‘Biología y Ecología del Suelo’

Restauración del suelo en áreas quemadas efectos del fuego sobre la calidad, estabilidad y diversidad del humus

 humus-gonzalo-nota-de-prensa

Foto: Gonzalo Almendros

Hoy os vamos a exponer una noticia sobre la bioquímica del humus en áreas que han sido pasto de los incendios forestales. El entrevistado resulta ser mi más que entrañable amigo y compañero Gonzalo Almendros. Gonzalo entro unos meses antes que yo al CSIC, aunque si recuerdo bien, el mismo año. Pronto nos presentaron, hablamos y nos pusimos a llevar a cabo investigaciones conjuntas durante varios años, pronto en compañía de la también entrañable amiga María del Carmen Lobo Bedmar (actualmente investigadora de la Comunidad de Madrid). Los tres trabajabamos en los laboratorios que comendaban Eloy Dorado y Alfredo Polo. Empero el Dr. humus (como le suelo llamar), Carmen y yo indagábamos libremente, publicando bastante para aquella época. Una de las líneas de investigación concernía al efecto del fuego sobre la materia orgánica del suelo. Eloy había discutido con personal del proyecto de investigación en el que participaba. Habló con nosotros, ofreció una ínfima financiación  sobrante de otros menesteres para que demostraramos a los antiguos “socios de la aventura truncada” de lo que éramos capaces. Y así comenzaron a salir artículos de investigación que fueron pioneros en su época y que aun hoy son de los más leídos en mi Researchgate). Luego yo cambié de línea de investigación y Carmen aprobó una oposición en la CAM. Mi vida ha dado muchas vueltas. Sin embargo cuando me incorporé de nuevo al CSIC en Madrid, lo hice al MNCN. Años atrás estábamos ubicados en el CCMA (y aun antes en el extinto Instituto Nacional de Edafología y Agrobiología), empero este Centro fue abducido por el MNCN junto a su edificio. En resumen,  me dieron un despacho, justo enfrente de aquel joven investigador con el que comencé a jugar en ciencia hace más de cuarenta años. Más aun, el espacio correspondía a un antiguo laboratorio en el que realizé gran parte de mi tesis doctoral. Esto si que es un  círculo vicioso o virtuoso, según se mire. Y allí nos encontramos de nuevo, tan amigos y parlanchines como antes y en el mismo lugar medido por GPS.

Gonzalo Almendros ha publicado una enorme cantidad de valiosas publicaciones sobre la bioquímica del humus, entre las cuales la mentada hoy es una más. El Dr. Humus es una persona humilde, tímida, trabajadora hasta la extenuación (a mí me agotaba) y es reconocido por la calidad de sus publicaciones mundialmente (ver el researchgate enlazado a su nombre y observar el número de citaciones recibidas). Empero eso de salir en los medios de comunicación, ostentar cargos, e incluso ir a congresos, no es lo suyo; le quita tiempo. Le pagan para investigar y a ello se dedica casi las 24 horas al día, ni más ni menos. Con mi/su edad más o menos y cansado de publicar, gran parte del tiempo lo dedica ahora a colaborar y adiestrar a jóvenes investigadores, sin más. Es decir a formar a jóvenes investigadores, sin pedir nada a cambio. Ojalá todos fueran como él. Y hoy nos habla del humus. Como siempre, desde la humildad,  sin aspavientos, sin autobombos. Lo bueno, claro y breve tres veces bueno. Por lo que os dejo la noticia tal cual, sin más, y que lleva por título:  Los procesos de restauración del suelo quemado no logran recuperar a corto plazo su composición original. Como podréis observar, el efecto del fuego transforma la materia orgánica y aumenta su diversidad de sustancias húmicas, lo cual no es tan negativo como alguno piensan, por cuanto el humus resistente a la degradación microbiana durante largo tiempo, secuestra carbono más establemente (acordaros del biochar, biocarbones, etc.). Pero seguir leyendo la nota de prensa……

 Gonzalo  ya regresa al CSIC mientras yo siguo confinado por el COVID debudi a mis reacciones a muchísimos medicamentos, pero hablamos por teléfono y nos enviamos mails gastándonos bromas y opiniones, cuando no pidiéndonos favores (sobre todo yo, que soy un inútil). ¡Va por ti maestro!. Te dedicas a aquello por lo que te pagamos los ciudadanos y dejas para otras mentes más codiciosas y arrogantes, aunque menos lúcidas, lo de salir en la foto y exclamar bochornosamente ¡soy el mejor!. Un científico con mayúsculas que ha creado escuela en España y allende de nuestras fronteras.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Las Raíces y su exploración con drones mediante IA (Inteligencia Artificial)

raices-y-u-esxploracion-desde-drones-con-ia

Estudio de las raíces de las plantas mediante, observación, drones, IA, Inteligencia Artificial.

No suelo escribir sobre el lanzamiento de nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura y el suelo por varias razonesUna de ellas estriba que, ante el auge de la tecnociencia y su descarada auto-propaganda, ¡nada es verdad ni es mentira, todo depende de quien lo diga! Del mismo modo, la mayor parte del surgimiento de nuevas tecnologías, publicitadas a “bombo y platillo” en los medios de comunicación, pasan pronto al limbo del olvido por no cumplir sus expectativas. Finalmente, muchas de ellas son onerosas, al menos en sus inicios, demandando de paso conocimientos técnico e instrumentales sofisticados, por lo que la inmensa mayoría de los campesinos no pueden hacer uso de las mismas, a no ser que sean adquiridas por servicio de extensión agraria gubernamentales o grandes cooperativas. Pero hoy haremos una excepción, por cuanto la noticia me ha llamado la atención y puede incluso que termine siendo muy útil en la investigación sobre crecimiento de las raíces de las plantas “en general”.  Se trata de un prototipo, por lo que el tiempo dictará sentencia acerca de su eficiencia.

La nota de prensa y un artículo en acceso abierto nos informan que con el uso de drones e Inteligencia artificial, quizás, “algún día” podemos conocer en tiempo real (o casi) el estado de las raíces de las plantas y sus necesidades del suelo en un momento dado (agua, fertilizantes y bla, bla, bla.).

Reitero que, cuando leáis esta noticia, tengáis todo ello presente. Ojalá cumpla sus expectativas, pero de momento es “un sueño, y los sueños, sueños son”. Empero no debemos hacernos ilusiones. Son muchas, demasiadas, las nuevas instrumentaciones que se lanzan así, y luego son abducidas al más allá. Todo ello me recuerda al caso del cáncer. Desde antes de que surgieran los ordenadores, han sido publicitados miles de fármacos que podían curar tal o cual carcinoma, pero luego, en la práctica, tan solo unos pocos terminan siendo útil para la humanidad.  Hoy será breve. Abajo tenéis la noticia traducida al español-castellano y el enlace para bajaros el artículo original.

Juan José

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Emisiones de CO2 de los lechos pedregosos de los Ouadi y Ramblas y cauces efímeros en los ambientes desérticos, Áridos y Semiáridos.

lechos-pedregosos-ouadi-ramblas

Lechos pedregosos de los Uadi, Ramblas y cauces efímeros. Fotos Juan José Ibáñez

Si realmente existen lugares en las tierras emergidas del planeta en las que podamos constatar con contundencia la presencia de un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”, son precisamente los suelos desérticos.  En apariencia desoladora en cuanto a la vida, resulta que bajo su superficie medra de forma maravillosa. Sus suelos, tanto como la dinámica hídrica, resulta ser compleja y muy poco conocida. Del mismo modo, la biomasa subterránea tiende a ser ostensiblemente mayor bajo el suelo que la que podemos observar con nuestros pies sobre él. La vida es vida y en condiciones aeróbicas “respira”, aunque creamos que ahí abajo no debe haber nada. Aún tenemos mucho que aprender. Y hoy os lo voy a mostrar, en la medida de lo posible.

La noticia que os ofrecemos en este post da cuenta de un hecho poco conocido, aunque nosotros, y algún colega más, lo habíamos estudiado previamente desde otro punto de vista. Eso sí, podemos aseverar que sus ¿espectaculares? hallazgos son los únicos que cabría esperar. ¡No podía ser de otro modo! Pero como los cazadores de C02 se molestan mucho más en publicar que en documentarse, a mezclar datos de varios y dispares proyectos y elaborar publicaciones tuti fruti o pastiche, con decenas de autores, haciendo parecer que se trata de grandes iniciativas, cuando en realidad son meros cruces de datos, no se suelen enterarse de nada que no sea CO2, y menos aun cuando no tan siquiera suelen participaar edafólogos. En las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado, las revistas científicas, y más aún las de tipo Naure, rechazaban los trabajos con más de unos pocos autores, exigiendo una gran tijera en la autoría para publicar los contenidos de los manuscritos.  Pero hablamos de la era de la ciencia, que no de la desdichada Tecnociencia que padecemos.

Ya hablamos en profundidad a cerca de este asunto en un post presente, sin mentar el CO2: “Los Suelos de los Lechos Fluviales: Las Ramblas y los Uadi y su Biodiversidad de Plantas Vasculares”. Aprovecho para recordar que en esta bitácora se han editado algunos centenares de post, almacenados en la categoría ‘Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación’.

En el post previamente aludido, explicamos la problemática para un caso concreto, aunque os dará pistas acerca de lo que realmente ocurre. Del mismo modo, durante cuatro años investigué sobre el tema, por lo más adelante os mostraré las publicaciones científicas a la que dieron lugar aquellas indagaciones. Por otro lado os dejo una relación no exhaustiva de aquellos post relacionados con los suelos hídricos y humedales y esta monografía: Flora de los ríos, ramblas y humedales del sureste Ibérico y esta otra. Pero a lo que vamos (…..).

En base a esos datos de tan variadas fuentes (algún día os hablaré de este tipo de publicaciones, “aparentemente muy serias) los autores llegan a la conclusión de que las emisiones de CO2 de las zonas áridas y semiáridas se encuentra muy subestimadas, por lo que deberían ser consideradas en las simulaciones, etc. sobre el cambio climático.  Pobre bagaje para tantos esfuerzo, medios, instrumentación e número de investigadores. Parece ser que no deben dar más de sí a falta de saber (o al menos se esmeran en aparentarlo) lo que realmente es un suelo. En donde detectan grandes emisiones resulta ser los lechos gravosos de cauces secos, y sea durante el estío, ya a lo largo de varios años, como ocurre en los genuinos desiertos antes de que vuelva a diluviar. Empero no son sedimentos, sino suelos genuinos. Un investigador de la UCM dijo ya hace muchos años que se trataba de un hábitat nuevo no explorado, cuyo sustratos o sedimentos contenían fauna edáfica, es decir algún tipo de suelo que no de los representativos de los cauces fluviales típicos. Años después, otros científicos del MNCN y otros organismos llegaron con mejor instrumental a las mismas conclusiones, empero se atribuyeron el mérito sin citar al profesor de la UCM, comenzando una polémica de la que prefiero no hablar. Yo ya había comenzado de modo paralelo, mis indagaciones sobre las relaciones entre suelos y vegetación en zonas áridas, gracias al material que me proporcionó mi entrañable amigo y edafólogo, Cecilio Oyonarte, de la Universidad de Almería. La provincia de Almería (Andalucía, España) alberga la zona más árida de Europa occidental, tratándose desde un punto de vista técnico de un genuino desierto. Entre otras apasionantes conclusiones, no llegaba a entender como justamente en ese “punto supercaliente” (Desierto de tabernas), podían albergarse casi el 50% de las comunidades vegetales ligadas a suelos encharcados (comunidades higrófilas), cuando aquel tórrido, aunque hermoso paisaje, parecía demostrar, sin duda alguna, todo lo contrario. ¡Falsa impresión!. ¿Qué ocurría allí? No tuve más remedio que volver acompañado de otro experto en flora, Juan Pedro Zaballos del Jardín Botánico de la Universidad de Alcalá de Henares.  En Almería Cecilio y yo nos reunimos con Javier Cabello, botánico también, fitosociólogo, y compañero de la Universidad de Cecilio. Al día siguiente se nos unió el entrañable José Luís González Rebollar bioclimatólogo y botánico. Ya en el campo les expliqué mis tribulaciones. José Luís me llevó a una Rambla o Oadi, muy cerca de donde comenzó a encumbrarse la carrera del actor y director  Clint Eastwood, con los numerosos “sphaguetti Western” que allí e rodaron. Y sí me deslicé hacia una rambla, aparentemente seca, recorriéndola no más de 1 kilómetro. Tras un recodo por el lecho fluvial, topé con una zona densa que albergaba pastos verdes, cuando de pronto, deambulando en el lecho pedregoso” observé que brotaba un manantial, el agua corría, súbitamente se encharcaba para luego volver a correr y ser abducida en el propio lecho. Al seguir mi andadura, tras oro recodo del río, volvía a aparecer el más que árido desierto. Una gran variedad de microambientes daba lugar a pequeños mosaicos de vegetación ricos en especies y muy contratados fisionómica y florísticamente. ¡Era cierto! No explicaré aquí las causas, pero sí que su origen procedía de una tectónicas activa con roturas jalonadas de los freáticos. Empero volví a leer relatos semejantes en otros lares del planeta. La vida bulle allí aunque aún resulta prematuro ni promediar estimas ni generalizar con contundencia. Debemos tener presente que el clima, y por tanto las precipitaciones en los ambientes áridos varían de una forma brutal. No se puede encontrar lo mismo tras lluvias que aparecen en medio de decenios en los que apenas caen unas gotas, al menos en ciertos enclaves de Tabernas y otros desiertos.   Es decir, la variabilidad en el régimen pluvial deviene en que o se toman medidas durante muchos, pero que muchos años, cuando no decenios, o resulta imposible obtener estimas dinas de ser consideradas científicamente.

Sin embargo tampoco debemos olvidar que bajo los suelos desérticos pueden o no existir capas freáticas hasta las que logran penetrar las plantas adaptadas con raíces que superan la decena de metros. Donde hay agua hay vida y por tanto se emite C02, pero a pulsos, no de forma continua, excepto en aquellos puntos en los que afloran los manantiales de la capa litológica que albergaba o enterraba el susodicho nivel freático, también fluctuante.  Empero ya que hablamos de CO2 y los hombres y mujeres de poca fe pensarán que me he desviado del tema, aunque no es así, os narraré una historia que me mentó Cecilio, sobre las emisiones de Co2 en Almería, cerca de Cabo de Gata en donde ubicaron instrumental sofisticado con vistas a cuantificar las emisiones de este gas de invernadero.

Paro hablando de sedimentos, en la nota de prensa puede leerse: “A más sustrato disponible, más materia orgánica en el suelo, y cuanto más favorables sean las condiciones como la temperatura y la humedad del sedimento, más activos estarán, liberando una mayor cantidad de dióxido de carbono (..) los investigadores concluyeron que los factores responsables de la liberación de dióxido de carbono son esencialmente los mismos en todo el mundo. “La interacción de las condiciones locales como la temperatura, la humedad y el contenido de materia orgánica de los sedimentos es crucial, y tiene una mayor influencia que las condiciones climáticas regionales” (…). Por supuesto, cuando más espeso es un suelo, es decir más profundo, tanto más carbono “edáfico” albergará, debido a la actividad biológica de la vegetación, así como del mayor número de organismos que componen la microflora y microfauna edáfica.  Se trata de una conclusión a la que llegaría un estudiante tras cursar su primer curso de edafología. ¿Novedad?. ¡Mejor no digo nada!.  Dado que en estos cauces no curre mucha agua (atrde mal uy nunca), con la salvedad de las riadas e inundaciones tras imponentes tormentas que acecen por horas o pocos días, a menudo, después de muchos años o decenios de sequía, sospecho que los autores del estudio deben contemplarlos, no como redes por donde de vez en cuando corre el agua, sino como tenebrosas redes de emisiones de gases con efecto de invernadero. ¡Jesús!. ¡Solo se ve lo que se sabe!.

La Pedo-flatulencia árida y semiárida.

Meses antes…….

Ya sabéis que edafodiversidad en castellano se traduce al Suajili por pedodiversidad, y al menos en España tal vocablo resulta ser escatológico, generando las carcajadas del personal. Y si hablamos de emisión de gases……

Meses antes de mi encuentro con Cecilio, había asistido a un Congreso de Fractales en donde en una de las conferenciantes se ofrecía resultados justamente de esas parcelas y otras. Hablamos más o menos de Cabo de Gata (Almería, España). Conforme a la cnferenciante aludida, se habían estimado las emisiones de cantidades anormales de Co2. Extrañado le pregunté de donde procedía tanto Co2. A lo que me contestó que ellos sospechaban de los sustratos geológicos profundos (Cabo de Gata resulta ser un antiguo volcán submarino emergido, coronado por una capa o estrato de origen margas de coralino). Debido a que su respuesta me extrañó mucho, le volví a replicar: ¿Por qué no de los carbonatos del suelo?. La respuesta de la interpelada me dejó atónito: “Es que las calizas son muy duras como para alterarse tanto en poco tiempo. Y ahí cerré la boca so pena que se montara un lio mayúsculo. Ella no tenía ni idea de lo que era un suelo, como también me temo que los autores del estudio de la nota de prensa que os muestro abajo. No es el momento de discutir sobre los carbonatos, pero, por ejemplo, ¿sabéis lo que son los pseudomicelios de carbonatos?. Se alteran emitiendo CO2 con extrema facilidad. En fin….

Le comenté este episodio a Cecilio, se río mucho y me espetó algo así “Lo que si hemos observado en esas parcelas  son súbitas, breves pero virulentas emisiones de Co2. Y continuó con una frase más o menos de la siguiente guisa:…..” tras rachas de viento fuertes que parecen expulsar CO2 del suelo al llegar el aire”. Tengo una conjetura sobre este asunto, pero me la reservo por falta de evidencias.

Cecilio te burlas de la edafodiversidad, pero investigas la pedoflatulencia: jajajaja, reímos con ganas durante algún tiempo. Pues bien,  eso se trata de una investigación sobre pedoflatulencia, aunque los autores lo ignoren. ¿¿??.

En fin…. “solo se ve lo que se sabe”. Y sabemos muy pero que muy poco, para hacer avaluaciones, “espacializarlas” en todas las condiciones y tipos de ambientes de Gaia, incluyendo las aguas freáticas, frecuencia de las lluvias que dan lugar a estos fenómenos,  etc. etc. Hay tantos papers de esta guisa que siento pena, y eso que han intervenido decenas de cabezas pensantes.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

¿Cuál es la Extensión de las áreas Prístinas en el Planeta? (¿Y la de las tierras poco alteradas?)

 tierra-casi-intacta

¿Tierra Casi Intacta? Foto: Colaje Imágenes Google

Ofrezcnles a algunos investigadores, unos aparatitos o sus productos (en este caso satelitales), un foro internacional, ignorancia sobre la realidad que nos apabulla, desconocimiento del pasado, y un cerebro casi plano y ¡zas” artículo científico publicado. Eso sí, debe ser muy optimista y hablar del tema de moda, léase  covid-19 en el periodo en el que redacto este post. Esta no es ciencia, sino tecnociencia, una actividad bastante más oscura y procelosa, pero beneficiosa para mentes ignotas pero deseosas de fama y gloria.

La Noticia sobre la que vamos a hablar hoy lleva por título “Half the earth relatively intact from global human influence”, que traducido del suajili al español castellano nos vendría a decir: La mitad de la tierra relativamente intacta de la influencia humana global”. Pero recordemos ue acerca de este tema ya hemos discutido en nuestra bitácora: “¿Cuál es la Extensión de las áreas Prístinas que aún persisten en el Planeta?. Ya comentamos que padecemos de un profundo desconocimiento sobre el tema, pero conforme nos adentramos en la indagación de nuestros orígenes y los paleo-paisajes en donde vivían, al parecer  el ser humano ha llegado a habitar en paisajes que, tan solo algunos años atrás, ni concebiríamos, como aquellos denominados bosques ecuatoriales prístinos, que no lo fueron durante miles de años (por ejemplo el Amazonia). Tampoco las paradisiacas islas del pacífico que, aunque estén deshabitadas desde tiempos inmemoriales, fueron arrasadas por indígenas humanos hace decenas de miles de años, según las narraciones de muchos arqueólogos, algunos de los cuales también trabajaron para National Geographic, al igual que algunos autores del estudio que os mostramos hoy.

¿Y qué decir la de las tierras poco alteradas o relativamente intacta?. Los autores deberían clarificar el significado de “poco” en este contexto. Una cuestión es lo que vemos y otra bien distinta su historia.

Los autores nos señalan que “Aproximadamente la mitad de la tierra sin hielo de la Tierra permanece sin una influencia humana significativa”. Efectivamente desiertos (Aridisoles) actualmente inhóspitos (a menudo poblados por civilizaciones en el pasado, por cuanto los climas siempre han ido cambiando en el devenir del tiempo), tundras circumpolares sobre suelos de permafrost (Gelisoles o Criosoles), glaciares, paredes verticales en las montañas, alguna que otra zona pantanosa (Histosoles y Gleysoles), y poco más. Actualmente estas regiones serían imposibles de usar para fines agrícolas, y por tal razón no se encuentran antrópicamente muy perturbadas. Quizás en casos muy concretos y apelando al uso de una formidable tecnología, puedan rendir algo en el futuro. Empero actualmente, su contribución al bienestar humano, materialmente entendido, sería escasamente significativa. No albergo dudas de que a escala global desempeñen un papel importante para la biosfera como que reporten los susodichos servicios ecosistémicos, empero se trata de los fragmentos más inhóspitos para la vida y el hombre, atesorando una biodiversidad muy moderada  y sesgada por sus respectivas idiosincrasias. Abajo en la noticia aparece el contexto (preservación de la biodiversidad) de este trabajo, iniciativa de la FAO en la que también participa este bloguero. Seguidamente los autores afirman que:

Aproximadamente el 15 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra y el 10 por ciento de los océanos están actualmente protegidos de alguna forma. Sin embargo, liderados por organizaciones que incluyen Nature Needs Half y Half-Earth Project, ha habido llamamientos globales para que los gobiernos se comprometan a proteger el 30 por ciento de la tierra y el agua para 2030 y el 50 por ciento para 2050.

Miren ustedes, las Instituciones Internacionales avalan, acuerdan y firman convenios que a la postre se cumplen tarde o mal o nunca. Pero aún queda por resolver el debate más espinoso, que en el futuro trataremos en profundidad. Nos referimos más concretamente a las figuras legislativas que conciernen a la protección de la naturaleza. En aras de la brevedad nos ceñiremos a las tierras emergidas, aunque no sean más importantes que las oceánicas o glaciares desde el punto de vista de la biodiversidad y protección de la naturaleza. Si realmente tenemos un 15% de la supetficie protegida y deseamos alcanzar la descabellada cifra del 50%, ¿Qué debe hacerse?. ¿Devolvemos a la naturaleza un 35% de la superficie bajo el imperio del hombre. ¿Y la producción de alimentos? ¿Y el espacio para una sociedad ya superpoblada?.  Hoy por hoy, sin un cambio radical y revolucionario, de la sociedad y sistema económico en el que nos encontramos inmersos, incluyendo guerras, nacionalismos, etc., se trata de una ¡misión imposible!.  ¡Pura demagogia!.

Pero démonos un respiro en el presente y afrontemos nuestras míseras realidades: Cuando uno lee la prensa especializada sobre parques naturales, reservas de la biosfera, y un largo etc., se percatará que la cantidad de atrocidades que se llevan a cabo por uno u otro motivo en el seno de muchas de ellas son descomunales. Del mismo modo, una figura legal que creamos hoy puede  deshacerse mañana.

En el mundo actual, una considerable parte de las áreas protegidas lo son por intereses económicos, ya que atraen turismo y cierta riqueza. De haber sido más rentables para ciertos sectores económicos…. Empero ni las que actualmente existen, incluso las más emblemáticas, se encuentran libres de riesgos y estragos. El  único bosque ¿cuasi?-primigenio de Europa, que se encuentra en Polonia, la selva amazónica, et., etc., están seriamente amenazados(as) y en parte destrozados. Tan solo son necesarios dos dirigentes sin escrúpulos para desmantelar enormes y/o valiosas joyas de la naturaleza.

Lo dicho, desde el despacho y con los sensores remotos si puedan elaborar artículos insustanciales, vacíos de cualquier contenido profundo. En la nota de prensa uno de los autores dice que aun “se siente optimista” con lo que el futuro nos depara. Francamente, no sé si se trata de una criatura tras leerle su madre un cuento, ya que la realidad es tozuda y rotunda.  Lean la prensa, por favor.

Cuanta estupidez se publica hoy en día.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

El guano de los Pingüinos y sus poderes analgésicos y lúdicos (Suelos Ornitogenéticos)

pinguinos-guano-gas-de-la-risa

Fuente. Colaje imágenes Google.

“Los investigadores se vuelven locos por la caca de pingüino antártico” ¿¿??.

¡Pues va a que no!. No es una ocurrencia mía, sino el titular de la nota de prensa de Terra daily que os reproducimos abajo, traducida al español castellano. Ahora resulta que los suelos ornitogenéticos atesoran poderes analgésicos, terapéuticos o al contrario, ¡según se mire o lea la noticia!, y se busque en Internet.  Eso sí, todo ello tras ser transformado en los suelos, ya que según la noticia: “Las heces de los pingüinos liberan nitrógeno en el suelo y las bacterias del suelo y luego lo convierten en óxido nitroso, un gas de efecto invernadero”. Ya sabéis que en donde instalan colonias, se agrupan ingentes cantidades de ellos, así como de sus nidos y excrementos. Se trata de el gas de la risa. Pero también sirven como drogas de “última generación”, ya que según esta noticia extraída de Internet: “El óxido nitroso, popularmente conocido como gas de la risa, se ha convertido en los últimos años en una de las drogas lúdicas más populares en clubes, discotecas y fiestas privadas de Europa. … Esta secuela se debe a que el óxido nitroso bloquea la acción de la vitamina B12”. Y todo porque estos excrementos, también denominados guano, desprenden cantidades muy considerables de óxido nitroso. Al margen de ser un gas con potente efecto de invernadero, a la par que un fabuloso fertilizante, puede ser utilizado como analgésico y también como droga en discotecas y fiestas. ¡Mal asunto!. Veamos de que hablo en “titulares: “¿El gas de la risa es malo para la salud?, El gas de la risa, la droga que te tumba, reaparece en España, Óxido nitroso: La droga de la risa que no hace gracia en…, Óxido nitroso, la nueva droga: así funciona el ‘gas de la risa’. Tremendo la cantidad de usos que se le puede der a unos excrementos que forman suelos, y algunas de ellas muy lucrativas. ¿Razón?. Como veréis la dieta de los pingüinos, es rica en marisco. ¡No se puede ser rico!, te cobran, al menos en España, un dineral por consumirla en los restaurantes y encima muerto de risa, sales del mismo sonriendo tras dejar un millón de Euros al camarero. Eso sí, cuidado, ya que os puede pasar lo que a estos científicos y terminar con una resaca impresionante tras la juerga. Y cuidado a los jóvenes de LA que vivan en las costas cerca de las colonias mentadas, al margen de sus dudosos efectos “beneficiosos” el marisco últimamente está muy contaminado y os puede sentar fatal. También altera la vitamina B12, enormemente importate para la salud humana. Ver por ejemplo esta frase extraída de Wikipedia: “óxido nitroso es muy insoluble en sangre y otros tejidos, proveyendo de una inducción rápida de la anestesia y a la vez, rápida recuperación después de suspender el suministro. Es casi completamente eliminado por los pulmones, con una mínima difusión a través de la piel. No se biotransforma. Este gas quizás sea desintegrado por la interacción con la vitamina B12, presente en las bacterias intestinales. Esto resulta en una disminución en la síntesis de metionina, originando signos de deficiencia de vitamina B12 (anemia megaloblástica, neuropatía periférica) al utilizar óxido nitroso durante bastante tiempo. Por esa razón no se utiliza como analgésico a largo plazo o como sedante en situaciones de cuidado intensivo”. Adelantemos tan solo la siguiente frase extraída de la nota de prensa traducida: “El óxido nitroso se explica por la dieta de los pingüinos de kril y pescado, que contiene altos niveles de nitrógeno (….) Las heces de los pingüinos liberan nitrógeno en el suelo y las bacterias del suelo y luego lo convierten en óxido nitroso, un gas de efecto invernadero.

Os dejo ques con esta noticia bque es como para partirse de risa, aunque no tanto…

PD. En vista que esta noticia ha causado la hilaridad en el mundillo periodístico, ha sido traducida por numerosos rotativos de prensa, cuyos “plumillas” podían estar con un globo en la boca. ¿¿??

¿Qué es el gas de la risa, la droga que se inhala en un globo … pero…… El gas de la risa es una moda que perjudica la salud.

 Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Geotropismo, gravitropismo: En los albores del nacimiento de los suelos “modernos”

gerotropismo-gravitropismo

Tropismo: Fuente: Grezzi

El crecimiento de las plantas se encuentra condicionado por la búsqueda de los elementos esenciales para su desarrollo, mediando la fuerza de la gravedad. Mientras las partes aéreas lo hacen rehuyendo su efecto, lo contrario puede decirse de las raíces. ¿Lógico no? La fotosíntesis demanda luz  mientras que los sistemas radicales agua y nutrientes. Por eso suele hablarse de geotropismo negativo en los órganos verdes y positivo en los de anclaje al suelo. Geotropismo era el término que yo recordaba aunque ahora también se usa el de gravitropismo.

Nadie interesado en el mundo de los suelos dudará que sin la tarea mecánica y biogeoquímica de las raíces los suelos serían mucho más someros, es decir muy poco profundos, a la par que geoquímicamente pobres (nutrientes). El trabajo de los sistemas radiculares en lo concerniente a la alteración biogeoquímica de rocas y minerales, es formidable, incrementado su superficie efectiva y permitiendo que las plantas superiores  puedan explorar un área enormemente más extensa a la caza de nutrimentos, favoreciendo el desarrollo de la vida sobre la tierra emergida. ¿Cuándo el geotropismo surgió en la historia de la Tierra?. Esta es justamente la pregunta a la que intenta responder el estudio que ha dado lugar a la nota de prensa que os mostramos en este post. No obstante, la respuesta es trivial, aunque bien está ir intentando corroborar hechos ya asumidos (pero no exahustivamente corroborados) en la literatura científica, aunque en esta caso……   La investigación original incide en los mecanismos biológicos que tuvieron que desarrollar las plantas, y aunque estos no sean de especial interés para los contenidos de nuestro blog, el texto sí aporta de paso información relevante.

Ya hablamos en nuestra entrega: “La invasión de la tierra emergida por las plantas (musgos y hepáticas) generó la atmósfera actual rica en oxígeno y los primeros suelos o protosuelosde lo acaecido con los taxones más primitivos del reino vegetal terrestre/emergido. Esas conclusiones siguen en pie, por cuanto se trata de taxones cuyos sistemas radiculares son someros, y arcaicos y sin apenas geotropismo, ya que serían preferentemente como un mero anclaje. Empero tal hecho no significa que también poseen acciones biogeoquímicas sobre las rocas que así liberan nutrientes en los escasísimos centímetros de contacto. Fueron pues las plantas superiores, como coníferas y angiospermas, en las que la evolución dio lugar a un fuerte geotropismo negativo. ¿Cuando acaeció tal hecho?. Al parecer hará unos 350 millones de años, en la era Paleozoica y aproximadamente en la transición entre el devónico y el carbonífero. Será pues durante este último cuando los suelos y la edafosfera en general comenzarán a parecerse a las actuales, realizando las mentadas funciones del suelo.  No os olvidéis tampoco del hidrotropismo, que, como su nombre indica, tiene como misión la detección de agua….

Eso sí, adelanto la frase que más me ha impactado de la noticia y que he suscrito desde hace decenios: “”La naturaleza es mucho más inteligente que nosotros

Os dejo ya con la nota de prensa original y su traducción al español-castellano. Tener en cuenta que los enlaces para entender ciertos términos los he colocado exclusivamente por motivos divulgativos, no apareciendo, obviamente en la nota de prensa en Suajili.

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Joseph Alfred Zinck In memorian: Fundador de la Geopedología moderna y mucho más

alfred-zink-in-memorian

Aclaraciones del Dr. Alfred Zinck subido a Youtube por Carlos Enrique Castro Méndez. El doctor Alfred Zinck se reencuentra con funcionarios del IGAC en Colombia luego de 26 años de ausencia y contesta preguntas de nuevas figuras del levantamiento de suelos. Allfred Zinck en medio, acompañado de Cecilio Oyonarte (izda,) y otro compañero de la Univ. De Almería. Foto: cedida por C. Oyonarte. Fuente: Suelos y Fisiografía: La Perspectiva de Alfred Zinck (Monografía de Libre Acceso en Internet)

Joseph Alfred Zinck: amor por Latinoamérica.

Pocos meses después de terminar mi tesis doctoral, allá por el verano de 1986, me encontraba en Hamburgo durante un Congreso Mundial del Suelo. Platicando con mi entrañable colega y amigo Juan Gallardo Díaz, él se paró y observó a otro asistente, comentándome: “mira ese tipo de ahí se llama Alfredo, es francés, muy buen edafólogo y habla español perfectamente: ¿te lo presento? Asentí con la cabeza dirigiéndonos hacia él. Afablemente, Alfredo saludó a Juan y después a mí. Comenzamos a charlar durante un buen rato. Inmediatamente me percaté que sus ideas y las mías se encontraban en resonancia, si bien yo era un reciente “posdoc” y él ya un maduro y veterano edafólogo, archiconocido en Latinoamérica.  Hablaba con amabilidad un perfecto español, pero con un fuerte acento francés al que, en mi opinión, no renunció durante su vida para que los demás reconociéramos su procedencia. Posteriormente me fue narrando también su historia personal, nacimiento, viaje a Latinoamérica, asentamiento en Venezuela, reciclado en una afamada Universidad de EE.UU y finalmente su reciente regreso Europa, por cuanto el clima social en Venezuela, patria de su esposa y en donde nacieron sus hijos, comenzaba a inquietarle. Yo le pregunté: ¿Y entonces que haces ahora?. Respuesta sin cortapisas: “Estoy en paro, no tengo trabajo. Me presento pronto a una plaza como responsable del servicio de suelos del ITC o algo así”. Le pregunte quien iba a ser su contrincante más duro. Me espetó su nombre y pensé “ufffff ese tipo tiene un CV enorme”. A la par yo le iba contando mi trayectoria y situación. Una vez terminada la Tesis, tenía que pedir una beca posdoctoral y si no me la daban al paro, es decir a buscar trabajo. La única diferencia estribaba en las edades. Alfred era 17 años mayor que yo. Cierto es que yo también me presentaba a una oposición para incorporarme al staff del CSIC, pero apenas tenía posibilidades ya que era muy joven, inmaduro y ecólogo del paisaje, que no edafólogo y cartógrafo de suelos. Empero para él hubo justicia y barrió al afamado edafólogo inglés, mientras que a mí simplemente me tocó la lotería aprobando una oposición cinco meses después de presentar la Tesis en una especialidad científica que era la mía, no la que se ofertaba en la oposición al staff del CSIC. Considero que aprobé más por deméritos ajenos que por méritos propios en el ámbito de la morfología, génesis y clasificación de suelos. Resumiendo, Alfredo y este servidor que les escribe tuvimos una gran cosecha ese año.

Ya en 1987, le escribí con vistas a realizar una estancia de varios meses en su nuevo centro de trabajo (ITC, Enschede Holanda), así como en la Universidad de Wageningen,  y el ISRIC. Una beca de la Universidad de Utrecht sufragó tal estancia. Poco después comenzamos a colaborar y publicar diversos capítulos de libro, artículos, etc. El ITC realizaba las prácticas de campo de algunos de sus cursos en Extremadura y años después en Andalucía (Antequera). Tal actividad permitió que sus viajes a España pudieran ser anuales. Con posterioridad adquirió una casa de vacaciones en Mojácar (Almería, Andalucía). Poco a poco le fui presentando a colegas españoles, a la par que envié una joven becaria varios añospara que se formara con Alfredo en el ITC. Hablamos de Asunción Saldaña, hoy en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid) y a la que finalmente dirigió su tesis doctoral. Obviamente al veranear en Almería, le presenté a un entrañable colega de esa Universidad, es decir Cecilio Oyonarte, haciéndose muy amigos. Gran parte de las fotos que arriba os mostramos, a modo de colaje, nos las ha enviado Cecilio. A Alfredo, no parecía gustarle posar ante la cámara.

alfred-zinck-in-memorian

Pero permitirnos que antes de continuar nuestra desiderata añada la información que la International Union of Soil Sciences nos hizo llegar a todos los socios:

Alfred Zinck IUSS Alert

Joseph Alfred Zinck (1938-2021)

It is with great regret that we inform you that last Saturday, June 19, 2021, Dr. Joseph Alfred Zinck passed away in the Netherlands. His last post was Professor Emeritus at the University of Twente, Faculty of Earth Observation and Geoinformation Sciences (ITC), Enschede, the Netherlands. Born near Strasbourg (France), he was trained at the Tricart school, so his landscape-soil approach does not come as a surprise. His expertise was formed within Geopedology, Geomorphology, Ethnopedology, Land Degradation and Soil Surveys. He started his family in Venezuela, a country for which he held great affection, as well as the rest of Latin America. He wanted to publish the first edition of Geopedology in Spanish, to honour this affection. He taught countless researchers around the world. A brilliant scientist, he had a serene temperament, and although demanding of his disciples, he was a human and sensitive teacher. Today the scientific community has lost one of the greats. But his legacy will endure, not only in his numerous publications, but also in each of those who had the opportunity to meet him and train alongside him.

Lamentamos mucho informarles que el pasado sábado 19 de junio de 2021 falleció en los Países Bajos el Dr. Joseph Alfred Zinck. Su último puesto fue profesor emérito en la Universidad de Twente, Facultad de Ciencias de la Observación de la Tierra y Geoinformación (ITC), Enschede, Países Bajos. Nacido cerca de Estrasburgo (Francia), se formó en la escuela Tricart, por lo que su enfoque paisaje-suelo no sorprende. Su experiencia se formó en Geopedología, Geomorfología, Etnopedología, Degradación de la tierra y Estudios de suelos. Inició su familia en Venezuela, país al que le tenía un gran afecto, así como el resto de Latinoamérica. Quería publicar la primera edición de Geopedología en español, para honrar este cariño. Enseñó a innumerables investigadores de todo el mundo. Un científico brillante, tenía un temperamento sereno y, aunque exigente con sus discípulos, era un maestro humano y sensible. Hoy la comunidad científica ha perdido a uno de los grandes. Pero su legado perdurará, no solo en sus numerosas publicaciones, sino también en cada uno de los que tuvieron la oportunidad de conocerlo y entrenar junto a él.

Pues bien, hablar de Alfredo es hablar de edafología y geopedología o geoedafología, pero también de mucho más. Sus estudios de etnoedafología en Europa fueron pioneros, mientras que sus viajes más remotos le hicieron conocer prácticamente todos los paisajes y suelos del mundo. Jamás he visto delante de mí  discutir a nadie sobre morfología y génesis de suelos en el campo que no saliera escocido por su atrevimiento. Le daba igual quien le llevara la contraria.  Como me comentó Richard Arnold, otra figura legendaria de la edafología, Alfredo era “terrific, terrific, terrific”.

Entre esos viajes aún recuerdo, y podéis constatarlo, la publicación de un libro sobre los suelos y flora de los Tepuyes del escudo Guayanés en enclaves jamás visitados por otros humanos que él, el coautor de la obra y el conductor del helicóptero. ¿Y cuándo narraba que en algunos enclaves de la cuenca del Orinoco, etnias indígenas lanzaban flechas y lanzas al ver que se les avecinaba aquél gran pájaro de metal (indígenas no contactados).  Realmente Alfredo podría haber redactado también un libro de aventuras al estilo de los grandes exploradores.

Días de luto para las ciencias del suelo en Latinoamérica. Amaba el continente sus paisajes y paisanajes, como ya se muestra en la nota de la IUSS. Posiblemente haya hecho mucho más por el bien de las ciencias del suelo en LA, que mayor parte de nosotros. De hecho es su caso se hablaba el castellano, al menos durante muchos años. Su esposa era venezolana, al igual que sus hijos.

Nos ha dejado, pero también legado su maravilloso y enriquecedor acervo cultural y profesional. Animo a ahondar en sus perspectivas, un tributo mayor que repetirlas. No os hablaremos de la geopedología, ya que esta bitácora ya lo hizo en varias ocasiones. Abajo os dejo material abundante así como unas pocas páginas de la introducción a su libro de geopedología en lengua española que, al pinchar en el hipervínculo, podéis obtenerlo gratuitamente.  Nuestras condolencias a toda su familia por esta enorme pérdida.

Día triste para esta bitácora.

Juan José Ibáñez

Asunción Saldaña

Cecilio Oyonarte.

Geopedología: Geopedología. Elementos de geomorfología para estudios de suelos y de riesgos naturales. December 2012

Publisher: ITC, Enschede, The NetherlandsISBN: 90-6164-339-2.

El Dr. Alfred Zinck en Colombia (Video). Geopedología 1

El Dr. Alfred Zinck en Colombia (Video). Geopedología 2

 Continúa……. (más…)

Etiquetas:

Plantas micoheterótrofas y micorrizas

orquideas-micorrizas-suelos2

Orquídeas y Micorrizas, pero no suelos: Fuente Imágenes Google

Mis conocimientos de botánica se encuentran ya obsoletos, y mucho más de lo que pensaba.  Al seleccionar la nota de prensa sobre micorrizas sobre la que pivota el post de hoy, entendía que hablaríamos de suelos, y en parte es así aunque colateralmente. ¡Craso error! Existen varios tipos de micorrizas al margen de la clásica clasificación de endomicorrizas y ectomicorrizas del medio edáfico, de las que tanto os hemos hablado en este blog. Y es que el término micorriza se aplica a la relación simbiótica entre las raíces de las plantas y ciertos hongos. Sin embargo existen especies epifitas que crecen sobre otros sustratos no edáficos (madera, fragmentos de roca, etc.), que también las atesoran, como esas maravillosas orquídeas y bromelias. Al ir leyendo la noticia he ido topando con términos  como plantas heterotróficas, plantas micoheterótrofas, plantas epifitas o epifíticas, hemiepífita primarias, hemiepífitas secundarias, parásitas epirrizas, etc. Empero además en la noticia de abajo se menta: “Las especies micoheterotróficas que explotan hongos ectomicorrícicos deberían tomar fotosinatos recientemente sintetizados, mientras que las plantas micoheterotróficas que dependen de hongos saprotróficos deben obtener carbono de fuentes más antiguas, es decir, como la madera muerta (…) las plantas micoheterotróficas pueden explotar los hongos micorrícicos y saprotróficos (….) Además, a pesar de que el término “micoheterótrofo” ha reemplazado el término mal utilizado “saprófito”, ¡algunas plantas micoheterotróficas son indirectamente saprotróficas! . Uffff. Los científicos buscamos definiciones científicas y clasificaciones tan claras y directas como sea posible. Sin embargo, conforme nuestros conocimientos avanzan, el árbol de la vida se va transformando en casi una intrincada red de relaciones difíciles de ordenar e incluso de visualizar gráficamente. Las micorrizas son hongos que amplían la prospección por las plantas (u otros sustratos)  en las que se anclan y obtienen su alimento, o parte del mismo. Su red de ramificaciones genera un incremento enorme en la exploración de la superficie de sus  hábitats, por lo que no debería haberme extrañado que cuando no sea el suelo, lo sea el substrato vital que conforma su hábitat.

La grandiosa belleza de la vida y la naturaleza no suele permitir que la reduzcamos de forma sencilla, generándose momentos de la historia un tanto complejos. Puede ser frustrante para un científico, pero no deja de asombrarnos y maravillarnos. Un buen día un investigador, o grupo de ellos, logra imponer algo de orden con nuevas indagaciones, empero tarde o temprano, otros encuentran anomalías en los constructos teóricos de la época y volvemos a empezar a intentar simplificar la nueva maraña, en la medida de lo posible, por cuanto tanta complejidad…..

Me asombra también que sigamos hablando de darwinismo a secas, cuando la evolución de la vida constata, una y otra vez esas, que esas asociaciones entre unas formas de vida y otras es un motor tan potente como las desdichadas frases del “pez grande se come al chico” o “sólo sobreviven los más aptos”. “La unión hace la fuerza” tiene tanto peso como la descarnada perspectiva ofrecida por Darwin.  Es decir el lamarckismo y el darwinismo son dos fuerzas, del tipo del Yin y del Yang, o dicho de otro modo, las dos caras de una mismo moneda, léase aquí la vida. Pero sobre estos temas ya hablamos sobradamente en nuestra bitácora hace mucho tiempo.

Os dejo con el material que he recopilado para que vosotros mismos os hagáis vuestra composición de lugar sobre estos temas. Hoy tengo la mente un tanto confusa e igual reitero otro “craso error”.

Juan José Ibáñez

 Continúa…..

(más…)

Etiquetas:

Agricultura Ecológica contra la pérdida “global” de biodiversidad y el calentamiento climático?

agricultura-ecologica-tropical-y-biodiversidad

Agricultura ecológica tropical y Biodiversidad. Fuente: Colaje Imágenes Google

Como hoy veremos, mediante una nota de prensa y el material del artículo original, junto con otro de la misma guisa, en materia de suelos, los estudios relacionados con el calentamiento climático siguen mareando la perdiz sin llegar a ningún resultado con sustancia. Pero hay más, partir de escenarios “virtuales”  y añadiendo la metralla de las modelizaciones numéricas, no pueden obtenerse conclusiones corroborarles dignas de mención. ¿Porque entonces presté la atención a este estudio?. Simplemente porque raramente se incluían tanta variables edáficas en artículos de tal naturaleza.  Empero si lo resultados no se pueden testar o corroborar, todo el esfuerzo deviene en un ejercicio que se perderá pronto en la espesura de las decenas de miles de publicaciones de este tipo, que no nos conducen a nada. Este es un mero ejemplo. Quizás la siguiente sentencia extraída del material que abajo os proporcionamos sea clarificadora: “Si los líderes mundiales, los administradores de tierras y otros diseñadores de políticas pueden encontrar una manera de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados y conservar un tercio de la tierra en los trópicos, la pérdida global de especies podría reducirse a la mitad…… Los investigadores involucrados esperan que su trabajo guíe los planes para los esfuerzos de conservación global en el Foro Mundial de Biodiversidad….Por lo tanto, los estudios que ignoran las restricciones edáficas sobre las respuestas al cambio climático pueden dar lugar a resultados engañosos”. Pues que esperen, que esperen, pero sentados, o mejor hibernando.  Obviamente la última frase si la firmaría, pero da igual, visto el objetivo subyacente del estudio.

 Veamos, creo que fue Francesco di Castri (1930 – 2005), aunque no puedo asegurarlo, el que advirtió, hace varias décadas, que el medio edáfico podría albergar taxones muy antiguos y especialmente en los horizontes profundos,  debido a que los superficiales actúan como tampón frente a los cambios del clima, entre otras variables. Y en efecto así ocurre, ya que, como hemos reiterado en otros post, las variaciones de temperatura y en algunos casos de humedad, se amortiguan rápidamente al descender a lo largo del perfil edáfico. Recordemos que la atmósfera del suelo, además es mucho más rica en CO2 que la que nosotros respiramos, es decir, que un incremento de este gas de invernadero en el aire no les debería afectar mucho. Del mismo modo, existen tipos de suelos y especialmente en aquellos edafotaxa poco evolucionados, en los que el material parental o litológico atesora unas propiedades poco propicias para la vida de muchos organismos aéreos y sub-aéreos, dan lugar a comunidades muy idiosincrásicas como ocurre con serpentinas y yesos, por ejemplo. Así pues comparado con la parte aérea de los ecosistemas terrestres, el medio edáfico, en ausencia de perturbaciones que lo afecten directamente, puede llegar a ser más resiliente que la aérea. A tales hábitats especiales los autores del estudio las denominan “islas edáficas”.

 Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, citan otro publicado el mismo año en el que más o menos puede leerse (Corlett y Tomlinson 2020): “Los modelos de distribución de especies utilizados para predecir las respuestas al cambio climático pueden incluir factores edáficos, pero estos rara vez se mapean en un espacio con la suficientemente resolución. Usando análisis espaciales de baja resolución en lo concerniente a las variables edáficas probablemente obtengamos predicciones engañosas” o poco fiables…. Muchas islas edáficas se encuentran actualmente amenazadas por otros impactos humanos, incluyendo minería, deposición de nitrógeno y especies invasivas.” ¡Vale!,  hasta aquí todo perfecto ya que es bien conocido desde la década de los años 60 del siglo pasado.  ¿Y? Me quedo con cavilando… Dudo mucho que lograremos no sobrepasar el deseado  ascenso de temperatura de 2º Del mismo modo,  conservar un tercio de la tierra en los trópicos bajo medidas de protección se me antoja ilusorio bajo la dictadura financiara global. Tanto hoy como en el futuro, actúan y/o aparecerán muchos iluminados del tipo de Jair Bolsonaro, que se encargarán de destrozar cualquier figura e iniciativa proteccionista. De hecho ocurre diariamente, empero no aparecen en la prensa por ser menos estridentes que el dirigente aludido.

 Más adelante, en el material que os proporciono puede leerse “La agricultura de base ecológica es altamente productiva, y este enfoque puede complementar los tipos tradicionales de conservación” (…). “Necesitamos hacer una transición rápida de los desiertos agrícolas verdes a los oasis verdes que combinan la productividad económica con el movimiento y el hábitat de las especies afectadas por el cambio climático”. Sí, sí sí, vale, vale, vale, se ha dicho una y mil veces y todo para nada. ¿En qué mundo viven?.  Pues en eso consiste la ciencia en acción, como diría Bruno Latour.

¿Qué significa todo esto?. 

  Antes de las Convenciones como la aludida que versa sobre biodiversidad, y a la que yo fui invitado a asistir personalmente (aunque no lo hice, como al final del post dejo constancia), ciertas revistas publican este tipo de ¿indagaciones?. Se trata de una especie de tutifruti (mezcla de cosas o asuntos enormemente heterogéneos), en las que muchos los científicos, se aglutinan en grupos de presión, publicando con mayor o menor fortuna documentos con vistas a tomar posición y ver qué beneficios pueden extraer (dinero, influencias, poder) durante tales eventos. Y así terminan con sentencias como ésta: “Comprender la forma en que estos problemas apremiantes están interconectados resulta ser clave para implementar soluciones efectivas de conservación antes de que sea demasiado tarde“. Pero si hasta la ONU nos dice que ¡ya es demasiado tarde!. ¿No se han enterado?. Por supuesto que sí, pero estos cárteles actúan para deleitar a los políticos/dirigentes y extraer tajada en beneficio propio. Si se pronuncia “demasiado tarde”, los que ostentan el poder responderían, lógicamente, que (…) entonces “no hay pasta”. Lo mismo ocurrió hace unos meses (a la hora de escribir este post), con el COP25. Nada nuevo bajo el sol. ¡Política y oportunismo!.

 En fin me callo y os dejo con el material recopilado, que es mucho.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Protistas del Suelo y Videojuegos

 protistas-del-suelo

Colaje: Fuente: Google Imágenes

 ¿Sabéis lo que es el Pac-Man?…. Y ¿Qué son los Protistas?. Según este estudio los segundos se comportan como los elementos de aquel primitivo videojuego.  Pululan por la matriz del suelo engullendo microbios y organismos más pequeños. Es decir los autores del estudio que os mostramos hoy constatan la manoseada frase darwiniana de que “el pez grande se come al chico?. Francamente no he leído frase más espuria desde hace mucho tiempo. Y así comenzaba la nota de prensa sobre la que versará este post, por lo que pasé a leer por encima el artículo original. Obviamente, ninguna mención al Pac-Man (la mente calenturioanta del púmillas). Veamos cómo funciona este entramado de “publicaciones salami”, haciendo uso de instrumental sofisticado, en este caso relacionado con la secuenciación genómica que, precisamente no aporta mucho a la taxonomía, en mi modesta opinión. Empero no saber de estas últimas ni del objeto de estudio no importa últimamente demasiado en esta lamentable Tecnociencia en la que se ha convertido la indagación investigadora. Pero reitero que leáis por favor en qué consisten esas denominadas publicaciones fragmentadas o Salami. Como investigador sé muy bien de que hablo y lamentablemente es una práctica bastante común. Ahora bien, darle al instrumental oneroso y sofisticado, para publicar varias artículos como este, uno para bacterias, otro para hongos y por ejemplo este: “La piel de la tierra es el hogar de protistas parecidos al Pac-Man”, si bien dicen poco más, se me antoja lamentable. Pero el problema no termina ahí. Entre los escasos comentarios que los autores vierten, se constatan muchas imprecisiones que convierten las conclusiones tanto en confusas como en confundentes. Pongamos algunos ejemplos.

Se dice, traducido al español castellano: “El mejor predictor de qué tipos de protistas existen en una muestra es la precipitación anual en el sitio. Esto puede parecer intuitivo porque los protistas dependen del agua para moverse”…. Y yo de mis pies para andar.  Tanto las bacterias como una inmensa cantidad de invertebrados del tipo de los tardígrados, nematodos, rotíferos, etc., son también taxones acuáticos. También dentro de los nematodos, por ejemplo, los rabditidos deambulan por la matriz del suelo ingiriendo microorganismos, si bien existen muchos más taxones, por supuesto. De hecho, se sabe mucho más de los protistas que lo que los autores desean que el lector considere. En consecuencia sobre la siguiente frase: “Como parte de un proyecto más grande para comprender todos los microbios en el suelo”, desde luego siguiendo esta línea de investigación, defiendo que ¡va a ser que no!, sino todo lo contrario, “vamos para atrás como los cangrejos”. Del mismo modo, discrepo abiertamente de este otra aseveración: “Identificar millones de protistas minúsculos en el suelo solía ser imposible, pero la tecnología desarrollada recientemente para clasificar protistas en función de su código genético permite caracterizarlos a gran escala.. De hecho la imposibilidad estribaba en que la taxonomía, desgraciadamente es otra disciplina actualmente considerada marginal, por lo que el número de expertos desciende en cada grupo taxonómico y especialmente, los que permanecen en activo, son tan escasos que pueden contarse con los dedos de una mano. Y que decir si algún insensato solicita financiación para obtener proyectos subvencionados de tal guisa. Ya podéis imaginaros, ni un centavo, salvo contadas excepciones. Empero estas técnicas de secuenciación masiva s.l., así como la obsesiva creencia que con instrumental sofisticado se soluciona todo, darán a muchos lectores la sensación del poderío tecnológico, de grandes logros y otras sandeces. Sin embargo, nadie puede enumerar rigurosamente cuantas especies biológicas en sentido estricto existen. Una cuestión es la variedad genética que se encuentra en el suelo de un taxa y otra bien distinta su número de especies.  El problema suele complicarse dada la falta de genomas de referencia del material genético (y su variabilidad inter e intra-específica) de tantos grupos taxonómicos casi todos los cuales engloban cientos o miles de especies conocidas. Y podría seguir y seguir……

Lo más pernicioso de este tipo de estudios estriba en que dan la impresión de que se progresa mucho mediante la tecnología, cuando en realidad no pasa de ser como “matar malamente moscas a cañonazos”. Primero el aprendizaje del conocimiento previamente adquirido, seguidamente la reflexión de cómo puede mejorarse  mediante las nuevas tecnologías. Empero da la impresión de que los autores se han saltado el primer e imprescindible requisito “conocimiento”. Dicen también haber muestreado 46 muestras de suelos de seis continentes. ¡Impresiona! ¿Verdad?. Empero tan hecho significa no más de ocho muestras por continentes, mientras la cantidad de hábitats y suelos, en cada uno de ellos es superlativamente mayor.  Como corolario cabe dudar de la densidad del muestreo y de su representatividad. Otra frasecita que me hace temblar “la acidez del suelo, en lugar de la precipitación, es lo que generalmente predice qué bacterias y hongos hay en el suelo”. Eso ya lo sabíamos desde hace decenios y algunos de los autores del presente estudio se aferraban a sus chupetes. En donde la acidez del suelo es mayor la razón hongos/bacterias tiende a crecer ¿vale?. También existen muchos Protistas que soportan el déficit hídrico y, con las más variadas estrategias, por lo que no van haciendo ñam-ñam a su alrededor. Me temo que o estos investigadores saben muy poco de biología del suelo, o intentan aparentarlo a toda costa.

En fin prefiero parar aquí, y ellos que sigan con sus intrascendentes de “publicaciones salami” en la línea de laTecnociencia. ¿Qué Dios nos pille confesados”. Quizás sus aserciones a nivel geográfico tengan algun valor, pero solo si son corroboradas desde distintas perpectivas. ¡así solo no!

 Juen José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , ,