‘Prensa y Política Científica’

La Imaginación al Poder: como polinizar en ausencia de abejas y tecnologías costosas (entre Pompas y Drones)

burbujas-polinizadoras-japonesas

Burbujas Polinizadoras: Source JAPANTDAY: A Japanese scientist has demonstrated that soap bubbles can be used to pollinate flowers  Photo: Eijiro Miyako/AFP

Ya he criticado en numerosas ocasiones las iniciativas tecno-científicas y post-cataclismicas de que, en un Planeta sin insectos polinizadores, se podría hacer uso de drones con vistas a que reemplacen a las abejas y otros insectos, sin los cuales la tanto la agricultura mundial, como la biosfera actual sufrirían una hecatombe. Sin embargo, la noticia que os mostramos hoy tiene ¡un sabor especial!: “El de las pompas de jabón”. El inventor de la idea había trabajado previamente intentando, que las plantas fueran polinizadas directamente por esos aparatitos voladores fracasando con estrépito. Empero tuvo una idea al jugar con su hijo, la llevaron a cabo y: ¡sorpresa! La clave resultaron ser las pompas de jabón. Me encantan este tipo  de ideas, y más aún cuando un padre descubre algo jugando con sus hijos. Y no es la primera vez, como ya os mostramos en el post que llevaba por título: “La Caja Negra: Ciencia, Tecnología y Globalización”. La nota de prensa llevaba el  título de Los fabricantes de burbujas voladoras podrían salvar al mundo del hambre”. Los drones distribuyen por encima de las plantas un solución con aditamentos básicos y económicos, y el polen, junto al jabón. Son las pompas de jabón las que al estallar parecen polinizar con bastante éxito las plantas. Hoy he detectado tanto la noticia en suajili, como otra en español-castellano, por lo que no añadiré nada más, reproduciéndolas abajo. Merece la pena que la leáis abajo, ¡os lo prometo!.

Pues si, la imaginación al poder. La ciencia se basa en ideas, más que en instrumentos, que no suelen ser más que el fruto de ideas anteriores. ¡La imaginación no puede ser superada por la fuerza bruta tecnológica!.

Del mismo modo, una agricultura sostenible “global” (para sociedades ricas, pero también para aquellas que sufren por desgracia demasiadas penurias) no puede depender de instrumentación muy sofisticada y honerosa, sino en soluciones sencillas, ingeniosas y fáciles de implementar. Y este es el caso, como también lo era el de la Caja Negra. Tengo la impresión que los investigadores debían jugar más con sus hijos, por cuanto la imaginación, nuevamente, demuestra ser más eficiente que una generosa subvención. Disfrutar de una idea tan genial como sencilla, que pudiera tener una prometedora y exitosa utilidad.

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Agricultura Ecológica contra la pérdida “global” de biodiversidad y el calentamiento climático?

agricultura-ecologica-tropical-y-biodiversidad

Agricultura ecológica tropical y Biodiversidad. Fuente: Colaje Imágenes Google

Como hoy veremos, mediante una nota de prensa y el material del artículo original, junto con otro de la misma guisa, en materia de suelos, los estudios relacionados con el calentamiento climático siguen mareando la perdiz sin llegar a ningún resultado con sustancia. Pero hay más, partir de escenarios “virtuales”  y añadiendo la metralla de las modelizaciones numéricas, no pueden obtenerse conclusiones corroborarles dignas de mención. ¿Porque entonces presté la atención a este estudio?. Simplemente porque raramente se incluían tanta variables edáficas en artículos de tal naturaleza.  Empero si lo resultados no se pueden testar o corroborar, todo el esfuerzo deviene en un ejercicio que se perderá pronto en la espesura de las decenas de miles de publicaciones de este tipo, que no nos conducen a nada. Este es un mero ejemplo. Quizás la siguiente sentencia extraída del material que abajo os proporcionamos sea clarificadora: “Si los líderes mundiales, los administradores de tierras y otros diseñadores de políticas pueden encontrar una manera de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados y conservar un tercio de la tierra en los trópicos, la pérdida global de especies podría reducirse a la mitad…… Los investigadores involucrados esperan que su trabajo guíe los planes para los esfuerzos de conservación global en el Foro Mundial de Biodiversidad….Por lo tanto, los estudios que ignoran las restricciones edáficas sobre las respuestas al cambio climático pueden dar lugar a resultados engañosos”. Pues que esperen, que esperen, pero sentados, o mejor hibernando.  Obviamente la última frase si la firmaría, pero da igual, visto el objetivo subyacente del estudio.

 Veamos, creo que fue Francesco di Castri (1930 – 2005), aunque no puedo asegurarlo, el que advirtió, hace varias décadas, que el medio edáfico podría albergar taxones muy antiguos y especialmente en los horizontes profundos,  debido a que los superficiales actúan como tampón frente a los cambios del clima, entre otras variables. Y en efecto así ocurre, ya que, como hemos reiterado en otros post, las variaciones de temperatura y en algunos casos de humedad, se amortiguan rápidamente al descender a lo largo del perfil edáfico. Recordemos que la atmósfera del suelo, además es mucho más rica en CO2 que la que nosotros respiramos, es decir, que un incremento de este gas de invernadero en el aire no les debería afectar mucho. Del mismo modo, existen tipos de suelos y especialmente en aquellos edafotaxa poco evolucionados, en los que el material parental o litológico atesora unas propiedades poco propicias para la vida de muchos organismos aéreos y sub-aéreos, dan lugar a comunidades muy idiosincrásicas como ocurre con serpentinas y yesos, por ejemplo. Así pues comparado con la parte aérea de los ecosistemas terrestres, el medio edáfico, en ausencia de perturbaciones que lo afecten directamente, puede llegar a ser más resiliente que la aérea. A tales hábitats especiales los autores del estudio las denominan “islas edáficas”.

 Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, citan otro publicado el mismo año en el que más o menos puede leerse (Corlett y Tomlinson 2020): “Los modelos de distribución de especies utilizados para predecir las respuestas al cambio climático pueden incluir factores edáficos, pero estos rara vez se mapean en un espacio con la suficientemente resolución. Usando análisis espaciales de baja resolución en lo concerniente a las variables edáficas probablemente obtengamos predicciones engañosas” o poco fiables…. Muchas islas edáficas se encuentran actualmente amenazadas por otros impactos humanos, incluyendo minería, deposición de nitrógeno y especies invasivas.” ¡Vale!,  hasta aquí todo perfecto ya que es bien conocido desde la década de los años 60 del siglo pasado.  ¿Y? Me quedo con cavilando… Dudo mucho que lograremos no sobrepasar el deseado  ascenso de temperatura de 2º Del mismo modo,  conservar un tercio de la tierra en los trópicos bajo medidas de protección se me antoja ilusorio bajo la dictadura financiara global. Tanto hoy como en el futuro, actúan y/o aparecerán muchos iluminados del tipo de Jair Bolsonaro, que se encargarán de destrozar cualquier figura e iniciativa proteccionista. De hecho ocurre diariamente, empero no aparecen en la prensa por ser menos estridentes que el dirigente aludido.

 Más adelante, en el material que os proporciono puede leerse “La agricultura de base ecológica es altamente productiva, y este enfoque puede complementar los tipos tradicionales de conservación” (…). “Necesitamos hacer una transición rápida de los desiertos agrícolas verdes a los oasis verdes que combinan la productividad económica con el movimiento y el hábitat de las especies afectadas por el cambio climático”. Sí, sí sí, vale, vale, vale, se ha dicho una y mil veces y todo para nada. ¿En qué mundo viven?.  Pues en eso consiste la ciencia en acción, como diría Bruno Latour.

¿Qué significa todo esto?. 

  Antes de las Convenciones como la aludida que versa sobre biodiversidad, y a la que yo fui invitado a asistir personalmente (aunque no lo hice, como al final del post dejo constancia), ciertas revistas publican este tipo de ¿indagaciones?. Se trata de una especie de tutifruti (mezcla de cosas o asuntos enormemente heterogéneos), en las que muchos los científicos, se aglutinan en grupos de presión, publicando con mayor o menor fortuna documentos con vistas a tomar posición y ver qué beneficios pueden extraer (dinero, influencias, poder) durante tales eventos. Y así terminan con sentencias como ésta: “Comprender la forma en que estos problemas apremiantes están interconectados resulta ser clave para implementar soluciones efectivas de conservación antes de que sea demasiado tarde“. Pero si hasta la ONU nos dice que ¡ya es demasiado tarde!. ¿No se han enterado?. Por supuesto que sí, pero estos cárteles actúan para deleitar a los políticos/dirigentes y extraer tajada en beneficio propio. Si se pronuncia “demasiado tarde”, los que ostentan el poder responderían, lógicamente, que (…) entonces “no hay pasta”. Lo mismo ocurrió hace unos meses (a la hora de escribir este post), con el COP25. Nada nuevo bajo el sol. ¡Política y oportunismo!.

 En fin me callo y os dejo con el material recopilado, que es mucho.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

El terror de la Neurociencias en el mundo de la Tecnociencia

neurociencia-tecnociencia

Colaje imagenes Google

El 12 de febrero de 2020, Rafael Yuste, neurocientífico español y catedrático de la Universidad de Columbia (EE UU), ofreció una escalofriante exclusiva al Rotativo El País, digna de la mejor película de terror-ciencia ficción. Y como veréis, por la autoridad que atesora y el proyecto al que dio vida, nadie puede dudar del riesgo que corremos los ciudadanos en este mundo dominado por la Tecnociencia encabezada por los lobbies,  que caracterizan a la dictadura financiara que sufrimos. Prácticamente no necesito añadir o puntualizar nada, ya que el texto es meridiano y transparente.  La profecía de George Orwell en su obra maestra 1984 está ya entre nosotros, según Rafael Juste. El Gran Hermano de Orwell vive. Leí este libro de joven y me dejó impresionado, como también me ocurrió con su obra “Mi guerra Civil Española”, que le marco durante su intensa aunque breve vida.

Ya os comenté que la ciencia no tiene moral, mientras que su utilidad depende del uso que le dan los que atesoran el poder, y de los que aún confían en él. No se trata de vilipendiar uno de los mayores logros del ser humano, pero tampoco negar quelas dos caras de la ciencia jamás deben soslayarse. Y aquí está el problema. Como señala el título de un libro del filósofo de la tecnociencia Javier Echeverría, se puede hablar de “Ciencia del bien y el Mal”. Por lo tanto, si la balanza se inclina del lado de los poderosamente avariciosos, estamos perdidos. Ellos no desean ciudadanos libres. Primero nos convirtieron en consumidores y ahora se preparan para anular nuestras mentes, y la postre disfrutar manipulándonos como zombis. Y reitero no es la ciencia, sino la condición humana. El Gran Hermano de Orwell vive y ya habita entre nosotros. Y este discurso casi apocalíptico no es mío sino que lo comparte, y con mayor conocimiento de causa Rafael Yuste, como podréis leer más abajo.

Si retornamos a la sinopsis del mentado libro de Echeverría os muestro una frase de que ofrece la editorial:

“Hay bienes y males físicos, mentales, económicos, sociales, ecológicos, políticos, jurídicos, militares, religiosos y morales. La mayoría son específicamente humanos y otros son comunes a los diversos animales y seres vivos. Así, las ciencias, las tecnologías y las artes también generan sus propios bienes y males. Este libro afirma la posibilidad de una ciencia del bien y el mal que tenga en cuenta esta pluralidad y afronta cuestiones éticas yendo más allá de la ética. Los bienes y los males dependen de los valores, al igual que las virtudes y los vicios. La ciencia del bien y el mal es una axiología que se aplica a diversos tipos y sistemas de valores y puede ser investigada en los ámbitos privados y públicos, pero también en la biosfera, la literatura y la medicina. En este libro no se parte del bien ni mucho menos de la Idea del Bien, sino de los males. El mal es ubicuo, omnipresente y plural mientras que el bien es escaso………

De aquí que el Profesor Yuste nos hable de los neurólogos firmen un juramento tecnocrático, a modo de código deontológico, y se desarrolle en serio una Neuroética. También incide en la necesidad de tecnoderechos y neuroderechos ciudadanos que debieran incluirse en la Carta de los Derechos Humanos. La Neurotecnología, avanza rápidamente y en especial de la mano de las empresas tecnológicas y militares. Yuste no evade el duro tema que nos ocupa citando empresas que todos utilizamos diariamente en nuestros PC, portátiles y especialmente teléfonos móviles., ap., etc. Pero mejor que leáis el texto por  vosotros mismos. Nuestras libertades e incluso individualidades corren peligros y las amenazas ya están aquí, entre nosotros.  Si no movilizamos, como contra el cambio global, podemos decir que solo falta un empujoncito para que caigamos por el precipicio. Hay que tomar partido: ¿“Ciencia del bien o del Mal?. Os dejo en esta entradilla algunas frases si bien el texto completo y abiertamente sincero lo leeréis al final.

A corto plazo, el peligro más inminente es la pérdida de privacidad mental”. “La privacidad máxima de una persona es lo que piensa, pero ahora ya empieza a ser posible descifrarlo”. “La neurotecnología, ya es capaz de ver y hacer en nuestras mentes”. “Se puede usar para crear soldados con supercapacidades (Darpa). ““Las compañías tecnológicas se están metiendo en esto de cabeza porque piensan, de manera acertada, que el nuevo iPhone va a ser una interfaz cerebro-computadora no invasiva”. “A corto plazo, el peligro más inminente es la pérdida de privacidad mental”..

Tan solo recordaros que WhatsApp ya es usado por más de 2.000 millones de personas, habiéndose demostrado su mala praxis. Y podría seguir citando firmas empresariales…..

Juan José Ibáñez

Por qué hay que prohibir que nos manipulen el cerebro antes de que sea posible

 Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Protistas del Suelo y Videojuegos

 protistas-del-suelo

Colaje: Fuente: Google Imágenes

 ¿Sabéis lo que es el Pac-Man?…. Y ¿Qué son los Protistas?. Según este estudio los segundos se comportan como los elementos de aquel primitivo videojuego.  Pululan por la matriz del suelo engullendo microbios y organismos más pequeños. Es decir los autores del estudio que os mostramos hoy constatan la manoseada frase darwiniana de que “el pez grande se come al chico?. Francamente no he leído frase más espuria desde hace mucho tiempo. Y así comenzaba la nota de prensa sobre la que versará este post, por lo que pasé a leer por encima el artículo original. Obviamente, ninguna mención al Pac-Man (la mente calenturioanta del púmillas). Veamos cómo funciona este entramado de “publicaciones salami”, haciendo uso de instrumental sofisticado, en este caso relacionado con la secuenciación genómica que, precisamente no aporta mucho a la taxonomía, en mi modesta opinión. Empero no saber de estas últimas ni del objeto de estudio no importa últimamente demasiado en esta lamentable Tecnociencia en la que se ha convertido la indagación investigadora. Pero reitero que leáis por favor en qué consisten esas denominadas publicaciones fragmentadas o Salami. Como investigador sé muy bien de que hablo y lamentablemente es una práctica bastante común. Ahora bien, darle al instrumental oneroso y sofisticado, para publicar varias artículos como este, uno para bacterias, otro para hongos y por ejemplo este: “La piel de la tierra es el hogar de protistas parecidos al Pac-Man”, si bien dicen poco más, se me antoja lamentable. Pero el problema no termina ahí. Entre los escasos comentarios que los autores vierten, se constatan muchas imprecisiones que convierten las conclusiones tanto en confusas como en confundentes. Pongamos algunos ejemplos.

Se dice, traducido al español castellano: “El mejor predictor de qué tipos de protistas existen en una muestra es la precipitación anual en el sitio. Esto puede parecer intuitivo porque los protistas dependen del agua para moverse”…. Y yo de mis pies para andar.  Tanto las bacterias como una inmensa cantidad de invertebrados del tipo de los tardígrados, nematodos, rotíferos, etc., son también taxones acuáticos. También dentro de los nematodos, por ejemplo, los rabditidos deambulan por la matriz del suelo ingiriendo microorganismos, si bien existen muchos más taxones, por supuesto. De hecho, se sabe mucho más de los protistas que lo que los autores desean que el lector considere. En consecuencia sobre la siguiente frase: “Como parte de un proyecto más grande para comprender todos los microbios en el suelo”, desde luego siguiendo esta línea de investigación, defiendo que ¡va a ser que no!, sino todo lo contrario, “vamos para atrás como los cangrejos”. Del mismo modo, discrepo abiertamente de este otra aseveración: “Identificar millones de protistas minúsculos en el suelo solía ser imposible, pero la tecnología desarrollada recientemente para clasificar protistas en función de su código genético permite caracterizarlos a gran escala.. De hecho la imposibilidad estribaba en que la taxonomía, desgraciadamente es otra disciplina actualmente considerada marginal, por lo que el número de expertos desciende en cada grupo taxonómico y especialmente, los que permanecen en activo, son tan escasos que pueden contarse con los dedos de una mano. Y que decir si algún insensato solicita financiación para obtener proyectos subvencionados de tal guisa. Ya podéis imaginaros, ni un centavo, salvo contadas excepciones. Empero estas técnicas de secuenciación masiva s.l., así como la obsesiva creencia que con instrumental sofisticado se soluciona todo, darán a muchos lectores la sensación del poderío tecnológico, de grandes logros y otras sandeces. Sin embargo, nadie puede enumerar rigurosamente cuantas especies biológicas en sentido estricto existen. Una cuestión es la variedad genética que se encuentra en el suelo de un taxa y otra bien distinta su número de especies.  El problema suele complicarse dada la falta de genomas de referencia del material genético (y su variabilidad inter e intra-específica) de tantos grupos taxonómicos casi todos los cuales engloban cientos o miles de especies conocidas. Y podría seguir y seguir……

Lo más pernicioso de este tipo de estudios estriba en que dan la impresión de que se progresa mucho mediante la tecnología, cuando en realidad no pasa de ser como “matar malamente moscas a cañonazos”. Primero el aprendizaje del conocimiento previamente adquirido, seguidamente la reflexión de cómo puede mejorarse  mediante las nuevas tecnologías. Empero da la impresión de que los autores se han saltado el primer e imprescindible requisito “conocimiento”. Dicen también haber muestreado 46 muestras de suelos de seis continentes. ¡Impresiona! ¿Verdad?. Empero tan hecho significa no más de ocho muestras por continentes, mientras la cantidad de hábitats y suelos, en cada uno de ellos es superlativamente mayor.  Como corolario cabe dudar de la densidad del muestreo y de su representatividad. Otra frasecita que me hace temblar “la acidez del suelo, en lugar de la precipitación, es lo que generalmente predice qué bacterias y hongos hay en el suelo”. Eso ya lo sabíamos desde hace decenios y algunos de los autores del presente estudio se aferraban a sus chupetes. En donde la acidez del suelo es mayor la razón hongos/bacterias tiende a crecer ¿vale?. También existen muchos Protistas que soportan el déficit hídrico y, con las más variadas estrategias, por lo que no van haciendo ñam-ñam a su alrededor. Me temo que o estos investigadores saben muy poco de biología del suelo, o intentan aparentarlo a toda costa.

En fin prefiero parar aquí, y ellos que sigan con sus intrascendentes de “publicaciones salami” en la línea de laTecnociencia. ¿Qué Dios nos pille confesados”. Quizás sus aserciones a nivel geográfico tengan algun valor, pero solo si son corroboradas desde distintas perpectivas. ¡así solo no!

 Juen José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los Científicos no tienen abuela, las científicas sí (las miserias de la tecnociencia y las cuestiones de género)

0-genero-en-ciencia-y-arrogancia 

Foto: Colaje Imágenes Google

 Los Científicos no tienen abuela, las científicas sí

 ¿No entendéis la expresión?. Pinchar en el enlace y sabréis a lo que me refiero. Ya barrunto que algun@s estaréis cavilando si rezumo sexismo, pero no es así, aunque de la expresión pudiera desprenderse tal idea. Más bien todo lo contrario. Como varón, asumo y reconozco la discriminación de género, así como la necesidad de erradicarla, sin paliativos. Sin embargo, evito editar post sobre estos asuntos, dado que serían fácilmente malinterpretados por mentes retorcidas. Aborrezco los tópicos, y en lo concerniente a la discriminación sexista, da lugar a que proliferen como gérmenes en un sabroso caldo de cultivo. Todo viene a cuento por la curiosa noticia que os expongo abajo y que avala una idea que sostengo desde hace tiempo.  Desde un punto de vista intelectual no albergo la menor duda de que, “descontando algunas idiosincrasias cognitivas y fisiológicas”,  los hombres y mujeres somos igualmente competitivos en ciencia, como en casi todas las ramas del conocimiento y profesiones, dicho sea de paso. Sin embargo, cabe diferenciar entre  “ser competitivos y ser competidores”. Y es aquí en donde, en mi modesta opinión, estriba la diferencia. No entraré en las posibles razones, ya sean naturales y/o culturalmente sesgadas, ya que se trata de otro tema.

 A los varones nos gusta competir desde nuestra más tierna infancia, por lo que no debe extrañar la pasión que tenemos por los deportes. Empero hay competidores honestos y deshonestos, como todo el mundo sabe. La competitividad es más neutra, se mire por donde se mire.  Por tanto ya podéis ir intuyendo de que va la nota de prensa publicada por el noticiero SINC:  “Novedoso, único, sin precedentes”: los científicos ‘venden’ su trabajo mejor que las científicas”. Hagamos un poco de historia.

 Hace ya más de un decenio, leí una noticia norteamericana que señalaba como los científi@s que publicitaban los resultados de sus indagaciones en la prensa general, terminaban recibiendo más citaciones científicas en revistas especializadas que los que no lo hacían. En aquel momento, tal “revelación” me dejo estupefacto. Aproximadamente 10-12 años después ya resulta ser una práctica tan execrable como habitual. Muchos colegas buscan desesperadamente a los periodistas. Actualmente, estamos ya impelidos a publicitar nuestra gloriosa trayectoria científica en un buen número de páginas Web académicas e institucionales, y cuando se nos pregunta, efectivamente son muchos los científicos que dicen sentirse desorientados, alegres, asombrados, atónitos, etc., a cerca de los resultados de sus indagaciones y los inmensos logros que su “divina inteligentia” ha hecho posible descubrir. ¡Orgasmo total! En el 99,99% de las ocasiones, causa pena leer como sus autores publicitan mediocres aportaciones ensalzando sus implicaciones hasta límites delirantes. Se asemejan más a vendedores ambulantes que a genuinos profesionales. Peor aún, “no se les cae la cara de vergüenza. Y todo como producto de esa maldita transición de la ciencia a la tenebrosa tecnociencia. Siempre he considerado que la tarea de un científico es investigar, mientras que los méritos de sus publicaciones deben ser reconocidos por otros “pares”, es decir en el seno de la comunidad científica implicada. La arrogancia implica o estupidez o mediocridad. Y de ahí el palabro “competidor”, que no “competitivo.

Pues bien, parece ser que a este escabroso auto-marketing, ajeno, muy alejado de la auténtica y genuina labor de la indagación científica ¡han entrado a saco más los varones que las mujeres!. ¿Qué opino yo? Obviamente prefiero la actitud de las féminas que la de los machotes que van vendiendo las bondades de su mercancía a todo aquel que les quiera escuchar/comprar. Resulta mucho más honrado, humilde y honesto. Del mismo modo, un buen investigador no tiene necesariamente que ser un excelente vendedor y viceversa. En consecuencia, animar a que ellas se comporten como ellos (y no al revés) se me antoja lamentable. Si alguien da ejemplo, en este caso son las féminas, pero al perecer hay que quitárselas de en medio u obligarlas a modificar su actitud. No hay cabida, en un mundo tan atrozmente competitivo. para lisonjas  como la honestidad, ya que la posverdad ha sustituido a la verdad, tanto a nivel social como científico. Si realmente el auto-marketing actual fuera cierto, habríamos curado el cancer, garantizado la soberanía alimantaria y bla, bla, bla.

 Los Científicos no tienen abuela, las científicas sí,

Peor para ellos, con lo tiernas que son nuestras entrañables abuelitas. ¿Verdad?

 Vendo mi último artículo que cambiará el mundo…. Oigan ustedes que soy el mejor…. nadie puede compararse a mi……. ¿me oyen?, Vendo mi último artículo que cambiará el mundo…. Oigan ustedes que soy el mejor,….. nadie puede compararse a mi……. ¿me oyen? Vendo mi último artículo que cambiará el mundo…. Oigan ustedes que soy el mejor,…único, sin igual, mejor que Einstein……..nadie puede compararse a mi……. ¿me oyen? ¿Me escuchan?. Por favor cítenme, cítenme, una citación, se lo pido por caridad. Se lo suplico…….

 Juan José Ibáñez

Continúa……….

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

La Futura Revolución Industrial y la Supremacía Cuántica: Ciudadanos a Temblar

computacion-cuantica-revolucion-industrial_0

Computación cuántica. Fuente: Imágenes Google.

¿Computación Cuántica? ¿No sabéis lo que es?, animaros aún quedan plazas en ¡algunos másters!, de cuatro meses, y por el insignificante precio de 4.000 Euros, a pesar de que se deberán esperar muchos años para que salgan al mercado los primeros prototipos.  ¿Y eso de la próxima revolución industrial?, ¿nos beneficiará a todos los ciudadanos?. ¡ahhhh!, ¡que pregunta tan banal!… ¿Pero… acaso importa?.

Cuando explico a amigos y conocidos algunos de los aspectos más básicos de la mecánica cuántica, tales como la dualidad honda partícula, el entrelazamiento cuántico, el más que incierto destino del Gato de Schrödinger, etc., a menudo me contemplan obnubilados, creyendo que me burlo de ellos. Se trata de uno de los aspectos más llamativos y atrayentes de la mecánica cuántica. Ya están preparados, a mi pesar, para que cuando se mente algo “cuántico”, acepten cualquier afirmación por buena, aunque no entiendan absolutamente nada.

Sin duda alguna, la computación cuántica significará un gran éxito en lo que concierne al progreso de la ciencia y con indudables aplicaciones inmediatas en materia de tecnología. Este post no versará sobre los grandes beneficios que reportará este tipo de computación. Empero me pongo a temblar cuando se menta una nueva revolución industrial. La Primera Revolución Industrial en el Siglo XIX, efectivamente transformó buena parte la sociedad, pero a costa también de un enorme sufrimiento de la clase trabajadora. Eso, si, la burguesía y sus industrias florecieron, haciéndose de oro. Sin embargo, su nacimiento, dio paso a un enorme crecimiento demográfico, interminables horarios laborales, incluyendo a mujeres y criaturas (esclavismo), sueldos que tan solo permitían subalimentare, precariedad, falta de higiene, enfermedades, y un largo etc. ¡Qué se lo pregunten a los británicos! Al final del post podéis cercióranos por vosotros mismos con la lectura de unos breves fragmentos de un texto que os reproduzco, escrito por André Vela Bosqued. El vocablo revolución (la del siglo XIX) en manos de los más poderosos, es sorprendentemente semejante al que padece la mayoría de la población en estos momentos, es decir entrado el siglo XXI. Hay que cambiar todo para que unos pocos sigan acumulando poder y dinero. ¿Nosotros?: ¡a comprar y a callar!. Más aun, ¿No se pregona que el cambio climático surgoó a causa de la aquella revolución Industrial?.

Podemos hablar o no de una segunda revolución industrial, hacia finales del siglo XX, con los acuerdos del libre comercio que dieron paso a la Globalización Económica, junto con la entrada en escena de Internet, TICS, etc. No cabe duda que han cambiado la vida de los ciudadanos.  Y de paso, hemos devastado el planeta, y aumentado la depredación de los países ricos sobre los pobres, que ha venido ahora aderezada a la postre por la precariedad, empobrecimiento y sufrimiento de la población de los primeros, tras el crack económico iniciado a finales de la primera década del Siglo XXI. ¡Si1, se trata de eso que viene denominándose  crecientes desigualdades sociales. Permitirme que os narre una historia muy ilustrativa. En los albores de todo este entramado globalizante, que de eso se trata, de un globo que cuando se pinche “Dios nos coja confesados”, visioné la portada de uno de los numero de la Revista “investigación y Ciencia” (versión en español-castellano de la norteamericana “Scientific American”) una imagen idílica. Un joven se encontraba, a las orillas de una maravillosa playa caribeña en bañador, sentado sobre su toalla y bajo una sombrilla, con un ordenador portátil entre sus piernas y bebiendo un brebaje del tipo de los “Coco Loco”. Aquél artículo prometía que la globalización nos conduciría a una vida más placentera, sin horarios fijos, trabajando desde cualquier parte del mundo, y bla, bla, bla. La realidad ha constatado que efectivamente, tal delicia ocurre entre los más poderosos, una ínfima parte de la población. Sin embargo, el resto de los mortales, seguimos siendo un cero a la izquierda, como podréis ver al final de este post en el aludido texto de André Vela Bosqued.

Sin embargo, ahora las grandes compañías, nos vuelven a prometer otra fascinante segunda revolución industrial vía cúbits. A pesar de todo, ya sabemos que, tanto en materia de ciencia, como de investigación, pero también de márquetin, hay que seguir “innovando” “disruptivamente” a través de “emprendedores”, aconsejados por “”mentores”. Y con tal motivo se comienza a utilizar el tenebroso palabro de supremacía, no lo dudo, ya que barrunto que se refieren a la del KKK. Y como a muchos científicos les gusta ir de pitonisos por la vida, calculan que en un decenio o dos tal revolución cambiará el mundo. Los científicos no suelen ser buenos pitonisos, pero como veis las revoluciones industriales cambian la sociedad (“de algún modo”), pero  en lo concerniente al  bienestar de los seres humanos, miedo me dan. La tendencia obliga a reconsiderar si ¡todo tiempo pasado fue mejor!, aunque tampoco es exactamente cierto.

En las dos notas de prensa que os muestro abajo, se espetan muchas vaguedades, se habla de negocios, competencias,  apelando a tópicos de moda como eficiencia energética, cambio climático, ciberseguridad, posibles aplicaciones en biomedicina, principios éticos (¿para nosotros o para las partículas elementales?). No era necesario, ya que se sobreentiende que una computación tan veloz debería ayudar a resolver muchos problemas que, hoy por hoy, se encuentran fuera de nuestro alcance. Tres párrafos me llaman soberanamente la atención. Empecemos por la que más nos concierne, dado el tema de la bitácora: (i) (…) Un ejemplo: para fabricar fertilizantes se utiliza un proceso de fijación de Nitrógeno, que consume el 2 % de la energía mundial y que actualmente se hace mediante ensayo y error. “Creemos que esto se puede hacer de una forma más eficiente con computación cuántica, pero aún no hemos sido capaces”, afirma Boixo en conversación telefónica con EFE. El día que se logre el ahorro de energía será brutal”. Pues si no estais seguros de ser “capaces mejor callaros”, porque aquí la frase no afirma nada de nada; (ii) Pero también existen otros debates mucho más asequibles y a corto plazo en los la filosofía está presente, como en las implicaciones éticas de la revolución cuántica. En la era del Big Data y de la Inteligencia Artificial, en la que empresas privadas como Google mueven miles de millones de datos, tal poder de procesamiento ¿podría suponer un peligro en malas manos? «Hoy por hoy es una tecnología experimental que no tiene mucho que ver con el Big Data» (…) Hoy no pero: ¿y cuando entren en funcionamiento de la mano de las compañías privadas, que son las que están “partiendo el bacalao”?. Las noticias ya nos informan de que se trata de experimentos teóricos, ensayos, tecnología experimental, etc. Sin embargo cuando se comercialice…. ¡mama mía!; (iii) De momento, el equipo de Google está muy orgulloso no solo del logro, sino de su acogida en la sociedad. «Nos ha sorprendido que la gente ha entendido realmente cuál es el valor de este experimento. En los últimos dos o tres años yo tenía la duda de si se iba a comprender, pero creo que sí y de ahí su repercusión». A partir de aquí, solo queda mirar hacia delante. Creo que nos toman por idiotas. Reitero, una vez más, que es fácil de comprender que un ordenador que supere cientos o miles de veces la capacidad de cálculo de la supercomputación con hardware más sofisticado que disponemos hoy, puede revolucionar muchos aspectos de la ciencia, la tecnología y la sociedad. Empero, los seres humanos que no lo entiendan, con tal prodigiosa y futurista propaganda, quedarán fascinados; les parecerá maravilloso. No mezclemos el interés real, con el márquetin y la competencia empresarial. Pura Tecnociencia.

Fue pues un reciente experimento sobre la viabilidad de la supercomputación cuántica, la que ha constatado que no estamos tan lejos de alcanzar un objetivo perseguido durante mucho tiempo. Ahora bien, el lector avezado observará que los competidores en liza resultan ser algunas de las compañías tecnológicas más fuertes del mundo con poderosísimos medios a su alcance.  Resulta muy preocupante la falta de actores  públicos en materias que pueden “transformar nuestras vidas y sociedad? Los últimos ejemplos de varias de estas multinacionales constatan su perseverancia en materia de mala. ¿Quién controlará a los controladores?. Un estudio advierte del poder de las grandes empresas tecnológicas por su control de la comunicación y la cultura.

Resumiendo: las Revoluciones anteriores, fueron un paso de gigante para los poderes, a costa del resto de la humanidad (los trabajadores). ¿No pasará otra vez lo mismo? Probablemente sí, ya que el objetivo de las empresas es lucrarse y la de los políticos aprovecharse. Luego nos dirán que se ahorrarán millones de puestos de trabajo, que la sociedad envejece más etc., etc., por lo que nosotros seguiremos apretándonos el cinturón en una carrera diabólica para exprimirnos hasta dejarnos sin aliento. Hoy compiten entre grandes compañías intentando hacernos creer que al final el único objetivo es nuestro propio bienestar. Empero para que tal logro fuera cierto, mucho debería cambiar la gobernanza mundial. Y mientras la empresa privada sigue haciéndose con el control del mundo. Muy mal asunto. Os dejo ya con las notas de prensa/propaganda empresarial.

Juan José Ibáñez

Desde Quantico, Virginia, USA y Chamberí, Madrid

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

Agricultura Subterránea Suburbana

agricultura-suburbana

Agricultura suburbana: Colaje Imágenes Google

Ya sabemos que con vitas a alcanzar el desarrollo sostenible o sustentabilidad, han proliferado todo tipo de propuestas variopintas. Algunas de ellas son descabelladas, otras inútiles, a menudo ridículas, y finalmente las que pueden considerarse desconcertantes. Hoy mostramos una que pertenece, al menos para mí, a la última categoría. Sin embargo, quisiera manifestar que hay miles de publicaciones, ¡sí!, ¡miles y miles!, a pesar de lo cual ninguna nos sirve para salir del atolladero en que nos hemos metido al degradar hasta extremos delirantes nuestro hogar, es decir la biosfera y la geosfera. No pretendo exigir soluciones milagrosas y globales, pero tampoco es cuestión, de que tal inundación de propuestas termine convirtiéndose en algo así como granitos de arena en el seno de una interminable playa. Resulta ya difícil separar el grano de la paja, bajo las leyes de la tecnociencia, y que realmente merezcan la pena considerarse entre tanta basura que se publica sobre en un tema de moda, como lo es el desarrollo sostenible.  Ya sabemos que existen propuestas sinceras y otras (la mayoría) que no dejan de ser más que puro marketing de un nuevo modelo de negocio para la economía neoliberal-global.

Os hemos hablado en post anteriores de la agricultura urbana y periurbana (al margen de los jardines verticales), que han proliferado en todo el mundo y a veces, solo a veces, por necesidad. Eso sí, suele llamarse agricultura suburbana a la más o menos periurbana ¿?, es decir a la que se implanta en los “suburbios” de las ciudades. No obstante, acabo de leer la noticia que os expongo hoy, la cual nos informa de una nueva modalidad  de agricultura suburbana, es decir de bajo de los suelos de las ciudades y más concretamente en ese medio de transporte al que llamamos metro o suburbano  ¿suburban, subway? (también hay trenes suburbanos, etc.), al menos en España. Pues bien, en Seúl (Corea),  tales medios de transporte bajo el suelo, comienzan a ser utilizados para cultivar vegetales y comercializarlos allí. ¿Moda o necesidad? ¡A saber!.  Existen diversos tipos de agricultura urbana, periurbana, etc. muy extendidos en las ciudades coreanas debido a la falta de tierras fértiles en un país pequeño, superpoblado e industrializado. Modas y leyes del mercado han generado que la población prefiera vivir y trabajar en las ciudades que en el campo, por lo que la pirámide de edades en el mundo rural, ha alcanzado cotas de envejecimiento “insostenibles.  Empero mientras que en mi país, por ejemplo, hablamos de la España vacía o vaciada, al quedarse buena parte del agro sin apenas campesinos y repleto de campos de cultivo abandonados. Justamentees el el caso contrario que el de Corea. Allí se produce el caso opuesto: ¡faltan tierras! para alimentar a todos sus ciudadanos. En consecuencia, una medida, siempre de segunda fila, estriba en la reciente alternativa de cultivar en esos laberintos de túneles que nos conducen por las redes del “metro” como si de invernaderos se tratase, sustituyendo la luz solar por la Led.  Los productos obtenidos allí se comercializan y eso tiene sus ventajas. Ahora bien, presumo que se trata de una solución muy local, que apenas satisfará las demandas de la población, aunque sea bienvenida. Como veréis en la nota de prensa, ni en el vecino Japón, esta agricultura suburbana resulta rentable. Empero me temo que, por pura moda y sacar de la chistera otro “modelito de negocio”, se extenderá a otros “metros” y a lo largo de “metros y metros”, en los espacios suburbanos. En Madrid, por ejemplo, llegan a extenderse, tan solo en las lineras de transporte (exceptuando el resto de estructuras y pasillos, etc.,) hasta alcanzar un total de 294 Km.

Francamente, no sé qué conclusiones extraer de esta iniciativa subterránea. Un utensilio potencial más  entre un arsenal de propuestas que se quedan cortas de recorrido. Eso sí, el ser humano no ha inventado nada que la naturaleza no practicara. Desde hace algunos  cientos de millones de años, existen ciudades subterráneas bajo el suelo, construidas por hormigas en las que se cultiva todo el alimento que ingieren (sus propios y sustentables cultivos), y sin necesidad de iluminación artificial. Cabe mentar de paso que el título de la noticia que he traducido del inglés al español-castellano es de lo más ridículo: ¡hay que vender periódicos de la manera que sea!: La agricultura pasa a la clandestinidad en la estación de metro de Seúl. ¡Toma ya!. Podíamos haber puesto pues a este post el título de agricultura clandestina. Sin comentarios…… Para finalizar, se me antoja ridículo, y quizas tendencioso, defender que se van a crear puestos de trabajo para personas discapacitadas en vista de las cifras que aporta la noticia.

Os dejo abajo información suficiente para que entendáis en que consiste este tipo de agricultura  suburbana es decir de debajo de las urbes.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Antropoceno y Analfabetismo (Época geológica afortunadamente cuestionada)

antropoceno-holoceno

Antropoceno Holoceno Fuente: Colaje Imágenes Google

Antropoceno = Paleolítico + Neolítico = Holoceno = Antropoceno.. ¿?

El tránsito de la ciencia a la tecnociencia ha dado lugar a un gran número de dislates científicos, muchos de los cuales han ido en detrimento del bienestar de los ciudadanos. Hoy hablaremos de uno que, aunque  no ha causado estragos, si da mucho que pensar de la praxis científica actual. Hablamos del Antropoceno. La noticia que os vamos a mostrar hoy, como veréis, ha desmontado el dislate que ha ocupado a una parte considerable de la comunidad científica. Entre la vanidad  e ignorancia del  premio Nobel de química, Paul Crutzen, quien popularizó un término que de hecho ya fue propuesto un poco antes en “términos geológicos, es decir, “1867” y quizás con más tino, se sumó rápidamente el arribismo de abundantes científicos, que, con razón o sin ella, defienden que a partir de la revolución industrial deberíamos hablar de una nueva época geología, es decir del Antropoceno. ¿Razón?: la devastación del Planeta Tierra por las actividades humanas desde el Siglo XIX.  Rápidamente el tema permeó hasta las más altas instancias de la Geología y se debate sobre ello. Al mismo tiempo, y dada la naturaleza del vocablo y su irresistible poder mediático, los medios de comunicación de masas se ocuparon de hacer saber al mundo, esta iniciativa, tan inútil, como intelectualmente ridícula.  Inútil, porque acuñar vocablos no conlleva solución alguna. Ridícula al poner de manifiesto el analfabetismo de los que se arrogan falazmente el derecho de hablar en nombre de la comunidad científica. Pues bien, la nota de prensa que os mostramos hoy pone los puntos sobre las íes. Antes de terminar la entradilla, os dejo mis puntos de vista plasmados en post escritos desde hace ya casi 13 años. Se corrobora todo lo que he ido afirmando e incluso pueden llegar a quedarse cortos. Lo que los autores constatan es que desde hace 10.000 años, como mínimo, el ser humano ha ido cambiando rápidamente la faz del planeta, y más aun considerando que hablamos de épocas geológicas. Si este fuera el caso, el Antropoceno incluiría todo el neolítico, posiblemente el paleolítico y quizás habría que retroceder bastante más en el tiempo, como comprobareis en parte de los post que os muestro.  Mal asunto cuando los ecólogos presionan a los geólogos desde la más absoluta ignorancia de nuestro pasado y que todo el mundo de palmas con las orejas. Cuando un científico se introduce en otros ámbitos ajenos, sin ni tan siquiera informarse de que el pasado condiciona y conduce al presente, habría mucho que reprochar. Hablamos de ciencia que no de ocurrencias. Como veréis, el Antropoceno resulta ser un vocablo sobrelapante al de neolítico y posiblemente al paleolítico, aunque posiblemente hubiera que retroceder hasta el Pleistoceno. Y a las pruebas me remito (ver post de lo ocurriendo en el continente austral y la polinesia).

Del mismo modo, considero incómodo y hasta estúpido discurir y clasificar im periodo geológico cuando estamos en su eno y no sabemos como terminará. La geología histórica se hace desde una profunda observación retrospectiva. ¿Somos vanidosos hasta en nuestros actos más indignos?. Incluso la editorial Elsevier acaba de editar una nueva revista denominada, ¡cómo no!, “Anthropocene”. Pues ya tienen tema para discutir, pero no del vocablo y sus repercusiones ecológicas, sino de arqueología, antropología, etc. ¿Y qué decir ahora de todos los arribistas que se encuentran luchando por proponer esa nueva época?: “zapatero a tus zapatos”.   He buscado en Wikipedia y me he quedado atónito. La versión del Antropoceno que yo leía no tiene nada que ver con la actual, ya que este última comienza a recoger lo que llevo defendiendo desde hace años, no porque sea muy listo, sino porque leía sobre los paisajes del pasado y la acción humana, noble actividad que parece entrar en desuso entre muchos colegas ¡Lamentable!.

Seguidamente termino la entradilla colocando los post que he escrito sobre el tema cronológicamente, para reproducir a continuación lo que expone a dia de hoy Wikipedia (octubre de 2019) y luego os reproduzco el trabajo realizado por multitud de colegas que desmonta las argumentaciones “antropocentricas al uso” por aquellos que más que ciencia solo pretenden ser famosos y alcanzar la gloria, incluso con argumentos peregrinos.

Antropoceno = Paleolítico + Neolítico = Holoceno  

Post Previos sobre el Antropoceno y los suelos

El Antropoceno: ¿Una Nueva época Geológica? (15 de agosto de 2007)

El Antropoceno y la Sexta Extinción (6 de mayo de 2010) …

Neocatastrofismo Ecológico y Evidencias Científicas (Las Grandes Extinciones de la Megafauna Durante el Paleolítico) (2 de septiembre de 2015)

El Hombre Paleolítico y la Transformación de la Biosfera y Edafosfera (24 de febrero de 2016)

Mamuts, Cultura Clovis, Estepas y su Impacto sobre los Suelos (4 de noviembre de 2015)

La Gran Extinción de la Megafauna Terrestre: Australia (8 de Octubre de 2015)

Extinción de la Megafauna de Australia y sus Repercusiones Clima, Suelos y Ecosistemas (2 de octubre de 2015)

Mamuts, Cultura Clovis, Estepas y su Impacto sobre los Suelos (4 de noviembre de 2015).

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Usos del Suelo y Cambio Climático ¿Qué hacer?

usos-del-suelo-y-cambio-climatico

Usos del Suelo y Cambio Climático. Fuente Imágenes Google

Hoy os ofrecemos otra nota de prensa en la cual un grupo de expertos propone un “Plan” con vistas a conseguir que el clima no se sobrecaliente más de los 1,5ºC acordado en la Cumbre de París. Sin embargo, hoy en día los grupos de expertos y sus informes acerca del calentamiento climático proliferan viralmente, comenzando a publicarse cientos de ellos en los que se espetan los más disparatados puntos de vista, no siendo infrecuente que sus conclusiones sean incompatibles. ¿Quiénes aciertan? ¿Quiénes se equivocan? ¿Por qué surgen qué tantas discrepancias? Obviamente la composición, experiencia y procedencia de estos “sapientísimos expertos” puede tener mucho que ver en tal marabunta. De hecho, más que usar los medios habituales de comunicación científica, deberíamos realizar concursos radiotelevisivos y por Internet, en los que los consejos/grupos de sabios concursantes compitieran entre si hasta que solo pudiera quedar uno. Luego se aplica su metodología y a rezar, ya que barrunto un desastre descomunal.

 Como se solía decir, los problemas son globales pero se requieren soluciones locales, dependiendo de factores ambientales, poblacionales, económicos, tecnológicos, geopolíticos, etc., de cada nación/región. No se puede utilizar la misma estrategia en un país en vías de desarrollo con severas hambrunas, carencia de soberanía alimentaria, conflictos bélicos, etc. que en Estados desarrollados como EEUU. Y la UE. ¿Y qué decir acerca de las estrategias a seguir sobre los usos del suelo en espacios geográficos semiáridos? Lógicamente en muchos aspectos diferirán de los tropicales, así como de los que disfrutan de clima templado?.   Cuando a estas alturas se nos olvidan esos pequeños detalles…. mal, pero que muy mal color tiene la orina del enfermo. ¿Y de la divina sabiduría de los consejos de sabios y grupos de expertos? La literatura sobre como paliar y mitigar el cambio climático, más que clarificadora se me antoja contaminante, confundente.

 Como corolario, surgen todo tipo de problemas y discusiones. Por ejemplo en la nota de prensa que abajo os expongo, se vuelve a reiterar que en cuanto más países se implante una dieta vegana, tanto mejor. Se parte de la ganadería resulta ser siempre más negativa en términos de secuestros/emisiones de gases de invernadero, al menos en cuanto a emisiones se refiere, empero ni es un tema debidamente tratado, ni existen soluciones sustentables si se reemplaza, por citar un ejemplo, en ambientes áridos y semiáridos la ganadería por la agricultura de secano, cuando no se dispone de riego.  Totalmente de acuerdo con replantar árboles en el seno de los sistemas agrarios, aunque en gran parte de las tierras de cultivo, a nivel global, ya es así. Por lo que a nivel planetario (que no regional), tomar medidas al respecto paliará el problema en escasa medida.

 Del  mismo modo se habla de mejorar el uso del suelo en las  granjas para hacerlas sustentables. Sin embargo no se dice cómo. Nosotros hemos apostado abiertamente por la agricultura ecológica en base a bastantes razones de peso, que ya hemos repetido en numerosos post. Sin embargo, algunos grupos de expertos apuestan por seguir tocando los genes a las plantas, en una nueva variante superficialmente edulcorada de los intereses de la agroindustria.

 Otros grupos de expertos abogan por reforestar tierras de cultivo marginales, lo cual ineludiblemente genera mermar la extensión de las tierras para la producción agraria, por pobres que sean. Y este hecho podría resultar ser dramático en naciones y regiones pobres que apenas disponen de suelos francamente fértiles a la par que se les secuestran vía acaparamiento de tierras, para implantar allí los modos insustentables y criminales de la agroindustria que permitan satisfacer las necesidades alimentarias de los países todopoderosos.

 En los países ricos, la mayor parte de los ciudadanos apuestan por mejorar la agricultura, frenar y, si es posible,  paliar el deterioro ambiental. No obtante, unos grupos de expertos abogan por la reforestación y otros por la extensión de la agricultura con prácticas ecológicas, posturas a todas luces incompatibles! Cabría, mentar que, hoy por hoy, reforestar en los ambientes mediterráneos, sin otras muchas medidas complementarias, conllevaría un incremento en la frecuencia y aumento de la intensidad de los incendios forestales, emitiéndose más gases que los que se pretendían secuestrar. Reiteramos que no hay “baritas mágicas” y cada espacio geográfico requiere unas medidas idiosincrásicas a sus características.   En lo que concierne a la agricultura ecológica también muchos sabios ponen obstáculos. Otro grupo de expertos es de la opinión de que, como su productividad es menor, habría que ampliar el área de cultivo. Y en Europa no es posible. Empero, en cualquier caso, y a pesar de esas prácticas ecológicas, se emitirían más gases de invernadero por cuanto habría que importar alimentos de terceros países que se mantendrían bajo el dominio de la agricultura industrial, teniendo en cuenta, transportes, embalajes, etc.  Sin embargo, se trata de una generalización grosera y burda. Existen muchos tipos de agricultura ecológica, que no solo uno, y pueden mejorarse o adaptarse haciendo un uso razonable de las nuevas tecnologías y/o de algunas ancestrales. Habrá que esperar, pero no se puede ir de adivino, por muy sabios que se crean algunos.

 Otro asunto somos los propios ciudadanos. Todos nosotros somos muy sensibles al cambio climático, pero también a que mermen nuestros ingresos económicos y empeore nuestro bienestar. En la Unión Europea (UE), muchos países comienzan a tomar medidas para fomentar una producción agraria ecológicamente sustentable, con menos pesticidas, fertilizantes, etc. A penas han comenzado a implementarse, los granjeros de muchos países han comenzado a lanzarse a las ciudades con sus maquinarias para llevar a cabo manifestaciones de protesta, ya que alegan que sus ingresos decrecerían. Y todo cuando acabamos de comenzar a adoptar medidas aún muy tibias, prácticamente testimoniales. Miren ustedes, una cuestión es luchas contra las gravísimas desigualdades sociales que azotan a los ciudadanos y otra bien distinta, invertir/ sustraer “algo” de las ganancias de los que viven cómodamente con vistas a invertirla en el futuro para que sus hijos no perezcan a causa de las acciones/inacciones de sus progenitores.  Todos queremos un mundo sustentable, pero no acosta de nuestro bienestar, y cuanto más rico es uno tanto más se indigna. Lamentable.

 Pero obviamente todas esas sesudas cábalas de los que se autodenominan sabios, a las que no hay que prestar demasiada atención y menos aún valor, ya que no dejan de ser más que cantos de sirena descarriadas. Los expertos de diferentes disciplinas aportan su granito de arena, empero el entramado geopolítico y geoeconómico que nos ha conducido  esta  lamentable situación, no se arregla parte por parte, infinitesimalmente. En un sistema el todo es más que las sumas de las partes. Si no se cambia de modelo económico y formas de vida nada servirá para nada. Y obviamente los que ostentan el poder, los que se han enriquecido con la dictadura financiera que padecemos van a oponer toda la resistencia posible, ante la que poco podemos hacer los ciudadanos de a pie. El cambio climático es un síntoma, que no la causa, de que estemos matando a la gallina de los huevos de oro.  El problema es mucho más serio: ¿Por qué Decir Cambio Climático y no Degradación Ambiental?. Y a nivel social podría alegarse lo mismo. Existe alimentos, actualmente, como para solventar, hoy por hoy, la soberanía alimentaria. Empero no se hace. Estoy de acuerdo con evitar el enorme despilfarro de comida de loa países desarrollados. Pero no nos equivoquemos, una pequeña parte es culpa del ciudadano, aunque en su inmensa mayoría procede de la irresponsabilidad los que nos han impuesto, sí o sí, este modo de vida en una sociedad suciamente insustentable.

 Y como colofón todo debe parecer que cambia, para que todo siga igual”. La estrategia de mercado, habla sin parar de lo renovable, reciclable, sustentable, etc. Pero esos vocablos bajo el imperio de la tecnociencia se han convertido en un monumental negocio, aderezado de numerosos fraudes y cachivaches inútiles. Se trata de cambiar de autos, acondicionar viviendas, electrodomésticos, electricidad etc., etc., y todo para que las empresas sigan manteniendo sustanciosos beneficios.

 Sin embargo la tragedia se ahonda ya que muchos Gobiernos no están dispuestos a dar el gran salto hacia una nueva economía. Cuando escribo estas líneas ni USA, ni Rusia, ni China se encuentran dispuestas a aceptar lo que debía ser inevitable, torpedeando cualquier intento de llegar a verdaderos acuerdos que sean ratificados y cumplidos por todos los países de la ONU. Siguen campando en el mercado global, arrasando lo que sea necesario sin un más mínimo respeto por los derechos humanos. Eso sí, en lo concerniente a obligarnos a ser veganos, todos parece seguir el mismo guion, nos guste o no, aunque también pueden surgir obstáculos que ya barrunto.

 En gran parte del documento que abajo os muestro, se espetan obviedades (acaban de descubrir que estamos quemando los bosques y selvas del planeta). ¡Primicia mundial! Y Yodo esto aparece en una de las mejores revistas del mundo, ¿o eso dicen!. Porque  en mi opinión y posiblemente a vuestra consideración……… ¡Utilizan los modelitos climáticos cuyas predicciones suelen fallar, y unos cuantos tipos de gestión del suelo, cando en realidad existen miles.  ¡Mamma mía!.

 ¿Para qué sirve tanto hablar del cambio climático?. Bajo las actuales condiciones geopolíticas y geoeconómicas, con el respaldo del banco Mundial y el FMI, nuestra sociedad va hacia el naufragio que engullirá toda nuestra civilización. Por mucho que pienso no vislumbro salida alguna. ¡No tenemos remedio!.

Juan José Ibáñez

 Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , ,

2020 Navidades: La Pandemia muestra el resultado de una sociedad insensata e insustentable

2020-pandemia

Foto: Colaje Imágenes Google

Vivimos en una economía de libre mercado que desea sepultar las barreras arancelarias y fronterizas con vistas a una libre circulación de personas y mercancías. Sin embargo,  se nos olvida que hablamos de enfermedades infecciosas, en buena parte ocultas en el interior de nuestros cuerpos. Sin fronteras ni prudencia, sin disciplina social y medios adecuados, era cuestión de tiempo que acaeciera una pandemia así. Y si no cambiamos……..

No, las predicciones económicas al uso siguen empeñadas en usar modelos basados en los sistemas lineales que son predictivos matemáticamente. Empero en realidad, vivimos en complejos sistemas no lineales que no permiten tales lisonjas.  Y así, por ejemplo, un nuevo virus surge, por un pequeño descuido/error/evento individual, y todo lo previsto por los sabios de la economía neoliberal se desmorona incluso a nivel mundial. No hay posibilidad de predecir con exactitud nada más que nuestra estupidez e ignorancia.  

Durante el 2 de febrero de 2020(antes de que nos azotara la pandemia, que tan solo mostraba sus garras), vaticine durante una conferencia en el Ateneo de Madrid, la insostenibilidad del modelo económico que nos aprisiona acarrearía graves consecuencias. Y allí comenté que, a lo largo de la historia, tan solo guerras y especialmente epidemias, corregían inmisericordemente tales desequilibrios. Seguramente alguno de los asistentes aun se acuerde de mi y no para bien.

Quien siga esta bitácora, constatará que por primera vez en dieciséis años, no habíamos dejado de felicitaros de algún modo durante el periodo navideño. Sin embargo, como decimos en España a los infantes que se han portado mal: Este año Los Reyes Magos (léase Papa Noel, Santa Claus, etc.,) tan solo os traerán carbón. Y ya chocamos con el calentamiento climático. Empero hoy voy a ser política y socialmente incorrecto,  dado que espetar lo que desagrada a la inmensa mayoría, no le gustaría a casi nadie, ni ser considerado de rigor y políticamente correcto…

Reitero que supongo que esta entrega no será del agrado de muchos. Empero la franqueza por delante, al menos en mi caso. En términos colectivos nadie: ni políticos, ni las industrias, ni ciudadanía, etc. ha cumplido sus obligaciones para impedir la fulgurante expansión de la pandemia causada por el Covid-19. Tan solo podemos salvar a los sanitarios que han cumplido con creces y a costa de sus propias vidas. Los estragos aún están por ver. Se me cae la cara de vergüenza leer tropecientos discursos y reseñas de prensa que hablan de cómo será futuro de la sociedad de la era post-covid, “la nueva normalidad”. No tenemos ni idea, por lo que es “hablar por hablar”,  sin conocimiento de causa. Estos listos son en realidad muy tontos. Todo dependerá de que por fin atajemos esta pesadilla y cuanto tardemos. También de si las fuerzas sociales y económicas consiguen enmendar sus descarriados cerebros. Y barrunto que como no será él caso, al menos a corto plazo. Cada uno de vosotros se encuentra viviendo esta pesadilla de una forma concreta, dependiendo del país, clase social, lugar de residencia (pueblos o ciudades, edad, etc.). Ahora bien, ni los Estados de mayor bienestar han sabido tomar las medidas oportunas y que, por pura necesidad, debían ser draconianas.

Yo vivo en el centro de una gran ciudad rodeado de comercios, restaurantes, bares, discotecas y tres afterhours al lado del portal del edificio en el que resido, etc. Os puedo asegurar que he visto actitudes ciudadanas inconcebibles, empezando por bastantes colectivos de jóvenes a los que no parece importarles para nada la vida de los demás incluidos sus propios familiares y amigos. Me han inalado su aliento en mi cara cuando aún no llegaban las mascarillas (no es una metáfora y se hizo intencionalmente). ¿Guardar la distancia de seguridad?. Para gran parte de nuestros conciudadanos, acostumbrados a vivir apretujados, tal delicatesen les parece inconcebible. Y podría continuar y no parar de redactar durante horas las malas conductas que percibo “diariamente”.  He visionado enfrente de mi casa gente que aplaudía a la labor de los sanitarios a las 20.00 horas, para hacerlo poco después en contra del confinamiento. ¡Bravo por los sanitarios!, pero nosotros queremos juergas, con o sin coronavirus.

España gozaba de uno de los sistemas de salud pública más completos y ejemplares del mundo. Empero con la crisis económica de 2008, vinieron las restricciones económicas, degradándose silenciosamente durante años en pro de la competitividad empresarial, lucha contra el paro etc. Hoy pagamos las consecuencias, como ha ocurrido con el drama de las residencias de ancianos, en donde nuestros entrañables mayores han caído como mocas, en una tragedia sin precedentes en los tiempos modernos.

Los empresarios bramaban contra las medidas de mayor o menor confinamiento, a la clase política por la ruina que les supondría, sin darse cuenta que un confinamiento muy estricto de menor duración que el actual, podría haber atajado tal crecimiento exponencial del COVID-19. Sin embargo, tampoco habría servido de mucho sin confinar fronteras. Cuando no se debe viajar, no se puede viajar y punto. Son ya tras amigos los que han caído (aunque afortunadamente no fallecido) presa del covid cuando sus hijos les dejaron a los nietos a su cargo. Mi antiguo director de tesis doctoral falleció en una de esas residencias, carentes de medios y con “parte” del personal poco cualificado, y lo que es aún peor, sin medios para solventar la situación. Pero en el norte de Europa, más de lo mismo, ya hablemos de Francia, UK; Alemania y Suecia.

¿Qué está sucediendo?. Simplemente nuestro modelo económico y los hábitos costumbres que conllevan: “consume o perece” no funciona, es totalmente insostenible. Hemos dado debida cuenta de tal hecho en innumerables post y desde los más disparatados puntos de vista.

Por su parte, el pueblo, convertido en populacho, exige culpables, lapidaciones, por lo acaecido cuando ellos también lo son una parte muy importante del problema.

Y aquí se produce una falsa dicotomía: ¿economía o salud pública. Tal cómo se entiende actualmente, bajo la  dictadura financiera, primero la economía para beneplácito de los ricos inversores, siendo el precio a pagar el que todos tenéis en mente. Y nosotros que somos tontos, a comprar “en manada” si hay rebajas. Si entendemos como sociópatas a todos aquellos a los que no les importa en absoluto el bien ajeno, lamentablemente debo pensar que vivimos en un mundo repleto de sociópatas.

Vivimos en una economía de libre mercado que desea sepultar las barreras arancelarias y fronterizas con vistas  a la libre circulación de personas y mercancías. Sin embargo, se nos olvida que hablamos de enfermedades infecciosas, en buena parte ocultas en el interior de nuestros cuerpos. Sin fronteras ni prudencia, sin disciplina social y medios adecuados, era cuestión de tiempo que acaeciera una pandemia así. A día de hoy aún podemos dar gracias de que no fuera peor (y esperemos que no se agrave), empero los virus mutan, emergen oros nuevos, etc. Las vacunas puedan fallar para ciertas mutaciones o simplemente surgir otra clase de organismo patógeno.

Como ha ocurrido con el cambio climático y la degradación ambiental, sabíamos y sabemos cómo atajarlo, empero aquí nadie pone de su parte, sino que echa más leña al fuego.  Eso sí, como podéis leer abajo, la esperanza de vida de los ciudadanos ha descendido considerablemente, en Madrid y en parte gracias al martirio de los ancianitos, sí, a esos que decimos querer tanto pero que….. obras son amores y no buenas razones.  Seguramente muchos economistas se froten las manos, por cuanto significa que el gobierno “dispendie menos esfuerzos económicos” en esos individuos escasamente productivos. ¡Sin comentarios!.

Juan José Ibáñez y muy encendido

Continúa………..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,