‘Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica’

Geotropismo, gravitropismo: En los albores del nacimiento de los suelos “modernos”

gerotropismo-gravitropismo

Tropismo: Fuente: Grezzi

El crecimiento de las plantas se encuentra condicionado por la búsqueda de los elementos esenciales para su desarrollo, mediando la fuerza de la gravedad. Mientras las partes aéreas lo hacen rehuyendo su efecto, lo contrario puede decirse de las raíces. ¿Lógico no? La fotosíntesis demanda luz  mientras que los sistemas radicales agua y nutrientes. Por eso suele hablarse de geotropismo negativo en los órganos verdes y positivo en los de anclaje al suelo. Geotropismo era el término que yo recordaba aunque ahora también se usa el de gravitropismo.

Nadie interesado en el mundo de los suelos dudará que sin la tarea mecánica y biogeoquímica de las raíces los suelos serían mucho más someros, es decir muy poco profundos, a la par que geoquímicamente pobres (nutrientes). El trabajo de los sistemas radiculares en lo concerniente a la alteración biogeoquímica de rocas y minerales, es formidable, incrementado su superficie efectiva y permitiendo que las plantas superiores  puedan explorar un área enormemente más extensa a la caza de nutrimentos, favoreciendo el desarrollo de la vida sobre la tierra emergida. ¿Cuándo el geotropismo surgió en la historia de la Tierra?. Esta es justamente la pregunta a la que intenta responder el estudio que ha dado lugar a la nota de prensa que os mostramos en este post. No obstante, la respuesta es trivial, aunque bien está ir intentando corroborar hechos ya asumidos (pero no exahustivamente corroborados) en la literatura científica, aunque en esta caso……   La investigación original incide en los mecanismos biológicos que tuvieron que desarrollar las plantas, y aunque estos no sean de especial interés para los contenidos de nuestro blog, el texto sí aporta de paso información relevante.

Ya hablamos en nuestra entrega: “La invasión de la tierra emergida por las plantas (musgos y hepáticas) generó la atmósfera actual rica en oxígeno y los primeros suelos o protosuelosde lo acaecido con los taxones más primitivos del reino vegetal terrestre/emergido. Esas conclusiones siguen en pie, por cuanto se trata de taxones cuyos sistemas radiculares son someros, y arcaicos y sin apenas geotropismo, ya que serían preferentemente como un mero anclaje. Empero tal hecho no significa que también poseen acciones biogeoquímicas sobre las rocas que así liberan nutrientes en los escasísimos centímetros de contacto. Fueron pues las plantas superiores, como coníferas y angiospermas, en las que la evolución dio lugar a un fuerte geotropismo negativo. ¿Cuando acaeció tal hecho?. Al parecer hará unos 350 millones de años, en la era Paleozoica y aproximadamente en la transición entre el devónico y el carbonífero. Será pues durante este último cuando los suelos y la edafosfera en general comenzarán a parecerse a las actuales, realizando las mentadas funciones del suelo.  No os olvidéis tampoco del hidrotropismo, que, como su nombre indica, tiene como misión la detección de agua….

Eso sí, adelanto la frase que más me ha impactado de la noticia y que he suscrito desde hace decenios: “”La naturaleza es mucho más inteligente que nosotros

Os dejo ya con la nota de prensa original y su traducción al español-castellano. Tener en cuenta que los enlaces para entender ciertos términos los he colocado exclusivamente por motivos divulgativos, no apareciendo, obviamente en la nota de prensa en Suajili.

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Agricultura Ecológica contra la pérdida “global” de biodiversidad y el calentamiento climático?

agricultura-ecologica-tropical-y-biodiversidad

Agricultura ecológica tropical y Biodiversidad. Fuente: Colaje Imágenes Google

Como hoy veremos, mediante una nota de prensa y el material del artículo original, junto con otro de la misma guisa, en materia de suelos, los estudios relacionados con el calentamiento climático siguen mareando la perdiz sin llegar a ningún resultado con sustancia. Pero hay más, partir de escenarios “virtuales”  y añadiendo la metralla de las modelizaciones numéricas, no pueden obtenerse conclusiones corroborarles dignas de mención. ¿Porque entonces presté la atención a este estudio?. Simplemente porque raramente se incluían tanta variables edáficas en artículos de tal naturaleza.  Empero si lo resultados no se pueden testar o corroborar, todo el esfuerzo deviene en un ejercicio que se perderá pronto en la espesura de las decenas de miles de publicaciones de este tipo, que no nos conducen a nada. Este es un mero ejemplo. Quizás la siguiente sentencia extraída del material que abajo os proporcionamos sea clarificadora: “Si los líderes mundiales, los administradores de tierras y otros diseñadores de políticas pueden encontrar una manera de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados y conservar un tercio de la tierra en los trópicos, la pérdida global de especies podría reducirse a la mitad…… Los investigadores involucrados esperan que su trabajo guíe los planes para los esfuerzos de conservación global en el Foro Mundial de Biodiversidad….Por lo tanto, los estudios que ignoran las restricciones edáficas sobre las respuestas al cambio climático pueden dar lugar a resultados engañosos”. Pues que esperen, que esperen, pero sentados, o mejor hibernando.  Obviamente la última frase si la firmaría, pero da igual, visto el objetivo subyacente del estudio.

 Veamos, creo que fue Francesco di Castri (1930 – 2005), aunque no puedo asegurarlo, el que advirtió, hace varias décadas, que el medio edáfico podría albergar taxones muy antiguos y especialmente en los horizontes profundos,  debido a que los superficiales actúan como tampón frente a los cambios del clima, entre otras variables. Y en efecto así ocurre, ya que, como hemos reiterado en otros post, las variaciones de temperatura y en algunos casos de humedad, se amortiguan rápidamente al descender a lo largo del perfil edáfico. Recordemos que la atmósfera del suelo, además es mucho más rica en CO2 que la que nosotros respiramos, es decir, que un incremento de este gas de invernadero en el aire no les debería afectar mucho. Del mismo modo, existen tipos de suelos y especialmente en aquellos edafotaxa poco evolucionados, en los que el material parental o litológico atesora unas propiedades poco propicias para la vida de muchos organismos aéreos y sub-aéreos, dan lugar a comunidades muy idiosincrásicas como ocurre con serpentinas y yesos, por ejemplo. Así pues comparado con la parte aérea de los ecosistemas terrestres, el medio edáfico, en ausencia de perturbaciones que lo afecten directamente, puede llegar a ser más resiliente que la aérea. A tales hábitats especiales los autores del estudio las denominan “islas edáficas”.

 Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, citan otro publicado el mismo año en el que más o menos puede leerse (Corlett y Tomlinson 2020): “Los modelos de distribución de especies utilizados para predecir las respuestas al cambio climático pueden incluir factores edáficos, pero estos rara vez se mapean en un espacio con la suficientemente resolución. Usando análisis espaciales de baja resolución en lo concerniente a las variables edáficas probablemente obtengamos predicciones engañosas” o poco fiables…. Muchas islas edáficas se encuentran actualmente amenazadas por otros impactos humanos, incluyendo minería, deposición de nitrógeno y especies invasivas.” ¡Vale!,  hasta aquí todo perfecto ya que es bien conocido desde la década de los años 60 del siglo pasado.  ¿Y? Me quedo con cavilando… Dudo mucho que lograremos no sobrepasar el deseado  ascenso de temperatura de 2º Del mismo modo,  conservar un tercio de la tierra en los trópicos bajo medidas de protección se me antoja ilusorio bajo la dictadura financiara global. Tanto hoy como en el futuro, actúan y/o aparecerán muchos iluminados del tipo de Jair Bolsonaro, que se encargarán de destrozar cualquier figura e iniciativa proteccionista. De hecho ocurre diariamente, empero no aparecen en la prensa por ser menos estridentes que el dirigente aludido.

 Más adelante, en el material que os proporciono puede leerse “La agricultura de base ecológica es altamente productiva, y este enfoque puede complementar los tipos tradicionales de conservación” (…). “Necesitamos hacer una transición rápida de los desiertos agrícolas verdes a los oasis verdes que combinan la productividad económica con el movimiento y el hábitat de las especies afectadas por el cambio climático”. Sí, sí sí, vale, vale, vale, se ha dicho una y mil veces y todo para nada. ¿En qué mundo viven?.  Pues en eso consiste la ciencia en acción, como diría Bruno Latour.

¿Qué significa todo esto?. 

  Antes de las Convenciones como la aludida que versa sobre biodiversidad, y a la que yo fui invitado a asistir personalmente (aunque no lo hice, como al final del post dejo constancia), ciertas revistas publican este tipo de ¿indagaciones?. Se trata de una especie de tutifruti (mezcla de cosas o asuntos enormemente heterogéneos), en las que muchos los científicos, se aglutinan en grupos de presión, publicando con mayor o menor fortuna documentos con vistas a tomar posición y ver qué beneficios pueden extraer (dinero, influencias, poder) durante tales eventos. Y así terminan con sentencias como ésta: “Comprender la forma en que estos problemas apremiantes están interconectados resulta ser clave para implementar soluciones efectivas de conservación antes de que sea demasiado tarde“. Pero si hasta la ONU nos dice que ¡ya es demasiado tarde!. ¿No se han enterado?. Por supuesto que sí, pero estos cárteles actúan para deleitar a los políticos/dirigentes y extraer tajada en beneficio propio. Si se pronuncia “demasiado tarde”, los que ostentan el poder responderían, lógicamente, que (…) entonces “no hay pasta”. Lo mismo ocurrió hace unos meses (a la hora de escribir este post), con el COP25. Nada nuevo bajo el sol. ¡Política y oportunismo!.

 En fin me callo y os dejo con el material recopilado, que es mucho.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Rebeliones agrarias campesinas contra las multinacionales del agronegocio

sistema-intensivo-del-cultivo-de-arroz-sri

Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI. Fuente: Colaje Imágenes Google

Hoy os informamos de otra noticia que da cuenta cómo se las gastan las multinacionales, en este caso del agronegocio, con los productores (y consumidores, por supuesto). Tanto unos como otros somos víctimas de la dictadura financiera y sus secuaces, que mienten como bellacos. Y como comienza a ser norma en la mayoría de los países, nuestros gobiernos nos dejan desamparados, cuando no ponen la mano aceptando la corrupción de estas empresas del agrocidio, por llamarlas algo. Ellas se llevan las guanacias no sembrando más que vegetales trangénicos, pobreza, enfermedad, así como degradación ambiental. No insistiré, no deseo repertirme, ya que he redactado centenares de post sobre el tema, como los archivados en estas categorías de la bitácora, aunque también en otras: “Fertilidad de Suelos y Nutrición vegetal”, “Etnoedafología y conocimiento campesino” y “Fraude y Mala praxis científica”. Pues bien, en muchos lares del globo, el campesinado arto de tanta esclavitud ha decidido buscar otras alternativas que alivien esas gravísimas penurias.   Por ejemplo, en diciembre de 2019 recibí la noticia que os proporciono hoy en inglés y traducida al español-castellano. En ella se constata el paso dado por muchos agricultores de arroz de aquel país (Tailandia), que ante tanto desmán han adoptado el “Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI”, mucho más amigable con el medio ambiente, sin o con escasos agroquímicos, y escasamente despilfarrador de recursos hídricos, sustentable, saludable (tanto en lo que concierne a los agricultoras y productores) y liberador. Del mismo modo, la nota de prensa constata que (i) otros muchos países se encuentran en situaciones similares adoptando las mismas medidas y (ii) como se las gastan estos amantes del “dinero para mí, y el veneno para los demás”.

Y la técnica la desarrolló un clérigo, que no un científico. Ósea que mientras muchos colegas colaboran con la nauseabunda y filibustera tecnociencia, hombres y mujeres de buen corazón hacen parte del trabajo que deberíamos estar abordando “todos” nosotros. ¡Materia de reflexión, que no de confesión”.  No he leído lo suficiente como para aseverar a “ciencia cierta” si el “Sistema Intensivo del Cultivo de arroz o SRI”, puede considerarse ecológico. Sin embargo, lo que no da lugar a dudas deviene en que es, “como mínimo” palmariamente menos dañino que los agro-negociantes manipuladores sostenidos para la cacareada dictadura financiera. ¡Este es el camino!. Ojalá los gobiernos de todo el mundo realizaran el trabajo que les corresponden, y así no debiéramos esperar interminables años o décadas a que se tomen las medidas oportunas para el bien de la biosfera y la humanidad. Abajo os dejo también información sobre este sistema de cultivo de arroz es decir el SRI”.

Juan José Ibáñez

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los Suelos Negros (Tierras Negras)

suelos-negros

Suelos Negros: Colaje Imágenes Google

Los suelos antaño conocidos en muchas regiones del mundo, como “suelos negros”, a pesar de no cubrir más que el 7% de la Superficie terrestre libre de cubierta helada, son indispensables con vistas a mantener la soberanía alimentaria mundial. Se trata de suelos muy productivos, con buenas propiedades físicas y a menudo inmejorables condiciones de fertilidad. Obviamente y como podréis leer y consultar en el abundante material que os proporciono abajo, existen diferencias entre distintos tipos de suelos que pueden incluirse bajo tal denominación genérica. Este hecho, acarrea cierta ambigüedad, aunque no es inusual que se haga uso de “palabros” antiguos con vistas a agrupar con una terminología más amigable aquellos edafotaxa que actualmente pertenecen a diferentes categorías en los recientes constructos taxonómicos, como por ejemplo ocurre en el bioma mediterráneo  cuando se mentan a  los Suelos rojos mediterráneos y Terras Rossas Prácticamente todos los suelos negros fueron el fruto de las interrelaciones entre la biota y el medio abiótico que dieron lugar a las praderas, sabanas y estepas subhúmedas o húmedas. Nos referimos a las plantas herbáceas, el pastoreo, generalmente de rumiantes, así como a los pequeños ingenieros del suelo, como lo son las lombrices entre otros. Obviamente el vocablo “negro” se asocia a su color oscuro y este a un rico contenido en materia orgánica, aunque no siempre necesariamente sea así. Sin embargo, daremos el térmico por bueno.

Resulta curioso que se hablara hasta hace poco tiempo de que los suelos negros constituían el granero del mundo, mientras actualmente deseamos erradicar algunos de los factores formadores que dieron lugar a su génesis, es decir las estepas, sabanas y otros ecosistemas que primero mantuvieron gran parte de las inmensas manadas de herbívoros salvajes del planeta y a la postre terminaron en gran parte para mantener al doméstico, proporcionan carne no estabulada de  alta calidad. Hoy en día, deseamos paliar nuestros desmanes en materia de degradación ambiental y necesidades de la soberanía alimentaria impeliendo a la población a que mute su omnívora dieta hacia otra vegana o simplemente vegetariana.  Es decir, se desea transformar las antaño extensas praderas, sabanas, etc. en tierras de cultivo y así aprovechar los enormes rendimientos de los suelos negros.  Cabe mentar que la agricultura industrial los degradó en buena medida, al hacerles perder gran parte de su contenido en materia orgánica, elemento trivialmente vital incluso con vistas a clasificarlos como tales (en muchas de sus denominaciones por las taxonomías modernas). Posiblemente no existe otro remedio, empero, resulta un tanto triste y paradójico que la sustentabilidad nos encamine hacia la desaparición, no solo de estos suelos, sino de algunos de sus propios factores formadores.

No obstante y al mismo tiempo, deseamos que mantengan sus propiedades e incluso se enriquezcan más aun en materia orgánica, con vistas a maximizar su rendimiento, pero también a la hora de que secuestren carbono de la atmósfera, y no lo emitan a ella por degradación. Es decir, se trata de reconstruir todo lo que la agricultura industrial destruyó. Como corolario, retornamos la vista a los sistemas de manejo agropecuario de culturas indígenas que generaron suelos negros a partir de otros infértiles, como es el caso de las Terras Pretas do indio amazónicas. Y así, intentemos reproducir con dudoso éxito, las propiedades de esos antrosuelos indígenas bajo la denominación de biochar.

Este post consiste básicamente en una traducción del inglés al español-castellano, de tres textos de la FAO que versan sobre los suelos negros.  Tal material lo hemos enriquecido con los enlaces a los post previos que nos informan de la génesis, geografía, propiedades, usos y manejos, de aquellos tipos de suelos entre los cuales se han dividido estos genéricos suelos negros. Finalmente terminamos haciendo otro nuevo listado de los post previamente publicados relacionados  con las Terras Pretas y el biochar.

Espero que os resulte un material interesante para muchos de vosotros.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

LA MATERIA ORGÁNICA DEL SUELO: COMPONENTE IMPRESCINDIBLE DEL PLANETA

som-antonio-y-concha

Fuente: Composición ofrecida por los autores de este post

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su cartel conmemorativo del año internacional del suelo en 2015, contempla los siguientes once servicios ecosistémicos del suelo: regulación del clima; ciclo de nutrientes; hábitat de organismos; regulación de inundaciones; fuente de productos farmacéuticos y recursos genéticos; base de infraestructuras humanas; suministro de materiales para la construcción; herencia cultural; suministro de alimentos, fibras y combustibles; retención de carbono; purificación del agua y, por último, reducción de la contaminación.

La importancia del suelo, por tanto, para el desarrollo de la vida en el planeta es fundamental, por lo que parece lógico pensar que el suelo es un recurso natural que las políticas de los países deberían cuidar y conservar.  Sin embargo, no es así, la degradación de los suelos debido a la erosión, el agotamiento de los nutrientes, la pérdida de carbono orgánico, el cambio de uso, o, el sellado, entre otras agresiones, son algunos de los problemas más importantes que afectan a grandes extensiones, y a los que no se les está dando la importancia que requieren. De hecho, y según informes publicados por la FAO: “la erosión se lleva de 25 a 40 000 millones de toneladas de la capa arable del suelo (depósito de la materia orgánica) cada año, lo que reduce significativamente los rendimientos de los cultivos y la capacidad del suelo para almacenar y completar el ciclo del carbono, los nutrientes y el agua”. Esta pérdida de rendimiento sería equivalente a eliminar 1,5 millones de kilómetros cuadrados de tierras agrícolas o, aproximadamente, toda la tierra cultivable en la India.

La materia orgánica del suelo es un elemento clave de la calidad del suelo porque regula muchas de sus funciones básicas  tales como: el almacenamiento de carbono; el almacenamiento y disponibilidad de los nutrientes para las plantas; la biodiversidad del suelo; porosidad; estructura; aireación; capacidad de retención de agua; conductividad hídrica; calor y temperatura del suelo.

La cantidad y el tipo de materia orgánica representa uno de los mayores bienes de que dispone el planeta para la supervivencia de las especies, incluida la especie humana. En 2009 la revista NATURE publica un artículo, encabezado por Johm Rockström, del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (Suecia), titulado “Un espacio operativo seguro para la humanidad”, donde se identifican y cuantifican que límites planetarios no se deben transgredir para ayudar a evitar que las actividades humanas provoquen un cambio ambiental inaceptable. Propone nueve procesos del sistema terrestre y los umbrales asociados. Dice que es necesario definir los límites planetarios para: el cambio climático; la tasa de pérdida de biodiversidad (terrestre y marina); la interferencia con los ciclos del nitrógeno y del fósforo; el agotamiento del ozono estratosférico, la acidificación oceánica; el uso global de agua dulce; el cambio de uso de la tierra; la contaminación química y la carga de aerosoles atmosféricos.

De las nueve propuestas, en cuatro interviene de forma decisiva la materia orgánica del suelo: cambio climático; tasa de pérdida de biodiversidad; interferencia del ciclo del nitrógeno y del fosforo y cambio de uso del suelo. Analizaremos, brevemente, como interviene la materia orgánica en estos procesos.

La relación entre la materia orgánica y el carbono orgánico es conocida desde hace décadas cuando se analiza la fertilidad de los suelos. Es más reciente el conocimiento de cuál es el papel que juega el carbono orgánico en relación con el cambio climático y su influencia en el control del CO2 atmosférico. Hoy se sabe, que el carbono del suelo representa casi tres veces el carbono de la atmósfera, y cuatro veces el carbono de la biomasa de las plantas. Luego los suelos son sumideros y reservorios de carbono, de hecho, el suelo es el segundo reservorio de carbono terrestre (tras las bolsas de petróleo) con un contenido total de 2500 billones de toneladas en los primeros dos metros de profundidad. La estabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de la incorporación de este carbono dependen, en gran medida, de la mejora de las prácticas y técnicas agrícolas que permitan asegurar que los ingresos de carbono sean mayores que las pérdidas de este elemento por mineralización.

En cuanto a la tasa de pérdida de biodiversidad del suelo, tal es su importancia que fue el objeto en la campaña conmemorativa del día mundial del suelo del año 2020 “Mantengamos vivo el suelo, protejamos la biodiversidad del suelo” y que, próximamente, se plasmará en la celebración del Simposio Mundial sobre la Biodiversidad del Suelo (GSOBI21). Durante tal evento se intentarán alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible a través de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad del suelo, ya que muchos investigadores afirman que la pérdida de biodiversidad, es una amenaza mayor que el cambio climático.

El suelo es uno de los ecosistemas más complejos de la naturaleza y uno de los hábitats más diversos de la tierra. Albergan más del 25% de la biodiversidad de nuestro planeta, no hay ningún lugar de la naturaleza con una mayor concentración de especies, un solo gramo de suelo puede albergar millones de seres vivos y varios miles de especies de bacterias. Sin embargo, esta biodiversidad apenas se conoce, actualmente, solo se ha descrito el 1% de las especies de microorganismos del suelo. No obstante, el desarrollo de tecnologías moleculares está ayudando a caracterizar y cuantificar la biodiversidad del suelo a diferentes escalas, lo que abre grandes expectativas.

Todos estos organismos interactúan entre sí y contribuyen de forma decisiva en los ciclos globales que hacen posible la vida; son almacén de carbono y descomponen ciertos contaminantes, entre otros procesos. Si estas interacciones se interrumpen pueden causar un impacto irreversible para la vida en la tierra incluidos los humanos.

En relación a los ciclos de nutrientes, tres son los elementos, en sus distintos estados, que mantienen viva la planta y a los organismos, y que se definen como nutrientes primarios: nitrógeno, fósforo y potasio, sin ellos el reino vegetal y animal no podrían desarrollarse. Estos elementos forman parte de: aminoácidos, proteínas, ácidos nucleicos, enzimas, coenzimas y clorofila. La trasformación de nitrógeno orgánico en amonio (NH4+) y nitrato (NO3-), que son las formas asimilables por las plantas, se hace con la colaboración de Nitrosomonas y Nitrobacter, bacterias que se desarrollan en suelo. Por su parte el P es absorbido por la planta principalmente como ion ortofosfato primario (H2 PO4- ), pero también se absorbe como ion fosfato secundario (HPO42-), la absorción de esta última forma se incrementa a medida que aumenta el pH.  Aunque, en el ciclo global de este elemento a largo plazo dentro de los sistemas terrestres, el P biodisponible proviene principalmente de la meteorización de rocas que contienen fósforo, son los microorganismos del suelo quienes actúan como sumideros y fuentes de fósforo disponible a corto plazo, en este punto la transformación del fósforo es química, biológica o microbiológica. Tanto las modificaciones del nitrógeno orgánico como las del fósforo inorgánico son procesos que forman parte de las reacciones que tienen lugar en el suelo para trasformar la materia orgánica fresca en asimilable. La interferencia humana en estos ciclos está generando un daño irreversible en los ecosistemas terrestres. La modificación antropogénica en el ciclo del nitrógeno es aún mayor que la modificación que se provoca en el ciclo del carbono. En la actualidad, las actividades humanas convierten más N2 de la atmósfera en formas reactivas que todos los procesos terrestres naturales combinados. Gran parte de este nuevo nitrógeno reactivo incrementa los procesos de eutrofización en la hidrosfera alterando los sistemas acuáticos más allá de los límites permitidos.

Otro de los motivos de alarma es el cambio de uso del suelo que se está convirtiendo en un problema a nivel global, pues sucede cada vez en un mayor número de países. Este hecho se produce porque el suelo está directamente relacionado con los contextos sociales y económicos de los territorios. Guerras, emigración, construcción de infraestructuras de forma desordenada, son algunos de los motivos analizados, pero tampoco podemos olvidar un hecho cada vez más importante, y es el abandono de las tierras de labor debido a la expansión de las ciudades que obliga a ampliar la línea perimetral de influencia sobre los suelos cercanos a ellas. Con relación a esto, según datos que aparecen publicado en la Agenda 2030 de la ONU, en su Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) Nº 11 “Ciudades y Comunidades Sostenibles”, se puede leer: “el número de habitantes que viven en las ciudades se estima en 3500 millones, es decir, la mitad de la población mundial, y se espera que para 2030 se llegue a los 5000 millones”. Esto supone que las funciones de las tierras periurbanas se modifican a un ritmo superior al que le impone las nuevas exigencias ecosistémicas. El cambio de uso de forestal a agrícola, o de este a urbano, modifica muchas de sus propiedades, y entre otras, y de forma significativa, la funcionalidad de la materia orgánica.

A modo de conclusión se puede resumir que la materia orgánica del suelo depende: del contenido de carbono que está relacionado con el cambio climático, de la actividad microbiana y su funcionalidad que está relacionada con la biodiversidad y el ciclo de nutrientes, de las condiciones del sitio y las prácticas de manejo que determinan el uso del suelo. Si alguno de estos factores se ven afectados, de forma perentoria, por actividades antrópicas, la materia orgánica perdería su capacidad de regular el ciclo de la vida en el planeta tierra.

Antonio López Lafuente

Concepción González Huecas

Etiquetas: , , , , ,

Escaneando la abundancia y distribución de las raíces de las plantas en comunidades vegetales (“DNA metabarcoding”)

 0-paisaje-y-suelos-de-almeria-post-biomasa-raices

Matorrales de Almería y uno de sus tipos de suelos. Fotos: Juan José Ibáñez

El artículo que vamos a abordar hoy se me antoja muy interesante. Los autores dicen haber analizado y cuantificado la distribución y abundancia en el suelo de las raíces de especies vegetales distintas en un matorral mediterráneo, utilizando técnica genéticas “DNA metabarcoding”. Aclaremos que, cuando se pretende identificar una especie no procariota por su DNA, se utiliza el vocablo Código de barras de la vida o código de barras genético. Sin embargo, si se pretende discernir en una muestra de “algo” las variadas especies allí presentes se usa el vocablo   “DNA metabarcoding”. Debe existir una traducción al español de este vocablo que sea aceptado por los expertos, pero no estoy seguro tras mis pesquisas. Eso sí la técnica ya no es tan novedosa como recalca el “plumillas” en la nota de prensa. Otra cuestión bien distinta sería llevar a cabo tal análisis para discernir y cuantificar los microrganismos asociados a las raíces, es decir sus rizosferas. Me explico. Conforme a la Wikipedia inglesa, de la que he traducido algunos fragmentos que he dejado bajo, junto al original en inglés, que os aclarará las razones. Con los invertebrados, como señalan los autores de la publicación, albergo dudas, ya que muchas de sus especies aún no han sido debidamente descritas. Pero ese es otro tema, como también, el explicaros mis dudas sobre los códigos de barras genéticos. Se trata de asuntos de nuestra incumbencia que dejaremos en otra ocasión/post.

No cabe duda que poder realizar un mapa sobre la distribución y abundancia de las raíces de especies vegetales distintas en una comunidad resulta ser una línea de investigación muy interesante, ya que puede ofrecernos una valiosísima  panorámica de ese universo invisible que atesoramos bajo nuestros pies, y del que desgraciadamente sabemos tan poco. Eso sí, no alcanzo a entrever, sin que por ello sospeche nada, de cómo se puede cuantificar y visualizar la distribución de las raíces si fuera el caso, ya que hablamos de técnicas genéticas, no de imaginería. Empero hablo de la nota de prensa, que no dice nada al respecto. Si sospecho que, a día de hoy, la instrumentación debe ser lo suficientemente onerosa, es decir poco asequible, como para  poder ser usada por la mayor parte de los equipos de investigación, debido a que interviene una empresa cuyo nombre, hay que buscar en Internet y que incluye, por ejemplo, la siguente frasecita: “Diversity analysis of environmental samples with our DNA metabarcoding service”.  En cualquier caso, si todo lo que en la nota de prensa resulta ser cierto, se trata de un nuevo instrumental  que pudiera ayudar mucho a entender esa biomasa de las plantas que, a día de hoy, apenas podemos vislumbrar.

Os dejo pues con la note de prensa, así como con alguna información sobre las técnicas genéticas empleadas, que he extraído de las Wikipedias en Inglés (algunos fragmentos traduciodos al español-castellano) y Española.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

Suelos Agua, Agricultura, Seguridad Alimentaria, Sequías y Desertificación: Día Mundial del Suelo (5 de diciembre de 2020)

dia-mundial-del-suelo-humedad-y-sequias

Fuente: FAO

El 5 de diciembre de 2020 se celebrará el día mundial del suelo. Se trata de una iniciativa que se celebrará todos los años, como viene siendo costumbre desde 2015. Tanto la FAO (GPS), como la ONU, entre otras instituciones internacionales apoyan tal iniciativa, siendo participes de la misma. El tema escogido para esta celebración resulta ser la biodiversidad del suelo. En consecuencia, vamos a ir mostrándoos una serie de materiales interesantes, que reproduciremos de las páginas Web correspondientes. Sus contenidos son muy didácticos, por los que los reproduciremos íntegramente, o, cuando sea el caso, traduciremos del suajili al español-castellano. No comentaremos nada, para no confundir a los lectores potenciales. Si algún post lo requiriera, cambiaríamos el título el título, añadiendo otros contenidos ajenos indicando la fuente de cada uno. El post de hoy versa sobre la importancia del binomio suelo-agua cuyo estudio resulta ser esencial para la supervivencia de la humanidad. Hoy si hemos cambiado el título original (Los suelos almacenan y filtran agua), Podéis preguntaros porqué reproduzco una noticia como esta. La razón es muy sencilla. Se trata de unos materiales que sirven a los docentes del mundo Latinoamericano (incluyendo España y Portugal), los cuales no suelen estar supervisando en Internet lo que se cuelga en cada Portal y disciplina científica. No se trata  de suplantar, sino de divulgar la importancia de los suelos y en especial su biodiversidad. Y aquí me paro. Veamos la crucial importancia de  las relaciones entre estos dos recursos naturales conforme a la FAO, GSP y ONU.

Espero que sea de utilidad.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Mapa de Secuestro Potencial de Carbono de los Suelos del Mundo (Comienza el proyecto)

globl-soil-carbon-map-2020

globl-soil-carbon-map

Mapa de secuestro Real  del carbono de suelo, el potencial es el objeto de este post como señala la figura Fuente: FAO, GPS.

En 2018, la FAO y GPS lanzaron el primer mapa mundial de secuestro de carbono por los suelos. Fue un primer paso hacia adelante. Sin embargo, padecía de numerosas incertidumbres debido a la diversidad de las fuentes, protocolos analíticos, disparidades en densidad de muestreo, lagunas geográficas sin datos, etc.  Siempre he defendido que el contenido de carbono en los suelos varía rápidamente, ya sea por su manejo, ya por ciertos desastres naturales, etc. En consecuencia, lo que realmente interesa no es una foto fija de lo que en realidad es una película (acción en movimiento). Por lo tanto, este tipo de cartografías, como la de los usos del suelo, por ejemplo, son ilustrativas, pero su validez es efímeras a la hora de hacer uso de ellas tras varios años de su publicación. Del mismo modo, una cuestión es evaluar lo que hay actualmente y otra bien distinta la capacidad de los suelos del mundo para secuestrar carbono bajo diferentes escenarios de usos agrarios, cambios climáticos, nuevos procedimientos de gestión, y la preservación de la naturaleza. Un mapa potencial nos puede informar de cómo, donde y cuando, se puede aumentar el almacenamiento de carbono, en distintos escenarios. En Consecuencia la Alianza mundial del recurso suelo, o GPS, acaba de lanzar un proyecto mucho más ambicioso en todos los sentidos. La Frase que he recogido abajo lo explica casi perfectamente: “Con la publicación de las especificaciones técnicas y las directrices del país, ha comenzado el desarrollo del Mapa de potencial de secuestro de carbono orgánico del suelo global. El GSOCseq simula las existencias de COS durante un período de 20 años en tierras agrícolas y cuantifica el potencial de secuestro. Se trataría de un producto valiosísimo que acabaría con la disparidad de cifras ¿reales?, así como con las predicciones más que dudosas que se extraen, a partir de ellas con modelitos numéricos, muy abundantes en la literatura científica. Reiteramos que se trata de productos de simulación en base a bases de datos deficientes para estos menesteres. Hablamos pues de verdaderos cimientos con vistas a la planificación futura de los usos de suelos sostenibles y el almacenamiento que podría obtenerse a escasa mundial en lo que a la materia orgánica del suelo respecta. Va a llevar su tiempo. Pero está vez merecería la pena. Como decimos en España,  ¡No por mucho madrugar amanece más temprano!. No he encontrado apenas información, por lo que me veo obligado solo comentar esta iniciativa que acaba de comenzar. En la paginas Web que os proporciono abajo podéis seguir su elaboración y posiblemente participar. A fecha de hoy no puedo decir más. Empero como critico más que alabo, esta vez es de rigor aplaudir la iniciativa si se lleva a cabo correctamente. Ya veremos…. El problema,  para los expertos estribará en entender  y elegir protocolos y variables estandarizadas con gran poder predictivo, partiendo de un muestreo sea muy completo y no solo en número de muestras por unidad de área, sino también que incluya todo el perfil del suelo y no exclusivamente ¡los centímetros superficiales! del mismo (problema lamentable que tradicionalmente  arrastramos desde hace decenios y difícil de erradicar). Por ejemplo, la textura del suelo, la naturaleza del material a descomponer/humificar condicionan también fuertemente la capacidad de secuestro de carbono. Y tan solo cito dos variables entre otras. Un muestreo bien hecho pero deficiente en las variables seleccionas nos retrotraería a los modelitos numéricos que solo atinan si la información suministrada es pertinente y suficientemente completa. De no ser así, nuestro gozo en un pozo. Veamos que deciden lo expertos, tanto más cuando su elección se encuentra fuertemente politizada en este tipo de Instituciones Internacionales.

Ver: Boletín de la Alianza Mundial por el Suelo No. 29, 30 de septiembre de 2020.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

La Agricultura Ecológica o Natural y los Policultivos frente a la de los monocultivos Agroindustriales (Interesante Experiencia China).

00-caucho-agricultura-sistentable-hainan-china 

Hainan. Cultivo el caucho monocultivos vs policultivos, Fuente: Imágenes Google

 Interesante noticia la que os mostramos hoy procedente de China y que lleva por titulo al traducirlo del suajili de “La agricultura para obtener beneficios naturales en China”. Ya hemos reiterado y atacado, por activa y por pasiva, los devastadores efectos de la agroindustria sobre el medio ambiente, la biosfera y la propia salud humana. Abajo os dejo una relación de las categorías de nuestro blog en la que ordenamos los post por temáticas. Detallamos las más relacionadas con el asunto que hoy nos preocupa. En general, el orden en las que hemos escogido y enumerado para este post “intentan” mostrároslas  desde las más interesantes a las que menos, es decir de las que defienden la agricultura ecológica y los policultivos, a ser posible bajo foresta natural o cultivo arbolado, hasta aquella en las que denunciábamos los devastadores efectos de la agroindustria basada en el uso abusivo de plaguicidas y fertilizantes: (i) ‘Etnoedafología y Conocimiento Campesino’; ‘Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal’); (iii) ‘Biología y Ecología del Suelo’;  (iv);  ‘Degradación de Suelos: Contaminación’; (v) ‘Degradación de Suelos: Salinización y Acidificación’ (vi) ‘Los Suelos y la Salud’ (vii) ‘Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación ’.

 En este post hemos preferido centrarnos en una buena traducción más que redactar nuevos alegatos, sobre el legado tóxico de las prácticas agrarias de los últimos decenios, que se vendían alevosamente en nombre del progreso y la humanidad. Ya sabéis que en estos menesteres, los chinos no suelen hacer grandes concesiones de cara a la galería: lo que produce bueno, y lo que genera menos beneficios peor. Pues bien en la isla De Hainan, como podréis observar, han realizado interesantes experiencias mostrando la superioridad de la agricultura tradicional y ecológica, respecto a la agroindustrial. Empero también constatan las ventajas económicas que “revisitar el pasado” acarrea.

Os recomiendo una lectura detenida, ya que no tiene desperdicio, aunque los defensores de nuestras tesis conozcamos sobradamente tales bondades, o casi todas. ¿Virarán los chinos hacia una agricultura ecológica?  ¡Ese es ya otro asunto sobre el que no me atrevo a pronunciarme.

 Al final del post os muestro un artículo del que soy coautor. El análisis de diversidad de suelos fue realizado justamente en esta isla, es decir la de Hainan. ¿He estado allí?. Pues aunque me han invitado varias veces, va a ser que no. ¡Mis motivos tenía! De hecho, tardé un par de años en enterarme de que figuraba en tal artículo, ya que me en su día me comentaron que se encontraba redactado en Chino (y creo recordar que también fue así).  ¿Intervine en el análisis de los datos? ¡Pues va a ser que sí y mucho!, ya que algunas figuras incluso resultan ser pantallazos de lo que yo les enseñé aquí en Madrid (con mi PC), a unos edafólogos de la academia sínica de las ciencias que pidieron una beca para que les adiestrara en los principios, fundamentos y programas necesarios. En fin “vaya experiencia”. Ya os contaré detalles algún día. ¡Mama mía!.

Pero no perderos la nota de prensa traducida, que es lo verdaderamente importante.

 Juan José Ibáñez

Continúa…………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Primera evaluación y mapa global del “Recurso Estiércol”

manure-world-soil-map

Fuente: Buscar en Google “manure soil map” los hay de todos los tamaños y colores

 La verdad es que nuestra bitácora comienza a oler mal.  Sin embargo, todo sea en aras de la sustentabilidad y la seguridad alimentaria. Es lógico entender que los jóvenes de las sociedades de la opulencia no entiendan muchas iniciativas y menos aún post como este. Hay que perdonarles, ¡son jóvenes!, y desconocen la historia de las sociedades humanas, incluyendo a las de sus propios países.  En el mundo agrario, el uso del estiércol como abono, ha sido insustituible y una bendición para la nutrición de las plantas y como corolario la humana. Y esta aseveración es válida para cualquier país del mundo hasta no hace muchos decenios. Por lo tanto, taparos la nariz si os molesta, ya que se trata de un recurso natural valioso e históricamente esencial. ¿Huele mal, huele bien?. Existen otros muchos aspectos de las sociedades actuales que huelen peor, son hediondos y putrefactos, pero los aceptamos sin pestañear. Yo ya viví aquellas letrinas caseras en donde nuestros detritus caían en un establo y allí, se mezclaban con otros residuos para formar un compost orgánico más o menos elaborado, según lares y costumbres. El último que observé fue en la Galicia rural , en donde el campesino lo mezclaba con el tojo o toxo con vistas a hacer “la cama del ganado” y de allí al abonado orgánico con que rociaría sus huertos. Si los campesinos actuales reciclaran como se reciclaba antes…… Si en las ciudades siguiéramos con las botellas de vidrio, como antes de que se comercializaran los envases no retornables…. Y si…, Y si…. pues entonces no habríamos alcanzado las cotas de inmundicia y despilfarro global con que hemos “premiado” a la naturaleza (contra-servicios ecosistémicos). Empero un día remplazamos las letrinas (que también se encontraban antaño en el interior de las casas) por los inodoros,  pagando las consecuencias. Tener en cuenta que si las primeras causaron problemas y enfermedades fue fundamentalmente en las ciudades y por falta de un adecuado saneamiento/limpieza.

 El abono orgánico resulta vital para la agricultura, y si siguiéramos ciertas pautas de la agricultura tradicional campesina, los alimentos que consumimos serían más saludables, mientras que los campesinos ahorrarían bastante dinero con vistas a usar unos fertilizantes inorgánicos que contaminan todo, volviéndose finalmente contra nosotros y esa hermosa biosfera que destruimos sin compasión. Nos obligan a reciclar y desechar al modo industrial, gastándonos ingentes sumas de dinero en lugar de emplearlas para otros fines que sí lo necesitarían. El estiércol, resulta ser fundamental también a la hora de mejorar las propiedades físicas del medio edáfico, retención de nutrientes y agua, etc., es decir lo que se denomina calidad del suelo. Empero hemos convertido un recurso preciado en un problema ambiental y sanitario de gran calado, siguiendo las enseñanzas de la agricultura industrial. ¿Existe modo más lamentable de proceder?. Por favor recordar la tragedia de Londres conocida por “El Gran Hedor”, fruto de abandonar la aplicación de los detritus humanos en agricultura y ganadería. El mundo al revés.  

Así pues, la noticia que os ofrecemos hoy no resulta ser baladí, y menos aún las conclusiones que eran las únicas que cabría esperar. No se trata tanto de una genialidad como de un recordatorio e incitación a la acción. Los autores defienden que, dada la apremiante necesidad de este elemento, indispensable en la nutrición vegetal, reutilicemos el que excretamos, so pena de que finalmente sea un grave problema para la mantenimiento de la humanidad.   Ya os explicamos este candente asunto en nuestro post: “El Fósforo de los Suelos: Una Amenaza para la Producción Alimentaria Global”. Al fin y al cabo, ¿Qué es guano o nitrato de Chile?.

 Las heces del ganado y ser humano son ricas en fósforo y un excelente abonado orgánico. ¿Qué nos dice su mapa de distribución global?. Conforme a los autores: “(…) reciclar estiércol animal por su contenido de fósforo (…) el primer mapa del mundo de este recurso poco apreciado (…) muestra que la mayoría del estiércol se encuentra exactamente donde lo necesitan los agricultores, en sus propios patios traseros”. Es decir la cartografía identifica que las grandes reservas se encuentran donde debían estar: en los lares en donde abundan las cabañas ganaderas, donde vertimos las aguas residuales, y más aún bajo ese tipo de ganadería industrial en donde el ganado estante se cría abirragadamente en condiciones nauseabundas.  Obviamente también en donde ubicamos nuestros residuos urbanos. Efectivamente, al ladito de donde se necesitan en muchas circunstancias. Finalmente los autores señalan que: “utilizando datos sobre la densidad del ganado, calculando después la cantidad anual de fósforo excretado por el ganado vacuno, cerdos pollos, ovejas y cabras a nivel mundial, obtenido la importate cifra de 130.000 kilogramos por kilómetro cuadrado (Varios cálculos estiman que la producción global total oscila entre 15 millones y 20 millones de toneladas métricas por año) (…) encontraron “puntos calientes”, áreas en las que el fósforo a base de estiércol está ampliamente disponible, pero infrautilizado, en todos los continentes, excepto en la Antártida. Como era de esperar, muchos de tales puntos calientes se encuentran próximos a las comunidades agrícolas y deltas de ríos donde abunda la escorrentía agrícola”. Y no digo más ya que el artículo es interesante y atesora otros datos de interés, como el de la estruvita. Abajo os lo he traducido.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…….

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , ,