Biotecnologia-falsedades

Fuente: Colaje imágenes Google

Hoy os expongo una nota de prensa traducida del periódico “The Conversation” que firmaría con los ojos cerrados, a pesar que aun me parece muy diplomática contra los riesgos que ofrecen las multinacionales de la biotecnología. Cuando en 2005 iniciamos la andadura en esta bitácora, ya comencé a advertir de los riesgos de la biotecnología, como mínimo en agricultura y (…) comenzamos a ser troleados  (mensajes anónimos con descalificaciones e insultos). Busqué las URL de estos deleznables mensajes y topé con que varios de ellos procedían de un centro  de investigación español dedicado a la biotecnología. También tuvimos rifirrafes, bastante duros, con un blog concreto, cuyo nombre omito con vistas a evitar conflictos en este sistema de bitácoras.  Ellos alegaban que mentía, sobre los riesgos de la biotecnología. No tengo nada en contra de esta disciplina, sino de muchas de las aplicaciones que han realizado las multinacionales del agronegocio y cuyos resultados atentaban contra la salud del medioambiente,  y  la de los agricultores, como mínimo. El objetivo de estas macroempresas estriba exclusivamente en vender y obtener ganancias, mientras la humanidad y la biosfera, observada desde un tubo de ensayo y/o una placa Petri, les importaban un pepino transgenético.  Incluso un compañero de la facultad, amigos desde entonces, dejó de dirigirme la palabra, ya que se dedicaba a tocar los genes a la arabidopsis, el conejillo de indias de estos científicos.

Pero todo comenzó a cambiar conforme se acumulaban evidencias acerca de los nefastos efectos sobre el medio ambiente y la salud, si a ellas les unimos el pack venenoso que vendían esas mismas compañías. Finalmente, en la década pasada, y más aun en esta, hasta la propia FAO; ONI, UE, etc., reconocieron, públicamente y en numerosas ocasiones, el estrepitoso fracaso de la “revolución biotecnológica”.  Empero siguen aquí, entre nosotros, disfrazados de cenicientas. Este es el caso de ciertas estrategias y productos que se hacen pasar por agricultura de conservación, como ya os hemos mentado en numerosas ocasiones. Esas gigantescas y arpías multinacionales funcionan en todos los ámbitos empresariales, como el que ha sacudido recientemente a la economía española, con el caso de Ferrovial (ver enlaces al final del post). Muchas son subvencionadas con fondos públicos del país en donde nacieron, pero si a la postre pueden evadir impuestos en otros, países nos dejas con una mano delante y otra detrás. Todo ello es producto del ultra neoliberalismo que domina el mundo occidental. ¡Son todas iguales! Ellos roban y pagamos todos, como veréis. Para estas criaturas desenfrenadas no hay ya ciudadanos, sino simples consumidores a los que intentan engañar con su propaganda de todas las maneras posibles.

De hecho, estos días, han aparecido noticias cerca de que también intentan modificar los genes de las micorrizas (ya hablaremos del asunto). El caso es que los sistemas micorrícicos son enormemente complejos y aun no bien entendidos. A ellos les da igual, ¡En el laboratorio! Como las malas hierbas medrarán en donde tengan la más mínima oportunidad. Y así, actualmente, existen una plétora de “bioingenieros” mientras que edafólogos como yo en mi institución no quedan ni las momias. o alguna, que acaba de jubilarse (léase el menda).

Existen muchas perspectivas desde las que se puede analizar este grave problema. Os dejo con una de ellas que se me antoja ilustrativa y complementaria a la mía. Ahora no soy yo el que debo dar explicaciones, sino ellos. Tan solo adelanto el título:” Perseguir futuras soluciones biotecnológicas para el cambio climático corre el riesgo de retrasar la acción en el presente e Incluso pueden empeorar las cosas.

¿Yo era un loco y embustero?, ¿Y ahora qué? ¿ehhhh?

Juan José Ibáñez

Continúa………….

Perseguir futuras soluciones biotecnológicas para el cambio climático corre el riesgo de retrasar la acción en el presente e Incluso puede empeorar las cosas

por Tessa Hiscox y Jack Heinemann, The Conversation

Las tecnologías de edición de genes utilizadas para aumentar la tasa de fotosíntesis pueden no aumentar el rendimiento de los cultivos. Haber: Shutterstock/Chyrko Olena

El mundo está bajo una creciente presión para encontrar opciones sostenibles para reducir las emisiones o disminuir los impactos del cambio climático.

Los empresarios de tecnología de todo el mundo afirman tener las soluciones, no solo todavía, sino pronto. El sector biotecnológico en particular está utilizando el cambio climático como un argumento urgente para obtener más fondos gubernamentalesapoyo público y menos obstáculos regulatorios para su industria.

Pero la urgencia del cambio climático crea un mayor riesgo de reclamos y acciones superficiales. En nuestra nueva investigación, describimos cómo el ciclo actual de «impulso tecnológico» promete perpetuamente rescatar a la humanidad del cambio climático y, al hacerlo, retrasa el progreso real.

La trayectoria para la tecnología de salvación es larga y el beneficio es hipotético. Al igual que el personaje Wimpy de Popeye, los desarrolladores de tecnología quieren su hamburguesa hoy, pero pagarán a la sociedad con soluciones climáticas en algún martes futuro.

El cambio climático es una amenaza existencial, pero es solo uno de los muchos síntomas de daño ambiental que hemos causado. La humanidad ha empujado a la Tierra más allá de múltiples límites y la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera es simplemente un indicador de los muchos excesos de la actividad humana.

Las soluciones tecnológicas rara vez conducen a soluciones sostenibles, sino que pueden exacerbar el daño. Arrullados por la complacencia de los «imaginarios tecnológicos», esperamos demasiado tiempo para promulgar soluciones difíciles pero efectivas.

Las soluciones tecnológicas solo abordan los síntomas

Las biotecnologías podrían hacer contribuciones valiosas para detener o mejorar los impactos del cambio climático. Las contribuciones que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero o adaptan mejor las plantas al clima cambiante ayudarían. Sin embargo, estos abordan los síntomas, no la causa de la degradación ambiental.

El cambio climático es un problema «atractivo» porque hay muchas formas tecnológicas de resolverlo. Esa cualidad hace que las sociedades sean vulnerables al canto de sirena de los promotores de tecnología.

Por ejemplo, si el cambio climático se describe como una amenaza para la producción de alimentos, entonces las tecnologías que prometen aumentar la producción de alimentos a pesar del cambio climático serían atractivas. Una de esas perspectivas es aumentar la fotosíntesis. La modificación genética de la enzima clave en la fotosíntesis (RuBisCO) podría mejorar su unión al dióxido de carbono. El resultado podría ser más biomasa vegetal.

Sin embargo, el aumento de la fotosíntesis puede no aumentar el rendimientoel valor nutricional o los niveles de micronutrientes en los cultivos. Incluso si este enfoque funcionara fuera del laboratorio, las plantas no serían menos vulnerables a las sequías y las inundaciones cada vez más frecuentes. Estas plantas también demandarán más fertilizantes nitrogenados, lo que generará más emisiones de gases de efecto invernadero.

Tal vez podríamos tener más biomasa, pero no mejor o más alimentos para las personas. Algunos de nuestros cultivos podrían hacer un mejor uso del carbono adicional en la atmósfera, pero la falta de acceso a alimentos suficientes y deseables continuaría. Al no abordar este problema fundamental, necesitaremos más cultivos y ganado, socavando cualquier aumento de la eficiencia.

Las tecnologías no son alternativas a la acción

La implementación de tales tecnologías también prolonga la dependencia colonial de los países más ricos y pasa por alto los derechos y los insumos de los pueblos indígenas y locales.

Identificar el objetivo social fundamental, en lugar del objetivo tecnológico próximo, es esencial para lograr la sostenibilidad. Los enfoques de «atracción de objetivos» en lugar de «empuje tecnológico» hacen esto.

El cambio climático es un síntoma de la degradación ambiental y de las múltiples complejidades de la pobreza. Estos son problemas perversos que las sociedades encuentran difíciles de abordar, lo que aumenta el atractivo de las tecnologías como alternativas a la acción. El mercado es bueno en el comercio de futuros tecnológicos.

Intente reformular el objetivo como seguridad alimentaria, medida a través de indicadores de reducción del hambre en todo el mundo. Los gobiernos ahora tienen a su disposición soluciones que incluyen opciones sociales y tecnológicas.

Por ejemplo, reducir el desperdicio de alimentos de tal manera que los alimentos más nutritivos lleguen a las personas que los necesitan reduce la demanda de producir más alimentos en primer lugar. Solo el desperdicio de alimentos generará entre 5,7 y 7,9 gigatoneladas de emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. El exceso de nitrógeno utilizado en la agricultura para producir alimentos también es una fuente importante de óxido nitroso de gases de efecto invernadero.

La reducción del desperdicio de alimentos depende de una planificación detallada para hacer uso de tecnologías que sean útiles por diseño en lugar de oportunidad. Una producción más indiscriminada puede dar lugar a la competencia con los alimentos. Por ejemplo, el exceso de producción de maíz en los Estados Unidos dio lugar a que gran parte del maíz se utilizara para fines no alimentarios, como el bioetanol, a pesar del uso intensivo de los recursos necesarios para producir estas calorías.

El incumplimiento del objetivo de alimentar a más personas también proporciona información útil sobre la idoneidad de la estrategia o las medidas elegidas. Por ejemplo, si las calorías disponibles aumentaron, pero la nutrición no mejoró, podría deberse a que los agricultores necesitan apoyo para desarrollar policultivos, o las opciones más saludables deberían ser más accesibles.

El enfoque de atracción de objetivos nos lleva a combinaciones optimizadas de retroalimentación de innovación social y tecnológica que resuelven problemas de raíz.

Para salvar la vida de un paciente puede ser necesario tratar los síntomas de la enfermedad. Nos vemos obligados a la misma situación con el cambio climático. Sin embargo, no debemos utilizar la inmediatez del cambio climático para posponer la ruptura de hábitos que conducirán a futuras catástrofes ambientales y sociales.

Operado por The Conversation 

Este artículo se reproduce deThe Conversationbajo una licencia Creative Commons. Lea elartículo original.

Explora más

Cómo cambiar su dieta puede ayudar a combatir la crisis climática

 

A las multinacionales solo les importa el dinero

La mudanza de Ferrovial a Países Bajos causa alboroto en España

Calviño critica la marcha de Ferrovial: «Es una empresa que debe todo a España»

Errejón acusa a Ferrovial de «comportamiento ladrón» y pide que devuelva los fondos públicos recibidos si sale de España

Compartir:

Deja un comentario