos al grano, separando esta “paja mental” del redactor.

A lo largo de la historia, en los periodos de mayor penuria, se labraba hasta el límite de lo imaginable, en lugares inhóspitos y casa ineccesibles. Cuando llegaba un nuevo periodo de bonanza tales tierras eran abandonadas, como ocurre actualmente. Resulta archiconocido que con las labores agrícolas y la extracción de biomasa, el suelo pierde tanto nutrientes como carbono y nitrógeno. Del mismo modo al volverlo a abandonar a su suerte, es decir la revegetación natural, vuelven a incrementarse la cantidad de nutrientes, carbono y nitrógeno. Se trata del conocido proceso de la sucesión ecológica secundaria. Todo esto era bien conocido cuando comencé mi carrera investigadora allá en 1977. Ahora resulta que una revista de norme impacto publica un trabajo más entre miles, diciéndonos más de lo mismo. Si los autores lo hubieran enviado a una revista de suelos, posiblemente se lo hubieran rechazado por no aportar novedad alguna. El siguiente error mayúsculo deviene de generalizar a partir de un único caso concreto. Dependiendo de la naturaleza de las especies que intervienen en la sucesión ecológica secundaria, el impacto sobre el suelo puede ser bien distinto, aunque no debe discutirse el incremento del carbono y el nitrógeno (a no ser que la parcela cultivada fuera un huerto estercolado), en ausencia de otras perturbaciones. Por ejemplo, muchos viñedos mediterráneos son reemplazados durante tal sucesión por matorrales pirófilos y pinos, que también pueden serlo. En este caso, su devenir se encontraría en riesgo ya que son especies que propician la aparición y expansión de los incendios forestales. Todo ello resulta ser muy frecuente en los ecosistemas forestales bajo ambientes mediterráneos, como demostraron muchos autores, al menos durante los últimos 60 o 70 años, denominándolos paraclimax debidos a la acción recurrente del fuego. En este último caso, tras los incendios, el suelo se erosiona, perdiéndose a veces por completo. Así pues, ni incremento e nutrientes, C, y N, sino todo lo contrario. Afortunadamente, en el caso que nos ocupa, un encinar (que no un robledal), este se fue restableciendo, pasando por  un estadio intermedio al que denominamos maquis/maquia o garriga, según lares, autores y antojos.

Realmente estamos hablando de un proceso reconocido por los agricultores desde tiempos inmemoriales. Tras el cultivo, los nutrientes se van exportando, vía cosechas, y a menudo por el propio manejo del suelo. Por esta razón, dependiendo de su fertilidad intrínseca, solían ser abandonarlos durante uno o más años, con vistas a que fueran recuperando “naturalmente” o ayudados (barbecho semillado) parte de los nutrientes perdidos, carbono, nitrógeno y así recuperar/mejorar también la estructura edáfica. Tal práctica, con multitud de variantes es denominada en España  barbecho, aunque también ha sido denominada, más recientemente, como “descanso del suelo”.

Reitero que un estudio no hace doctrina, tanto más cuando en otras publicaciones no se alcanzan las mismas conclusiones. Todo ello me recuerda al propio abandono de tierras, muy usual en los ambientes mediterráneo de Europa, debido a la migración de la población rural hacia las ciudades. Pues bien, cabía esperar que tras dejar de ser cultivadas, en las parcelas la sucesión secundaria diera paso, a alcanzar los mismos resultados que en el estudio que analizamos hoy. Sin embargo los científicos se toparon con muchas sorpresas, como un aumento considerable de la erosión, los aludidos incendios e incluso la pérdida de biodiversidad cuando se trataba de pastos. No deseamos decir que en muchos casos, ocurriera el patrón mentado, sino que dependía de cada localidad y sus pasadas historias. Lo dicho, generalizar de la manera que hacen, los autores o el e-plumillas, convierte la verdad en medias verdades, lo cual en ciencia no deja de ser una falacia. Os dejamos con el material mencionado.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Suelos, especies silvestres y especies ganaderas en las dehesas mediterráneas y bosques sabanoides

 suelos-dehesas-ganado-ciguenas

Suelos, dehesas, ganado  y  cigüeña blanca: Fuente: Colaje Google imágenes

Ya hemos hablado acerca de las dehesas mediterráneas en multitud de ocasiones precedentes, por lo que no volveremos  repetirnos acerca de la belleza y bondades de estos sistemas agrosilvopastirles (ganaderos, forestales y agrarios), típicos de la gestión del territorio del Oeste de la península Ibérica. Digamos simplemente que se trata de bosques aclarados con fisionomía sabanoide, y en cuyos claros medra los pastos, que actualmente consumen las especies ganaderas domésticas o el toro bravo Ibérico, y que tradicionalmente también atesoraban parcelas para el cultivo, a menudo cambiantes al objeto de evitar o paliar el embrutecimiento del pasto. Del mismo modo, el árbol ofrece madera y leña, las imprescindibles bellotas para el engorde del ganado porcino, y cuando existen alcornocales, el corcho. Tradicionalmente han disfrutado de varios tipos de pastos muy variados en función de la gestión y carga ganadera y variedad de hábitats edafo-geomorfológicos. La ganadería solía ser variada (rebaños de distintas especies en el mismo predio), cambiando también las especies en función del clima. Como ya os mostramos abajo, la cigüeña ha sido parte de los paisajes mediterráneos campesinos, colocándose en enclaves altos, como los campanarios de las iglesias. En la tradición popular, mentar que viene la cigüeña, era casi sinónimo del alumbramiento de un hijo en la comunidad. Un ave que ha causado casi siempre simpatía entre la población.  Las dehesas son especialmente frecuentes en los bosques de frondosas perennifolias del genero Quercus, ya que en climas más frescos y húmedos, los setos, y estructuras de bocage o campo cerrados, las reemplazan. Sin embargo, en las rampas de las Sierras y en contacto frecuente con las dehesas de Quercus, pueden también moldearse las de las fresnedas, bosques caducifolios que por requerir abundante humedad edáfica,  dan lugar a pastos y forrajes abundantes. Sin embargo se trata de una singularidad, como las de sabina que también he podido visitar.

La noticia que os ofrecemos hoy atesora un cierto interés,  por cuanto tiene muy en cuenta los suelos, en el caso concreto de las fresnedas, demostrando que estas aves migratorias pueden cambiar tanto la composición florística del pasto, como de la denominada calidad de los suelos. Tal nota de Prensa lleva el título de: “Especies silvestres y especies ganaderas ¿compatibles en las dehesas mediterráneas?”. Y resulta, que tal dicotomía se me antoja irritante. Discrepo del contenido de la publicación.

La dicotomía entre animales domesticados y salvajes puede dar lugar a confusiones de gran calado. Las cigüeñas llevan anidando en las dehesas secularmente, ayudando a conformar su estructura. La agricultura industrial y otras prácticas hicieron languidecer sus poblaciones durante décadas, pero el despoblamiento del campo, lo que en este país denominamos la España Vaciada, ha vuelto a reestablecer un hábitat propicio para su retorno, aunque también otras fuerzas menos amigables. Y digo retorno, ya que ellas ya habían buscado un nicho alternativo muy tóxico, aunque nutritivo, siendo especialmente abundantes en los vertederos periurbanos. En estos últimos y hediondos enclaves, ya no se otean esos nidos en lugares aislados, sino que se las detectan agregadas en grupos de varios individuos. Resumiendo la cigüeña también ha hecho, “de algún modo” a la dehesa mediterránea tradicional. En este sentido discrepo abiertamente con las conclusiones de los autores.

Por lo que respecta a los pastos, la heterogeneidad de hábitats y la gestión del ganadera , dan lugar a un mosaico de distintas comunidades vegetales, como los idiosincrásicos vallicares, majadales, etc., cada uno de ellos con propiedades del suelo diferentes. En general, no se puede defender que exista unos pastos canónicos y otros “alterados”. También la carga ganadera es otro factor muy a tener en cuenta. Si el pastoreo es escaso, los pastos se degradan, cambiando su composición otros con plantas herbáceas menos palatables, que a la postre serán sustituidas por matorrales.  Por el contrario, el sobrepastoreo degrada la cobertura vegetal dejando los suelos desnudos y a proclives a ser erosionados. Digamos también que la carga cinegética, ha dado lugar a otro tipo de dehesas, a veces exclusivas como cotos de caza.

Veamos ahora algunos fragmentos de la noticia original que comentaré, dejando la nota de prensa íntegra para el  final del post. Y así los autores (en palabras de los plumillas de la prensa ciudadana) comentan:

(…) ¿es compatible su presencia en ciertas zonas con el uso de las mismas para la ganadería extensiva? la importancia de equilibrar la presencia de la cigüeña blanca en las dehesas para evitar que sus hábitos reduzcan la diversidad florística en ciertas áreas y por tanto limiten que estos terrenos puedan utilizarse para el pastoreo.

Por lo general, las cigüeñas construyen sus nidos en pareja, siendo tradicionalmente inusual fuertes densidades en nuestras latitudes, por lo que en “condiciones normales” no alteran el ecosistema de la dehesa.  Sin embargo, las cigüeñas, como todos los seres vivos,  buscan enclaves con alimento, y  si este se produce en abundancia, la densidad de la cigüeña también.

Las dehesas son hábitats reconocidos internacionalmente por su importancia ecológica, socioeconómica y cultural ya que mantienen niveles de diversidad biológica más elevados que los bosques originales de los que proceden (…) evaluar el impacto causado por la presencia de una colonia de cigüeñas con una elevada densidad de individuos sobre algunos servicios ecosistémicos (…) cantidad y calidad de forraje (…) ciclo de nutrientes, biodiversidad (…. ) (secuestro de carbono, estructura del suelo) generados en una dehesa de fresnos (…) para su conservación, las dehesas ibéricas requieren de la  actividad ganadera, ya que el ganado o los grandes herbívoros silvestres como los ciervos son los que se encargan de mantener y perpetuar la diversidad de especies herbáceas a través del pastoreo. De ahí la importancia que la introducción de especies protegidas, como la cigüeña blanca, no altere el equilibro de vegetación que caracteriza a estos ecosistemas.

Desconozco si en este caso concreto las cigüeñas fueron introducidas, empero por lo general regresaron espontáneamente tras el declive aludido que, también ocurrió en otros lugares de Europa. Actualmente, dado su aumento demográfico, el riesgo de extinción es mínimo, por lo que supongo que también debieran serlo las normas de protección. Han vuelto, a su casa, que no introducidas por primera vez, dando pues  más valor, colaborando en la restauración, del ecosistema tradicional.

(…) en las áreas proyectadas bajo las copas arbóreas que mantenían un nido de cigüeña se produjo una reducción (….) calidad del forraje ciclo de nutrientes y biodiversidad (….), “Encontramos un incremento de los nutrientes del suelo (nitrógeno, fósforo y sodio) y de la producción de gramíneas (….) una reducción de la producción de leguminosas y de la diversidad de plantas, y por tanto una reducción de la calidad del pasto herbáceo en esas áreas. Además, la composición florística estuvo dominada por unas pocas especies altamente demandantes de nutrientes y colonizadoras”.

El objetivo de este estudio fue evaluar el impacto causado por la presencia de una colonia de cigüeñas con una elevada densidad de individuos sobre algunos servicios ecosistémicos.

Pues bien es aquí en donde no encontramos, posiblemente, con el meollo de la cuestión. Tradicionalmente el número de cigüeñas era escaso en el centro de la Península Ibérica, esparciéndose a modo territorial en los enclaves adecuados.

Veamos al respecto algunos párrafos de la página Web de Wikipedia sobre la cigüeña blanca: Las zonas de alimentación preferidas de la cigüeña blanca se componen de pastos verdes, tierras de cultivo, y humedales poco profundos. Evita las áreas cubiertas de hierba alta y arbustos (…) También existen informes de cigüeñas blancas buscando alimentos en basureros en el Oriente Medio, África del Norte y África del Sur, fuera de la temporada de cría (La cigüeña blanca se reproduce en zonas agrícolas abiertas con acceso a humedales pantanosas; construye un nido grande en la cima de árboles, edificios, o en plataformas artificiales levantadas específicamente para este propósito.(…)  El nido se construye de ramas y palos, y tiene un diámetro de (… ) las aves que no se reproducen, se reúnen en grupos de 40 o 50 durante la temporada de cría.

El comportamiento, por pareja o grupal, en el lugar de anidamiento, no parece claro y puede depender de las circunstancias. Con la proliferación de vertederos alrededor de los núcleos de población comencé  observar por primera vez las aludidas colonias, no lejos del lugar de este estudio. Cabe pues conjeturar que pudiera ser la mentada cercanía a los vertederos, la que ha dado lugar a una “sobrecarga” de cigüeñas en ciertas dehesas. De cualquier modo, la sobrecarga puede también producirse por el mal manejo del ganado, no habiendo pues diferencias entre especies salvajes y domesticadas.  Confundir sobrecarga con competición entre especies estantes y aves salvajes “introducidas” se me antoja descabellado.

En la nota de prensa, pero especialmente en el resumen del artículo original (ver al final del post) se deja patente que el impacto sobre suelos y vegetación solo ocurre bajo la sombra del arbolado, quedando el resto del ecosistema intacto. Se trata fundamentalmente de las heces de las aves, que al caer al suelo, generan un exceso de nutrientes (eutrofización) y así alteran la composición del pasto. Personalmente he observado “todo tipo” coberturas y zonas desnudas bajo la canopias arbóreas de la dehesa: Desde esplendorosas en herbáceas, hasta totalmente descarnadas, en función del manejo del ganado.

Y es que, aunque la protección de especies favorece la conservación y persistencia de las mismas; la competición por los recursos naturales puede, a veces, causar un conflicto entre los variados intereses humanos, incluyendo la gestión de la fauna silvestre, que origine impactos negativos tanto para el bienestar del ser humano como de la conservación de la fauna silvestre.

Me callo, ya que he vuelvo a sostener que en la nota de prensa se intenta mezclar el agua con el aceite. Especies silvestres y especies ganaderas ¿compatibles en las dehesas mediterráneas?. Me parece un paupérrimo ejemplo con vistas a intentar responder a una pegunta tan importante como la señalada en el título de la nota de prensa.

Siempre he sido un apasionado del mundo de las dehesas. Mi primera publicación, a finales de la década de los 70 del siglo  XX, fue precisamente sobre ellas. He leído muchos libros sobra la gestión “tradicional” de las dehesas en los últimos siglos. Esta resultaba ser muy compleja y muy variada, cambiando también en cada región. Actualmente, la mayor parte de ellas no siguen aquellos cánones, y se encuentran bastante degradadas. Más aun, las dehesas de fresnos son una singularidad, no siendo representativas del acervo campesino tradicional que involucra a las dehesas en general. Y si los enclaves se encuentran cerca de las ciudades, repletas de vertederos ricos en materia orgánica, es decir con abundancia, por no decir exceso de nutrientes…

Juan José Ibáñez

Continúa…..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Agricultura Ecológica contra la pérdida “global” de biodiversidad y el calentamiento climático?

agricultura-ecologica-tropical-y-biodiversidad

Agricultura ecológica tropical y Biodiversidad. Fuente: Colaje Imágenes Google

Como hoy veremos, mediante una nota de prensa y el material del artículo original, junto con otro de la misma guisa, en materia de suelos, los estudios relacionados con el calentamiento climático siguen mareando la perdiz sin llegar a ningún resultado con sustancia. Pero hay más, partir de escenarios “virtuales”  y añadiendo la metralla de las modelizaciones numéricas, no pueden obtenerse conclusiones corroborarles dignas de mención. ¿Porque entonces presté la atención a este estudio?. Simplemente porque raramente se incluían tanta variables edáficas en artículos de tal naturaleza.  Empero si lo resultados no se pueden testar o corroborar, todo el esfuerzo deviene en un ejercicio que se perderá pronto en la espesura de las decenas de miles de publicaciones de este tipo, que no nos conducen a nada. Este es un mero ejemplo. Quizás la siguiente sentencia extraída del material que abajo os proporcionamos sea clarificadora: “Si los líderes mundiales, los administradores de tierras y otros diseñadores de políticas pueden encontrar una manera de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados y conservar un tercio de la tierra en los trópicos, la pérdida global de especies podría reducirse a la mitad…… Los investigadores involucrados esperan que su trabajo guíe los planes para los esfuerzos de conservación global en el Foro Mundial de Biodiversidad….Por lo tanto, los estudios que ignoran las restricciones edáficas sobre las respuestas al cambio climático pueden dar lugar a resultados engañosos”. Pues que esperen, que esperen, pero sentados, o mejor hibernando.  Obviamente la última frase si la firmaría, pero da igual, visto el objetivo subyacente del estudio.

 Veamos, creo que fue Francesco di Castri (1930 – 2005), aunque no puedo asegurarlo, el que advirtió, hace varias décadas, que el medio edáfico podría albergar taxones muy antiguos y especialmente en los horizontes profundos,  debido a que los superficiales actúan como tampón frente a los cambios del clima, entre otras variables. Y en efecto así ocurre, ya que, como hemos reiterado en otros post, las variaciones de temperatura y en algunos casos de humedad, se amortiguan rápidamente al descender a lo largo del perfil edáfico. Recordemos que la atmósfera del suelo, además es mucho más rica en CO2 que la que nosotros respiramos, es decir, que un incremento de este gas de invernadero en el aire no les debería afectar mucho. Del mismo modo, existen tipos de suelos y especialmente en aquellos edafotaxa poco evolucionados, en los que el material parental o litológico atesora unas propiedades poco propicias para la vida de muchos organismos aéreos y sub-aéreos, dan lugar a comunidades muy idiosincrásicas como ocurre con serpentinas y yesos, por ejemplo. Así pues comparado con la parte aérea de los ecosistemas terrestres, el medio edáfico, en ausencia de perturbaciones que lo afecten directamente, puede llegar a ser más resiliente que la aérea. A tales hábitats especiales los autores del estudio las denominan “islas edáficas”.

 Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, citan otro publicado el mismo año en el que más o menos puede leerse (Corlett y Tomlinson 2020): “Los modelos de distribución de especies utilizados para predecir las respuestas al cambio climático pueden incluir factores edáficos, pero estos rara vez se mapean en un espacio con la suficientemente resolución. Usando análisis espaciales de baja resolución en lo concerniente a las variables edáficas probablemente obtengamos predicciones engañosas” o poco fiables…. Muchas islas edáficas se encuentran actualmente amenazadas por otros impactos humanos, incluyendo minería, deposición de nitrógeno y especies invasivas.” ¡Vale!,  hasta aquí todo perfecto ya que es bien conocido desde la década de los años 60 del siglo pasado.  ¿Y? Me quedo con cavilando… Dudo mucho que lograremos no sobrepasar el deseado  ascenso de temperatura de 2º Del mismo modo,  conservar un tercio de la tierra en los trópicos bajo medidas de protección se me antoja ilusorio bajo la dictadura financiara global. Tanto hoy como en el futuro, actúan y/o aparecerán muchos iluminados del tipo de Jair Bolsonaro, que se encargarán de destrozar cualquier figura e iniciativa proteccionista. De hecho ocurre diariamente, empero no aparecen en la prensa por ser menos estridentes que el dirigente aludido.

 Más adelante, en el material que os proporciono puede leerse “La agricultura de base ecológica es altamente productiva, y este enfoque puede complementar los tipos tradicionales de conservación” (…). “Necesitamos hacer una transición rápida de los desiertos agrícolas verdes a los oasis verdes que combinan la productividad económica con el movimiento y el hábitat de las especies afectadas por el cambio climático”. Sí, sí sí, vale, vale, vale, se ha dicho una y mil veces y todo para nada. ¿En qué mundo viven?.  Pues en eso consiste la ciencia en acción, como diría Bruno Latour.

¿Qué significa todo esto?. 

  Antes de las Convenciones como la aludida que versa sobre biodiversidad, y a la que yo fui invitado a asistir personalmente (aunque no lo hice, como al final del post dejo constancia), ciertas revistas publican este tipo de ¿indagaciones?. Se trata de una especie de tutifruti (mezcla de cosas o asuntos enormemente heterogéneos), en las que muchos los científicos, se aglutinan en grupos de presión, publicando con mayor o menor fortuna documentos con vistas a tomar posición y ver qué beneficios pueden extraer (dinero, influencias, poder) durante tales eventos. Y así terminan con sentencias como ésta: “Comprender la forma en que estos problemas apremiantes están interconectados resulta ser clave para implementar soluciones efectivas de conservación antes de que sea demasiado tarde“. Pero si hasta la ONU nos dice que ¡ya es demasiado tarde!. ¿No se han enterado?. Por supuesto que sí, pero estos cárteles actúan para deleitar a los políticos/dirigentes y extraer tajada en beneficio propio. Si se pronuncia “demasiado tarde”, los que ostentan el poder responderían, lógicamente, que (…) entonces “no hay pasta”. Lo mismo ocurrió hace unos meses (a la hora de escribir este post), con el COP25. Nada nuevo bajo el sol. ¡Política y oportunismo!.

 En fin me callo y os dejo con el material recopilado, que es mucho.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Rebeliones agrarias campesinas contra las multinacionales del agronegocio

sistema-intensivo-del-cultivo-de-arroz-sri

Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI. Fuente: Colaje Imágenes Google

Hoy os informamos de otra noticia que da cuenta cómo se las gastan las multinacionales, en este caso del agronegocio, con los productores (y consumidores, por supuesto). Tanto unos como otros somos víctimas de la dictadura financiera y sus secuaces, que mienten como bellacos. Y como comienza a ser norma en la mayoría de los países, nuestros gobiernos nos dejan desamparados, cuando no ponen la mano aceptando la corrupción de estas empresas del agrocidio, por llamarlas algo. Ellas se llevan las guanacias no sembrando más que vegetales trangénicos, pobreza, enfermedad, así como degradación ambiental. No insistiré, no deseo repertirme, ya que he redactado centenares de post sobre el tema, como los archivados en estas categorías de la bitácora, aunque también en otras: “Fertilidad de Suelos y Nutrición vegetal”, “Etnoedafología y conocimiento campesino” y “Fraude y Mala praxis científica”. Pues bien, en muchos lares del globo, el campesinado arto de tanta esclavitud ha decidido buscar otras alternativas que alivien esas gravísimas penurias.   Por ejemplo, en diciembre de 2019 recibí la noticia que os proporciono hoy en inglés y traducida al español-castellano. En ella se constata el paso dado por muchos agricultores de arroz de aquel país (Tailandia), que ante tanto desmán han adoptado el “Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI”, mucho más amigable con el medio ambiente, sin o con escasos agroquímicos, y escasamente despilfarrador de recursos hídricos, sustentable, saludable (tanto en lo que concierne a los agricultoras y productores) y liberador. Del mismo modo, la nota de prensa constata que (i) otros muchos países se encuentran en situaciones similares adoptando las mismas medidas y (ii) como se las gastan estos amantes del “dinero para mí, y el veneno para los demás”.

Y la técnica la desarrolló un clérigo, que no un científico. Ósea que mientras muchos colegas colaboran con la nauseabunda y filibustera tecnociencia, hombres y mujeres de buen corazón hacen parte del trabajo que deberíamos estar abordando “todos” nosotros. ¡Materia de reflexión, que no de confesión”.  No he leído lo suficiente como para aseverar a “ciencia cierta” si el “Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI”, puede considerarse ecológico. Sin embargo, lo que no da lugar a dudas deviene en que es, “como mínimo” palmariamente menos dañino que los agro-negociantes manipuladores sostenidos para la cacareada dictadura financiera. ¡Este es el camino!. Ojalá los gobiernos de todo el mundo realizaran el trabajo que les corresponden, y así no debiéramos esperar interminables años o décadas a que se tomen las medidas oportunas para el bien de la biosfera y la humanidad. Abajo os dejo también información sobre este sistema de cultivo de arroz es decir el SRI”.

Juan José Ibáñez

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los suelos de Rapa Nui guardan el misterio del significado del Moai de la Isla de Pascua: La Agricultura

isla-da-pascua-fertilidad-suelos-rapa-nui

Isla de Pascua, Rapa Nuí, Moái, fertilidad de suelos, minería extractiva, sustentabilidad. Fuente: Colaje Imágenes Google.

 Y los Rapa Nui  imploraron a sus Dioses para que el suelo permitiera suministrarles alimentos con los que saciar su hambre, construyendo con gran esfuerzo monumentales esculturas. Y su Dios, conmovido, les recompensó su más que generoso trabajo, fertilizando los suelos justamente mediante tales monumentos.

Tal narración se asemeja a un fragmento de algún texto sagrado ¿verdad?. Pues va a ser que no. Se trata de una metáfora de lo que allí al parecer ocurrió. Trabajo duro en la cantera de donde extraían los materiales litológicos para crear sus obras escultóricas, que a le vez fertilizaban la tierra, dando lugar a la siembra de policultivos. Gran parte de la agricultura se encuentra justamente en el enclave de tal actividad extractiva. Más trabajo, más monumentos, más fertilidad del suelo, mayor producción agraria, sostenibilidad.

Esta es la curiosa historia de la isla de Pascua que nos narra el estudio que os mostramos hoy en dos versiones. La primera procede de USA y es más completa y rica en detalles, mientras que la segunda ha sido redactada en español, y como en los medios de comunicación de masas españoles la edafología les genera una seria alergia, pues ¡se nota, se nota!, con independencia de su potencial calidad. Añadimos una tercera noticia por su indudable interés.

La relación entre suelos y esta misteriosa cultura que, por la razón que sea, ha atraído tanta atención y actividad investigadora, por fin parece aclararse gracias a una estudiosa edafóloga. Los suelos y la agricultura son el corazón del secreto de las Islas de Pascua, tanto o más que los archiconocidos Moái. Prefiero que descubráis poco a poco esta asombrosa historia. Empero tan solo un brevísimo comentario. La minería extractiva, como podemos observar en la actualidad, contamina y genera  graves problemas medioambientales y de salud pública, aunque solo sea por ese polvo fino que es suspendido en el aire (las conocidas PM de diferente tamaño). También produce materiales que pueden llegar a degradar el paisaje. Pues bien, los Rapa Nui, lograron en parte por observación y en parte por serendipia que tales materiales y los desechos de ellos derivados, dieran lugar a que florecieran los alimentos. En fin….. eso si es sustentabilidad.

Otra nota de prensa reciente, que añado al final del post, defiende que la cultura isleña no colapsó, sino que siguió su curso, a pesar de las tropelías de sus conquistadores europeos. Por tanto, de ser cierto, sus costumbres serían sustentables, pero aparecieron los del viejo continente y …..

Os dejo pues con esta asombrosa historia de los Moái que levantaban los Rapa Nui, implorando a su dios o dioses, surgieron efecto, ya que Pascua significa “celebración”. ¿Islas de Pascua?

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Los Suelos Negros (Tierras Negras)

suelos-negros

Suelos Negros: Colaje Imágenes Google

Los suelos antaño conocidos en muchas regiones del mundo, como “suelos negros”, a pesar de no cubrir más que el 7% de la Superficie terrestre libre de cubierta helada, son indispensables con vistas a mantener la soberanía alimentaria mundial. Se trata de suelos muy productivos, con buenas propiedades físicas y a menudo inmejorables condiciones de fertilidad. Obviamente y como podréis leer y consultar en el abundante material que os proporciono abajo, existen diferencias entre distintos tipos de suelos que pueden incluirse bajo tal denominación genérica. Este hecho, acarrea cierta ambigüedad, aunque no es inusual que se haga uso de “palabros” antiguos con vistas a agrupar con una terminología más amigable aquellos edafotaxa que actualmente pertenecen a diferentes categorías en los recientes constructos taxonómicos, como por ejemplo ocurre en el bioma mediterráneo  cuando se mentan a  los Suelos rojos mediterráneos y Terras Rossas Prácticamente todos los suelos negros fueron el fruto de las interrelaciones entre la biota y el medio abiótico que dieron lugar a las praderas, sabanas y estepas subhúmedas o húmedas. Nos referimos a las plantas herbáceas, el pastoreo, generalmente de rumiantes, así como a los pequeños ingenieros del suelo, como lo son las lombrices entre otros. Obviamente el vocablo “negro” se asocia a su color oscuro y este a un rico contenido en materia orgánica, aunque no siempre necesariamente sea así. Sin embargo, daremos el térmico por bueno.

Resulta curioso que se hablara hasta hace poco tiempo de que los suelos negros constituían el granero del mundo, mientras actualmente deseamos erradicar algunos de los factores formadores que dieron lugar a su génesis, es decir las estepas, sabanas y otros ecosistemas que primero mantuvieron gran parte de las inmensas manadas de herbívoros salvajes del planeta y a la postre terminaron en gran parte para mantener al doméstico, proporcionan carne no estabulada de  alta calidad. Hoy en día, deseamos paliar nuestros desmanes en materia de degradación ambiental y necesidades de la soberanía alimentaria impeliendo a la población a que mute su omnívora dieta hacia otra vegana o simplemente vegetariana.  Es decir, se desea transformar las antaño extensas praderas, sabanas, etc. en tierras de cultivo y así aprovechar los enormes rendimientos de los suelos negros.  Cabe mentar que la agricultura industrial los degradó en buena medida, al hacerles perder gran parte de su contenido en materia orgánica, elemento trivialmente vital incluso con vistas a clasificarlos como tales (en muchas de sus denominaciones por las taxonomías modernas). Posiblemente no existe otro remedio, empero, resulta un tanto triste y paradójico que la sustentabilidad nos encamine hacia la desaparición, no solo de estos suelos, sino de algunos de sus propios factores formadores.

No obstante y al mismo tiempo, deseamos que mantengan sus propiedades e incluso se enriquezcan más aun en materia orgánica, con vistas a maximizar su rendimiento, pero también a la hora de que secuestren carbono de la atmósfera, y no lo emitan a ella por degradación. Es decir, se trata de reconstruir todo lo que la agricultura industrial destruyó. Como corolario, retornamos la vista a los sistemas de manejo agropecuario de culturas indígenas que generaron suelos negros a partir de otros infértiles, como es el caso de las Terras Pretas do indio amazónicas. Y así, intentemos reproducir con dudoso éxito, las propiedades de esos antrosuelos indígenas bajo la denominación de biochar.

Este post consiste básicamente en una traducción del inglés al español-castellano, de tres textos de la FAO que versan sobre los suelos negros.  Tal material lo hemos enriquecido con los enlaces a los post previos que nos informan de la génesis, geografía, propiedades, usos y manejos, de aquellos tipos de suelos entre los cuales se han dividido estos genéricos suelos negros. Finalmente terminamos haciendo otro nuevo listado de los post previamente publicados relacionados  con las Terras Pretas y el biochar.

Espero que os resulte un material interesante para muchos de vosotros.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

Escuelas y Talleres para la formación de agricultores en países pobres: Pros y Contras

agricultura-y-granjas-escuela

Colaje Imágenes Google

Por favor antes de entender esta entradilla, leer la nota de prensa original que os expongo debajo. No albero la menor duda de que formar a los jóvenes sin esperanzas ni futuro, para adiestrarlos en el desarrollo sostenible y las prácticas de agricultura ecológica es una actividad loable, digna de encomio y necesaria. Pero no es esa la cuestión que desearía tratar aquí. Como veréis en la noticia que os ofrecemos hoy, se están implementando escuelas de agricultura tradicional en varios continentes del mundo, si bien en este caso se menta tan solo a África Occidental. Tras leer la noticia, observo con satisfacción la aplicación de técnicas genuinas de agricultura ecologica, cuidado y mejora de la calidad de los suelos, incluidos, policultivos con piscifactorías caseras, setos, uso de abonos orgánicos, exclusión de agroquímicos, etc. etc. ¿todo perfecto?.  Si, al menos  de cara a la galería, es decir marketing, propaganda, etc. Otra cuestión bien distinta es saber si tales iniciativas darán frutos a la larga. Los alumnos que cita la noticia desembolsan una cantidad der dinero considerable. En primer lugar 40 Euros a la semana para paisanos que viven en la precariedad se me antoja un precio excesivo. He intentado averiguar el salario mínimo interprofesional de Benin y no existe, pero si frases como estas: “(…) por lo que al tener una economía basada solo en la agricultura y el trueque es complicado poder mantener un salario mínimo actualizado para cada uno de los trabajadores del país. Ya que no es posible pagar por un trabajo que en ocasiones se basa solo en el intercambio de mercancía entre familias de Benín para poder mantener una buena alimentación. No obstante las siguientes cifras os darán una idea: “Un análisis comparativo de los salarios mínimos en los distintos países africanos de habla francesa muestra que Marruecos es el que ofrece el salario mínimo más alto: 137.095 francos CFA (209 €). Seguido por Guinea Ecuatorial y Argelia con salarios mínimos de 128.000 FCFA (195 €) y 112 000 francos CFA (171 €) respectivamente. El salario mínimo promedio en el África francófona es de 62.358 francos CFA (95 €). Es decir 40 euros semanales equivalen a 120 al mes. Extraer vuestras propias conclusiones. Por lo tanto, debo entender que se trata de intentar abastecer de alimentos a la población con vistas a paliar, en la medida de lo posible, la soberanía alimentaria de los que se animen a realizar este tipo de agricultura, si tienen capital suficiente para permitirse el lujo de ir a tal taller.  ¿? Al seguir leyendo, y dada que la ubicación del  susodicho taller, infiero que buena parte de los estudiantes deben ser jóvenes urbanitas/peri-urbanitas sin futuro. Y en tal caso bien venido sea. Pero reiteraremos, ahora bien, ¿de dónde sacarían unos euros que seguramente allí equivalen a un dineral?  También se menta ese vocablo tan de moda en el mundo actual como el de “emprendedores”, “negocios”, redes sociales que demandan el uso de computadoras y abastecimiento de electricidad y el texto añade, este comentario que me resulta un tanto desconcertante: “aprenden técnicas agrícolas, siguen cursos de mercadeo y pueden establecer contactos con agro-empresarios exitosos”. Ciertamente, la noticia nos informa que en el agro tradicional de Benin (el centro de la noticia) la vida campesina es comunal, por lo que sí pudiera ser que, siguiendo la tradición, se conviertan en comunidades-empresas o quizás algo así como lo que en España se denomina cooperativas agrarias. Al parecer, el comandante en jefe es un tal Oluwafèmi Kochoni que, en principio merece todo mi respeto. Sin embargo, veamos un precedente que debe hacernos reflexionar.

Durante varios años, he leído innumerables notas de prensa, y algún que otro documento más extenso, sobre los microcréditos para mujeres (que no a hombres, argumentando razones lógicas para tal discriminación de género) y el éxito que se estaba obteniendo tal iniciativa. Sin embargo, a la hora de escribir este post, iba a utilizar tal ejemplo, cuando al teclear en mi motor de búsqueda vocablos sobre el tema, todas las primeras noticias, para mi sorpresa resultaron ser bastante negativas, como la del siguiente enlaceMujeres africanas unidas contra los microcréditos, la estafa a las más pobres. Ser mujer, pobre y africana. Son los tres requisitos preferidos por los buitres de los microcréditos que, con la excusa de combatir la pobreza y con el beneplácito de organismos como Naciones Unidas (PNUD), USAID o el Banco Europeo de Inversiones (BEI), las estafan, las endeudan y las arruinan. No se trata de una opinión aislada, sino que repasé varias de la misma guisa.

¿Subsistencia o crear empresas agrarias y contactos con agro-empresarios-exitosos?. Si el patrocinio, proviene en parte de la UNESCO, ver la página Web del Gurú mentado, ¿no sería más lógico que estos talleres fueran gratuitos y destinados preferentemente a los más necesitados, es decir sin un miserable Euro?.

En esta sociedad de la posverdad y la tecnociencia, “Y es que en este mundo traidor / nada hay verdad ni mentira: / todo es según el color / del cristal con que se mira”, la denominada Ley de Campoamor. ¿Qué será esta vez?. ¡A saber!. Leo cientos, por no decir algunos miles, de noticias al año, notas de prensa como estas cargadas “aparentemente” de buenas intenciones, pero que la realidad termina desmintiendo. ¿Publicidad?;  ¿proyectos bien intencionados aunque destinados al fracaso? Lamentablemente suelen terminar así, y desde la distancia uno no sabe las razones. Es hermoso leer noticias de tal guisa. Sin embargo también me veo obligado a que comprobéis por vosotros mismos, los resultados de las que queráis seguir, según preferencias, tras unos años. En mi opinión, tan solo ofrecen una imagen de que también hay “chicos buenos” en esta película de terror que nos está tocando vivir. He reiterado hasta la extenuación que antes de impartir clases deberíamos llevar a cabo a escala mundial el Libro rojo de las prácticas tradicionales sustentables, para a la postre implementar fuertes programas comandados por entidades internacionales que guíen a las comunidades locales a implantar sistemas agroecológicamente sustentables, tras consultar el comentado inventario libro-rojo. Existen sistemas sustentables de unas partes del mundo que pueden implantarse con éxito en otros.  Oluwafèmi Kochoni, lleva diez años en tal “encomiable actividad”, pero nada de lo que leo sobre él me aclara su formación académica y de campo.

Si queremos desterrar el hambre en el mundo y garantizar la soberanía alimentaria, todas estas iniciativas no dejan de ser más que cantos de sirena, cargados de buenas intenciones o no. ¡A saber! En nuestras categorías “Etnoedafología y Conocimiento Campesino” y “‘Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal” podréis encontrar abundante información sobre agricultura ecológica y conocimiento campesino. Francamente, este tipo de noticias, tras leer tanto fiasco, me dejan indiferente.

Os dejo pues con la noticia.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

Suelos, Arqueología, Paleontología y Cartografía Predictiva

artefactos-de-valor-cultural-enterrados-bajo-el-suelo

Artefactos de valor cultural enterrados bajo el suelo. Fuente: Colaje Google Imágenes

Ya os informamos en algunos post previos (ver relación abajo) como, al preservar los suelos, también lo hacemos con el patrimonio biológico, geológico y cultural. Si bien el primero de ellos es ya motivo de interés por parte de la comunidad científica, no ocurre lo mismo con el segundo y tercero. El estudio de la preservación de los suelos, como parte indisociable del patrimonio geológico, resulta ser lamentable y especialmente, en este caso concreto, las responsabilidades deben recaer sobre la propia comunidad científica.  En años 2019 publiqué dos artículos en revistas importantes (detesto el vocablo “excelencia”) sobre el tema, por lo que actualmente debo ser un tanto odiado por los expertos en geodiversidad. Tan solo mentar que debía hacerlo y lo hice, por el bien de todos de ellos, como también de los edafólogos. Esperemos que alguno aprenda la lección y se recapacite sobre el tema.

Por lo que respecta al patrimonio cultural/arqueológico/paleontológico que se esconde en el suelo y regolito, el tema es más complejo, ya que previamente los arqueólogos deben interesarse por los conocimientos de los edafólogos e incorporarlos a su equipo. También pudiera ser que expertos en las ciencias del suelo avezados las materias mentadas, descubran en sus trabajos de campo algún resto del pasado en los suelos e informen oportunamente a los arqueólogos. Empero este último caso debe ocurrir en un menor número de ocasiones, ya que muchos de nosotros o (i) no tenemos estudios sobre arqueología y paleología y (ii) nos podemos topar con tales tesoros al excavar zanjas y calicatas, es decir justamente cuando estamos alterando/destruyendo ese antiguo y potencial preciado material en la secuencia. Hablamos de restos culturales y paleontológicos de toda índole, desde artefactos culturales hasta restos funerarios y orgánicos de la más variada naturaleza. Es de esperar que en un futuro todos los edafólogos de campo dispongan de sensores sobre el terreno que nos informan antes de excavar si podemos encontrarnos materiales inesperados, debiendo de realizar la tarea con sumo cuidado. Hoy por hoy su precio es prohibitivo para la mayoría de los colegas.

En lo concerniente al patrimonio cultural, personalmente si he sido testigo de campo de varios estudios interesantes (al margen de alguna que otra publicación teórica), si bien, hoy por hoy es prácticamente terra incognita. La razón estriba en la falta de formación de los edafólogos para participar en estudios transdisciplinares, así como por el desconocimiento de lo que podemos aportar a las materias mentadas. Sin embargo, hoy os presento un caso un tanto idiosincrático.   En esta ocasión no hablamos de nota de prensa sino de un artículo científico original realizado por colegas que yo conozco: “Predecir la preservación de artefactos culturales y materiales enterrados en el suelo. La aportación se encuentra redactada en inglés, permitiéndome traducir al español-castellano el resumen, así como los ¡¡reflejos!!. También cabe señalar que el documento original se encuentra en acceso abierto y podéis adquirirlo sin costo alguno. Por ejemplo, los autores mentan: ““Este estudio identifica las propiedades del material y del suelo que afectan a la preservación, relacionándolas con los tipos de suelo; evaluando sus capacidades de conservar huesos, dientes y conchas, materiales orgánicos, metales (Au, Ag, Cu, Fe, Pb y bronce), cerámica, vidrio y evidencias estratigráficas. La preservación de Au, Pb, así como la de cerámica, vidrio y fitolitos es buena en la mayoría de los suelos, pero las tasas de degradación de otros materiales (por ejemplo, Fe y materiales orgánicos) se encuentran fuertemente influenciadas por el tipo de suelo.

Conozco bien al primero de los autores, Mark Kibblewhite, y francamente no confraternizamos precisamente, sino que más bien guerreamos y mucho, pero hace años.  Todos los investigadores firmantes, o son edafólogos, o se encuentran más cerca de tal actividad que de las que conciernen a los restos del pasado. Pero Mark, en su momento, demostró ser muy astuto, aprovechando la ocasión de participar en el Buró Europeo de Suelos para poder “empoderarse” de la cartografía digital y bases de datos de suelos de toda Europa, aun no publicadas por aquél entonces. Por tal razón, puede entenderse el término “predictivo” de la frase que ya he reproducido. Debido a que diferentes los tipos de suelos preservan mejor o peor ciertos restos arqueológicos que otros, el mapa que habíamos hecho centenares de edafólogos le permitió realizar este ensayo metodológico. Más aun, como apenas existe bibliografía al respecto….. Hubiera sido deseable la participación de paleontólogos y arqueólogos pero, por la razón que fuera, no sucedió.

Con independencia de mis dudas sobre el poder predictivo de la metodología que relatan los autores, existen sentencias muy generales y de interés que pueden ser de interés para muchos de vosotros. Sería deseable que comenzáramos a formar expertos en el tema, para lo cual habría que contar con los de las otras disciplinas mentadas.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La Mujer y la Agricultura desde sus Orígenes

mujeres-y-el-nacimiento-de-la-agricultura

La mujeres y el nacimiento de la agricultura. Fuente: Colaje Imágenes Google.

La noticia que os ofrecemos hoy se me antoja muy interesante por varios motivos. Y uno de ellos estriba en que una buena parte del mundo, sin necesidad de retrotraernos al Neolítico, las mujeres siguen  soportando una enorme carga en materia de tareas agrícolas, respecto al sexo masculino.  Me explicaré seguidamente, no sin antes adelantaros mis tribulaciones sobre las narraciones que defienden la igualdad de género a base de  quedarse con que “ellas valen mucho pero”…….. si bien intento  evitar en caer en la tentación de hablar del asunto, aunque un día lo haré.

No me gustan las discriminaciones de género, ya sean positivas o negativas. En nuestra bitácora las hemos evitado deliberadamente. Ahora bien, que entre los dos “géneros” uno ha abusado del otro durante miles de años es hecho incuestionable. Y sigue siéndolo, aun en el sentido de la noticia que os dejamos reproducida abajo, publicada por el Diario el País en la funesta hecha para mí del 30 de noviembre de 2017, lo cual ha debido ser el motivo de mi  lapsus mental.

Si leemos estudios sobre etnoagricultura y conocimiento campesino comprobaréis que en numerosas culturas ancestrales las mujeres eran la piedra ungular de la agricultura.  De hecho, en algunos pueblos andinos ellas eran adiestradas desde niñas a cruzar plantas para obtener nuevas variedades  de plantas.

Empero echarse a hombros toda la casa y la alimentación, la crianza de animales (al margen de las criaturas) y especialmente de las labores agrícolas sigue siendo una práctica habitual en muchas regiones del Planeta. He leído en varias ocasiones como en África, se han lanzado microcréditos con vistas a salir de la pobreza a las que los hombres no podían acceder, tan solo las mujeres, ya que hacerlo con los varones era como tirar flores a los cerdos.  La prensa proclama que el éxito ha sido total, aunque también se han dado abusos entre los “prestamistas” Seguro que eran XY. Cuando ellas hablan, suelen comentar en muchos lares que “ellos” se dedican a la caza a guerrear, otras labores típicamente masculinas, etc. , y casi todo lo demás  se consideran faenas femeninas.  Del mismo modo son más cumplidoras con llevar a cabo lo pactado.

¿Agricultura?. ¡Eso son tareas de mujeres!, ¡Yo Tarzán! lucho y cazo, como siempre hemos hecho los hombres, “machos, machos, machos”,  ¡y así nos va!. Lamentablemente en ciertas regiones de África, por citar tan solo un ejemplo, sigue siendo el caso. Me imagino que cruzar plantas para obtener mejores variedades también sería una labor inexcusablemente femenina. Sensibilidad, cariño y paciencia, no son precisamente los puntos fuertes de los XY. Cuando era infante, intenté plantar y ver crecer las  plantas en macetas pero….. Mis padres las tiraron, ya que eso era de “mariquitas”.  Y así, no me quedó más remedio que estudiar botánica en la Universidad.

Seguramente, los hombres de gran parte de los pueblos nos hemos dedicado más a las guerras, que tanto nos gustan, o en peleas para ver quién era el “gran simio” de la manada. Luego ir de caza para llevar al pueblo proteínas animales que recordemos, no son necesarias, por ricas que estén.  Obviamente, tampoco es lógico generalizar. No todas las culturas son igualmente machistas pero, casi, casi.

Aunque el estudio que os ofrecemos hoy  sigue siendo provisional, en mi opinión, constata el enorme esfuerzo físico que debía realizar el sexo femenino con vistas a la supervivencia de todos. De hecho, me hace despertar alguna duda y también expectación al leer las últimas líneas. Si realmente las primeras agricultoras/ganaderas eran tan musculosas y fornidas, ¿por qué no les dieron en su momento a los XY su merecida recompensa?. Habrá que esperar para saber el desenlace.  Pero seguimos así, o cambiando algo, para que “todo siga igual”.

Actualmente en muchos lugares del planeta ahora son ellos los agricultores. Empero cuando llegan a casa se lían a manporros, con su esposas, violan a sus hijas, etc. En España he oído frases tan cariñosas como “la mujer con la pata quebrada y en casa” Eso sí, ellos antes suelen pasar por el bar o cantina para beber sin freno y tener el valor moral suficiente a la hora de  cometer sus cobardes fechorías.

Empero siempre he intuido que la mujer tuvo un papel más importante que el hombre en el nacimiento y mantenimiento de la agricultura. Como corolario, ellas son la cuna de la civilización, que no los XY.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: